jueves, 2 de julio de 2015

Lo que nos diferencia de otras organizaciones que se autoproclaman "El Partido". Escrito por Red Roja

http://redroja.net/index.php-En el plano estrictamente orgánico, muy al contrario de esas organizaciones que ya se proclaman “el partido comunista”, Red Roja (RR) no declara ser el partido sino una reagrupación de comunistas que trabajan justamente para su construcción. Esta diferencia por sí sola hace imposible el trabajo juntas, en un mismo marco orgánico con límites muy definidos, con las que consideran que ya son el Partido. Lo que no impide proponer, por lo menos por nuestra parte, a esas organizaciones el establecimiento de un plan de convergencia entre nosotros para desarrollar una línea de intervención práctica revolucionaria en la perspectiva del socialismo particularmente dentro de las movilizaciones populares actuales. Nosotros decimos: en realidad el partido no es un punto de de partida sino el resultado de un trabajo práctico y teórico en el centro de la lucha de clases tal como se desarrolla. Procedemos de diferentes experiencias en el seno del movimiento comunista. Y creemos que no habríamos podido contribuir, como lo estamos haciendo, al desarrollo de la línea política que necesita el proceso revolucionario en el Estado español, si nos hubiéramos encuadrado en esas otras organizaciones que ya se proclaman el partido. Nos ha hecho falta (y todavía nos hace) un grado de debate y de maduración tanto a nivel individual como de organización (más aún si tenemos en cuenta la crisis histórica de nuestro movimiento) incompatible con las rigideces de ese tipo de organizaciones.

-Creemos que la fuente más profunda de nuestras diferencias con otras agrupaciones comunistas está en la diferente comprensión de la teoría marxista sobre la relación precisamente entre teoría y praxis, lo que abarca el desarrollo mismo de toda teoría (comprendida la marxista) y de todas las tesis políticas en general. Todo ello, al estar estrechamente ligado a la manera como las masas, protagonistas de los grandes movimientos históricos, se relacionan con las tesis políticas, determina la forma con la cual tenemos que ir a la práctica con nuestra teoría.

Pensamos que el no comprender bien esto que acabamos de decir, lleva directamente al dogmatismo y al esquematismo. Y es grave en estos momentos en que la irrupción brutal de la crisis capitalista entre nosotros, que ha hecho bajar a grandes masas de gente a la calle, se produce cuando la crisis histórica de nuestro movimiento sigue aún de actualidad. Lo que hace obligatorio que nuestro trabajo de clarificación se haga más que nunca acompañando las experiencias de la gente.

Efectivamente, hay que acompañar la práctica de las masas populares pues esta práctica juega un papel de primer orden en cuanto fuente de toma de conciencia, a condición evidentemente de que estemos allí a su lado. Hay organizaciones que sin embargo, en buena medida a causa de su esquema-abstracción de la clase obrera y de su papel dirigente, no interviene como debiera en las movilizaciones anti-austeridad cuyo más alto nivel (desde un punto de vista también de la unificación de las luchas) aquí en el Estado español se alcanzó en el movimiento 22M (22 de marzo 2014). Este no ha sido nuestro caso.

Afirmamos que nos encontramos en el torbellino de una crisis que, efectivamente, viene de lejos y para quedarse por mucho tiempo. Una crisis que provoca una degradación de las condiciones de vida y una verdadera proletarización de grandes sectores populares que, es verdad, no se reconocen en la clase obrera y que sueñan con la vuelta (imposible) del estado del bienestar. Es un hecho que no hay en las actuales movilizaciones una intervención autónoma de la clase obrera, por lo demás, muy modificada en relación al esquema clásico que se ha tenido de ella. Pero como acabamos de decir, constatamos un proceso de proletarización de enorme amplitud. Es verdad que las movilizaciones anti-austeridad están muy infectadas de reformismo y no pocas variedades de oportunismo. Pero nos vemos obligados a estar al lado de la gente, siempre alertas ante estas infecciones, y más sabiendo que la base material del reformismo se estrecha cada vez más. No es cuestión de apalancarse en el sectarismo haciendo abstractas invocaciones a la clase obrera.

Nosotros identificamos la contradicción principal movilizadora contra los efectos de la crisis en la que se establece entre, por una parte, el pago de la deuda impuesta por la UE (principalmente por Alemania) y, por otra, las medidas brutales de austeridad. A partir de ahí, podemos trabajar para que todo el poder político de la burguesía sea puesto en cuestión, pues el sistema capitalista no puede dar satisfacción a las exigencias de las gentes y menos aún a todos los sectores en lucha al mismo tiempo. Por eso las luchas actuales, con todas sus limitaciones, pueden favorecer en un futuro próximo una toma de conciencia generalizada a favor del socialismo. Con una condición: que haya una intervención comunista seria que haga de contrapeso al partido de la guerra y la barbarie.

-No es pues la « calidad » de las movilizaciones actuales lo que nos hace trabajar en ellas, sino sus perspectivas y también sus peligros. Y por volver a la cuestión de la clase obrera, tal y como está “escrita” en declaraciones de ciertas organizaciones comunistas, además de no ver a aquella actuar de manera autónoma, creemos que hay que dirigirse también hacia los sectores del pueblo que se están proletarizando para contribuir a su propia reconstrucción (como clase obrera) sobre bases nuevas muy alejadas de las construidas por un sindicalismo de “clase providencial” que ha terminado por hacer de la nuestra una clase atomizada e impotente.

- Ante el sectarismo en la reagrupación de los comunistas –en buena medida debido a los agitados debates a propósito de nuestra historia internacional- y en la urgencia por desarrollar una línea práctica de intervención revolucionaria, Red Roja establece tres puntos políticos como criterio de pertenencia a nuestra organización en el marco del Estado español: 1) Rechazo de la llamada “Transición” después del franquismo, con lo que todo lo que ello supone en términos de exigencias de liberación de lxs presxs políticxs y de reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos dentro de dicho marco estatal ; 2) ante la crisis actual, defensa de la perspectiva socialista y no de un estado-bienestar (que hay que denunciar en tanto que contrarrevolucionario y pro imperialista); 3) promoción de un antiimperialismo que ponga el acento en nuestra responsabilidad militante por el hecho de que vivimos en el bando de los países agresores (principalmente EE UU y UE) más allá de las diferencias que podamos tener con los gobiernos o sistemas de los países agredidos.

- Es a partir de esta línea de reagrupamiento que animamos el necesario debate a la vez histórico y teórico para superar la crisis internacional de nuestro movimiento comunista. Pero sobre todo, pensamos que hay que poner en valor todas las experiencias socialistas desde la Comuna de París, subrayando que hay que encontrar la fuente principal de los límites y de las desviaciones de aquellas en la existencia (siempre agresiva) del campo de los países desarrollados capitalistas e imperialistas. En cualquier caso, no haremos de una u otra toma de posición sobre este debate, una condición previa para reagruparnos.
 
 
 

Todas conocemos la peste negra o la gripe española. Aparecen en cualquier libro de texto. También la tuberculosis, la lepra y más recientemente el cólera y la malaria. Más actual, el ébola. Epidemias y en algunos casos pandemias que copan portadas en los medios de comunicación en el momento de estallar pero que, una vez dejan de ser peligrosas para los países occidentales, dejan de importar y quedan silenciosamente sufridas por aquellos que con su salvaje explotación nos salvan los muebles a los del otro lado del charco. Pero, ¿estamos libres de epidemias en este mundo rosa de los países occidentales, de las potencias mundiales y los países de la guerra?...

Alfon libertad. No más montajes policiales Adelantamos esta resolución salida de la II Asamblea General de Red Roja, celebrada los pasado 13 y 14 de junio, a la que se unirán en los próximos días los resultados de los debates sobre las tesis y el resto de resoluciones. >>>> ********** "...Durante el transcurso del juicio, el abogado de Alfon denunció la existencia de "un montaje judicial para incriminar a su cliente" y "alegó que no había ni un dato objetivo que permitiera corroborar los hechos de los que se le acusa”. "A pesar de haber hecho tres registros domiciliarios en la casa del joven, en la de su novia, y en la sede de Bukaneros" -apuntaba el letrado- no pudieron hallar ningún material incriminatorio".

Mientras las noticias, y al parecer el interés de la gente, se centran en quién gobernará ayuntamientos y Comunidades Autónomas decisiones de gran trascendencia para nuestras vidas se han tomado y se están tomando sin que la inmensa mayoría se entere.

Entre los hombres de negocios y los ejecutivos de la City de Londres está  circulando un documento encabezado por el título 'Understanding Podemos', y rubricado por Pablo Iglesias, en el que el mediático líder de la formación política española "Podemos" analiza el pasado, presente,  y posible futuro de su partido .

Decía Frantz Fanon que la división internacional de la explotación ha creado una aristocracia obrera en los países imperialistas a costa del proletariado de la periferia. ¿Queremos de verdad seguir perpetuando nuestros privilegios a costa de esclavizar a terceros?

"... Esta lucha tiene una importancia especial en el ciclo actual de movilizaciones ya que tienen un papel protagonista los sectores de clase obrera más precarizados, más explotados y más desprotegidos..." Comunicado de Solidaridad de Red Roja. 1º de mayo de 2015
1

En los años ochenta, recién iniciada la transición, surgió un movimiento popular en el Estado Español encaminado a oponerse a un rumbo que nos llevaba directamente a la situación en la que hoy estamos. El movimiento Anti-Otan, la entrada en dicha estructura militar, se utilizo como pretexto para la entrada en la CEE, que por entonces contaba con mayor aceptación entre la ciudadanía. Suponía una participación en la política de agresión del imperialismo de EEUU, con la ayuda de sus esbirros europeos y americanos, en todo el planeta.

mmm

La Larga Historia Del Contagio de Hepatitis C y La Subordinación de Los Gobiernos a Las Multinacionales Far...

Hace tiempo que pasó a la historia el que fuera por mucho tiempo el primer mundo: Europa. Antes, los europeos miraban bajo el hombro a Latinoamérica creyendo que todavía éramos colonias donde EEUU, el hermano mayor, decidía todo por nosotros. Hoy, con UNASUR y la CELAC, América Latina tiene hace rato su voz propia.

“Al adentrarme en la jungla farmacéutica, llegué a la conclusión de que mi relato, comparado con la realidad, era tan inocuo como una postal de vacaciones”. Nota de John Le Carré al final de “El Jardinero fiel” Las movilizaciones de las personas contagiadas por el virus de la Hepatitis C para conseguir

El reciente 70 aniversario de la liberación de Auschwitz fue un recordatorio del gran crimen del fascismo cuya iconografía nazi quedó incrustada en nuestra conciencia. El fascismo se conserva como historia, como el estremecimiento ante los camisas negras marcando el paso de la oca, su terrible e indiscutible criminalidad. Sin embargo, en las mismas sociedades liberales, cuyas élites guerreristas nos instan a no olvidar nunca, se encubre el creciente peligro de una nueva especie de fascismo; ése es su fascismo.

Ni soberanía, ni siquiera migajas sociales, son posibles en la Unión Europea. Vivimos tiempos de urgencia (y de retraso) a la hora de enfrentar la gravísima y persistente emergencia social que sufren pueblos como el nuestro –prácticamente en la misma tragedia que el griego- donde la profunda crisis estructural capitalista se solapa con el imperial objetivo de Alemania y su “núcleo duro” de someter criminalmente a la periferia de la UE. Vivimos tiempos de guerra social donde no cabe electoralismo paralizante (tampoco
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario