martes, 30 de diciembre de 2014

La Nochebuena de los ex Delphi. Vanessa Perondi ...y más de estos compañeros, su resistencia, su dignidad.


Por turnos. A Juan le tocaba esta noche pero, además, él lo pidió. “Por mi estilo de vida no tengo mucho espíritu navideño y prefiero que mis compañeros pasen esta noche con sus familias”. Por eso, Juan González y otros ex trabajadores de Delphi, pasarán la noche de Nochebuena en el salón de actos del edificio de los sindicatos, donde llevan encerrados 332 días.

Poco después de las doce de la mañana, llega otro de los compañeros de noche, mientras que los que estaban esperándolos empiezan a recoger. Son turnos de doce horas y para hoy se espera que vayan unos diez. No es fácil, ni para los que se quedan ni para los que se van, porque “estaremos con nuestra gente pero con la cabeza aquí”, dice Jesús Anillo.

Allí que ya es su segunda casa. Del microondas y el televisor del principio han pasado a la freidora, la plancha, el frigorífico y hasta dos ordenadores de sobremesa que han recogido de la basura y los han puesto a funcionar. Conocimientos de electrónica no les faltan y tiempo es lo que les sobra. “Algo tenemos que hacer. Ver la tele, leer un libro, arreglar cosas…” pero al final, “siempre le damos vuelta a lo mismo”.

El cerco sobre este colectivo de ex trabajadores que quedó fuera de las recolocaciones, de las prejubilaciones e, incluso, de ayudas ordinarias -aún hay algunos a los que les han quedado los 426 euros-, se ha cerrado tanto que “no tenemos salida y la Junta se ha olvidado por completo de nosotros”. Ellos siguen intentado buscar trabajo pero la edad les cierra el pírrico y precario mercado laboral: “Yo he echado no sé cuántos curriculum y sigo igual”, cuenta Eugenio Abellido, con 49 años de edad y cerca de 20 de experiencia en la automoción.

Tienen claro que van a seguir en el edificio de los sindicatos porque “en el momento que nos vayamos, esto se acabó esto y se olvidaron de nosotros”. A Serafín Roldán, junto con los otros dos compañeros y con José Luis González, el más joven con 45 años, les toca el día 1 de enero. “Y aquí estaremos”, sobre todo, porque el 23 de enero se cumplirá un año del encierro y “algo haremos”.

“Ellos [la Junta] pensaron que esto se iba a diluir y les salió el barrillo enconao del encierro”. No esperan nada de la Junta. Bueno sí, que en 2015, “los políticos de la Junta pierdan la amnesia”, en especial, “Susana Díaz, que es la que puede arreglar esto”.

Otra mujer les ha traído esperanza: “Teresa [europarlamentaria de Podemos] ha sido la única que se ha preocupado por nosotros. Ella está por la labor de buscarle una solución al conflicto”.

También cuentan con el apoyo de colectivos sociales de Cádiz. Ayer precisamente, los agasajaron con una chocolatada para agradecerle su compromiso y ayuda durante todo este año. Miembros de colectivos como Nadie sin Hogar, Amigas al Sur o el 22M pasaron la tarde con los ex trabajadores de Delphi.

Juan irá dentro de un rato a comprar unas chuletas para que la noche sea especial. Porque, “de pasar hambre, nada. Aquí no lo permitimos porque nos ayudamos entre todos”.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario