sábado, 10 de octubre de 2015

Demoledor análisis de Cáritas y la OIT INFORME CÁRITAS: ESPAÑA UN PAÍS DONDE HASTA LOS QUE TRABAJAN SON POBRES DE SOLEMNIDAD

REDACCIÓN CANARIAS-SEMANAL.ORG.-     Según el último informe de Cáritas el 53% de las personas que se ven obligadas a acudir a esa organización en busca de ayuda  viven en hogares  en los que al menos   una persona tiene empleo.  Ese hecho no hace sino ratificar el aserto de que en el momento presente tener un puesto de trabajo no garantiza en absoluto poder salir de la pobreza más precaria.  


   Según el informe de Cáritas, en los últimos 15 años el número de “trabajadores pobres” en España ha aumentado nada menos que en  4 puntos,  pasando la tasa del 18% en el año 2000 al 22,2% actual.

    Las sucesivas reformas laborales de los dos últimos gobiernos españoles han provocado que uno de de cada 4,5 trabajadores se encuentre en una situación de pobreza, según puso de manifiesto el último informe de la Organización Internacional del Trabajo. Los datos   de desempleo que está proporcionando el Gobierno se corresponden al paro registrado, siendo la cifra real considerablemente superior.

   El informe de Cáritas y de la Organización Internacional del Trabajo, adquieren realmente coherencia cuando se tiene en cuenta que los empleos de dos o tres horas por jornada, se han convertido en una realidad cotidiana en todo el Estado español. Pese a la diligencia con la que el Ejecutivo español trata de maquillar las cifras, la verdad es que  un empleado de dos horas no deja de ser nunca  un desempleado de seis horas, aunque por por motivos de opotunidad política se intente  enmascarar  esa situación.

      El informe de la OIT, titulado “El Estado del Trabajo Decente en el Mundo”  enfatiza  las descomunales dimensiones de la precariedad en España. El citado informe  realiza una criticademoledora  a las reformas laborales que el curso de los últimos años se han aplicado y que contribuido al panorama desolador  de las desigualdades sociales en el Estado español.





¿Que diferencia hay entre esta explotación, entre este terrorismo patronal y el que practicaban los patronos en los inicios del capitalismo?

Las instituciones nacionales e internacionales, gobiernos, OIT, ONU, policías, jueces, fiscales, parlamentos de los países capitalistas... ¿No sirven para dar cobertura legal a esa explotación, a ese terrorismo, a ese empobrecimiento cada día mas generalizado,  para proteger esta mafia internacional, sus privilegios, su acumulación de beneficios sin importar el hambre, la muerte, la enfermedad, de millones de hombres y mujeres de nuestra clase, la clase obrera, las capas populares de todo el planeta.. salvo en las pocas zonas del mundo donde lxs trabajadorxs, los pueblos han conseguido liberarse en parte de la dominación capitalista?

No hay comentarios:

Publicar un comentario