domingo, 20 de septiembre de 2015

El contexto del debate y el debate del contexto (I). por Petri Rekabarren... y mas

Es sabido que nuestro colectivo siempre se ha negado a dar pábulo a los txaskarrillos que flotan en el encrespado océano de rumores de la política vasca, muchos de ellos interesados y falsos lanzados para hacer daño, algunos ciertos, y otros -los hay- fabricados por quienes todas y todos sabemos. Nunca nos hemos hecho eco de los vaivenes de la rumorología, mientras que al contrario, hemos basado nuestro argumentario en hechos reales, en documentos, en noticias de prensa contrastable. Vamos a seguir esta línea especialmente ahora en que está habiendo un estallido espectacular de dimes y diretes a raíz del anuncio por Sortu del inicio de un debate en su militancia que sea la base de sustentación de su congreso en la próxima primavera.

No puede negarse la importancia de esta noticia y del proceso global que abre oficialmente, proceso que seguiremos con minuciosidad porque de su resultado dependerá en buena medida el futuro de una parte importante de la amplia y compleja izquierda abertzale. Teniendo en cuenta que todavía desconocemos los entresijos «técnicos» del debate y que desde ahora mismo vamos a intentar no solo seguirlo puntualmente, casi en directo, sino sobre todo abrirlo al entero pueblo trabajador y a la militancia independentista y socialista que por diversas razones se han distanciado de Sortu. Habiendo declarado nuestra voluntad y objetivos desde el inicio, vamos a reflexionar en esta primera entrega sobre tres cuestiones que consideramos previas y necesarias.

Una, la actual dirección de Sortu cometería un error grave si creyese que el debate se iniciará solo cuando ella presente el documento oficial. En realidad, el debate no terminó nunca porque nunca se ha puesto a total disposición de la militancia y de la izquierda abertzale el resultado definitivo del debate fundacional de Sortu: ha circulado por internet durante muy poco tiempo, y se ha pasado por internet a muy contadas personas. Pero lo fundamental es que no ha habido un masivo reparto del documento entre la Izquierda Abertzale y todavía menos una divulgación popular de las bases ideológicas de Sortu. Ante las preguntas sobre cuando se respetaría el derecho y la necesidad a conocer el documento oficial, las respuestas han sido de lo más peregrinas y hasta contradictorias.

Pero esto es solamente una parte del problema, porque en estos años han surgido multitud de otros debates generales o particulares, grandes o pequeños, organizados o espontáneos, nacionales, de herrialde, de eskualde, de herriko taberna, de «autobús de familiares», por entendernos. Era inevitable que así ocurriese y sería suicida negar la realidad de las discusiones que han ido en aumento en estos últimos tiempos. Podemos imaginar que, dentro de los muchos niveles de militancia abertzale, se ha debatido sobre la deriva de Sortu, la desilusión y la apatía de sectores militantes, el retroceso electoral y de las movilizaciones de masas, la pérdida de tiempo que ha supuesto la «lucha parlamentaria» en Madrid y Bruselas, en abandono de la Amnistía, el empobrecimiento teórico de la militancia, el olvido del componente socialista…

La actual dirección de Sortu ha de tener en cuenta esta realidad formada por el debate anterior desconocido en sus resultados por la mayoría y las nuevas ideas, aportaciones y críticas que están surgiendo. Pero hay más: en este último año, por ejemplo, prácticamente la totalidad de las izquierdas se han visto confrontadas a problemas nuevos o viejos pero agudizados como, sin ir más lejos, la evolución del soberanismo catalán y del nacionalismo español; la realidad que se ocultaba tras la telegenia de Podemos; la presencia de EH Bildu en Nafarroa y del PNV en Araba; el ciclo electoral en el Estado español hasta comienzos de 2016 y la fábula de una «reforma constitucional»; el estancamiento económico mundial y la nueva crisis que ya toca a la puerta; el hundimiento del mito de Syriza y de la fe en que puede democratizarse la Unión Europea; la remilitarización del mundo y de la Unión Europea en medio de oleadas de refugiados que huyen de la barbarie causada por el imperialismo; la agudización del racismo y del neofascismo, del terrorismo machista y empresarial, y de la crisis ecológica…

Problemáticas agudizadas en este último año ante las que la actual dirección de Sortu apenas ha dicho algo mientras que, en el día a día, son objeto de múltiples artículos y debates en la red y en muy frecuentes charlas autoorganizadas en barrios y pueblos casi siempre al margen de las estructuras y a veces en contra de ellas.

Concluyendo, la actual dirección de Sortu en modo alguno puede despreciar las transformaciones acaecidas en la conciencia política de muchos sectores de la izquierda abertzale y de otras fuerzas revolucionarias y progresistas. Ignorar tales cambios, en parte acaecidos precisamente como salida a la pasividad intelectual de Sortu –nos remitimos a nuestras críticas en la serie anterior La nada no es ni meta ni camino, es nada-, es enquistarse en el pasado.

La forma de organizar el debate «interno» en Sortu también ha de reflejar y a la vez estrujar intelectualmente las reflexiones «externas» que cientos y cientos de personas activas y comprometidas a diario en la liberación vasca realizan en las herrikos y en la calle porque han visto que es imposible realizarlas «dentro» de Sortu. Sin extendernos ahora en la línea política general de las editoriales de Gara, sí debemos decir que yerra en su editorial del pasado 30 de septiembre de 2015, Gestionar la discrepancia, mitigar la obediencia, evitar la disidencia. Editorial, por cierto, con ligero tufillo de amenaza.

Dos, una realidad nacional de clase cargada de contradicciones antagónicas no puede ser reducida a un simple listado de problemas inconexos a debatir aisladamente, por separado, reducidos a párrafos numerados.
Estamos refiriéndonos a la «técnica» del debate. Pensamos que no debe repetirse el método de mercadotecnia política utilizado en el debate fundacional y criticado en su momento en otros escritos de nuestro colectivo. Desconocemos aún qué tiene pensado al respecto la actual dirección de Sortu, pero sería una señal desastrosa sobre los derroteros oscuros e inaccesibles a la militancia por los que iría pudriéndose el debate colectivo, si se volviese a recurrir a los métodos de estudio de mercado y de consumo que realizan las grandes expresas, métodos que sustentaban la «técnica» del debate fundacional.

Estaremos especialmente atentos a esta decisiva cuestión que es esencialmente política, lo es tanto que entrecomillamos la palabra «técnica» para recalcar su profundo contenido político. Muy sintéticamente, la mercadotecnia es un método empresarial para conocer los gustos de los consumidores aislados entre sí, preguntados sobre cuestiones puntuales y sin lógica de continuidad, con preguntas centradas en la forma externa y aparente del producto que ha de venderse: el consumidor no puede dar su opinión sobre el proceso entero, sobre su contenido interno, sobre sus objetivos finales, sino que ha de limitarse a escoger entre diferentes olores, colores y formas, declinando la decisión definitiva en manos de especialistas inaccesibles que ya han decidido anticipadamente lo fundamental del chupete a fabricar.

Por ejemplo, cabe la posibilidad de que un sector de la actual dirección, o toda ella, haya interpretado muy erróneamente que la crisis de Sortu y de EH Bildu nace de su «excesiva oposición» al PNV y a la burguesía a la que representa, y que acercándose más a este partido conservador, siendo más «suave», puede quitarle votos recuperando la fuerza de EH Bildu y con ella la de Sortu. La mejor forma de endulzar este amargo y ruinoso es imponer desde arriba una «técnica» de debate que anule toda discusión política seria y rigurosa, o, en el mejor de los casos, que tolere algunas «aportaciones críticas» que enrojezcan el celofán que envuelve el más acentuado giro al institucionalismo. Pero hablamos de una posibilidad entre varias, por ahora.

Una «técnica» de debate bien ideada y llevada a efecto puede determinar el resultado último de la llamada confrontación de ideas. Un método político de debate puede salvar la organización. Dado que desconocemos qué «técnica» o método se va a emplear, proponemos que no se repita la «técnica» del debate fundacional de Sortu y por el contrario se vuelvan a utilizar los métodos políticos de debate democrático ya empleados por la izquierda abertzale en otros momentos porque siguen siendo tan válidos o más que entonces.

Y tres, sí vemos imprescindible que el debate sea seguido desde el «exterior» de las reducidas bases actuales de Sortu, seguido por esas centenas y centenas de militantes de la izquierda abertzale que no se sienten identificados en Sortu por razones obvias. Además, el movimiento popular, la vital «cuarta pata» que Sortu ha rechazado siempre como fuerza real, debe tener sus cauces directos de participación. La actual composición de la izquierda abertzale, de las distintas fuerzas progresistas y, en especial, del pueblo trabajador vasco tal cual existe en el largo contexto de crisis del capitalismo, estas realidades de masas no pueden estar al margen del debate. Excluirlas sería -¿será?- condenar nuevamente al fracaso el segundo intento reciente de elaboración colectiva de una estrategia de liberación nacional de clase hoy inexistente.

Las tecnologías de la comunicación permiten, por ahora, una rápida difusión de textos a colectivos afines. Siendo esto cierto, lo fundamental es la conjunción en el momento actual de necesidades y preocupaciones colectivas que no pueden ser reducidos a simples espectadores pasivos.
Si la actual dirección de Sortu no se eleva a la altura de las circunstancias, si cree que repitiendo una parodia manipulada de debate exclusivamente «interno» puede capear el temporal que ella misma ha originado, tal vez pueda controlar durante un tiempo la descomposición interna, pero será a costa de posponer el estallido de peores conflictos en un futuro.

Dentro de la izquierda abertzale, en sus ricas expresiones particulares existen ahora mismo, por lo que hemos detectado gracias a múltiples confianzas construidas durante años, cuatro grandes opiniones sobre el anuncio de la apertura del debate en Sortu: esperanza crítica de que sirva para algo ya que la situación no podía seguir así, siendo urgente una refundación; temor a que se trate de una maniobra que aparente cambiar algo para que nada serio cambie en Sortu; quejas porque se cree que el debate es una concesión a los críticos por parte de la acomplejada actual dirección; e indiferencia por parte de quienes opinan que ya es imposible reconducir a Sortu e incluso refundarlo.

Iremos analizando estas y otras posturas y cuestiones en los sucesivos comentarios que realizaremos hasta la conclusión del debate. Pero queremos insistir en dos cosas: que siempre expondremos la dialéctica entre el contexto del debate y el debate del contexto, y que tenemos el derecho, el deber y la necesidad de hacerlo.
Petri Rekabarren

 [EUS]

 Euskal Herria, 5 de septiembre de 2015

Texto completo en: http://www.lahaine.org/cast-eusk-el-contexto-del

 http://redroja.net/index.php/noticias-red-roja/noticias-externas/3633-el-contexto-del-debate-y-el-debate-del-contexto-i

 30/07/2015 [Eusk/Cast] La nada no es meta ni camino, es nada (V de V)

x Petri Rekabarren
Debe existir una organización que plantee al pueblo no solo reflexiones, sino también soluciones revolucionarias
 
 
 
 
 
29/05/2015  La nada no es meta ni camino, es nada (III de IV)
x Petri Rekabarren
La imploración constante al PNV realizada durante cuatro años ha tenido su continuidad en una campaña electoral «normalizada». Así nos ha ido.
 
 
 
 
 
08/04/2015  [Cast/Eusk] La nada no es meta ni camino, es nada ( II de IV )
x Petri Rekabarren
Presentamos la segunda parte de la serie de cuatro en la que pretendemos analizar la deriva de Sortu y la situación de una parte de la Izquierda Abertzale
 
 
 
 
15/03/2015  [Cast/Eusk] La nada no es meta ni camino, es nada ( I parte de IV )
x Petri Rekabarren
La dirección de Sortu es un grupo burocrático que ha negado a sus bases el ejercicio del derecho de conocer el resultado del debate estratégico previo a su fundación
 
 
 
 
 
 
 
 
06/11/2014   [Cast/Eusk] Lenin, contexto y organización / Lenin testuinguru eta erakuntza
x Petri Rekabarren
Los dos grandes problemas de la izquierda abertzale en su conjunto son, uno, la inexistencia de una estrategia común y, otro, la inexistencia de una organización común
 
 
 
 
 
06/10/2014  [Cast/Eusk] Pacificados os quiere el señor
x Petri Rekabarren
Los Estados y poderes siempre han prestado interés en desarrollar los mejores métodos de «pacificación mental» de las naciones oprimidas y de sus clases trabajadoras
 
 
 
 
14/08/2014  [Cast/Eusk] La verdad siempre es revolucionaria
x Petri Rekabarren
La situación empeora cuando pasamos de la izquierda abertzale histórica a la alianza formada con el soberanismo reformista de EH Bildu y Amaiur.
 
 
 
 
 
 
 
14/11/2013 Texto propuesto para el debate el próximo día 16 en el Lenin Eguna
x Petri Rekabarren-Boltxe Kolektiboa
En 2013 se cumplen ciento diez años desde la publicación del ¿Qué hacer?, de Lenin, una de las obras marxistas menos estudiadas y más tergiversadas


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada