domingo, 26 de julio de 2015

Conocí a Patrice Lumumba. por Yury Weky Silva y mas sobre el revolucinario y...

Conocí  a  Patrice  Lumumba
(2 de julio de 1925 - 17 de enero de 1961)


Ninguna brutalidad, maltrato o tortura me ha doblegado,

 porque prefiero morir con la cabeza en alto,

con la fe inquebrantable y una profunda confianza

 en el futuro de mi país, a vivir sometido

 y pisoteando principios sagrados.

Un día la historia nos juzgará,

 pero no será la historia según Bruselas,

París, Washington o la ONU

 sino la de los países emancipados del colonialismo y sus títeres.

Patrice  Lumumba

 (Carta a  su esposa escrita en enero de 1961,

 una semana antes de su asesinato)


       Tenía once años cuando escuché por radio que habían asesinado a Patrice Lumumba y lloré. No sé por qué misteriosa resonancia  lo hice y aún lloro cuando lo recuerdo. Lo conocí por las revistas procedentes de la Unión Soviética, que traía el camarada Antonio Guevara Arca a la casa. Yo las leía furtivamente antes de que fueran amortajadas en plástico y sembradas cerca del morichal para evitar ser encontradas por la digepol o el ejército en sus diarias y destructoras visitas a mi casa. Esas revistas hablaban de cómo vivían los campesinos en la URSS, cómo estaban organizados, protegidos por el Estado revolucionario y comprobaba que los de Puente Punceres estaban en la miseria, sin médicos, sin escuela, con un pedazo de tierra desasistida técnicamente, con chipos en sus techos  de palma, que los amenazaban con  transmitir el Mal de Chagas. Las familias esperaban que  llegaran las cuadrillas de Malariología con el DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano) para exterminarlos pero las  fumigaciones terminaban matándole también los animales que  criaban. En ellas leí sobre el héroe africano que confrontaba un estado colonial, monárquico de dominación ejercido por el reinado de Balduino de Bélgica.

       Las revistas eran para mí el mejor regalo que nos llegaba a la casa porque me estimulaba la imaginación y se ensanchaba en mí un sentimiento de fraternidad con la gente rusa y con el pueblo de ese hombre africano: Lumumba a quien conocí a pesar de que él estaba en El Congo y yo en Puente Punceres y su asesinato lo rehíce en mi mente con mis cortos años y empezó a sonarme mal el nombre de Eisenhower y de los belgas. 
Han pasado cincuenta y cuatro años y me pregunto ¿Por qué extraña conexión ese enero me sentí triste?  Aún recuerdo que la noticia llegó por el radio a baterías forrado en cuero, que había en mi casa y que viajaba durante el día a la cocina y por las  tardes al portal. Allí se sintonizaba RadioHabana Cuba y podíamos enterarnos de ese cosmos clandestino, que hablaba de revolución y de Fidel. Pude entender que la injustica se relacionaba con la pobreza en Puente Punces, con  la persecución  que  vivíamos  en mi casa y en el caserío. Pude deducir que había hombres como Patrice con sensibilidad, con pasión y compromiso por pretender hacer  del  mundo algo diferente  a lo que yo conocía: visitas intempestivas a mi casa, saqueo, amenazas, mujeres campesinas, vecinas a nuestra finca, golpeadas por no denunciar a sus  maridos  o hermanos  que hacían  resistencia  a  la represión del gobierno  de  Rómulo Bethancourt y que  yo relacionaba con El  Congo.

        El Congo me sonaba tan cerca aún cuando mamá  me hablaba de  los continentes y entre ellos  de  África e intentaba  convencerme  que  se encontraban muy  lejanos,  pero  yo asociaba a Lumumba con nuestros anteriores vecinos trinitarios. Vivía en  un  universo de asociaciones para advertir lo que sucedía más allá de la finca, para asimilar lo que  escuchaba por  la  emisora cubana y  para entender lo peligroso  que  era  hablar  de paz, de libertad, de nacionalismo e independencia. Supe que esas palabras causaron la muerte de Patrice  Lumumba. Escuché  como Guevara Arca y mis viejos conversaban sobre el  tema: el enemigo había asesinado al congolés y me dijeron que eso no podía repetirlo. Vivíamos  amordazados, muchos  temas  eran prohibidos para mí y entre  ellos las revistas, Guevara Arca y  Lumumba.

        Muchos años después vi un film sobre  la viday  muerte del líder africano y  rescaté del  tiempo mis recuerdos y empecé a fabricar la imagen del luchador que fue Patrice Lumumba en un continente rico en el subsuelo, con recursos naturales apetecibles para las potencias capitalistas y que aún hoy tiene una multiplicidad tribal en  miseria.  Aquilaté su importancia para  El  Congo y para África, pero también el valor de África para los depredadores imperialistas. Entendí  sus luchas para sacar a su pueblo de la esclavitud del opresor, del analfabetismo, del colonialismo, del sometimiento. Comprendí hasta donde llegaba  el odio, el racismo, la hegemonía de los  centros de poder europeos y estadounidense; la ferocidad homicida  contra los líderes y los  pueblos que se plantean  la liberación nacional. Entendí y hallé las razones del múltiple asesinato (fusilamiento, inmersión en acido sulfúrico, descuartizamiento) de ese dirigente  de las masas  campesinas y  trabajadoras, de ese gran revolucionario comunista: Patrice Lumumba.


Yury  Weky  Silva .Caracas,23  de julio  2015

PARTE 1 Democracy Now! celebrando la victoria de los “rebeldes” (Al Qaeda) en Libia. Para más información sobre esta organización “progresista”, que recibe financiación de las corporaciones y a las que ayuda en su estrategia de colonialismo, tienen este informe:

Fanon y el socialismo del siglo XXI
“por nosotros mismos y por la humanidad
hay que hacer piel nueva,
desarrollar un pensamiento nuevo,
tratar de poner en pie a un hombre nuevo”.
                                             Frantz Fanon
(Al final y gracias a La haine  pueden leer parte de las obras de Fanon)

 

Para los que creen que los asesinatos de jefes de estado "incomodos", de revolucionarios, de militantes obreros, campesinos, estudiantiles o populares, de cientificos o profesores universitarios..., es algo reciente por parte de los gobiernos de la patronal y sus fuerzas, pero es tan antiguo como la historia del capitalismo. Algunos ejemplos a continuacion... Pero ademas de Fidel, del Che, podemos recordar a Ben Barka, Patricio Lumumba, Chris Hany, Julian Grimau.. Y sin irnos tan lejos las cientos de miles de asesinados en la España franco capitalista, mas de cien en la llamada modelica transicion, sin contar los cientos de miles de encarcelados torturados...

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario