lunes, 21 de diciembre de 2015

19-20 dic 1989, 19ª Invasión yanqui a Panamá... Y continuan las invasiones, los crimenes contra la humanidad, la impunidad del terrorismo imperial

"...Sobre las razones de la invasión norteamericana contra Panamá, el 20 de Diciembre de 1989, al igual que sobre otras coyunturas políticas importantes, como la separación de Colombia en 1903, empiezan a tejerse una serie de falacias históricas mediante las cuales algunos sectores políticos quieren falsear su pasado dándole una envoltura heroica que no tuvieron. Las fuentes de esas falacias provienen de dos sectores contrapuestos: la oligarquía proimperialista y sus medios de comunicación, para quienes la invasión fue la "restauración de la democracia" perdida en 1968; la otra la constituyen sectores del Partido Revolucionario Democrático y el régimen militar, que intentan adornar el noriegato con unas luces antiimperialistas que no tuvo...." Comienzo del 2º articulo de esta entrada

19-20 dic 1989, 19ª Invasión yanqui a Panamá... Y continuan las invasiones, los crimenes contra la humanidad, la impunidad del terrorismo imperial, con la activa colaboración de las burguesias locales... todos ellos dicen defender la libertad, la democracia, los dd.hh... Por eso los miertos por sus guerras se cuentan por millones, y son muchos mas los muertos por hambre, por falta de agua potable, de enfermedades curables..., de este, su sistema criminal, el capitalismo, sus beneficios sus patronales, sus OTAN.

 
Esa misma semana, el Arzobispo de Panamá afirmó en la Misa Campal celebrada en el Centro Comercial El Dorado que la Invasión debería recordarse como una liberación

Invasión yanqui a Panamá

Por Otramérica / CEE-Panamá 
El 20 de diciembre se han  cumplido 26 años de la XIX invasión de Estados Unidos en Panamá. Después de todo este tiempo, la verdad sigue siendo la principal víctima de la invasión que terminó con cientos de vidas y supuso un trauma sin evaluar en la sociedad panameña. Hoy, más que nunca, es tiempo de hacer memoria y de seguir construyendo un relato veraz y digno de lo acontecido.

Panamá amaneció el 20 de diciembre de 1989 con una situación paradójica. La potencia colonizadora, atrincherada en la Zona del Canal, desataba una invasión ilegal y desproporcionada en la que
unos 24.000 soldados estadounidenses se tomaron el país, con el apoyo de helicópteros artillados y tanques, paracaidistas, infantes e infantes de marina. En las primeras 12 horas de la invasión, que comenzó pasada la media noche, cayó una bomba cada dos minutos. El barrio de la capital más afectado fue El Chorrillo, donde estaba el cuartel general del Ejército panameño, y sus muertos siguen esperando un proceso serio de verdad, justica y reparación.

Mientras los medios de comunicación convencionales en Panamá celebran el aniversario con lugares comunes o con la personificación del mal en el Manuel Antonio Noriega, mientras se diluye en el olvido la responsabilidad del úncio agresor (Estados Unidos), mientras el silencio del ruido se hace espacio en los libros de Historia oficiales, queremos recordar que el olvido no borra la verdad, solo la oculta.

Olmedo Beluche, en el libro La verdad sobre las invasión, escribe: “En una sola noche las tropas norteamericanas asesinaron 100 veces más panameños que 21 años de régimen militar. En una sola semana se hicieron 100 veces más prisioneros políticos que los que hubo durante los 5 años de régimen norieguista.  Según lo reconoce el mismo Comando Sur, aquí se mataron centenares de civiles inocentes que no estaban en combate. Se ultimó a soldados y personas que estaban prisioneras. Murieron niños y mujeres embarazadas. Hay que denunciar también el trauma psicológico vivido esa noche por miles de personas, especialmente los niños de El Chorrillo. Nada de lo dicho aquí  implica una defensa del general Noriega y sus métodos antidemocráticos, pero sí queda claro que, quienes fueron sus aliados por muchos años (durante más de una década estuvo en la planilla de la CIA) son mucho más perversos e hipócritas”.
Ver aquí Mapa Mundi Interactivo. 
El Centro de Estudios Estratégicos de Panamá (CEE-Panamá) fue una de las pocas organizaciones independientes y civiles que hizo un censo de víctimas. Hoy, 25 años después, desde el CEE-Panamá se hacen algunas puntualizaciones:
  • El Sismógrafo de la Universidad de Panamá registró la primera bomba a las 00.46 hrs. En las 14 horas siguientes, antes que dejara de funcionar, registró 417 bombas: una cada 2 minutos
  • En Diciembre de 1989, el Instituto de Medicina Legal, dependiente del Ministerio de Gobierno y Justicia reportó 345 víctimas mortales y las clasificó así: 155 civiles (132 hombres, 17 mujeres, 6 infantes), 65 militares, 16 carbonizados y 16 desconocidos. De esos 345, 308 fueron muertos en la Ciudad de Panamá, 34 en la de Colón y 3 en Río Hato. No divulgaron los nombres.

  • El 11 de Enero de 1990, el mismo Instituto de Medicina Legal aumentó la cifra a 516 víctimas: 314 militares y 202 civiles. No divulgaron los nombres.

  • Esa misma semana, el Arzobispo de Panamá afirmó en la Misa Campal celebrada en el Centro Comercial El Dorado que la Invasión debería recordarse como una liberación (sic).

  • El 28 de Enero de 1990, el cura párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en El Chorrillo, declaró al periódico Panorama Católico, propiedad de la Curia: ”según mi conocimiento, a los muertos anunciados – no indicaron por quiénes - hay que añadir 18 personas más. Con estos números subirían a 673 los panameños muertos en la Invasión”. No divulgaron los nombres.

  • De los 9 miembros principales del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa (1 General, 1 Coronel y 7 Tenientes Coroneles), ninguno fue muerto ni herido. Todos los muertos fueron tropa: soldados, cabos, sargentos y un (1) teniente.

  • Precediendo el Listado de Víctimas que se publica a continuación, el CEE-Panamá hacía un llamado a “aquellas personas y organismos en cuyas manos o a cuyo alcance esté el poder ayudar a construir esta Verdad Nacional, Histórica, de indudable importancia para el Pueblo Panameño y su Dignidad”.

  • Nos referíamos a tres fuentes principales: el Comando Sur de los Estados Unidos (USSOUTHCOM), la Dirección del Partido Demócrata Cristiano que controlaba el Ministerio de Gobierno y Justicia y la Jerarquía de la Iglesia Católica. El llamado fue y sigue siendo ignorado.

  • El mismo día de la publicación, el CEE-Panamá contrató una sala en el Hotel Ejecutivo y Diógenes de la Rosa, Thelma King y Carmen Miró presentaron y comentaron extensamente el Listado. Sólo algunos medios de prensa extranjeros acudieron a la invitación que a todos se les hizo.

  • En aquella ocasión, también llamamos a Familiares, Amigos, Vecinos, Conocidos y Compañeros de Trabajo de las Víctimas mortales para completar estas Listas porque sabemos que sólo el Pueblo consciente es capaz de construir su propia Verdad.
  • El 25 de Septiembre de 2014, en el estreno de la película Invasión, dirigida por el cineasta panameño Abner Benaim, el Sr. Solís, trabajador de la Morgue desde aquellos días de Diciembre 1989-Enero 1990 declaró que en la Bitácora que se llevaba en la Morgue, la Lista de Víctimas mortales ya superaba los ochocientos (800) nombres, antes de que las páginas fueran arrancadas y desaparecidas por las autoridades del momento. Que sepamos es la primera vez que públicamente, una fuente directa y a nuestro juicio confiable, ofrece una cifra cónsona con la Investigación que en su momento desarrollamos en el CEE-Panamá.

Ante ello, hacemos un nuevo llamado para que cualquier información que amplíe, precise o corrija éste Listado Parcial, que reproducimos a continuación, la hagan llegar a las siguientes direcciones:

Coordinadora Popular de los Derechos Humanos de Panamá (COPODEHUPA)
y/o
Centro de Estudios Estratégicos (CEE-Panamá)


A continuación el


LISTADO PARCIAL de las VÍCTIMAS de la DÉCIMONOVENA (XIX) INTERVENCIÓN ARMADA de los ESTADOS UNIDOS a PANAMÁ. 20 de DICIEMBRE, 1989.
 Tal como fue publicado el Lunes 26 de Octubre de 1992 como Aviso Pagado a Página Completa en los periódicos
La Estrella de Panamá, El Panamá-América, Crítica, La PrensaEl Siglo.
 A la fecha sigue siendo la única divulgada masivamente.


Este Listado de Víctimas, elaborado por el Centro de Estudios Estratégicos (CEE-Panamá) sobre la base de listas, testimonios, entrevistas y trabajo de campo, es Parcial, Incompleto y, seguramente, no exento de errores. A casi tres años de la última Intervención Armada de los Estados Unidos en Panamá – la Decimonovena (XIX) -, el Pueblo Panameño no dispone de una Lista de Víctimas.

Originados en las disímiles posiciones en torno a la Invasión de 1989, varios factores e intereses concurren para ello. Por una parte, el interés del Gobierno de los Estados Unidos por minimizar el número de Víctimas.

Coincidentemente con esto, el interés del propio Gobierno Panameño en lo mismo.

 Por otra parte – y ya en el terreno de los Derechos Humanos – el interés de algunos organismos en minimizar o maximizar el número de Víctimas sin ofrecer Prueba Documental – al menos una Lista Pública – de sus afirmaciones.

Por último, los intereses de algunos sectores por unificar y asimilar – con un concepto erróneo e interesadamente amplio -, las violaciones a, los Derechos Humanos cometidas desde el Golpe de Estado (Interno) de 1968 hasta la Invasión (Extranjera) de 1989.

El resultado, en la práctica, ha sido la construcción de un eficiente CERCO INFORMATIVO en torno a las Víctimas de la Invasión.

Consideramos que sólo el Pueblo construye su Verdad.

Consideramos que los Costos Humanos de la Invasión no son un problema cuantitativo sino Cualitativo, Ético, Moral.

No hace a lo esencial que el número sea mayor o menor.

Hace a lo esencial el hecho de que los intereses de quienes propiciaron, ejecutaron y apoyaron la Invasión, le costaron al Pueblo panameño un número plural de sus hijos, muertos por la acción de un Gobierno extranjero.

Hacemos un llamado al Pueblo Panameño para que – próximos al 
Tercer Aniversario de la Invasión – construyamos NUESTRA VERDAD respecto a sus verdaderos Costos Humanos.

Nuestro llamado va dirigido a los Familiares, Amigos, Vecinos, Conocidos y Compañeros de Trabajo de las Víctimas.
 Nuestro llamado también va dirigido a aquellas personas y organismos en cuyas manos o a cuyo alcance esté el poder ayudar a construir esta VERDAD NACIONAL, HISTÓRICA, de indudable importancia para el Pueblo Panameño y su DIGNIDAD.

 Que ésta, NUESTRA VERDAD NACIONAL, sea un Homenaje a panameños muertos en su propio País por el Gobierno de los Estados Unidos que ejecutó una Invasión para defender intereses – propios y locales  - que no tienen relación con los Intereses Nacionales del Pueblo Panameño. 

  • ARROYO GONZÁLEZ, JAIME
  • ACOSTA SÁNCHEZ, PABLO
  • AGUILAR DE LEÓN, SARA MARGARITA
  • AGUILAR, REYNALDO ANTONIO
  • ALVARADO CARRINGTON, MOISÉS
  • APARICIO OLIVA, ROBERTO ADOLFO
  • ARAUZ ACHONG, HUMBERTO ISMAEL
  • ARDINES PRADO, MANUEL DE JESÚS.
  • ALCIDES, GUILLERMO
  • ACOSTA, MIGUEL
  • AGRAZAL, ALEX
  • ALVARADO, LUIS
  • ALDRETE, EDUARDO
  • ARANA RIQUELME, RICARDO AURELIO
  • ARAUZ, ALCIBÍADES
  • AYARZA, GILKE BORIS
  • BAYLE SMITH, HENRY LEOPOLDO
  • BENNET, OSCAR CÉSAR
  • BATISTA, GUY ALEJANDRO
  • BARRAGÁN CASTILLO, GERARDO,
  • BECERRA LEDEZMA, MANUEL IGNACIO
  • BENÍTEZ CÓRDOBA, ANGEL
  • BONILLA PINZÓN, EVARISTO HUMBERTO
  • BONILLA T., ERICK ABDIEL
  • BECKELD SUBE, THOMAS GEORGE
  • BRICEÑO SÁNCHEZ, PORFIRIO
  • BROOKS, CECILIO
  • BROWN, GUILLERMO
  • BURREL, CELINA
  • BARRERA DELGADO, CONCEPCIÓN
  • BARKER WILLIS, ARTURO AUGUSTO
  • BAENA PÉREZ, ROLANDO ALBERTO
  • BALLESTEROS SALGUERO, MARIO A.
  • BARCASNEGRAS CABALLERO, AZAEL
  • BARKER, LUIS CARLOS
  • BENDIBURG, JOSÉ
  • BETHANCOURT AMSTRONG, BRAULIO
  • BONILLA GONZÁLEZ, CLARO
  • BORINES, JESÚS ANTONIO
  • BRADDICK VÁSQUEZ, ROLANDO
  • BRATWAITE, FERNANDO ERNESTO
  • BROWN, EULOGIO
  • BROWN WATSON, MIRNA ROSALÍA
  • BROWN, BRUCE CARL
  • BATISTA, JUSTO
  • BARRIOS M., MARTÍN ALBERTO
  • CALDERÓN VANEGAS, GAVINO
  • CASTILLO GOTTY, LUIS ALBERTO
  • CASTILLO VÍCTOR
  • CASTILLO ANDRADE, OMAR ORESTES
  • CASTRO, JACINTO
  • CARRILLO CERVANTES, CÉSAR ORLANDO
  • CAMARENA RODRÍGUEZ, IDALESIO
  • CARROLL, MANUEL
  • CEDEÑO AGUIRRE, FERMÍN
  • CARREÑO, JORGE
  • CASTILLO, YANETH LISBETH
  • CASTILLO GERTRUDES
  • CASTILLO EVERS, MANUEL DE JESÚS
  • CASTILLO SOLÍS, DEMETRIO
  • CARRIÓN, JOSÉ F.
  • CALVO, JOSÉ JULIO
  • CAMPOS, JESÚS
  • CERRUD, CAMILO
  • CEDEÑO, ROGER ALEXIS
  • CHAVERRA, TEODORO
  • CASTILLO, JUAN
  • CHECA, MARÍA DEL ROSARIO
  • CÓRDOBA VELÁSQUEZ, ROGER RAMIRO
  • CORTEZ VARRETT, JOSEPH EMANUEL
  • COWGLEY ARIANO, SACHERIRA KATHERINE
  • CHÁVEZ RODRÍGUEZ, BREDIO ERASMO
  • CUBILLAS ALVARADO, MANUEL GUILLERMO
  • CUELLO HERRERA, GERACIO FERMÍN
  • CERRAD, ALEJANDRO
  • CABEZAS, LUIS A.
  • CEPEDA, CARLOS
  • CHIMÚ VÁSQUEZ, ARMANDO ENRIQUE
  • COULTHRUST Q., MARCO ANTONIO
  • CÓRDOBA MARTÍNEZ, MARTÍN
  • CÓRDOBA, AURELIO
  • CONTE, JAIME PASCUAL
  • CLIFFORD MARTÍNEZ, VÍCTOR MANUEL
  • DE LEON BOLAÑOS, PEDRO NOLASCO
  • DE ROUX FIGUEROA, CLAUDIO ALEJANDRO
  • DE GRACIA, TOMAS
  • DÍAZ RODRÍGUEZ, PABLO ROBERTO
  • DÍAZ RODRÍGUEZ, CARMEN
  • DOMÍNGUEZ FRÍAS, FIDEL
  • DOMÍNGUEZ QUIJANO, CATALINO
  • DÍAZ CEDEÑO, NATIVIDAD
  • DÍAZ, SEVERINO
  • DÍAZ, ISMAEL
  • DÍAZ, JOSÉ LUIS
  • DE LEÓN, JUAN A.
  • DEL RÍO BONILLA, DANIEL
  • DÍAZ BARRÍA, BERTA ALICIA
  • DOMÍNGUEZ MARÍN, JORGE A.
  • DOMÍNGUEZ, JOSÉ HERIBERTO
  • DUARTE, VESPACIANO
  • DE LA CRUZ, EVERARDO
  • ESCOBAR GONZÁLEZ, CELEDONIO
  • ESPINOZA, VENANCIO
  • ESPINOZA, MAURICIO
  • ESTRADA, FLORENCIO
  • ESPINOZA RODRÍGUEZ, SABA
  • ESPINOZA RODRÍGUEZ, FLORENTINO
  • ESPINOZA, JOSÉ
  • FARIÑA, IVÁN ORLANDO
  • FALCÓN, BALBINO
  • FIARON (RECIÉN NACIDO)
  • FRANCO, MANUEL
  • FERNÁNDEZ CABAL, ORENCIO
  • FREDERICK C., JOSÉ
  • FLORES SANTIZO, SANTIAGO
  • FRANCIS FARRAL, MANUEL CALIXTO
  • GALVAN SERRANO, BELLATRIZ MERCEDES
  • GALVÁN CASTRO, MANUEL ESTEBAN
  • GARCÍA R., ROBERTO
  • GUTIÉRREZ RUÍZ, JUAN
  • GUERRA, ISAAC
  • GARCÍA, JORGE
  • GÓNGORA, VEGANO
  • GÓNGORA FRÍAS, ROGELIO
  • GONZÁLEZ GONZÁLEZ, CRISTÓBAL
  • GONZÁLEZ JAÉN, OSVALDO ENRIQUE
  • GÁLVEZ, EDWIN ALBERTO
  • GALLARDO CEDEÑO, AGRIPINO
  • GÓMEZ TORRES, ROBERTO T.
  • GÁLVEZ, EFRAÍN
  • GARCÍA QUINTERO, JOVINA MARÍA
  • GONZÁLEZ, ENRIQUE J.
  • GONZÁLEZ, CÉSAR ANTONIO
  • GONZÁLEZ, JOSÉ SANTIAGO
  • GONZÁLEZ, RUBINA
  • GUADAMUZ BRANDA, LUIS ANTONIO
  • GORDÓN A., MARCIA VICTORIA
  • GUTIÉRREZ ARAUZ, EUGENIO
  • HERNÁNDEZ CASTILLO, MIGUEL
  • HOWARD TORNE, LUIS ANTONIO
  • HUBBARD TORRERO, ALEJANDRO ANTONIO
  • HURTADO VIUDA DE GONZÁLEZ, VICTORIA
  • HERNÁNDEZ GONZÁLEZ, CRISPÍN
  • HULLIBY, JOHN
  • HUDSON FRANCIS, OMAR ANASTACIO
  • IBARGUEN, ANTONIO
  • IBARGUEN JIMÉNEZ, ERASMO
  • IGLESIAS ARCE, MARIO ALBERTO
  • ISAZA GARCÍA, AMALIO
  • JAÉN PERALTA, PABLO EMILIO
  • JIMÉNEZ MEDINA, JULIO
  • JARAMILLO, DIANA
  • JIMÉNEZ LÓPEZ, DÁMASO ALEJANDRO
  • JURADO, GIL
  • KAM LAY, LEOPOLDO
  • LARA ACOSTA, ADOLFO
  • LÓPEZ, GUILLERMO CARLOS
  • LÓPEZ M., JUAN CARLOS
  • LYNCH GREY, RICARDO
  • LEDEZMA GONZÁLEZ, GUILLERMO
  • LUNA TERÁN, EDGAR HERROW
  • LÓPEZ GONZÁLEZ, DEMETRIO
  • LÓPEZ DE PEREA, OTILIA
  • LOZANO BORJAS, EDISON ANTONIO
  • LYONS SÁNCHEZ, SIDNEY
  • LÓPEZ, CARLOS ANTONIO
  • MARCIACQ BRUN, JUAN LUIS
  • MAGALLÓN MENDOZA, DEMETRIO
  • MARTÍNEZ ACHONG, ABDIEL REYMAR
  • MARTÍNEZ CHIMÚ, PEDRO ANTONIO
  • MARTÍNEZ GONZÁLEZ, OMAR EBERTO
  • MARTÍNEZ DE LEÓN, ALEJANDRO
  • MAGALLÓN OLIVEROS, FELIPE
  • MCKAY DE GRACIA, FEDERICO CALORIE
  • MERO AVILA, MOISÉS VITERBO
  • MENDOZA, JULIA
  • MORALES, LUIS E.
  • MORENO, VARELLO
  • MURILLO, MARÍA BERNUIL
  • MARTÍNEZ AGUILAR, MOISÉS
  • MENA SANJUR, ALCIDES GUILLERMO
  • MENESES DE SALAS, DIONISIA
  • MELÉNDEZ MUÑOS, SIMÓN
  • MIRANDA PINEDA, DÍDIMO
  • MORALES ROSALES, LUIS ENRIQUE
  • MARTÍNEZ PAREDES, ERNESTO
  • MARTÍNEZ ATENCIO, FÉLIX DEL CARMEN
  • MARTÍNEZ VALDEZ, DANIEL A.
  • MARTÍNEZ VALDÉS, JOAQUÍN ALFONSO
  • MARTÍNEZ, NORBERTO
  • MARÍN, MANUEL DE JESÚS
  • MACKAY DE BURGOS, GRACIELA
  • MEDINA IGLESIAS, REYNALDO A.
  • MORENO, JUAN J.
  • MATEY, JAVIER
  • MORCIGA, JUAN
  • MARISCAL, FLORENCIO
  • MONROE DUM, RAYMOND
  • MCCARTY DALEY, JAVIER ALEXANDER
  • MELA MONTILLA, EUTIMIO
  • MÉNDEZ, LUIS CARLOS
  • MOSQUERA, JOSÉ LORENZO
  • MORENO0, REINALDO
  • MORALES, EUCLIDES
  • MURILLO HERRERA, HÉCTOR PORFIRIO
  • MUÑOS MELÉNDEZ, SIMÓN JUSTINO
  • MURILLO CASTILLO, LUIS ALBERTO
  • NORIEGA, JOSÉ RENÉ
  • NÚÑEZ, GABRIEL
  • NÚÑEZ VARGAS, ANTONIO
  • NÚÑEZ, SIMÓN
  • OROZCO SALDÍVAR, TOMÁS
  • OBALDÍA RIZO, EVERARDO
  • PALACIOS PEREA, CÉSAR ERNESTO
  • PARUTA AVILA, NERVIN JOSÉ
  • PAYNE NAVAS, LOUIS
  • PEREA POVEDA, ISMAEL A.
  • PÉREZ GUZMÁN, LUIS OCTAVIO
  • PIMENTEL DE GRACIA, BERNARDO
  • PINZÓN CASTILLO, INÉS
  • PUELLO HERRERA, HORACIO FERMÍN
  • PRADO, MANUEL DE JESÚS
  • PINO, ROLANDO,
  • PANAY, EDITH DE
  • PAREDES, EDUARDO
  • PALACIOS MATURANA, TOMÁS BENICIO
  • PÉREZ TORRES, ANTONIO
  • PEÑA AÑANDETA, MANUEL
  • PINEDA SANJUR, OVIDIO
  • PITTI SÁNCHEZ, HERIBERTO
  • PITTI CONTRERAS, JAVIER FRANCISCO
  • PUGA BRUSTER, CARLOS EMER
  • PÉREZ, JULIO
  • PITTI, DANIEL
  • QUIÑÓNEZ SANTAMARÍA, BIENVENIDO
  • QUEZADA LUCERO, JOSÉ ALBERTO
  • QUINTERO CIANCA, LUIS ALBERTO
  • QUIRÓS, JUAN
  • RAMOS PINO, ARCADIO
  • RAMOS DÍAZ, CÉSAR AUGUSTO
  • RECUERO TROCONIS, JUAN JOSÉ
  • REYES JUSTINIANI, LUIS V.
  • RIVERA CASTILLO, ROBERTO ABDIEL
  • RIVERA M., CARLOS ARIEL
  • RODRÍGUEZ, BENJAMÍN
  • RODRÍGUEZ MORENO, JUAN ANTONIO
  • RODRÍGUEZ, TEÓFILO
  • RODRÍGUEZ GARRIDO, OCTAVIO
  • RUÍZ, JOSÉ A.
  • RUÍZ BONILLA, HUMBERTO
  • RODRÍGUEZ, MARIA B. DE
  • RAMOS RUDAS, ELIZABETH
  • REID PYLE, ANDREA AIDE
  • REYES ROSALES, DANIEL
  • REYNA CÁCERES, HUMBERTO
  • RIVERA BATISTA, TOMÁS AZAEL
  • RÍOS C., LUIS
  • RODRÍGUEZ MARÍN, JORGE ALEJANDRO
  • RODRÍGUEZ, PAULINO
  • RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, RUFINO
  • RODRÍGUEZ BONILLA, CARLOS A.
  • ROSALES, ARIEL ARMANDO
  • RIVERA, RICARDO
  • SANTAMARÍA, EDUARDO
  • SÁNCHEZ TORRES, ARNOLDO
  • SÁNCHEZ P. ARNULFO
  • SANJUR CEDEÑO, ERICK J.
  • SANTAMARÍA R., ALFREDO
  • SAMANIEGO, ELISEO
  • SARMIENTO MÁRQUEZ, HUGO NERYS
  • SÁNCHEZ, LUIS GILBERTO
  • SÁNCHEZ R., RICARDO ALEXIS
  • SÁNCHEZ HERRERA, CORNELIO
  • SÁENZ (RECIÉN NACIDO)
  • SANTOS MORALES, URIEL
  • SARMIENTO, MARISOL
  • SERRANO CAMPOS, PEDRO
  • SEGURA RODRÍGUEZ, ISMAEL ENRIQUE
  • SMITH B., GILBERTO A.
  • STERLING SANDERSON, WINSTON GEORGE
  • SUGASTE, VALENTÍN
  • SMITH LORENZO, MARCOS
  • SMITH SMITH, ROGELIO ANTONIO
  • STANFORD PARDINES, ROSA
  • SALDAÑA SERRACÍN, ROBERTO MILLER
  • SALAZAR, POLO
  • TORREGLOSA, LUIS GUSTAVO
  • TEJADA, RUBÉN
  • TRUJILLO, JOSÉ A.
  • MUÑÓN GONZÁLEZ, DIOSELINA
  • TORRES, ROBERTO G.
  • TORRES PÉREZ, ANTONIO
  • TRIVIÑO RICKETTS, VALENTÍN
  • TRUJILLO ROJAS, RAFAEL ERNESTO
  • TREJOS, RITA
  • URRIOLA GUDIÑO, OSVALDO A.
  • VAQUERO, JOSÉ FÉLIX
  • VÁSQUEZ, MÁXIMO
  • VÁSQUEZ REYES, CELIA MARÍA
  • VEGA, AGRIPINO
  • VERGARA HINOSTROZA, SEBASTIÁN
  • VILLARREAL LÓPEZ, FEDERICO
  • VILLALTA, ANGEL
  • VILLARREAL DE LEÓN, ERNESTO
  • VARGAS DE RIVAS, ROSA VICTORIA
  • VALDÉS NÚÑEZ, RAMÓN ALBERTO
  • VÁSQUEZ, LEOVIGILDO
  • VERGARA ESTRADA, SILVANY
  • VELÁSQUEZ CÓRDOBA, RAÚL
  • VARGAS JAÉN, JAVIER A.
  • VALENZUELA, JUAN
  • VALENTINO, RIGOBERTO
  • WILSON HARROW, LUCÍA MARCELA
  • WALKER T., SHIRLEY
  • WILSON, OMAR
  • WALTER B., RIGOBERTO V
  • ZAMBRANO, MARCELINO. 

  • A 25 años de ésta, la Décimonovena (XIX) intervención armada y sangrienta de los Estados Unidos a Panamá, hacemos un nuevo llamado para que cualquier información que amplíe, precise o corrija éste Listado Parcial la hagan llegar a las siguientes direcciones:
 19 de diciembre de 2014
  • Coordinadora Popular de los Derechos Humanos de Panamá (COPODEHUPA)
y/o
Centro de Estudios Estratégicos (CEE-Panamá)

 Que ésta, nuestra Verdad Nacional, sea un Homenaje a panameños muertos en su propio País por el Gobierno de los Estados Unidos que ejecutó una Invasión para defender intereses -propios y locales - que no tienen relación alguna con los Intereses Nacionales del Pueblo Panameño. 

Centro de Estudios Estratégicos (CEE-Panamá)
Panamá, Diciembre de 2014

************

Breves sobre el Capitalismo realmente existente y la fábula de Los Mercados.

Clic 1: El reloj de la deuda EEUU       Clic 2: El reloj de la deuda G-20   
 
Clic 3El capitalismo en crisis   Clic 4: Eso es lo que llaman "los mercados"

                                   Clic 5La deuda en imágenes.      

 *******


Si Usted busca en Panamá a todas las personas que hicieron negocios con Noriega y su Régimen, se dará cuenta de que la única que no participó fue la Madre Teresa de Calcuta.Declaraciones del Jefe del Consejo de Seguridad de Panamá
The New York Times, Junio 12, 1996


"No hay derecho a guardar silencio.

Hay que abrir fuego ideológico sobre ellos".




http://www.centrodeestudiosestrategicos-cee-panama.org/




*********



CLÍO, UN LUGAR PARA LA HISTORIA - PANAMÁ


La invasión y las falacias históricas 

Por Olmedo Beluche (*)...Rebanadas de Realidad - Ciudad de Panamá,20/12/15.-


Sobre las razones de la invasión norteamericana contra Panamá, el 20 de Diciembre de 1989, al igual que sobre otras coyunturas políticas importantes, como la separación de Colombia en 1903, empiezan a tejerse una serie de falacias históricas mediante las cuales algunos sectores políticos quieren falsear su pasado dándole una envoltura heroica que no tuvieron. Las fuentes de esas falacias provienen de dos sectores contrapuestos: la oligarquía proimperialista y sus medios de comunicación, para quienes la invasión fue la "restauración de la democracia" perdida en 1968; la otra la constituyen sectores del Partido Revolucionario Democrático y el régimen militar, que intentan adornar el noriegato con unas luces antiimperialistas que no tuvo.El régimen previo al 68 no fue democrático, como no lo es el actual

La corriente ideológica principal, idealiza al régimen político previo a 1968 presentándolo como una supuesta "democracia" interrumpida por un régimen militar odioso y odiado. La invasión del 89 se habría llevado al dictador y habría restaurado la democracia, según esa versión. La exaltación del régimen previo al golpe del 11 de octubre va de la mano con la supuesta democracia con que se describe al régimen post-invasión.

Cualquiera que escarbe un poco en los libros de historia y los diarios de la época puede darse cuenta que el régimen político panameño, anterior a 1968, aunque tenía elecciones periódicas como el actual, estaba compuesto por una corrupta institucionalidad al servicio de unas cuantas familias oligárquicas, serviles de los intereses norteamericanos, que decidían en el Club Unión la sucesiones presidenciales y las curules de diputados. Clase social que coqueteaba desde 1903 con la colonia zoneíta y que había intentado imponer los Tratado Tres en Uno.

Una oligarquía que había apoyado todos los fraudes electorales del Partido Liberal, hasta que Robles postuló a David Samudio, que pretendía una tímida reforma fiscal para que pagara impuestos el "club de los exonerados". Para impedirlo, se aliaron a su enemigo histórico, Arnulfo Arias, y desataron la crisis que culminó en el golpe de estado.

En una frase: el régimen anterior al 68 era tan corrupto, tan oligárquico, tan antidemocrático, tan antipopular, tan proimperialista, como el régimen actual. Así que, si alguien quiere conocer la verdad sobre esa "democracia", que murió el 11 de octubre, que asome la cabeza por la ventana y vea la "democracia" que impusieron los imperialistas yanquis el 20 de Diciembre del 89. Esa oligarquía, desplazada del gobierno por los militares, siguió gozando de las mieles del poder económico logrando amasar grandes fortunas bajo el auspicio de los coroneles.

Los sectores sociales y políticos de la derecha panameña se niegan a aceptar que el 20 de Diciembre del 89 hubo un genocidio en Panamá. Niegan el hecho o lo "justifican" insinuando que los muertos de la invasión eran "batalloneros", como queriendo decir "delincuentes". Y cuando ya no pueden argumentar más, sacan a relucir los asesinados por la dictadura entre 1968 y 1971, pero se les olvida el detalle de que esos otros muertos eran todos comunistas, revolucionarios de izquierda y que, entre ellos, no había ningún burgués, por supuesto.

El régimen militar tuvo tres etapas diferenciadas

El régimen militar tuvo al menos tres momentos diferenciados: el primero 1968-69, claramente represivo y antiipopular; el segundo, 1971-77, de carácter populista, nacionalista y keynesiano; el tercero, 1978-89, pero más claramente 1981-89 (después de la muerte de Torrijos), neoliberal y antipopular. Sí, el régimen militar bajo Manuel A. Noriega aunque tuvo rasgos heredados, no fue igual al de Omar Torrijos.

A partir de la década de 1980, nuestro continente y el mundo entraron en una nueva fase política caracterizada por la crisis económica, el fin del "boom" económico de la post guerra, el Consenso (neoliberal) de Washington, el triunfo de una serie de gobiernos reaccionarios en las principales potencias capitalistas y una ofensiva contra las conquistas sociales y económicas de los trabajadores. A Torrijos le tocó el inicio de esa transición, pero su propia y sospechosa muerte es parte del cambio de época en Centroamérica.

Noriega y su predecesor, Rubén D. Paredes, gobernaron cuando el signo de América Latina pasó a estar regido por el Consenso de Washington y el gobierno del ultraconservador Ronald Reagan y George Bush (padre). La cúpula militar panameña colaboró consciente y activamente en ese nuevo modelo económico y político, enterrando poco a poco las concesiones sociales y cambiando de la retórica anticolonialista de Torrijos a las genuflexiones proimperialistas de Paredes y sus amenazas a Nicaragua sandinista.

Los acuerdos entre el régimen militar panameño y el imperialismo yanqui a inicios de los 80

En la década de 1980 había tres objetivos centrales de la política norteamericana en Panamá, en coincidencia con la cúpula militar: 1. Que las elecciones de 1984 dieran la impresión de "retorno a la democracia"; 2. Que el gobierno surgido de esas elecciones aplicara un riguroso plan neoliberal; 3. Que la transición del canal se hiciera bajo control y seguridades para los intereses norteamericanos.

Los dos primeros objetivos se pretendieron cumplir con la imposición de Nicolás A. Barletta como candidato presidencial del PRD, el cual había sido funcionario del Banco Mundial. El tercer objetivo consistía en convertir la Guardia Nacional en un ejército (Fuerzas de Defensa) que sustituyera al ejército yanqui en el traspaso de 1999, objetivo en el que Noriega puso un empeño particular.

En 1983-84 hubo acuerdo completo entre el gobierno norteamericano y el régimen de Noriega en esos tres aspectos. La ley que creó las Fuerzas de Defensa contó con financiamiento del Pentágono hasta 1988. Se impuso a Barletta, primero en el PRD (del cual no era parte), y luego a nivel nacional mediante un fraude electoral escandaloso. El primer acto de gobierno de Barletta fue un decreto neoliberal que obligó a los empleados públicos a irse a una huelga general. Ahí empezó a torcerse la cosa.

Las luchas populares pusieron en jaque acuerdo Noriega-Bush

La ola de huelgas que sacudió al país entre 1984 y 1985 no ha tenido parangón en la historia. La creación de la FENASEP y sus constantes Jornadas de Lucha; el surgimiento de COCINA, como coordinadora docente, salud y estudiantil con sus huelgas; y los paros nacionales de CONATO; con incontables movilizaciones diarias, pusieron en crisis el acuerdo entre el imperialismo yanqui y el régimen del general Noriega.

Las luchas populares contra el plan neoliberal del gobierno de "Fraudito", son el punto de inicio de la crisis que desembocará en la invasión, porque esas luchas paralizaron la aplicación de las medidas neoliberales y llevaron a la crisis de credibilidad del gobierno y del régimen militar. Pese a que Noriega sacrificó un peón, con la deposición de Barletta, se mantuvo su acuerdo con Estados Unidos los años subsiguientes. Todavía en marzo de 1986 se impuso a sangre y fuego una reforma neoliberal al Código de Trabajo.

Con el trasfondo de movilizaciones y huelgas contra la continuidad del plan neoliberal por el régimen Del Valle - Noriega, es la disputa por el poder entre los coroneles (Díaz Herrera) la que vuelve a escalar la crisis en junio-julio de 1987.

A este punto, mediados de 1987, la fuerza de la movilización y la crisis de credibilidad del régimen llegó a tal grado que el imperialismo yanqui tomó dos medidas complementarias: 1. Solicitarle a Noriega que pusiera una fecha para su jubilación de manera que se disimulara que el "poder real estaba en los cuarteles"; 2. Empezar a construir una dirección burguesa de recambio, pero con la credibilidad de la que carecían los partidos tradicionales de la oligarquía, para lo cual apoyó la creación de la Cruzada Civilista, dirigida por los gremios empresariales.

Recién a mitad de 1987 es cuando empiezan las contradicciones entre el régimen de Noriega y el gobierno de Estados Unidos, las cuales escalan a inicios de 1988 cuando se formaliza la acusación contra Noriega por narcotráfico y cuando el Departamento de Estado ordena a Del Valle que intente destituir por la fuerza al general. Aquí ya se ha producido la ruptura definitiva del acuerdo que databa de 1983-84. Aquí es cuando sectores de la oligarquía que habían estado con los militares, como los hermanos Lewis Galindo, se apartan y crean el Grupo Modelo para lanzar la estrategia del recambio.

El imperialismo interviene para salvar su plan de democracia neoliberal y Noriega se disfraza de antiimperialista para seguir gobernando

Para defender su posición Noriega también cambia y, de aliado dócil de Estados Unidos, pasa a levantar un discurso nacionalista y antiintervencionista. Pero ese ropaje "antiimperialista" no le sentaba muy bien al general que ya carecía de credibilidad en amplios sectores de la población por sus actos anteriores. Durante el crítico año de 1988, el régimen militar levanta un discurso que oscila entre confrontación y enamoramiento con el gobierno de Bush; se reprime a los sectores sindicales, a la vez que se crean milicias como los Batallones de la Dignidad, pero muy controlados por la oficialidad.

Los sectores independientes del movimiento popular estuvieron atrapados entre dos posiciones extremas encabezadas por fracciones opuestas de la burguesía que influían en la mentalidad de la gente: 1. El régimen militar que denunciaba la intromisión imperialista y la agresión creciente que presagiaba la invasión, pero que vulneraba los derechos económicos, sociales y democráticos; 2. La oposición nucleada en la Cruzada, que sólo enfatizaba el problema democrático, pero se hacia de la vista gorda ante la creciente agresión del Comando Sur y las sanciones contra el país.

Esa realidad hizo difícil a la izquierda panameña encontrar y explicar un discurso revolucionario que fuera antiimperialista sin claudicarle a los militares, y que fuera democrático y social sin parecer que se coqueteaba con la Cruzada Civilista y el intervencionismo yanqui.

La anulación de las elecciones de 1989 puso en evidencia las inconsecuencias del régimen: 1. Estas fueron pacíficas durante la campaña y conteo de votos, sólo se rompieron cuando Endara-EE UU se negaron a aceptar continuidad de Noriega en la Comandancia; 2. El mando militar usó policías disfrazados de "batalloneros" para apalear a la oposición en Santa Ana, tratando de cubrirse con que fueron los "comunistas".

El golpe de Giroldi, el 3 de octubre, demostró que el problema para EE UU no era solo Noriega, sino que había intenciones de invadir para destruir toda la institucionalidad precedente, creando un régimen político dócil a los dictados de Washington, que aplicara el esquema neoliberal, pero con apariencia "democrática" y se resolviera el tema del canal a manos seguras de acuerdo a los intereses yanquis.

La invasión y el comportamiento cobarde de Noriega y del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa, salvo contadas y honrosas excepciones, demostraron la inconsecuencia de su discurso antiimperialista. Ninguno de los altos oficiales cayó en combate. Ni siquiera organizaron la resistencia. Los que combatieron, oficiales, suboficiales, tropas, batalloneros y ciudadanos, lo hicieron por su cuenta e improvisando. Ni si quiera se advirtió a la población.

La invasión impuso el régimen oligárquico, corrupto y neoliberal que tenemos

Sobre las ruinas humeantes de El Chorrillo, sobre las fosas de cadáveres no identificados, y la economía destruida, en 1990, el gobierno norteamericano impuso el acuerdo político que dio nacimiento al actual régimen político panameño. Los dirigentes del PRD, de la Democracia Cristiana (PP), del Arnulfista (Panameñista) y del Molirena auspiciados por EE UU acordaron el reparto institucional sin mediar nuevas elecciones ni Asamblea Constituyente. Allí nació el régimen antidemocrático, oligárquico y corrupto que padecemos hoy en día.

El baño de sangre de diciembre de 1989 se vio seguido, en junio de 1990, con el llamado "Convenio de Donación", por el que Estados Unidos daría financiamiento al gobierno panameño a cambio de someterse a los planes dictados por Banco Mundial, el FMI y el BID. Ese detallado plan económico ha sido seguido al pie de la letra por todos los gobiernos que han pasado estos 25 años, no importa la camisa de qué partido político se pongan. Privatizaciones, despidos de empleados públicos, alzas de impuestos al consumo y baja de impuestos a los que más ganan, reformas a la seguridad social, descomposición de las escuelas y centros de salud del estado, etc.

La liquidación de la soberanía nacional en 1989, creo las condiciones para que los partidos del régimen de la invasión pactaran el nuevo título constitucional sobre el canal que permitió convertir a la vía revertida en una nueva "zonita" fuera del control del pueblo panameño y en manos de un puñado de oligarcas. De esa manera se le da el "uso menos colectivo posible", y los millones del canal son desviados a gastos superfluos de los que se benefician algunos empresarios, mientras la deuda social sigue creciendo.

Incluso con el gobierno de Pérez Balladares, los norteamericanos intentaron mantener una base militar disfrazada de combate al narcotráfico, el CMA. Fracasado ese plan han ejecutado con los sucesivos gobiernos acuerdos de seguridad, que les garantizan su presencia e intervención solapada, como: el Salas-Beker, el Plan Mérida y las bases aeronavales. Todo ello arropado por el Pacto de Neutralidad de 1977, que nos cubre "bajo el paraguas del Pentágono (Torrijos dixit), verdadero Hay- Bunau Varilla del siglo XXI.

Así que toda la irracionalidad que pueda haber detrás del genocidio de Diciembre de 1989, obedece a una racionalidad con arreglo a fines para los intereses del imperialismo yanqui, que se ha venido ejecutando durante un cuarto de siglo.

Así que, los jóvenes de hoy, no piensen que la invasión fue un hecho del pasado que le sucedió a una gente por aquel tiempo. No. La invasión y sus consecuencias se siguen sintiendo cada día y la sufren las generaciones presentes: con el régimen corrupto, con la falta de empleos, con el desastre de los servicios públicos, con un canal ajeno alas necesidades del pueblo panameño.

(*) Sociólogo, profesor de la Universidad de Panamá e integrante del Movimiento Popular Unificado (MPU).

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, Argentina

Redacción: redaccion@rebanadasderealidad.com.ar




Artículos de Olmedo Beluche editados en Rebanadas:

Artículo relacionado:
Montevideo: La invasión de los Estados Unidos a Panamá - Por Gerardo Iglesias




Son los amigos y aliados de los gobiernos de turno del regimen de los borbones quienes asesinaron a Juantxu, a Couso, a... y esos gobiernos hasta hoy siguen siendo complices en el mantenimiento de la impunidad de los criminales que organizaban las guerras, las matanzas y de los ejecutores materiales de los crimenes, de ellos y de miles de panameños, de Iraquies, de españoles que todavia yacen en las cunetas. ( Ahi estan los consejeros del gas y la electricidad F.Gonzalez-Aznar, junto a otro monton de funcionarios del capital y del imperialismo que hicieron de presidentes, al lado y defendiendo a golpistas y terroristas)


"...La fotografía de Juantxu, tumbado en el suelo con su cámara alrededor del cuello, se convirtió en un icono de la barbarie de aquella invasión relámpago que acabó con la vida de miles de panameños..."

Juantxu Rodríguez






"... Recientemente fue desclasificado un informe de la Defense Intelligency Agency (DIA), fechado el 12 de agosto de 2012, donde queda demostrado que el grupo Estado Islámico fue creado por Estados Unidos con ayuda de Turquía, Israel, Reino Unido y las monarquías del Golfo Pérsico.

Considerado desde el principio como un elemento estratégico en las políticas para el Oriente Medio, la inteligencia estadounidense previó el surgimiento y desarrollo de un califato islámico regido por el EI en Iraq y Siria, necesario para aislar e intentar derrocar al gobierno de Bashar al-Assad..."


Otro asesinato mas de la policia de gatillo facil, ...¿y van cuantos...?. Y la impunidad continua y se refuerza, Los campeones de la libertad y los derechos humanos arman a sus guardias con armas de de guerra, ...incluso tanques, aviones, ametralladoras, gases, francotiradores, ... ¡La población es el enemigo a batir!

Y ante la reacción de miles de habitantes exigiendo justicia... la respuesta es la propia de  las mafias organizadas de los matones, en este caso del estado imperial,  o de los cachorros del capitalismo, el fascismo,  que avanza alimentado por el capital financiero, sus medios, sus instituciones, y no repara en reprimir de manera brutal,  o matando,  mientras los muertxs sean de la clase obrera, de las capas populares. Ya han impuesto el toque



de queda,... son los que dictan moral, los que deciden que es una democracia o una dictadura... y sus falsimedios cacarean cual papagayos. allí y aquí.
Ahora intentan, como siempre justificar el asesinato diciendo que era un ladrón.. todos sus medios lo reproducen ¿No les suena eso a cuento ?


No hay comentarios:

Publicar un comentario