domingo, 27 de septiembre de 2015

¡Siempre en nuestra memoria, no olvidamos, no olvidaremos!. 40 años de los últimos fusilamientos. V. Antonio Lopez. Dossier


Txiki, Otaegi, Baena, Sánchez Bravo, García Sanz y ... Carlos González Martínez, Manuel Medina Ayala, Ignacio Quijera Celaraín, Perico Elizaran, José España Vivas, Miguel Arbelaiz Atexebarría, Luis María Elizondo Arrieta, Josu Zabala Erasun, Carlos Gustavo Frecher Solana, Gustavo Adolfo Muñoz Bustillo, José Luis Alcazo Alcazo, Juan Peñalver Sandoval, Valeriano Martínez Pérez, Bartolomé García Lorenzo, Antonio Carrión Muela, Luzia Urigoitia Ajuria..., ¡Presentes!  

Cuarenta años después aún tengo pesadillas, las muñecas aún me duelen desde el día 16 de julio de 1975. Ese día fui detenido por tercera vez por Juan Antonio González Pacheco, “Billy el Niño”, eran las 11h00´p.m., nada más entrar en mi casa se abalanzó sobre mí y me tiró contra el sofá, entre él y otro policía más, me esposaron a la espalda con tanta saña que las heridas que me produjeron las esposas me duraron varios días.


Fui el último detenido de un grupo de amigos ex-PCE (m-l) y otros grupos antifranquistas o sin militancia concreta, a saber: juntoa  otrxs  5 compañerxs, nos acusaban de haber asesinado al policía armada Lucio Rodríguez Martín, en la madrileña calle de Alenza, el día 14 de julio.

      Todas nuestras detenciones fueron espectaculares y largas de contar yo supe de inmediato que me acusarían de algo grave, desde mi domicilio en el Puente de Vallecas hasta la DGS no dejaron de golpearme puñetazos e insultarme con todo tipo de adjetivos que nos podamos imaginar, a mi derecha se puso un inspector joven que no recordaba de mis anteriores detenciones, a mi izquierda se sentó “Billy el Niño”, que si conocía desde 1971 que me detuvo dos veces ese año (En junio y en septiembre), tenía fijación obsesiva conmigo, fue el que más golpes me estaba dando, al llegar a la Glorieta de Atocha y pasando justo enfrente del Ministerio de Fomento, “Billy el Niño”, me puso el cañón de su pistola en la sien diciéndome; “(…) habéis iniciado la dialéctica de las pistolas y lo vais a pagar muy caro, veremos quién tiene más pistolas y más cojones”.


Nada más llegar a la DGS y cuando me pasaron al despacho del Comisario de Guardia, me di cuenta de que el tono del tratamiento había cambiado por completo, el Comisario me tomó la afiliación y pasé a un despacho donde me hicieron un interrogatorio rutinario, no he vuelto a ver más a “Billy el Niño”, (miento, lo vi un día en el metro, casi me tira cuando entró con las puertas cerrándose, ¡qué susto!) 


Sus golpes, sus insultos y amenazas todavía los recuerdo, nos tuvieron tres días en la DGS y, sin pasar por el TOP de Las Salesas, nos impusieron una multa gubernativa de 200.000Ptas, que por supuesto nadie pagaba esas multas, que se sustituían con dos meses de cárcel. Sin motivo y sin pruebas tuve que pasar dos meses preso y salí en plena huelga de hambre el 15 de septiembre de ese año, (me habían despedido, perdí mi antigüedad en la empresa, aunque me readmitieron de nuevo sin antigüedad), doce días antes de los fusilamiento el 27 de septiembre de 1975, funesto día donde fueron fusilados los luchadores antifascistas; Humberto Baena Alonso, Ramón García Sanz, José Luis Sánchez Bravo, del FRAP y Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui “Txiki” de ETA.


¡Siempre en nuestra memoria, no olvidamos, no olvidaremos!

Este domingo, 27 de septiembre se cumplen 40 años de los últimos fusilamientos de la dictadura, el último gran acontecimiento negro del franquismo. Pasados cuatro decenios, la ejecución de cinco presos del FRAP y ETA sigue viva en la memoria de los antifranquistas y sobre todo en la de los familiares de los ajusticiados.

La familia de uno de los fusilados pide justicia   
Alfredo Grimaldos


En Barcelona, fue ejecutado Juan Paredes Manot, Txiqui, de 21 años, y en Burgos, Ángel Otaegui, de 33. Ambos, acusados de pertenecer a ETA. En Hoyo de Manzanares (Madrid), José Luis Sánchez Bravo, de 22 años, Ramón García Sanz, de 27, y José Humberto Baena Alonso, de 24, miembros del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). Las condenas a muerte, dictadas por tribunales militares, estaban decididas de antemano. Ni el clamor internacional pudo pararlas. 



Treinta años después, Estrella Alonso Soto, madre de José Humberto Baena, con el permanente apoyo y la tenacidad de su hija Flor, continúa peleando para conseguir la revisión y anulación de aquellos juicios. Intentó primero ante los tribunales ordinarios que se la tenga por parte en la causa que se siguió contra su hijo y le dieran vista de las actuaciones. Recibió una negativa. Recurrió en amparo al Tribunal Constitucional, que se negó a admitir a trámite su demanda. Estrella Alonso tiene recurrida esa decisión ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El Constitucional decidió no admitir a trámite la demanda considerando que “la Constitución no tiene efectos retroactivos, por lo que no cabe intentar enjuiciar los actos de poder producidos antes de su entrada en vigor”. En una resolución dictada por el presidente Manuel Jiménez de Parga y los magistrados Javier Delgado y Roberto García Calvo, se explica que cae fuera de las competencias del Tribunal “contrastar con las normas, valores y principios garantizados por la Constitución actos de poder público, como la dramática ejecución de una condena a muerte, que pertenece a la Historia de España anterior a su entrada en vigor”. 
 
Doris Benegas, abogada de la familia Baena, asegura que ha sufrido un sinfín de trabas en esta demanda:

Para recuperar la copia, incompleta, del Consejo de Guerra tuve que recorrer todos los tribunales imaginables. Los documentos están tirados por cualquier sitio y se han perdido muchos, pero todavía te impiden hacer fotocopias”.

En muchos ámbitos parece no haber transcurrido tres décadas desde la muerte del dictador. En aquel trágico final de septiembre de 1975, Franco se vio más aislado del mundo que nunca.

Protesta Internacional



Las cinco condenas a muerte provocaron manifestaciones de rechazo por toda Europa: movilizaciones masivas en Italia, el asalto y la quema de la embajada española en Lisboa, grandes concentraciones en Estocolmo encabezadas por el primer ministro Olof Palme, y también en Oslo, con el presidente Uro Kekonen, al frente. Alemania, Gran Bretaña, Dinamarca, Holanda y otros 13 países llamaron a consultas a sus embajadores en Madrid. El presidente de México, Luis Echevarría, pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU para suspender a España como miembro de la organización. Pablo VI solicitó clemencia, pero Franco tampoco quiso atender la llamada de la máxima autoridad católica. Ives Montand y Costa Gavras presentaron en un hotel de la madrileña plaza de España un manifiesto contra las condenas, firmado, entre otros, por Jean Paul Sartre, Louis Aragón y André Malraux, y ambos cineastas fueron expulsados de España.

Dolor en el FRAP y la BPS relamiéndose de gusto

Los cadáveres de los tres miembros del FRAP fusilados fueron enterrados, la misma mañana de las ejecuciones, en Hoyo de Manzanares. Posteriormente, los restos de Sánchez Bravo serían trasladado a Murcia, y los de Ramón García Sanz, después de varios años, al cementerio civil de Madrid, donde descansan hoy. El fotógrafo Gustavo Catalán Deus aún recuerda con nitidez la tensa escena que se vivió en el cementerio, con los cuerpos de los ejecutados todavía calientes:

Las tres fosas estaban ya excavadas y apilaron los féretros sobre los montículos de tierra recién vaciada. Como las cajas quedaron inclinadas, empezó a correr la sangre por las esquinas. Había militares, policías, abogados y algún familiar. La tensión era enorme. Allí se habían congregado muchos miembros de la Brigada Político Social, desde el famoso comisario Saturnino Yagüe González, a Juan Antonio González Pacheco ‘Billy El Niño’. Se habían puesto corbatas de colores chillones para la ocasión”.


Las ejecuciones se produjeron en un marco político muy crispado, con el dictador en la inexorable pendiente final hacia el Valle de los Caídos. Sus estertores provocaban un terrible nerviosismo entre los cabecillas y la base social del régimen. Para descabezar el movimiento más radical y violento de oposición a la dictadura, los franquistas decidieron dar un escarmiento ejemplar. Entre el 28 de agosto y el 19 de septiembre se celebraron cuatro consejos de guerra sumarísimos para condenar a muerte a los supuestos responsables de otros tantos atentados contra miembros de las fuerzas de orden público. Fueron las muertes del cabo del Servicio de Información de la Guardia Civil Gregorio Posadas Zurrón, en Azpeitia, el 3 de abril de 1974; del policía Ovidio Díaz López, en el atraco a un banco en Barcelona, el 6 de junio de 1975; del policía armado Lucio Rodríguez, en la madrileña calle de Alenza, el 14 de julio de 1975, y del teniente de la Guardia Civil Antonio Pose Rodríguez, en Carabanchel, el 16 de agosto. Los primeros asesinatos se le atribuyeron a ETA y los otros dos al FRAP. Las únicas pruebas que hubo para condenar a los acusados fueron sus propias declaraciones ante la policía y la Guardia Civil. Todos denunciaron haber sufrido torturas. El equipo policial encargado de la operación estaba dirigido por el comisario Roberto Conesa, y su lugarteniente era Juan Antonio González Pacheco, alias Billy El Niño. 


A los detenidos se les aplicó con carácter retroactivo el Decreto Ley Antiterrorista aprobado el 22 de agosto, durante un Consejo de ministros presidido por Fran Franco en su residencia veraniega del Pazo de Meirás. La norma fue promulgada para aplicársela a ellos. Uno de sus artículos prorrogaba el plazo de detención en dependencias policiales de 3 a 5 días, y hasta a 19 días con autorización judicial, lo que ofrecía aún más facilidades para la policía en los interrogatorios. También se abría la posibilidad de celebrar juicios sumarísimos, en 24 horas, contra civiles.

Defensa imposible



El primero de ellos, en el Regimiento de Artillería de Campaña 63 de Burgos, fue el juicio contra José Antonio Garmendia Artola y Ángel Otaegui Etxebarria. El primero estaba acusado de la muerte del cabo Posadas, y Otaegui de “colaboración necesaria”, por haber acogido a etarras que huían de la persecución policial. Durante su detención, Garmendia recibió varios balazos. Caído en el suelo, un guardia intentó rematarle de un tiro en la cabeza, pero logró sobrevivir tras una operación de la que salió, tras varias semanas de coma, muy disminuido física y mentalmente. No obstante, le sometieron a varios interrogatorios. Como ni siquiera podía firmar, le obligaron a imprimir su huella dactilar en una declaración redactada previamente, en la que también inculpaba a Ángel Otaegui. Los testigos no reconocieron a Garmendia; los médicos y las enfermeras invalidaron la supuesta confesión que le arrancó la policía. Aun así, fue condenado a muerte, lo mismo que Otaegui, quien no intervino en los hechos ni militaba en ETA. El Gobierno tenía decidido que hubiera al menos un fusilado por cada atentado. 


A Garmendia no se le podía ejecutar en esas condiciones, así que le tocó cubrir su hueco a Otaegui. Uno de los observadores internacionales que acudieron a aquel Consejo de guerra, la jurista suiza Elisabeth Ziegler Mûller , enviada por la Federación Internacional de los Derechos del Hombre, dio a conocer a la opinión pública internacional un informe que acababa diciendo:

Garmendia ha sido condenado únicamente sobre la base de confesiones que había hecho cuando se encontraba en el hospital en estado grave. No existe ninguna prueba material contra él. El procedimiento inquisitorial continúa existiendo en asuntos penales. Todo acusado que comparece ante un Tribunal es condenado”.

En las dependencias militares de El Goloso, cerca de Madrid, se celebraron dos juicios sumarísimos contra militantes del FRAP.


A las siete de la tarde se nos había entregado una copia parcial del sumario y nos dijeron que a la una de la madrugada tenían que estar las conclusiones de la defensa en el Gobierno Militar –rememora el abogado Juan Aguirre–. Sólo sabíamos que un grupo de personas iba a ser juzgado la mañana siguiente por un tribunal militar designado a dedo y con una ley excepcional ad hoc que privaba de derechos a todas las defensas. Durante el juicio pedí la palabra y fui expulsado de la sala. Después, todos mis compañeros. Fuimos sacados, violentamente, por un grupo de policías de paisano, pistola en mano. Un capitán del Ejército, al frente de varios policías militares, con absoluta serenidad, apartó a los energúmenos, nos escoltó hasta fuera del cuartel e impidió que salieran detrás”.


En el último momento, el Gobierno decidió incluir entre los condenados a Paredes Manot, acusado de participar en un atraco a una sucursal del Banco Santander en Barcelona durante el cual resultó muerto un policía. El gobernador civil de la Ciudad Condal era el veterano miembro del SEU franquista Rodolfo Martín Villa. Ningún testigo fue capaz de reconocer a Txiqui, pese a un detalle físico que no podía dejar lugar a la duda: medía sólo 1,52 metros. El tribunal empezó a verse cada vez más apremiado desde arriba y necesitaba un veredicto rápido. Los inculpados en los otros tres juicios sumarísimos ya habían sido condenados y sólo se esperaba que concluyera ése para fijar la fecha de las ejecuciones. 


El abogado de Paredes Manot, Marc Palmés, pidió la anulación de todo el proceso porque se estaba aplicando el decreto ley sobre el terrorismo al enjuiciamiento de unos hechos ocurridos más de dos meses antes de que la norma entrara en vigor. Y denunció numerosas irregularidades en el procedimiento. Pero Txiqui fue condenado a muerte. En total, 11 detenidos sufrieron condena a la pena capital. 
 
Sin clemencia

Mientras tanto, proseguían las gestiones para evitar los fusilamientos. Joaquín Ruiz Giménez, que había sido embajador en el Vaticano, envió un mensaje a Pablo VI. El propio hermano de Franco, Nicolás, le escribió pidiéndole que reconsiderara su decisión. La madre de Otaegui, María, visitó al cardenal Jubany, al obispo Iniesta y, en un último y agónico intento, al cardenal Vicente Enrique Tarancón. El Consejo de Ministros del viernes 26 de septiembre conmutó la pena de muerte a seis de los condenados por la de 30 años de reclusión. 


La gaditana Concha Tristán, embarazada, consiguió el dictamen salvador del prestigioso ginecólogo Ángel Sopeña, que también certificó el inexistente estado de gestación de María Jesús Dasca.  

Además, se salvaron del pelotón de fusilamiento el periodista Manuel Blanco Chivite, Vladimiro Fernández Tovar, Manuel Cañaveras de Gracia y José Antonio Garmendia. A las 8 de la tarde del mismo día, el ministro de Información y Turismo, León Herrera y Esteban, anunció que cinco condenas a muerte se ejecutarían al amanecer del día siguiente. Esa noche, José Humberto Baena escribió desde la cárcel de Carabanchel la última carta a su familia:

Papá, mamá: Me ejecutarán mañana de mañana. Quiero daros ánimos. Pensad que yo muero pero que la vida sigue. Cuando me fusilen mañana pediré que no me tapen los ojos, para ver la muerte de frente. Que mi muerte sea la última que dicte un tribunal militar. Ese era mi deseo. Pero tengo la seguridad de que habrá muchos más. ¡Mala suerte! Una semana más y cumpliría 25 años. Muero joven pero estoy contento y convencido”.

Al alba

Silvia Carretero, recluida en la cárcel de Yeserías, estaba casada con José Luis Sánchez Bravo y eso le permitió permanecer algunas horas junto a él durante la última noche. Con barrotes por medio y sin poder rozarse siquiera. Estaba embarazada de varios meses.

Las torturas y el miedo no se olvidan, pero ya han pasado –asegura Silvia ahora–. Me alegro de que me detuvieran porque, gracias a eso, pude estar con Luis su última noche”.

A los tres condenados del FRAP no les dejaron estar juntos ni un instante. Ramón García Sanz agotó las últimas horas solo. Huérfano desde niño, el único familiar que tenía era un hermano paralítico. Txiqui pasó la noche en la cárcel Modelo de Barcelona. Le acompañaron su hermano Mikel y los abogados Magda Oranich y Marc Palmés.

Se mantuvo muy tranquilo toda la noche, sabiendo ya que lo iban a fusilar —recuerda Oranich—. Sólo tenía miedo a que lo ejecutaran con garrote vil. Un año y medio antes se lo habían aplicado a Puig Antich y por la Modelo corría el rumor de que no había funcionado a la primera”.

La madre de Otaegui, hijo único, sólo pudo estar con él 15 minutos. El condenado pasó la noche bebiendo coñac con varios funcionarios de la prisión. A Txiqui lo fusilaron junto al cementerio de Collserola, en las afueras de Barcelona.


Relata Magda Oranich en el mismo lugar donde se produjo el fusilamiento. Aún hoy se puede ver el árbol junto al que los guardias civiles instalaron el trípode donde lo ataron para ejecutarle.

““Aunque era pequeñito, le veíamos bien en la distancia, porque le habían situado sobre un montículo. Sobresalía por encima de la hilera formada por los guardias. Eran voluntarios del Servicio de Información, con barba y melenas. Se habían vestido de uniforme, con el tricornio, y la imagen que ofrecían era grotesca y brutal. Eran seis guardias y llevaban dos balas cada uno. Las empezaron a disparar de una en una, con saña”.

Otaegui, fue fusilado sin testigos, a las nueve menos veinte de la mañana, en la prisión de Burgos. En Hoyo de Manzanares, consumaron los fusilamientos tres pelotones compuestos cada uno por diez guardias civiles o policías, un sargento y un teniente, todos voluntarios. A la 9.10, los policías fusilaron a Ramón García Sanz y, al cabo de 20 minutos, a José Luis Sánchez Bravo. Después, los guardias civiles dispararon contra Baena. A las 10.05 todo había concluido. No pudo asistir a los fusilamientos ningún familiar de los condenados, pese a ser “ejecución pública”, según la ley. 


La Guardia Civil impidió la entrada al campo de tiro a periodistas, abogados y familiares. Un coronel del Ejército quiso dejarlos pasar, para que quedara acreditado que sólo disparaban policías y guardias civiles, y no soldados. Pero un teniente coronel de la Guardia Civil, de inferior rango, impuso su mando. El único civil que presenció las ejecuciones fue el párroco de Hoyo de Manzanares, don Alejandro. Durante estos años, siempre ha rechazado relatar lo que vio, pero, lejos de las cámaras fotográficas, ha accedido a recordar el horror:

Además de los policías y guardias civiles que participaron en los piquetes, había otros que llegaron en autobuses para jalear las ejecuciones. Muchos estaban borrachos. Cuando fui a dar la extremaunción a uno de los fusilados, aún respiraba. Se acercó el teniente que mandaba el pelotón y le dio el tiro de gracia, sin darme tiempo a separarme del cuerpo caído. La sangre me salpicó”. 
 
Alfredo Grimaldos

Al Alba



Si te dijera, amor mío,
que temo a la madrugada,
no sé qué estrellas son estas
que hieren como amenazas,
ni sé qué sangra la luna
al filo de su guadaña.


Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones
amor mío, al alba.


Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.


Presiento que tras la noche

vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones
amor mío, al alba.



Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas,
no te destroza, amor mío,
esta silenciosa danza,
maldito baile de muertos,
pólvora de la mañana.


Presiento que tras la noche

vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones
amor mío, al alba, al alba.

Luis Eduardo Aute

V. Antonio López Madrid, 27 de septiembre de 2015





 

ACTO 40 Aniversario de recuerdo y homenaje a los 5 últimos fusilados por el TERRORISMO franquista:
Ramón García Sanz, José Luis Sánchez Bravo, Humberto Baena Alonso, Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui Etxevarría
 
Día: Sábado 26 de Septiembre de 2015
Hora: 19:00
Lugar: c/ Lope de Vega, 40
(Auditorio Marcelino Camacho de CCOO) Madrid

************






x Maité Campillo
“Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo”. Federico García Lorca


 ********

Este año se cumple el 40 aniversario de la ejecución ordenada por un tribunal militar de Txiki y Otaegi, militantes de ETA, conjuntamente con Baena, Sanchez Bravo y García, militantes del FRAP. Fueron los últimos fusilamientos del régimen franquista en sus últimos estertores. La respuesta popular de rechazo a estos actos se sintió no solo […]

*********

El 27 de septiembre volvemos a las calles: ¡ Jaque al rey !

x Coordinadora 25S
En el 40 aniversario de los fusilamientos del 27 de Septiembre, la Coordinadora 25S convoca una concentración contra la monarquía heredera del franquismo


 *********


Cuarenta años de impunidad y desmemoria 



Este año se cumplen cuarenta años de los últimos fusilamientos llevados a cabo por el franquismo, el 27 de septiembre de 1975. Fue el último acto de nuestra Guerra Civil, la última demostración de la “paz” de los cementerios impuesta por las armas nazifascistas, el último acto de barbarie de un régimen que se basó, hasta su final, en la celebración de la derrota obrera y popular.

 


******

Txiki, Otaegi, Baena, Sánchez Bravo, García Sanz y ... Carlos González Martínez, Manuel Medina Ayala, Ignacio Quijera Celaraín, Perico Elizaran, José España Vivas, Miguel Arbelaiz Atexebarría, Luis María Elizondo Arrieta, Josu Zabala Erasun, Carlos Gustavo Frecher Solana, Gustavo Adolfo Muñoz Bustillo, José Luis Alcazo Alcazo, Juan Peñalver Sandoval, Valeriano Martínez Pérez, Bartolomé García Lorenzo, Antonio Carrión Muela, Luzia Urigoitia Ajuria..., ¡Presentes! 






OTROS ARTICULOS DEL AUTOR
 

[PDF]memoria de la transición española. lecturas contra el olvido 


Cuestión de suerte ALFON
 
Si Alfon, de haber nacido en Cuba, en Venezuela o cualquier otro país anti imperialista tendrías todas las TV, radios y diarios clamando por tu liberación, serías un héroe nacional, el mundo entero sería un clamor exigiendo tu excarcelación, en cualquier tertulia mediática sonaría tu nombre con fuerza, no existiría un rincón en el planeta donde no se conociera tu historia.


Reflexiones a media voz de un martes y trece. Isabel Carrasco Lorenzo (1955-2014). Por V.Antonio Lopez
Ha muerto una de los suyos a manos de los suyos Estoy un poco cabreado la verdad sea dicha. Me cabrea el despliegue informático sobre la muerte por asesinato de una de los vuestros. Para empezar detesto la muerte violenta de nadie y más si se realiza desde la acción individual terrorista que nada soluciona. Esta muerte cómo muchas otras es inútil y urdida desde el malentendido honor familiar presuntamente mancillado por la víctima. Esta muerte es una verdadera chapuza de un calentón nocturno. Pero también es un síntoma claro de una sociedad enferma, sin valores, sin salida, una enfermedad terminal que la conduce a su propia destrucción. Es una muerte desde el propio sistema que lo incuba.
 


 
27 de SEPTIEMBRE DEL 75. Vicente A. Lopez
“Recuperar la memoria histórica no es un ejercicio de nostalgia, ni siquiera lo es solamente de justicia, porque fundamentalmente es una tarea necesaria para construir el futuro, el nuestro, con nuestras manos”. 38º Aniversario del asesinato de los militantes del F.R.A.P.: José Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez-Bravo Sollas y Ramón García Sanz Junto a los militantes de ETA: Juan Paredes Manot (Txiki) y Ángel Otaegui Echevarría
 
HISTORIA PARTICULAR DE LA NIÑA MARAVILLAS. Memorias contra el olvido. Vicente A. Lopez. Maravillas Lamberto Yoldi Nacida el 28 de junio de 1922 Larraga, Navarra, España. Violada y Asesinada el 15 de agosto de 1936. Edad 14 años Fue una de las víctimas de la Guerra Civil en Navarra. Su padre, Vicente Lamberto, era militante de la Unión General de Trabajadores (UGT

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS HUELGA DE 1970. GRANADA 1970. VIDEO
Huelga de la construcción en Granada
El 21 de julio de 1970 tuvo lugar en Granada la denominada Huelga del 70, en la que los profesionales del sector de la construcción reivindicaban una serie de derechos como el salario mínimo y la jornada laboral de 8h. 


ESCLAVOS DEL FRANQUISMO- TRABAJOS FORZADOS. V.Antonio Lopez
Del compañero Antonio recibo la siguiente nota que podeis leer a continuacion y el admirable trabajo realizado por el y que ahora nos hace llegar...



MEMORIA HISTÓRICA REPUBLICANA DE ESCALONILLA (TOLEDO). V. Antonio, Lopez



La "caridad de la Iglesia Católica"
La Mezquita de Córdoba fue construida entre los años 780 y 785 por Abderramán I. Doce siglos después, el 2 de marzo de 2006, la Iglesia Católica inscribió el inmueble a su nombre en el registro de la propiedad número cuatro de Córdoba (tomo 2381, libro 155, folio 198). El trámite costó apenas 30 euros. Tal robo fue posible por... 


En el 36º aniversario del mes más negro de la dichosa transición
Para los que piensan que la represión es algo reciente, nuevo, en este pais, contra las trabajadoras y trabajadores, contra los estudiantes, contra los hombres y mujeres mas dignos y valerosos de nuestra sociedad, que denuncian, que se rebelan contra la injusticia, el empobrecimiento planificado de




 



 

 

1.- laSexta Columna desvela el rostro de 'Billy el Niño', símbolo de la tortura del franquismo.

 

2.- La carta de despedida de Humberto Baena, uno de los últimos fusilados del franquismo: "La vida sigue" 

 


27-S: Por la Ruptura y un Proceso Constituyente hacia una verdadera soberanía. por Red Roja-Xarxa Roja

"... Una vez dejado claro nuestro apoyo de principio al derecho de autodeterminación y, por tanto, de independencia (sea cual sea la línea de clase que se imponga en el movimiento nacional), debemos intervenir en varios sentidos. Por un lado, para que lo “nacional” no trabe la unidad de clase (independiente de la procedencia nacional e incluso de la posición que se tenga al respecto), empujando al máximo la movilización social contra las medidas de recortes socio-laborales, etc. y advirtiendo sobre la utilización de “lo nacional” por parte de la burguesía catalana para tapar su agresión de clase. Por otro lado, estaremos codo a codo con aquellos compañeros de la izquierda independentista –que hoy por hoy trabajan mayoritariamente en el seno de la CUP- y que alertan contra la amenaza de que la propia burguesía nacionalista traicione hasta las mismas tareas nacionales (tal como ha venido haciendo históricamente). Y, por supuesto, hemos de combatir que “los recortes” y “la lucha contra los corruptos” se utilicen demagógicamente para negar el derecho de autodeterminación, tal como hacen de hecho PODEMOS e ICV haciéndole el juego al nacionalismo españolista más rancio y peligroso..."


43 de los nuestros
En el aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario