martes, 7 de julio de 2015

Sr Prsidente Mujica: "...el valor más importante que ostenta para la ideología capitalista es: "el ser un arrepentido de la guerrilla", “ser un arrepentido de la lucha anticapitalista”, es decir, “un derrotado por la ideología capitalista”...


"... Mújica dice “no creemos que el socialismo esté a la vuelta de la esquina, ni que sea posible de crear en sociedades pobres. Nosotros tenemos que salir del subdesarrollo, lograr una sociedad más rica desde el punto de vista material y con una masificación mayor de conocimiento y cultura como condición para plantearnos un verdadero socialismo.” Y efectivamente es así, pero lo que no dice Mújica es que la clase obrera del Uruguay actual resulta ser la mayoría social absoluta en términos numéricos y que, desde el punto de vista del control del Proceso de Trabajo, es la que tiene el control técnico en sus manos desde el principio hasta el fin de dicha producción y también de la distribución. En estas condiciones objetivas del factor subjetivo reside la clave sobre “Qué hacer” en la actual coyuntura..."

Un compañero responde a las preguntas de otro, sobre el expresidente Uruguayo, ex-guerrillero, ex-anticapitalista, ex...

Es un texto escrito hace unos meses, pero este blog entiende que no solo no ha perdido actualidad, si no que hoy en los momentos que vivimos sigue siendo de gran interés para los militantes obreros y populares que siguen trabajando para construir una sociedad sin clases, para acabar con el capitalismo, para construir el socialismo o lo que seamos capaces para poner al servicio y en manos del pueblo trabajador la economía, la tierra, los recursos... No basta con ser bueno, con ser austero, con no ser corrupto, si favorecemos el poder del capitalismo... 
(Al final encontrarán más sobre Mujica y sobre la historia del MLN-Tupamaros)

El 01/12/2014 13:57, un compañero escribió:

"Aqui te mando un articulo de Mugica, presidente de Uruguay. Dame tu opinión sobre el articulo. Creo que hay algunas cosas que nosotros desde el estudio de “El Capital” estamos de acuerdo con él.
Tomate el tiempo que quieras pero coméntamelo argumentando tus desacuerdos y donde estas de acuerdo pues dime simplemente lo que apruebas(no hace falta que lo argumentes)."

Respuesta:

Vaya por delante que personalmente Pepe Mújica es un tipo que, comparativamente con el común de la casta política, me cae bien porque en temas puntuales tiene una visión aguda e inteligente, aunque políticamente muy poco tiene que ver con la visión de un marxista sobre como hay que hacer política.

    Respecto al artículo que mencionas supongo que será la entrevista que la hace Ana Delicado el 1 del 12 de este año, 2014, y que aparece en el diarío digital “público.es” en dos entregas. Yo a lo que me referiré es a lo que aparece en estos dos enlaces: http://www.publico.es/559269/el-socialismo-no-es-posible-en-una-sociedad-pobre y http://www.publico.es/internacional/559359/podemos-es-un-grito-de-alerta-en-el-mundo-contemporaneo

No sé exactamente a qué cosas te refieres que podamos acordar con él. 
Leyendo la entrevista lo único que yo he visto que tiene que ver con lo que hemos comentado hasta ahora en El Capital y tan sólo de refilón es la frase que da el titular de la entrevista “El socialismo no es posible en una sociedad pobre”. Digo de refilón porque tan sólo en el capítulo V se puede llegar a sacar como conclusión que a cada modo de producción le corresponde un determinado grado de desarrollo de las Fuerzas Productivas y esa coronación de pensamiento es algo que se desprende de la frase en donde se explica que lo que distingue a unas épocas de otras no es lo que se produce, sino como y con qué se produce lo necesario para vivir.

Es cierto que en una sociedad donde no estén dadas las condiciones económicas, es decir la base material para la existencia del socialismo, querer implantarlo puede resultar,en principio, artificial e inútil, -Marx lo llamaba utópico- pero esta afirmación es tan sólo relativa ya que para la construcción, instauración o como se nos ocurra que tenga que llegar el socialismo, hace falta también el factor subjetivo, es decir que tienen que estar dadas las condiciones políticas para lograrlo. Y el caso es que, en la práctica, este último punto es la condición fundamental.

De lo dicho por Mújica se desprende que hoy día en Uruguay no fuera prioritario la lucha por el socialismo puesto que no existe un grado de desarrollo que justifique ese socialismo, cuando en realidad quien se está autojustificando es el “Pepe” por llevar adelante políticas que prioritan el desarrollo del gran capital en Uruguay con la única condición de limarle un poco las uñas a ese fiero capitalismo desarrollando políticas fiscales de imposición progresiva.

Mújica dice “no creemos que el socialismo esté a la vuelta de la esquina, ni que sea posible de crear en sociedades pobres. Nosotros tenemos que salir del subdesarrollo, lograr una sociedad más rica desde el punto de vista material y con una masificación mayor de conocimiento y cultura como condición para plantearnos un verdadero socialismo.” Y efectivamente es así, pero lo que no dice Mújica es que la clase obrera del Uruguay actual resulta ser la mayoría social absoluta en términos numéricos y que, desde el punto de vista del control del Proceso de Trabajo, es la que tiene el control técnico en sus manos desde el principio hasta el fin de dicha producción y también de la distribución. En estas condiciones objetivas del factor subjetivo reside la clave sobre “Qué hacer” en la actual coyuntura.

En la actualidad, tenemos en primer lugar un capitalismo con un modelo de desarrollo letal y suicida para el futuro de la humanidad a corto y mediano plazo, por un lado esquilmando y contaminando el planeta tierra y, por otro; produciendo un desarrollo espasmódico de las Fuerzas Productivas acompañado de crisis cíclicas con cada vez más graves consecuencias sociales, económicas e incluso vitales para la especie humana ya que las guerras son, en definitiva, las que se imponen como principal forma de salir de esas crisis y el desarrollo tecnológico puesto al servicio de la capacidad de matar pone en peligro el futuro de la vida del hombre sobre el planeta Tierra. Además, la única manera de desarrollar irrestrictamente las Fuerzas Productivas es eliminando una de las leyes fundamentales del capitalismo, como comprobaremos en el Capítulo XIII del libro primero, consistente en que ningún capitalista estará interesado en introducir una mejora técnica si no es a condición de desplazar, no ya trabajo vivo, sino la parte pagada de ese trabajo vivo. Todas estas razones y algunas más, que no estamos teniendo en cuenta, es lo que en la actualidad convierte a la clase burguesa en una rémora para el desarrollo económico, social y humano de la sociedad en su conjunto.

De lo dicho anteriormente se desprende que no es precisamente en la burguesía donde se va a encontrar la llave para desarrollar el país hasta alcanzar un grado tal en que el socialismo brote como las flores en primavera.

Qué solución darle a este dilema?. Lenin planteó en la Unión Soviética ante el reto de la consecución del socialismo en una sociedad atrasada, fundamentalmente agrícola en lo económico y, por tanto subdesarrollada, que no les quedaba más remedio que transitar por una etapa capitalista ya que apenas estaban saliendo del feudalismo -la abolición de la servidumbre se decretó en 1861 por el Zar Alejandro II-. El problema es que en Rusia existía una burguesía incipiente y timorata incapaz de llevar hasta las últimas consecuencias las reformas burguesas que se necesitaban en esos momentos, luego en una situación así se imponía un tránsito por el capitalismo, pero pilotado por una clase obrera aupada al poder mediante una revolución política como fue la de octubre de 1917. Es lo que Marx en su prólogo de El Capital quiso decir cuando afirmaba “Aunque una sociedad haya encontrado el rastro de la ley natural con arreglo a la cual se mueve, jamas podrá saltar ni descartar por decreto las fases naturales de su desarrollo. Podrá únicamente acortar y mitigar los dolores del parto.

Pues bien, hoy día, no sólo en el Uruguay, sino incluso en los países más adelantados, el grado de desarrollo, aun siendo alto, sigue siendo de penuria relativa, por lo que se impone la toma del poder por la clase obrera en su conjunto y si fuera posible aliada por el resto de clases subalternas explotadas para conducir su propio destino y conseguir, entre otras cosas, salir del subdesarrollo relativo y dar rienda suelta al desarrollo irrestricto y armónico de las Fuerzas Productivas hasta sentar las bases de un socialismo superador del Modo de Producción Capitalista acortando y mitigando los dolores del parto. Es lo que, por ejemplo, con todas las dificultades y contradicciones se está intentando hacer en Cuba.

Independiente de lo que nos parezca por su coherencia personal resistiéndose a la tentación corruptora del sistema y por su comportamiento estoico, Mújica -por su formación- es perfectamente conocedor del Materialismo Histórico y de todo esto que acabamos de ver, de ahí que sea un traidor consciente a lo que él dice ser de si mismo: un socialista, o al menos, eso es lo que está tratando de demostrar de puertas afuera.

Precisamente y al hilo de esto último, recientemente un sindicato uruguayo que ostenta la representación de más de 200.000 trabajadores respondía mediante un comunicado a unas declaraciones de Mújica donde atacaba los supuestos privilegios de los funcionarios uruguayos. El comunicado dice lo siguiente:

La Confederación de Obreros y Funcionarios del Estado (COFE) rechaza las afirmaciones vertidas por el Sr. Presidente de la República José Mújica en entrevista de Mate Amargo donde descalifica y ofende a los Funcionarios Públicos vinculando los problemas del Estado uruguayo a la estabilidad laboral de los trabajadores. Con sus declaraciones divide a los trabajadores, contrapone a públicos y privados, poniendo las conquistas históricas de la clase obrera como responsables del mal funcionamiento del Estado.

Esta declaración no tuvo lugar antes para no alentar susceptibilidades propias de campañas electorales pero, en nuestra obligación de defender el derecho de los trabajadores, se imponen varias puntualizaciones.

Rechazamos enérgicamente las afirmaciones del Sr. Presidente donde apunta que los trabajadores públicos son aliados de la burguesía, y que el capitalismo “en vez de abogados tiene dirigentes sindicales que le defienden el status”. “¡Todavía tiene abogados de garrón!".

Estas declaraciones no sólo son ofensivas para la COFE, sino para el conjunto de la clase obrera uruguaya y para el movimiento sindical que es parte fundamental de las conquistas democráticas del País.

El Sr. Presidente opina que “los derechos del trabajador público terminaron siendo la mayor conquista de la burguesía, porque terminó haciendo un Estado incompetente”. En COFE sostenemos que la mayor conquista de la burguesía es ese Estado moderno, esa “democracia liberal, representativa” que genera la ilusión de un “pacto social entre iguales” (ante la ley y propietarios libres en el mercado) y que lleva a pensar que las decisiones de los agentes económicos libres (bajo instituciones que defienden la propiedad privada) son las más eficientes.

Por el contrario, sabemos que el Estado para decirlo de manera escueta, es una “cristalización institucional” de un pacto de dominación entre desiguales.

En su discurso Ud. contrapone el Estado a los intereses de la burguesía, lo que es un garrafal error, el Estado actual es el Estado burgués, y la gestión política de ese Estado puede o no elegir ejercer una autonomía relativa de los intereses de la burguesía.

Cuando lo hace, se abren alentadores espacios para la lucha de clases y, en ocasiones, los trabajadores amplían el conjunto de sus derechos, estabilidad laboral, salarial, condiciones de trabajo, etc.

Eso es lo que pasó en los momentos del Estado de bienestar, ese que ahora quedó en el olvido, no solo en el Uruguay, y al que Ud. responsabiliza de haberle dado muchos derechos a los trabajadores públicos.

Ud. preside con mucho éxito (a juzgar por el porcentaje de aprobación, que según las encuestas de opinión, tiene de los ciudadanos) esa democracia representativa que tiene fuertes dosis presidencialista.

Democracia, y gestión pública muy aplaudida por la mayoría, a pesar que en los últimos 10 años hizo más de 10 veces más ricos a aquellos que concentran la tierra, pero que también hizo muy rica a la burguesía extranjera que opera en el País, monopolizando buena parte de esa tierra (seguramente no menos de un tercio), pero también las principales empresas exportadoras e importadoras, las que por excelencia extraen de nuestros suelos la sangre que las mantiene rebosantes.

Burguesía que, por si fuera poco, es subsidiada por ese Estado que Ud. comanda, obtiene más del 6% del producto en lo que eufemísticamente se llama “gasto” (o renuncia) fiscal, el doble de lo que le regala el Estado brasileño y el triple de lo que les otorga el Estado argentino; y más de lo que soñamos gastar alguna vez en educación.

¿Será que es incompetente el Estado para los intereses de la burguesía? ¿Serán los trabajadores públicos los enemigos del bienestar? ¿Estará en ese porcentaje de aprobación a su gestión buena parte de la burguesía?

Ud. dice (refiriéndose al Gobierno) "estamos creando empresas públicas de derecho privado porque no podemos reformar el Estado".

Los trabajadores todos, y en particular los públicos, hemos manifestado siempre nuestro interés y aportamos esfuerzo a una reforma del Estado, claro no cualquier reforma del Estado, rechazamos las reformas gerenciales con criterios mercantilistas, y en especial, aquellas que se les niega explícitamente la participación a los trabajadores.

Entonces, no Señor Presidente, el aparato político de la dominación que Ud. preside crea estas empresas que operan en el derecho privado bajo “el pretexto” de hacer más expeditivas las decisiones, pero lo que realmente busca es evadir los controles que el “aparato administrativo” de ese Estado “incompetente” (como le llama) le impone. Esa “burocracia administrativa” que ejecuta las órdenes políticas y garantiza de alguna manera la voluntad de la sociedad y el interés general (los Funcionarios Públicos), puede ser lenta, muchas veces irritante, pero es una garantía para la sociedad. Esas decisiones que a Ud. le parecen más rápidas, más racionales, más competitivas, más modernas tal vez, si se realizan sin los controles públicos generan un caldo de cultivo para la connivencia entre decisiones públicas y privadas, corrupción o decisiones altamente sospechadas, son las que no permiten que la información fluya, o que sea eso, pública, porque supuestamente resguarda los intereses de la competencia capitalista. Ejemplos muchos y conocidos por todos: empresas pasteras, mineras, etc.

Estimado Presidente, sabiendo que Ud. alguna vez fue un enemigo acérrimo de éste orden económico, de esa burguesía que crea desigualdad (el 1% de la población tiene más que 800 mil uruguayos), pero mayormente pobreza extrema y riqueza ofensiva, sabe que “...hay cosas que si no las lleva adelante el Estado no las hace nadie".

Pero ese Estado debe pelear porque las decisiones públicas, las que representan al conjunto social, no la tomen las empresas capitalistas, sino la sociedad.

Es loable y aplaudible que Ud. done su salario para llevar adelante una política de vivienda digna para los más desvalidos; pero sería mejor quizás tener una política de Estado para erradicar la vivienda insalubre basada en la captación de impuestos de esa burguesía subsidiada por su Gobierno.

La decisión suya es humanamente ensalzable, las decisiones de política fiscal son políticamente conservadoras, porque de última son transferencias de los mismos trabajadores (que en este País explican la mayoría de los ingresos fiscales), incluido los Funcionarios Públicos, que financiamos toda la política.

Hace unos días lo escuchábamos en un programa de televisión, allí lo interrogaron sobre el por qué de su “fama internacional”. Ud dijo que quería creer que era por el contenido de sus discursos; cuestión que en parte compartimos.

No obstante, creemos que no debe olvidarse lo que simbólicamente representa para todos los medios (CNN incluida); Ud. hoy es el mejor ejemplo de ese “sueño americano” (que en el norte de América ya no vende tanto) y que dice que "cualquiera puede llegar".

Por eso nuestro País se vende como "más democrático"; pero el valor más importante que ostenta para la ideología capitalista es: "el ser un arrepentido de la guerrilla", eso “ser un arrepentido de la lucha anticapitalista”, es decir, “un derrotado por la ideología capitalista”, como reza el dicho popular que “alguna vez quiso cambiar al mundo y el mundo lo terminó cambiando a usted".

Consejo Directivo Nacional de COFE”

Me pides que te diga en que estoy de acuerdo o en desacuerdo de cada una de sus opiniones, pero son muchos palillos los que toca y tú siempre dices que no te gustan las respuestas largas, así que trataré de ser sintético y sólo hablaré de la cuestión del narcotráfico.

Mújica pertenece al Frente Amplio, una coalición de partidos de amplio espectro donde cohabitan organizaciones que van desde liberales, socialcristianos y hasta autotitulados comunistas, pero siguiendo la máxima de que en el justo medio está la virtud el Frente está signado por una política eminentemente socialdemócrata. Los postulados políticos que definen al Frente Amplio son de carácter reformista, es decir, que no se toca lo más mínimo la esencia de la sociedad capitalista, su programa está enfocado en su parte más sustancial a la defensa de las libertades individuales dentro de las libertades públicas como son el derecho al aborto, al matrimonio entre personas del mismo sexo, reconocimiento de lo transgenérico, derecho a una muerte digna o la legalización de la adquisición y consumo de la marihuana etc. Todas esta cosas están muy bien, nadie que esté por un mundo mejor iría en contra de ellas, pero estas conquistas en sí y por sí no trascienden el sistema, sino que lo confirman acondicionándolo a los nuevos tiempos. Tiempos en los que se da un consenso social cada vez más amplio e interclasista sobre estos temas, pero el caso es que en el capitalismo el que no cambia todo, no cambia nada.

Mújica, por su formación, es consciente de que no es posible un cambio radical del capitalismo al socialismo sin una organización revolucionaria con una profunda influencia social y, como esa conditio sine qua non no se da en Uruguay y, además, él no está por la labor de formarla o alentarla, se conforma con una postura meramente testimonial desde la cúpula de la presidencia para acallar su mala conciencia.

A lo largo de la entrevista se le dedica bastante espacio al tema de la violencia delincuencial, al narcotráfico y y al consumo de diversas drogas. Pues bien, en torno al hecho de la legalización de la tenencia y consumo de la marihuana cabría hacer otras reflexiones para amplíar más el tema.

En un momento como el actual donde la sobresaturación del capital es de una magnitud tal que provoca como primera consecuencia que gran parte de lo que se acumula se derive de la esfera de la producción a la de la especulación, ámbito donde lo que unos ganan es por que otros dejan de ganarlo. Y ¿cuales son esos sectores especulativos?. En el capitalismo, en un momento dado, se puede especular con cualquier mercancía desde los tulipanes, el oro, el arte, el suelo, los valores accionariales etc, tan sólo se tiene que cumplir el requisito de que la demanda sea superior a la oferta y si, además, esas mercancías demandadas no son fácilmente reproducibles tenemos las condiciones perfectas para que la especulación se prolongue en el tiempo.

Si una determinada mercancía se la ilegaliza a la par que su demanda sigue existiendo se clandestiniza su distribución, añadiendo con esto un plus a su precio, pudiendo obtener pingües beneficios con su producción y comercialización. A está singular circulación se la conoce popularmente como tráfico. El caso de las drogas es el ejemplo perfecto para entender esta clase de mercados. Prueba de ello es que tiene hasta una denomínación específica: narcotráfico.

Con el regreso a la legalidad de alguna de estas sustancias, pongamos por caso la marihuana, lo único que se hace es desmontar la sobreganancia que un determinado sector de la burguesía obtiene a expensas del resto burgués. A la par que se resuelve parte del problema de orden público y seguridad ciudadana que genera la distribución y consumo clandestinos de sustancias derivadas del cannabis.

Con las mercancías prohibidas se da un doble juego entre las distintas facciones de la burguesía -aunque a veces es una misma facción la que hace el doble juego-, por un lado se aprovechan sacando lucrativas ganancias; y por otro lado utilizan la persecución para mantener a raya a esa burguesía delincuente, sin embargo cuando por la vía de la represión el Estado no obtiene el resultado pretendido se suele optar por la legalización para intentar controlar el problema utilizando otra estrategia.

Lo que ha hecho el gobierno del señor Mújica es eso mismo, reconocer que la vía de la represión no es la más eficaz y mientras legaliza y regula la marihuana no le quita su carácter de mercancía, exactamente igual a como en su día se hizo con la pornografía. De esta manera parece que se hace algo para resolver un aspecto del problema, pero en esencia, todo sigue igual. Gatopardismo puro.

Desde el punto de vista humano es algo positivo sacar de la marginalidad a los dependientes de esta sustancia, pero no nos engañemos, desde el punto de vista de clase el fenómeno social de la drogadicción no es algo a reivindicar ni a promocionar puesto que la ingesta de tóxicos nunca puede formar parte de nuestro ideario, máxime cuando muchos de ellos conducen a la alienación de los individuos y a la esclavitud de sus conciencias, de hecho la promoción de muchas drogas corre a cargo de la burguesía y de sus Estados como fórmula de control social sobre sectores potencialmente explosivos. Pero esto tampoco puede llevarnos a tener una política de criminalización sobre quienes son sus víctimas, sino que tendríamos que desarrollar una política de inculpación sobre la falta de escrúpulos que demuestra tener la burguesía para obtener sus intereses, incluso denunciar a esos mismos intereses como bastardos. El burgués no es sólo el que tiene una fábrica, un banco o una cadena de tiendas que contamina y explota, sino también el narcotraficante, el pirata financiero o el traficante de armas.

El Estado es la representación del capitalista colectivo y, entre otras funciones, tiene que velar por el futuro del sistema a mediano y largo plazo aun a costa de ejercer coacción contra los capitalistas individuales que sólo se interesan por ellos mismos y sus beneficios a corto plazo sin importarles las consecuencias sociales de sus acciones, y es en este apartado donde se inscriben todos los burgueses que optan por trasgredir sus propias leyes para obtener beneficios inmediatos -los empresarios que infligen las leyes laborales, de salud pública etc.- pero tan capitalistas son los unos como los otros, son dos caras de la misma moneda puesto que cada ley va acompañada de su trampa y sus tramposos. Hay quienes se engañan creyendo que con la persecución del delito se ataca al capitalismo y quienes piensan que modificando las leyes se superará el capitalismo -aquí es donde se inscribe Mújica-, pero tanto unos como otros se engañan a si mismos y/o tratan de engañar a los demás.

Un compañero del grupo de estudios de Vallekas sobre “El Capital”

********** 

«La figura de Mújica está al servicio de la opresión»
Entrevista a Irma Leites, activista social uruguaya y crítica con el Frente Amplio. Trabajaba en una textil y estudiaba secundaria en ...

********

Uruguay: Numerosos militantes Tupamaros repudian a Fernández Huidobro y Pepe Mujica

jun 15th, 2015 | By Boltxe kolektiboa 

HARTOS DE MENTIRAS Y CONFUSIÓN, DECIMOS:
¡EN NOMBRE DE NOSOTROS: NO…!


… / arreadores de banderas gloriosas
renunciantes/ renegados/ resignados…
(Fragmento de poesía “en nombre de nosotros: NO…!!” de miguel ángel olivera)

Los abajo firmantes, militantes tupamaros de diferentes tiempos, con prácticas y experiencias diversas, con el compromiso y las consecuencias que tuvo en nuestras vidas y que cada cual conoce, militantes en la base o en la dirección, orgánicos o simpatizantes, ex presos, exiliados y también quienes permanecieron en el país resistiendo, los conocidos o los desconocidos, los vivos y los muertos, los asesinados y desaparecidos, todos y todas declaramos:

NO renunciamos a nuestras vidas y luchas, NO renunciamos al pasado tupamaro –con todas las críticas y autocríticas que hemos discutido durante muchos años– porque luchamos inmersos en nuestro pueblo antes y después de la derrota, con él y en él seguimos reclamando Verdad, Justicia y Castigo a los culpables por los crímenes que la dictadura cívico-militar cometió en todas sus formas con los uruguayos.

Rechazamos de plano la política de olvido y perdón que protege a los criminales impunes y sienta un principio de desigualdad ante el poder judicial, dejando el camino abierto al Terrorismo de Estado.

Rechazamos la teoría de los dos demonios por elitista y mentirosa, y hartos de tantos insultos, tergiversaciones, maquillajes y renuncias, decimos:

– No nos sentimos representados en ningún “monumento a la reconciliación”.

– No autorizamos a que decidan en nuestro nombre, ni el actual MLN, ni los señores Eleuterio Fernández Huidobro y José Pepe Mujica.

Montevideo, junio de 2015

Firman:

01. Nelly Acosta,
02. Casimiro Alonzo,
03. Sergio Altesor Licandro,
04. Silvio Amodei Paulós,
05. Elías Baldosian,
06. Jose L. Basiolli,
07. Pablo Blanco Mazara,
08. Carlos Boggia,
09. Alma Bolón,
10. Gabriel Carbajales,
11. Carlos Casares Mora,
12. Ana Casamayou Del Pino,
13. Alejandro Castro Sande,
14. Gustavo Costa,
15. Nino de Negri Puga,
16. Jorge Davison,
17. Néstor Durante Ballati,
18. Susana Escudero,
19. Charito Estefanell Guidali,
20. Nicolás Esteves Fernández,
21. Giovanna Facchinelli,
22. Analía Ferrara,
23. Ricardo Ferré Rigali,
24. Margarita Ferro,
25. Luis Ferrón,
26. Raúl O. Gallinares Piazza,
27. Juan Miguel García Lamas,
28. Ángel Gómez Pérez,
29. Jacqueline Gigirey,
30. Roberto Herrera,
31. Antonio Hermida Sánchez,
32. Luis Irureta,
33. Xenia Itté González,
34. Irma Leites Dalto,
35. Nibia López Balado,
36. Francisco Lussich Payssé,
37. Carlos Medina Viglielm,
38. Alfredo E. Manitto Hernández,
39. Lía Maciel Rodríguez,
40. Jorge Llambías Cabrera,
41. Victoria Mautone,
42. Aurora Meloni,
43. Manuel Marx Menéndez Olivera,
44. Margarita Merklen,
45. Alfredo Minetti,
46. Washington Muniz Ford,
47. Miguel Ángel Olivera Rodríguez,
48. Martha Helena Passeggi,
49. Néstor Perdomo,
50. Sandra Petrovich,
51. Silvia Pose,
52. Mónica Riet Bustamante,
53. Jorge Rossi Rebufello,
54. Rómulo Rodríguez Canzani,
55. Víctor Romano Mori,
56. Ricardo Soca Galván,
57. Jean Pierre Souque,
58. Baldemar Taroco Costa,
59. Eduardo Veiga Molina,
60. Jorge Vidal,
61. Roberto Villanueva Nieves,
62. Ricardo Viscardi,
63. William Yohai,
64. Jorge Zabalza Waksman,

Siguen firmas…
Nota final: Como seguramente no todos conocen esta declaración, proponemos sumar tu firma de respaldo si estas de acuerdo

  **********


El marxismo en Uruguay




Prólogo al libro «Una historia que no es cuento» (Orígenes, esplendor y derrota del MLN-Tupamaros) de Jorge Zabalza
**************
**********
JCR - JUNTA DE COORDINACIÓN REVOLUCIONARIA
                    MLN– T. MOVIMIENTO DE LIBERACIÓN NACIONAL TUPAMAROS URUGUAY








  Raul Sendic y su contexto histórico
 
Comentario a libro de Raúl Sendic. Ruy Mauro Marini
 
A Sendic, para cantarle al hombre. Melba Piriz y Cristina Dubra
 
Raúl Sendic. Un enigma sin resolver. Marcelo Pereira
 Sendic, Una vida en acción. Alejandro Figueroa
 Retrato de un guerrillero
 
Sobre Sendic. 'Plan y fantasía'.
 La tozudez por descubrir. Víctor Carrato
 La detención del Raúl Sendic. Movimiento 26 de Marzo
  A Sendic. El día que se presiente. Carlos Caillabet
 
Sendic. Carlos Fazio
 Raúl el luchador, el militante, el padre .... Melba Piríz y Cristina Dubraz
 La propuesta de Sendic Carlos María Gutiérrez
 La Armada no mató a Sendic porque no querían otro 'Che' en América Latina
Por Raúl Sendic. Carlos Revello
 La obra de Raúl Sendic. Kintto Lucas
 Raúl Sendic 'Rufo'. Melba Píriz y Cristina Dobra
 Sendic, nuestro Mandela .José Steinsleger
 Sobre el solar Raúl Sendic
 
Un recuerdo para Raúl
 Vigencia de Sendic Ángel Guerra Cabrera
 Yo no conocí a Raúl Sendic. Movimiento 26 de Marzo
 Homenaje a 15 años de la muerte de Raúl Sendic
 Actividades de homenaje al compañero Raúl Sendic en el 16 aniversario
 A 16 años de la muerte de Raul Sendic
 Labriego. A la memoria de Raúl Sendic. José 'pepe' Alanis
Documental para releer la historia. Carlos R. Oroño


No hay comentarios:

Publicar un comentario