lunes, 4 de enero de 2016

Carta abierta al nieto del general sublevado Andrés Saliquet (Encargado de la represión en Valladolid en 1936) x Julián Jiménez

A la atención de Jose Luís Sánchez Saliquet

Tras leer tu misiva dirigida a la Alcaldesa de Madrid, loando y pidiendo respeto a la memoria de tu abuelo, alabando sin sonrojo sus hazañas y poniendo un peculiar ventilador a la Historia, y sentir una mezcla de sorpresa, indignación y vergüenza al leer tu carta, no he tenido más remedio que contestar a tu escrito, en forma de carta abierta, para el general conocimiento. Te tuteo, no porque me falte educación ni porque seas conocido mío. Lo hago porque pienso, y así lo defiendo, que el tratamiento de usted lo merecen personas que se ganan el respeto de sus semejantes, y tú, después de dedicarte durante largos años a la mentira como forma de juego político e histórico, sin ser historiador ni por asomo, y a la tergiversación, tras escribir esa insultante carta, que es como una puñalada rastrera y miserable en el dolor de miles de víctimas del franquismo, no creo que merezcas ese tratamiento, a pesar de tu "supuesta" clase social y tus posibles títulos nobiliarios, concedidos al calor de la labor represiva desempeñada por tu abuelo. Dado que yo no reconozco dichos títulos y defiendo su eliminación, me abstendré de usar el usted en esta misiva. Máxime sabiendo la campaña iniciada desde hace años por su persona para ensuciar a quienes luchan contra la lacra de la violencia de genero, inventado teorías de un supuesto, siempre en su mente, "complot feminista feminazi".

Comienzas hablando de la tradición de unos Reyes Magos, modificada desde su aparición en el Evangelio de San Mateo varias veces por la Iglesia. De hecho, si tuvieras idea de Teología o Historia -bueno, si tuvieras idea de alguna cosa- sabrías que la Biblia ni siquiera cita el número de Reyes que son, ni siquiera citaba que fuesen reyes, pues eran magos o astrónomos, personas que se guiaban por los astros, modificado después por la Iglesia. De hecho, a Baltasar, se le dibuja y representa como un hombre de tez blanca hasta el siglo XIV, y en el XVI se intentó introducir un cuarto rey mago de origen americano, que no fructificó. No es el marxismo al que tanto nombras el que ha cambiado tus tradiciones que crees sempiternas, sino tu querida Iglesia Católica.

Tras esta muestra de sabiduría por tu parte, pasas a mezclar la tradición cristiana e Israel. Curioso es que te llenes la boca de hablar de los cristianos y de su persecución, callando como buen hipócrita la persecución que sufren a manos del Estado de Israel esos mismos cristianos, los palestinos cristianos. Por no hablar de cómo Israel, tu defendido Estado de Israel, tan de moda entre los de tu pelaje, financia y asiste a los rebeldes islamistas sirios desde 2011, gracias a los cuales los cristianos sirios y asirios sufren la peor persecución desde hace siglos. Eso sí, que no falte en tu perfil de Twitter el simbolito de defensa de esos mismos cristianos palestinos o sirios, qué, si leyesen lo que escribes, te señalarían ellos mismos como cómplice. Es lo que tiene ser un asiduo lector de la morralla de Libertad Digital, que no sabes ni por donde te da el aire. ¡Y todavía te atreves, alguien como tú, a hablar de las contradicciones de los "marxistas"!

Tras ello te pones a soltar el discurso para que los cuatro fantoches de turno te aplaudan, los Losantos, los Tertsch, los que se niegan a perder sus privilegios heredados de la gran matanza habida en el año 1936 y posteriores, los palmeros, los acríticos, los embrutecidos por miles de millones de euros invertidos propaganda en Periodista Digital, Libertad Digital y toda esa caterva de pseudohistoriadores, del pelaje de Pio Moa y algún moroso de la Hacienda Pública, para emblanquecer las cuatro décadas ominosas que van de 1936 a 1975. Que si el oro del Banco de España, que si la legalidad violada por los rojos en la República, que si los católicos perseguidos... ¿De qué hablas, Saliquet? ¿Qué oro? ¿Te refieres al oro qué se embolsaban en el mayor caso de corrupción política, habido en República, durante el bienio de derechas, con los que compartía sublevación tu abuelo? ¿Al oro robado a miles de españoles, mediante rapiña, por los del bando de tu abuelo, base de la actual posición social de muchos parásitos?¿O a las multimillonarias cuentas de patrimonio atesorado por la familia Franco?

¿Y a qué legalidad te refieres? ¿A la qué se saltó tu abuelo, traicionando el juramento de fidelidad a la República Española?¿O al intento fallido de Golpe de Estado de 1932, perpetrado por elementos de la derecha política?

¿Y a qué católicos perseguidos?¿Al cura asesinado por los franquistas por "rojo" por repartir leche entre los vecinos de Los Corrales? ¿O quizá hablas del párroco de Mijas, asesinado al tomar las tropas de Franco la localidad? ¿Al sacerdote asesinado en Mallorca por asistir a unos "rojos" en vez de dispararles y formar piquetes de fusilamiento como otros hacían a las órdenes de tu abuelo?¿O quizá al casi centenar de párrocos y sacerdotes católicos asesinados en el País Vasco en 1936 y 1937, con el consentimiento y la aprobación de tu abuelo, que en aquel momento era miembro de la Junta de Defensa Nacional (el equivalente a ministro en la España sublevada)? Curioso que para luchar contra una persecución que, según tú, existía en República, acabase tu abuelo, desde su cargo, permitiendo el fusilamiento de casi un centenar de sacerdotes vascos, algo que nunca hizo ni la República ni el Frente Popular antes de la sublevación de 1936.

Seamos serios y dejémonos de retórica barata, a la qué tanto sueles recurrir, Sánchez Saliquet. Tu abuelo, como Franco, Mola o Sanjurjo, ni se sublevó para defender el catolicismo en España, ni se levantaron para parar esa supuesta invasión soviética que solo está en tu desmejorada cabeza, pues el gobierno existente era de la ORGA, IR y Unión Repúblicana -partidos, que, por si nadie te lo ha enseñado, ya que tampoco sabes de historia, NO eran marxistas, sino partidos republicanos de centro-izquierda. Se sublevó para defender vuestros privilegios sociales y de clase, al coste que fuese necesario, como tú mismo harías, dado el profundo odio y resentimiento que recorre cada uno de los párrafos que escribes.

Exiges, además, respeto para tu abuelo. ¿Respeto? ¿Para tu abuelo? Hablamos del General Andrés Saliquet, el responsable directo de miles de ejecuciones en las provincias de Valladolid, Zamora, Salamanca, Ávila. Conocido en la jerga local de provincias como Valladolid o Segovia como el "Carnicero de Castilla". Alguien que autorizó y fomentó fusilamientos sumarísimos contra personas desarmadas, civiles, por simple militancia política o sospechas de ser simpatizante del Frente Popular. En una guerra, Sánchez Saliquet, se puede matar o morir en el frente. Es lo lógico de una guerra. Pero tú, que te llenas la boca con Paracuellos del Jarama, suceso acaecido en noviembre de 1936, olvidas que, mucho antes de que hubiese un solo Paracuellos en zona republicana, tu abuelo, ese para el que pides respeto, organizaba ejecuciones masivas en la ciudad de Valladolid. Ejecuciones en las que  permitía a los falangistas, gentes de derecha e incluso niños  poder asistir a las mismas, como si fueran un espectáculo, como han relatado testigos.

A tal punto llegó la iniquidad y la vesanía de tu abuelo, para el que pides respeto, que en el Campo donde se realizaban las ejecuciones acudia un churrero y vendedores de pipas, para que los espectadores, sedientos de ver correr la sangre de los semejantes y con el permiso de tu abuelo, autoridad militar en la ciudad, pudieran calmar los nervios entre disparo y disparo, comiendo unas pipas o tomando un refresco. Ni siquiera los que hoy presencian las ejecuciones de Estado Islámico, embebecidos por el odio, llegan a tal grado de miseria moral y humana a la que llegaron los defensores de la sublevación fascista de 1936. ¡Hasta se permitía a NIÑOS presenciar los asesinatos de disidentes con la sublevación franquista!

 Tan infame e indecoroso era lo autorizado por tu abuelo, que el Gobernador civil, el militar Miguel Ponte, afecto a la sublevación, pero, posiblemente, con más moral de la que nunca tuvo tu familiar, se enfrentó a él, haciendo publicar una nota en El Norte de Castilla el 26 de septiembre de 1936, instando a acabar con aquellas fiestas de sangre y vino, risas y tiros, azuzadas por tu inolvidable abuelo, para pasar, simplemente, al clásico "paseo" de la zona nacional, sin espectadores ni gente que aplaudiese a cada tiro lanzado contra los que tú INSULTAS y ESCUPES, diariamente, desde las columnitas que te dan en The Objective y la Tribuna de El País Vasco por ser un rentista y empresario, ese es todo tu Currículum, y supuesto noble de España, gracias a los títulos otorgados a tu familia por los "servicios prestados" por tu abuelo durante la represión realizada en Castilla durante la Guerra Civil y la represión posterior a esta, siendo procurador y Jefe del Consejo Supremo de Justicia Militar.  

¿Para este abuelo es para el que exiges respeto y el mantenimiento de una calle?¿Para este? Todavía te atreves a afirmar, en tu carta a la Alcaldesa de Madrid, que ella ensucia el nombre de tu abuelo. Muy al contrario, fue tu abuelo, con sus actos, documentados y recogidos por historiadores, pese a tus intentos desde hace mucho de pretender tergiversar la Historia desde la carcunda mediática que te da bola, quien ensució, para la eternidad, su nombre y su prestigio. 

Ningún reproche tendrías ni hubieras tenido nunca por tener un familiar así, pues entiendo que no se puede imputar a los familiares los actos de sus descendientes o antecesores. Pero, desde el mismo momento en que el MIENTES, desde el mismo momento en el que falseas la Historia, desde el mismo momento que desde tu twitter @verdadesofenden manchas la memoria de aquellos que fueron asesinados al tiempo que blanqueas las de los verdugos franquistas y sublevados en 1936, pasas a ser cómplice y defensor de dichos actos. Y el deber de las personas decentes, las que no hemos heredado una riqueza ni unos títulos nobiliarios en base al sufrimiento de miles de personas, es desenmascarar tu teatro, al que se prestan irresponsablemente medios como ABC, Periodista Digital, La Tribuna del País Vasco o la morosa de Hacienda Intereconomía.  

En cualquier otro país, nadie te daría una tribuna para quejarte de que a un general sublevado y responsable directo de miles de muertes en las provincias castellanas, se le quita una calle. ¿Alguien imagina al nieto de Goëring en la RFA, pese a la cantidad de nazis repescados en el BND y la policía en su día, escribiendo a Die Spiegel una carta como la tuya? ¿O al nieto de Petáin en Francia haciendo lo mismo? No se lo imagina porque allí, aunque sea por decoro, nadie otorgaría una calle a Goëring ni a Petáin. Ni un periódico se atrevería a publicar las tarascadas de un nieto del mismo. Ni mucho menos ese nieto hablaría de que las matanzas provocadas por Goëring pretendían "defender derechos civiles", como afirmas tú en tu carta. Ni un periodista pagado por una TV pública, ningún Tertsch alemán o francés, te felicitaría por una carta así.

Nada de esto pasaría porque allí, en la Segunda Guerra Mundial, el fascismo y el nazismo fue vencido gracias a las potencias aliadas occidentales y, sobre todo, a la Unión Soviética, mientras que aquí, la izquierda "chachi y moderna" del PSOE y el PCE, a la que debes muchas cosas y muchos de tus desorbitados privilegios, permitió que gente como tú pudieran dar clases de democracia y reconvertiros en "demócratas de toda la vida", manteniendo esos títulos y condecoraciones intactos. Y claro, cuando uno se acostumbra y es legitimado, y lo peor, se lo cree, como haces tú, tiene que doler mucho saber la verdad. Esa verdad que, por muchos millones, muchas mentiras y empresarios asiduos a los locales de ocio ibicenco, metidos a historiadores de "chichinabo", acaba brotando como una luz que, pese a que se trate de apagar, ilumina con fuerza y acaba brillando y cegando a los impostores. 

Es lo que tiene la verdad, Sánchez Saliquet, que ofende. Ofende sobre todo a los que llevan 79 años viviendo por y para la mentira, y tratando de convencer a los incautos o los crédulos. Pero mucho que ofenda la verdad, la hemeroteca y la memoria histórica, permanece. Y algunos luchamos para que los decorados de cartón piedra construidos por mucho dinero y muchas mentiras, acaben cayendo. Esta carta es una muestra de ello.

Julián Jiménez. Licenciado en Historia por la Universidad de Alicante, especializado en Historia contemporánea. 



AGRADECERÍA enormemente su difusión y que sea compartida en redes sociales. 

NOTAS

1. Listado de víctimas civiles en la guerra civil en Valladolid, donde dirigía la provincia tras la sublevación Andrés Saliquet Zumeta:http://www.represionfranquistavalladolid.org/IMG/pdf/Listado_de_victimas_del_golpe_de_estado_franquista_en_la_provincia_de_Valladolid-8_diciembre_2011-.pdf

2. Represión franquista en Valladolid entre risas y churros:http://www.represionfranquistavalladolid.org/?San-Isidro

3. Los curas republicanos o neutrales, asesinados por Franco
http://www.cuartopoder.es/enlegitimadefensa/2014/05/19/los-curas-republicanos-que-franco-asesino-y-que-la-iglesia-quiere-condenar-al-olvido/26

4. Cadena de tweets sobre Saliquet, en Twitter.


5. En 1980, según ABC y EL PAÍS, uno de los 9 ultraderechistas de Fuerza Nueva implicados en el asesinato de Jorge Caballero fue otro nieto del General Saliquet, según la hemeroteca. 





Postdata: Sería de agradecer que cesasen las intimidaciones, insultos, ofensas o publicación de imágenes de mi persona, por el simple hecho de publicar esta carta, por parte de algunos twitteros de la cuerda de algunos, a los que, al parecer, la verdad les ofende mucho. 

Si alguien, ante los datos aquí expuestos, considera que se está vulnerando la memoría de alguien, tiene la opción de acudir a un juzgado (ya me he encargado de revisar con personas entendidas en el tema la posibilidad de que se diese dicho supuesto). Todos los datos aquí señalados estáncontrastados con diversas fuentes, incluídos estudios de Universidades y entidades de RMH. Que se pueden hacer servir en caso de que alguien considerase que algún dato expuesto en este escrito no es correcto. 

Texto completo en: http://www.lahaine.org/carta-abierta-al-nieto-del

1 comentario:

  1. Julian Jimenez, licenciado de Historia Contemporanea ,escribe una carta demoledora para desenmascarar al nieto del general fascista Saliquet a quien Manuela Carmena ha quitado el nombre de una calle de Madrid. El nieto protesta por la injusticia y demanda respeto para su abuelo, un notable asesino franquista. La carta es toda una leccion de historia de la guerra civil y aplica a cada uno la responsabilidad de la verdad de las cosas tal como ocurrieron. El autor demanda que se haga correr para que se cocozacan las tropelias dle general fascista Saliquet y , como es natural , cumplo con su pedido. La verdad ante todo, aunque sea despùes e tantos años...

    ResponderEliminar