sábado, 30 de julio de 2016

El papel quintacolumnista del Partido Socialdemócrata alemán SECUENCIAS HISTÓRICAS DE LA POCO CONOCIDA REVOLUCIÓN ALEMANA DE 1919. Miguel Urbano Rodrigues... y mucho mas

"...La primera manifestación expresiva del descontento popular se produjo en abril de este año, cuando 250.000 trabajadores de la industria del acero se declararon en huelga, paralizando más de 300 empresas. La envergadura del movimiento huelguistico sorprendió al gobierno. Sobre todo poque igual que los trabajadores rusos, los obreros alemanes exigían "pan, libertad y paz."

Entre la marinería de los buques de guerra alemanes, inmovilizados en Kiel y en otras bases navales, el deseo de paz era evidente . El 6 de junio, los marineros de la Prinz Luitpold se declararon en huelga de hambre, y en la Friedrich der Grosse exigían una rapida y sustancial mejora del rancho. La agitación se extendió como una mancha de aceite a otros buques de guerra..."

      En este artículo, el periodista portugués Miguel Urbano Rodrigues hace un balance, poco conocido en la historiografía actual, del papel desempeñado por la socialdemocracia alemana en la revolución que se produjo en ese país en 1918 -19, cuando el imperio alemán había sido estrepitosamente  abatido en la I Guerra Mundial



     En la primavera de 1917, la mayoría del pueblo alemán sufrió  los estragos causados por la Primera Guerra Mundial.. El sueño de una victoria rápida y fácil había concluido con la batalla del Marne. Ya en 1916 en el curso de la batalla de Verdún, otra derrota germana, el Ejército imperial habia perdido nada menos que 250.000 hombres.



      El bloqueo comercial británico había funcionado con efectividad y las autoridades germanas se vieron obligadas a imponer un estricto racionamiento de alimentos. Por otra parte, en el año anterior, la cosecha de patatas había sido extraordinariamente mala, y la de   trigo y centeno no había sido mucho mejor.



      La revolución de febrero en Rusia contribuyó a que los trabajadores y los campesinos germanos evolucionaran hacia posiciones pacifistas, y que los deseos de terminar con la guerra se extendieran rapidamente



     En 1917, los Estados Unidos entraron en la guerra, reforzando con ello  la convicción de que la victoria alemana era imposible .



      La primera manifestación expresiva del descontento popular se produjo en abril de este año, cuando 250.000 trabajadores de la industria del acero se declararon en huelga, paralizando más de 300 empresas. La envergadura del movimiento huelguistico sorprendió al gobierno. Sobre todo poque  igual que los trabajadores rusos, los obreros alemanes exigían "pan, libertad y paz."



       Entre  la marinería de los buques de guerra alemanes, inmovilizados en Kiel y en otras bases navales, el deseo de paz era evidente . El 6 de junio, los marineros de la Prinz Luitpold se declararon en huelga de hambre, y en la Friedrich der Grosse exigían una rapida y sustancial mejora del rancho. La agitación se extendió como una mancha de aceite a otros buques de guerra.  



       La reacción del Almirantazgo imperial fue brutal. Cinco marineros fueron fulminantemente ejecutados y decenas de ellos condenados a largas penas de prision. No obstante, los disturbios en la Armada no cesaron, agravándose después de la victoria de la Revolución de Octubre en Rusia .



      En enero de 1918 se levantó una ola de huelgas en Berlín, Kiel, Hamburgo, Leipzig, Colonia, Breslau, Múnich, Núremberg y en otras otras ciudades de Alemania .



      El SPD, es decir, el Partido Socialdemócrata alemán, que teóricamente  era "marxista y revolucionario",  bajo la dirección revisionista de Kautsky, Bernstein y Hilferding, actuaron como cómplices de los militares, y sus  líderes sindicales trataron de que los huelguistas se desmovilizaran .



     Los generales Hindenburg y Ludendorff, con el apoyo de la burguesía industrial y el capital financiero, exigieron una ofensiva al Kaiser Guillermo II, que ya se había convertido en una figura meramente decorativa.



      El malestar aumentó cuando se dieron a conocer los términos en los que se había firmado el tratado de Brest-Litowsk, en marzo de 1918. En contra de la aspiración general de una "paz sin anexiones", el gobierno alemán se anexionó  una parte de Polonia, los países bálticos y ocupó Ucrania



La revolución de noviembre



       El general Ludendorff creía que con la transferencia de   tropas rusas al frente occidental  se aseguraría la victoria de Alemania. Pero su ofensiva de primavera y verano fracasó. Y en octubre, la derrota militar alemana ya se habia convertido en un hecho



       El 3 de noviembre se produce una rebelión generalizada en la Armada imperial.  Sólo 24 horas después, Kiel estaba en manos de los marineros amotinados. El ejército se negó a intervenir. En los buques de guerra y en las fábricas, inspirados en los soviets rusos se formaron  Consejos de Obreros y Soldados, que desplegaban  la bandera roja de la revolución.



      El 10 de noviembre en toda Alemania el poder real estaba en manos de estos Consejos.  El conocido historiador Gilbert Badia narra los acontecimientos de esta forma:   "Estos revolucionarios son pacíficos. Los 14 puntos que se plantean al gobernador de la plaza son un programa muy sencillo y hasta  anodino: exigían la liberación de los prisioneros, la libertad de prensa, el mismo poder de los oficiales y la anulación de la orden de que los buques de guerra salieran hacia alta mar '.



       Gustav Noske, un oscuro  socialdemócrata , jugó un papel decisivo en el desarrollo de la contrarrevolución. Pudo haber sido elegido presidente del Consejo de Trabajadores y de marineros de Kiel, pero fue designado gobernador de la ciudad. Más tarde el mismo revelaría como habia procedido  para detener la rebelión.



      El historiador Badia, en la descripción de aquellos sucesos  puso de relieve la debilidad intrínseca de los Consejos populares. Casi todo era espontáneo. No había ni  una organización, ni un partido,  que dirigiera la revolución. Los espartaquistas, encabezados por por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht, tenían una influencia muy   reducida fuera las grandes ciudades. De hecho, su fracción constituía tan sólo una pequeña minoría dentro del USPD, el partido nacido de una escisión en el Partido Socialdemócrata Alemán .


    La publicidad antibolchevique jugó también un papel clave en la derrota de la revolución. El miedo al comunismo había alarmado a un pueblo profundamente conservador.  El anticomunismo se convirtió en un arma poderosísima que ayudó a despertar a la burguesía alemana, humillada por la derrota militar.



Cambio en la correlación de fuerzas



       En los últimos meses de la guerra, la correlación de fuerzas se había alterado bruscamente en Alemania. Mientras que el prestigio de la monarquía había caído a un nivel bajísimo y el discurso militar había perdido toda su credibilidad, el Partido Socialdemócrata adquirió, de repente, un papel enormemente destacado, llenando el vacío político que se había producido después del armisticio firmado en Compiègne, el 11 de noviembre.


       Los socialdemócratas alemanes nunca fueron durante la guerra un problema para el gobierno imperial. Cuando los socialdemócratas asumieron al gobierno tras la abdicación  del Kaiser Guillermo II,  era el único partido que poseía una sólida y numerosa organización política. Tenía cuadros experimentados en su dirección, y controlaba a los sindicatos .



       "En un país -  escribe Badia - donde los sentimientos de orden y disciplina son la base de  una antigua tradición, los socialdemócratas recibieron el apoyo de la mayoría de los empleados públicos, porque habían ocupado el gobierno, y y también de parte de las clases medias que no eran necesariamente conservadoras, pero que en cambio si eran muy sensibles  a la propaganda de la burguesía ".



      Cuando estalló la Revolución, el Partido Socialdemócrata alemán fue invitado inmediatamente por la gran burguesía a formar parte del  "gobierno de transición" .



     El propio presidente del Partido, Friedrich Ebert, fue  designado para dirigir el Ejecutivo. El SPD conservaba   entonces   la confianza de gran parte del proletariado alemán,  y una buena parte de los líderes populares eran miembros del Partido. Sin embargo, la socialdemocracia alemana trabajó como una "quinta columna" dentro del movimiento revolucionario. Naturalmente, el nuevo presidente del gobierno alemán Friedrich  Ebert, no procedió a la sustitucion de los generales, ministros y altos funcionarios comprometidos con la guerra y la derecha reaccionaria .



       En enero de 1919, en el curso de las primeras elecciones generales celebradas en Alemania, el SPD recibió 11 millones de votos. Es decir, más de un tercio de los votos emitidos. En cambio, la izquierda revolucionaria sólo obtuvo 2.300.000 votos (menos del 10%).


     En realidad, el presidente Ebert no era  más que un monárquico  que odiaba a la revolución y al socialismo. A pesar de que durante unas semanas el poder real estuvo en manos de los Consejos de soldados y trabajadores, él trato de sustituir ese poder para traspasárselo  a las instituciones  oficiales que habían sobrevivido a la derrota militar.


      Ebert se situó desde el principio en el lado de las fuerzas reaccionarias, entre las que se encontraba el cuerpo de oficiales prusianos, el núcleo duro del Ejército permitido por el Tratado de Versalles.  "El drama alemán - ha escrito Badía- es la historia de la elección de la socialdemocracia, de su alianza con las fuerzas más reaccionarias del antiguo régimen."



       En el año 1924, Ebert confesó que había concertado un pacto con el mariscal Hindenburg "para formar con su ayuda constituir un gobierno capaz de restaurar el orden en Alemania".



       Pero la confrontación decisiva había comenzado en Berlín, a principios de enero de 1919. A lo largo de cinco meses, los revolucionarios alemanes lucharon con un extraordinario valor. Pero poco a poco fueron siendo aplastados en diferentes Estados. En realidad, la desprestigiada República de Weimar había sido fundada como resultado de un baño de sangre.

      Los historiadores alemanes más rigurosos  han reconocido después del catastrófico final del Tercer Reich , que  el Partido Socialdemócrata alemán fue en gran parte  responsable de  crear las condiciones que iban a permitir el acceso de  Hitler al poder, en 1933 



          Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht fueron detenidos y asesinados en enero de 1919, por oficiales del Ejercito alemán

          Ebert murió en 1924 como presidente de la República de Weimar. La clase dominante alemana bendijo su memoria . El socialdemócrata traidor  fue elevado al rango de héroe nacional. En la actualidad, una Fundación perpetúa su nombre. Resulta oportuno recordar que esta Fundación financió generosamente al Partido Socialista Portugués, de Mário Soares, y al PSOE, de Felipe González. Ambos personajes han reconocido en la figura histórica de Friedrich Ebert a un "eminente demócrata".

TRADUCCION Y RESÚMEN DEL PORTUGUÉS DE LA REDACCION DE CS



Portugal: El juego de la hipocresía. Miguel Urbano Rodrígues

"... El PS es actualmente un partido neoliberal como la mayoría de sus congéneres europeos. Cuando estuvo en el gobierno realizó una política de derecha y cuando en la oposición fue cómplice de políticas de derecha..."
"... Empuñando el estandarte de una cosa llamada Socialismo de Rostro Humano, combatió sistemáticamente al PCP hombro a hombro con las fuerzas más reaccionarias de la sociedad portuguesa. Cumplió un papel decisivo en la destrucción de la Reforma Agraria y en la ofensiva contra las conquistas de Abril. .

Henri Alleg, comunista y revolucionario ejemplar. Miguel Urbano Rodrigues



Por: Miguel Urbano Rodrigues: Homenaje a Henri Alleg ante su fallecimiento. Tras la destrucción de la URSS y la reimplantación del capitalismo, fustigó a los intelectuales que renunciaban al marxismo


Esperaba la noticia de la muerte de Henri Alleg. Falleció ayer, miércoles, pero había abandonado prácticamente la vida el año pasado cuando...

Portugal: La esperanza no muere
Un artículo de Miguel Urbano Rodrigues.

Adolfo Casais Montero escribió al final de los años 50 que “era difícil ser portugués”. Expresó una realidad. Humberto Delgado estaba refugiado en la Embajada de Brasil y en aquella época la imagen del fascismo era horrorosa en los medios intelectuales brasileños. ...




Portugal: Colaboracionismo y traición. Miguel Urbano Rodrigues. (Recomendado)

  "...Ante el incremento, ahora torrencial, de la contestación de las masas contra una humillante política de recolonización del país por el gran capital extranjero (apoyada por una burguesía casera vasalla), política de traición nacional -el pueblo portugués, creo, volverá ,como en abril de 1974, a asumirse como sujeto de la Historia. Y barrerá del Poder a la fauna política en él encastillada".

“Hago desfilar por la memoria períodos sombríos de la historia de Portugal. Pero, repito, no consigo localizar un conjunto de diputados y ministros parecido con el actual”, señala Miguel Urbano Rodríguez....

Portugal: El derecho a la rebelión. Miguel Urbano.

Miguel Urbano.


 La Asamblea de la República, el día 25 de Abril, se convirtió en escenario de un espectáculo que fue ofensivo para el pueblo portugués. Para conmemorar la fecha, Cavaco Silva y la presidenta de la Asamblea pronunciaron allí discursos que fueron ejercicios de hipocresía....



Assunção Esteves, en una intervención ridícula, con pretensiones académicas y literarias, al evocar la jornada de Abril realizó una apología de la libertad y de la democracia para vincular ambas al momento que se vive hoy en Portugal. En la contrarrevolución identifica progreso, continuidad del proceso liberador.
 

25 de abril de 1974 ... en Portugal la revolución ... la esperanza, la alegria alli , aqui, en Africa... textos, videos... 

 

Gaddafi murió combatiendo con dignidad y coherencia- Miguel Urbano Rodrigues

Los “rebeldes” de Benghazi fueron entrenados y armados por los oficiales europeos y por la CIA, por el Mossad y por los servicios británicos y franceses

Las fotos divulgadas por los contrarrevolucionarios del CNT eliminan dudas: Muamar Gaddafi murió en Sirte. Noticias contradictorias sobre las circunstancias de su muerte recorren el mundo, sembrando la confusión. Pero de las propias declaraciones de aquellos que exhiben el cadáver del líder libio emerge una evidencia: Gaddafi fue asesinado.
En el momento en que escribo, la Resistencia libia aún no hizo pública una nota sobre el combate final de Gaddafi. Más desde ya se puede afirmar que cayó luchando.
Los media al servicio del imperialismo intentan inmediatamente transformar el acontecimiento en una victoria de la democracia, y los gobernantes de los EEUU y de la Unión Europea y la intelectualidad neoliberal festejan el crimen, derramando insultos sobre el último jefe de Estado legitimo de Libia. Esa actitud no sorprende, pero su efecto es opuesto al pretendido: el imperialismo exhibe para la humanidad su rostro funesto....



*******

  ULTIMAS PUBLICACIONES  EN EL BLOG 

La zorra guardando las gallinas. Gobierno de Brasil encarga seguridad de Juegos de Río a empresas israelíes, mientras su gobierno bombardea Siria... y mucho mas

"...Un portavoz de los movimientos sociales acusó a ISDS de estar vinculada a golpes de estado, escuadrones de la muerte y apoyo a las dictaduras de América Central y de tener estrechos vínculos con el Ejército israelí" 
Las compañías de seguridad israelíes han recibido 2.500 millones de dólares por asegurar los Juegos Olímpicos, según los medios israelíes.

Según estos medios, un satélite israelí que puede sacar fotos de alta resolución reforzará la seguridad durante los Juegos Olímpicos que tendrán lugar en agosto y septiembre.

Aviones de guerra israelíes bombardean zonas en Siria


No hay comentarios:

Publicar un comentario