miércoles, 22 de julio de 2015

Grecia (Al filo de lo imposible). Maité Campillo

Canto a la esperanza
Momento histórico
. . . Y, sobre todo llorarán los trabajadores, ¡hacer llorar un poquito, dice! a qué élites se refiere? Lo oscuro aflora sobre el siglo, ¡pareciera que viene de ese ala del ave que abraza la tierra!, pero no, insiste en teñirla de luto, no es sino el espejismo del finao que insiste y patalea en seguir sobre el dominio de las arcas del Estado.
El mismo sistema que “democráticamente” nos presenta el mayor de los milagros del siglo en curso: De cómo el agua se transformó en vino o dicho de forma más contundente, de cómo el ‘NO’ se transformó en ‘SI’.

Cuya víctima directa del crimen del escarnio son las capas más empobrecidas de Grecia, viéndose afectados indirecta aunque bastante directamente los pueblos dominados por el euro, unos más en declive que otros, padecen similar decadencia cultural y económica de siglos de dependencia económica y política; sobre el contrapunto del dominio, se ven afectados a la humillación de la opresión de la deuda externa, todos los pueblos del mundo, ¡por eso digo a ministros, concejales, presidentes, lacayos en general, de qué se ríen, eh, de qué se ríen!.

Crimen internacional a la nueva Grecia, la de nuestros días; la que está a debate más allá de sus derechos, sueños y realidades cotidianas.

Debate que yo propongo sobre un elenco más allá del guión que encasilla éstas líneas.

Canta el pobre no el rico. La libertad es el mayor desafío, quién dijo inalcanzable, ¿no es acaso una utopía? Es un canto antiguo, añoranza de lo negado; el rico vive de lo de otro, de lo tuyo y mío, y también vive el rico que no es rico pero se enriquece sirviendo a éste ‘de la noche a la mañana’, política y sindicalmente hablo de cómo se une al botín; el reparto del hurto les conmueve, (parte ideológica de la trama.) Mucho político de “izquierdas” se ha vendido o está ‘en venta’, a la espera de turno; travestido ideológico, se siente camada, especie internacional que conmueve “democracias”: ‘es camaleón’ cambia de colores, adula al sistema, tergiversa las leyes fundamentales de la lucha de clase, moneda de cambio sin cambio; le enriquece más allá de lo que vale y engorda hasta deformar órganos y favorecer especies malignas; puede llegar a detectar porciones de poder suficientes para sentirse importante además de imprescindible y, hasta oferta “empleo” liberado, promesas e ilusiones en el entorno, cierta estabilidad a los que le interesa, aludan y siguen, al que él mismo sirve y calza a costa de engañar a las mayorías explotadas, exprimidas, reprimidas, ¡y la ley no escucha al pueblo aunque tenga razón!

¡Atrás, atrás, por el camino viene, despejen, hay que abolir su imagen del pedestal de los héroes!.

Búsqueda de la base y de la cima, ¡puertas y ventanas a la vida, al que lucha. . . para que no te pudras!. 
La guerra es muy mala escuela; en las cárceles la dignidad humana se quiebra, los seres diezman de impotencia, ¡y el rico cada vez es más rico!. Hay que acabar con el engaño de los que de ella se alimentan; romper los tentáculos que sobre el planeta les ampara para que jamás levantemos cabeza, ¡no se busca una salida para que unos cuantos vivan!. Caigan con todo compañeros de farándula, allá donde se encuentren y si pueden inviten, estaré presta con todo y por todos los que a éste mundo pertenecen, ¡porque otro mundo es posible!.

Elenco internacionalista, ¡hay que implicarse! Que desfile en conciencia militante de base sólida, existe, está tan cerca de ti como yo, germinando sobre el planeta por arriba de la bola de la avaricia, ¡porque hay gente que “lucha”, para que nadie se mueva!, y para que no desarrollen su mundo presente, es que lo engatusan sobre un futuro incierto, ¡tremenda trama la del siglo de las velas!.
Argumento orientativo a los grupos que estimen su puesta en escena, ¡de un canto a los que luchan estamos hablando!. La traición. En éste caso al pueblo griego, no lo debemos afrontar como una “realidad natural”. Su humillación es nuestra indignación, porque la condolencia del simple dolor no es suficiente valor sobre el que debamos edificar nuestra ira. Pudo haber sido cualquier otro país de la red d`el Circo Menopáusico Europa, pudo, sí. Pero tocó a Grecia el infortunio del gordo bancario de la lotería oligarca. Los sorteos no se pueden predecir, están al antojo de quien los crea e inventa para seguir ampliando intereses. Aprovechan la coyuntura de lo que fomentan; capas sociales explotadas indefensas, partidos de clase degradados, divididos, desangrados, inexistentes dentro de una clase traicionada, ¡destacar de forma ejemplar en lucha contra los abusos de explotación no es permisible por el capitalismo, ese caníbal e imperialismo de guerras de rapiña!. Pretender salir de sus redes en un continente atrapado bajo su bota monopolista, sin una vanguardia obrera internacional que despunte en solidaridad de clase, conciencia e insumisión, harto complicado, ¡no perdamos las riendas de la historia (nuestra historia), y su duro batallar; no permitas que otro “luche” por ti, ni confíes “de las apariciones súbitas” que arrastran masas, lanzadas por los poderes fácticos; esos “líderes” entre pacto ajenos a los intereses populares, tabla de salvación del sistema, marionetas domesticadas por intereses ocultos!.

“Mientras que el navío está a salvo, ya sea uno grande o pequeño, entonces es el momento para que el marinero y el timonel y todos los demás cargos muestren su empeño y tengan cuidado de que no zozobre por la malicia o negligencia de alguno; pero cuando el mar lo ha superado, entonces el empeño es inútil”. . .Demóstenes (Tercera Filípica, 69) – El orador advierte a sus compatriotas de los desastres que sufriría Atenas si permanece indiferente a las amenazas de su tiempo.

La carencia. Ese, ser o no ser, ninguneado; sufrió el impacto del tubérculo del sistema monetario, donde pretender dar culatazos de resistencia y muestras de dignidad es malo, muy malo; humillante para monstruos y mostrencos del poder Damocles.

Conciencia.
La considerada vapuleada por las hordas asesinas entre pactos de paz para la libertad del tirano, y, fuera de lugar, para los euroinsípidos benjamines d`el gran poder que rige la degradación. Son las garras del capital, pactos y alianzas contra conciencia y dignidad. Garras contra el contestatario incendiario de la luz de las antorchas antimperialistas, frente al esclavista tentáculo del absolutismo que ciñe el planeta por la garganta, ¡garras!, ¡axfísia!, ciclo a ciclo pensando, destruyendo, desfigurando; sus reconversiones feudo-económicas agrandan su degradación.

Carne de memoria, Grecia, botón de muestra. Arrogancia capitalista que mandó parar, ¡“carnaval democrático” cuando a él le interesa!. Intromisión, ¡más allá de lo permisible porque de lo permitido saben demasiado!. El capitalismo “liberal” agoniza no hay duda. hacia lo más retrógrado de su historia, más allá de lo feudal (si tenemos en cuenta luchas y avances), y en la cúspide de lo más corrupto y oscurantista de la etapa inquisición: caza de brujas de la misma “pureza” que la caza de “judíos” de Hitler. Hoy tocó a Grecia.

“Van refinando los métodos”, las muertes son más paulatinas, más sibilinas, ¡no te duermas ni permitas la obligación de vivir triste, lucha!

‘Dialogo en el Ágora’

A los pueblos que luchan, Grecia es un buen ejemplo.

Obra en un acto, con dos personajes fundamentales de la Grecia Troika.

Tripas: líder d`txiripa.

Aléxandros: viejo sabio heredero de la dinastía Homero.

(Primer y único acto)

Un apagón general da comienzo la obra, se abre el telón. Sobre el fondo del escenario, se encuentran cinco actores entorno a un ataúd que simboliza la Libertad. Cinco “súbditos leales” martillo en mano golpean cinco supuestos clavos, sobre un silencio absoluto; golpes salteados generan impacto y atracción. Se va transformando la escena; de fondo va imponiéndose sobre el siniestro martilleo, la canción de Lluís Llach` Campanades a mort, y una tenue iluminación aparece con ella. Un leve punto de luz se posa sobre el cuadro de la escena (tras unos segundos de música, desaparece suavemente y con ella la luz.) Antes del apagón, y en la lejanía ya casi imperceptible de la canción; se imponen cinco potentes y pesados campanazos distanciados cuando una voz en off, surge en la escena ante el público, con fuerza, como un grito segundos antes de dar la luz de ambientación sobre una escenografía funcional, sencilla (mesa, sillas, vajilla, etcétera), y paso, a la obra con el diálogo entre los dos personajes (Voz en off: ¡D i s c i p l i n a, c ó m o s a n g r a s!) Acto seguido se impone un impresionante trueno, “los súbditos” se desploman como fulminados.
 
Apagón general. La parte interior del escenario donde se desarrolló el primer cuadro del acto, queda cubierta por un panel-mural pintado a forma de ambientación, (podría ser la entrada con nombre de un viejo café, ubicado en una plaza principal de Atenas), dando carácter al diálogo y paso al segundo cuadro del acto.

Los dos personajes se encuentran, (Aléxandros está sentado leyendo un periódico), llega Tripas, se saludan y sientan en la terraza, piden café turco y dos vasos de agua. La luz es exclusiva directa al rincón del encuentro, el resto oscuro, todo se centra en ellos. Sobre el diálogo va aterrizando el peso de la desigualdad que va oprimiendo y cercando el país, como hilos sacados de un cráter. 13 Julio 2015. . . Cinco días antes, del 18 de Julio, fecha del alzamiento fascista contra la República, liderado por el dictador Francisco Franco.

¡Joderrrrr, Aléxandros, llego hecho un trapo!

¡Pues tu me dirás con quién te has refregado, ¿dónde has ido?

¡Coño a vender a Grecia! ¡Uf, qué digo. . . estoy, cómo estoyyyy! Pues eso, a defender el referéndum, creo, quería decir. . .

Tripassss, ¡Bajate del burro sonajero, que, a lo que yo creo que tu has ido, es a una plaza de toros, y no como torero! Has ido gustoso, sabroson de poderío, ¡de importante!, o sea, de torito manso con los pitones serrados. ¡Te han toreado Tripas!, y tu sabías que nos iban a clavar Europa en los huesos y despellejar al pueblo, que nos iban a lijar con esa mala cosa que llaman patria europea, y, ahí tienes a Grecia, rejoneada. Ñooo, Tripas, ¡tremendos pases han conseguido los ‘triquiñuelas’, mira que llegar a eso!. Lo que yo pienso, es que los “generosos” te clavaron puntilla, cancán y regocijo por el morro, la Troika con la Merkel guiñando ojitos para regocijo del gabacho, ¡despierta Tripas, que no todo campo es orégano, lo que debes de hacer es luchar, y no agradar!.

Quizá, Aléxandros, quizá. . . quizá haya perdido los frenos. . . quizá tengas razón, quizá. . . en tu alegoría taurina, quizá. . . Me siento frustrado, ¡convoca a los dioses!, vayan arrastrarme a los corrales y luego al matadero. . .

Matao, o matado, Tripas, ¡para muchos estar estás! Al pueblo griego le han dado el tiro de gracia, o no te has enterado todavía. . . ¡Los dioses del norte no tienen piedad con los llorones, Tripas! Traidores y

claudicadores, ¡vaya originalidad!, mediocre, pienso. . .

¡Pero qué dices, qué otra cosa podía hacer!

¡Muchas, Tripas, hay que aprender de la filosofía de los clásicos! No sólo de los griegos que también, y de la marxista, también. ¡Los nuestros te hubieran azotado en esta misma plaza por incompetente, los marxistas te hubieran fusilado por traidor y papanatas, y eso bien tu lo sabes, o no!

Ya, pero, ¿y qué hacer?

Buscar la belleza en la vida, en tu pueblo, ¡remítete a la historia, es el espejo inquebrantable, realismo puro!. Tienes tres alternativas para empezar a enderezar la cosa.

Primera. . .

Salir del criadero de los huevones, esa cueva de ladrones, ¡cosa fea Tripas, pero que muy fea!, tu lo sabes; o sea, salir de estampida de la unión de mercaderes ese invento que llaman: Unión Europea, y luchar codo a codo del lado del pueblo.

Segunda. . .

Salir del euro, moneda del IV Reich, impuesta por los pioneros-nazis, para dominar el continente: E u r o p a. . . ahhhhhh, chisssss!!!

Tercera. . .

Salir de la alianza militar mas genocida del mundo.

¡Jaaaaja, ja. . . Perdona, Aléxandros, te he interrumpido, pero eso no es tan fácil, ja, ja, jaaa!

¡Tripasss, de qué te ríes, eh, de qué te ríes!

¡Que las cosas ya no son igual viejo, que la vida cambió mucho, que donde dije, digo. . ., y donde no, Diego, Andrómeda, Afrodita o Agamenon, qué más da!

¡Tienes miedo a luchar, Tripas, m i e d o! Empiezas a sentirte importante. Te aterroriza que el pueblo escoja por si mismo su camino. ¿Quién decide en nuestra casa, nosotros o el extranjero?

¡El extranjero viejo, es el que suelta la guita para que ‘nosotros’ (“los políticos”) vivamos!. . . para mejor robar la patria, digo, pero como dice el dicho, una vez finao, a mi plim!

¡Pelotudo trasquilado!. . . Si estamos bajo la bota de una dictadura, ¿qué pintamos nosotros, para qué tanto circo de elecciones de democracia?

¡Que la vida cambió viejo, que no te enteras, que ahora todos queremos una Au pair en casa, joder, Aléxandros, hooostia!

La historia, Tripas, no hagas de ella una isla nauseabunda. . . Recuerda los logros en su tiempo de Rusia, Cuba, China, Vietnam. . .

¡Eran otros tiempos, jodeeer, Aléxandros, otros tieeempos!

Los tiempos los marcan los pueblos con sus luchas, ¡quien luche será dueño de sus actos, quien no lucha será esclavo!

¡Tonterías!

(Silencio total, ninguno habla ni se mira, el cuadro se paraliza. Apagón. Entra una leve música griega de fondo, dando paso a otro cuatro del acto; es un video, donde se ve al pueblo entre pancartas, gritos de ira, consignas, y refriegas con las fuerzas represivas como respuesta a la Troika. . . Finaliza el video, apagón. El punto de luz que iluminaba la escena vuelve al cuadro del diálogo, Aléxandros, intenta romper el frío del silencio que se fue apoderando entre ambos)

¿Quieres que te diga como se lucha para ser libres, Tripas?. Después de esas tres medidas que te he descrito, hay otras internas, que se podrían conseguir.

¡Según tu!

Sí, eliminar las castas que son muchas, y se llevan la mayor parte de los salarios de los trabajadores y de la riqueza del país.

¡Pero qué dices, Aléxandros, eliminar el ejército y las policías de todo tipo, son muchas!

Sí, Tripas, muuuchas. Sólo el ejército se lleva 8 millardos de euros, ¡casi el 3% del PIB!, ¿cómo podemos ser el segundo ejército más armado de la OTAN, después de los yanquis? No me contestes, se lo que me vas a responder, que si los turcos, Chipre. . .

¡Hay más castas en tu recuento viejo!

Sí, expropiar los bienes de la iglesia que son del pueblo. Los curas han ido acumulando mucha riqueza robando, engañando y expropiando bienes comunes desde hace siglos. Nacionalizar la banca. Echar a miles de buitres que lo único que saben hacer es robar al más indefenso.
 
Deshacerse de los miles de parásitos que nos rodean. Funcionarios, asesores estatales, municipales. . . Esos que cobran unos sueldos mensuales que un trabajador medio no cobraría en un año. Pensiones igualitarias. Una renta básica digna para todos los pensionistas. ¡Ah!, se me olvidaba, algo muy importante, ¡y no pagar un puto euro de la deuda!. El pueblo griego no es responsable de la corrupción política ni de las artimañas económicas del avaro ruin de los bancos extranjeros, ¡que se lo reclamen a los que se lo dieron! Nosotros, como pueblo, nada tenemos que ver con esa putrefacción que flota de Europa, ¡mieeeeerda! Los pueblos que luchan en el mundo son patria, en solidaridad con las luchas por la propia independencia, respetando culturas e historia.
Unidos, sí, para luchar contra el IV Reich, contra los gobiernos fascistas, su corrupción y su Troika.

(Aléxandros, ha ido reponiéndose de su exposición profunda, miró al compañero Tripas, pero Tripas ya no estaba a su lado; había desaparecido del Ágora, ni siquiera pudo escuchar las últimas reflexiones d`el viejo sabio heredero de la dinastía Homero.
Desde entonces no se le ha visto, no hay rastro de él. . . ¿habrá puesto en venta toda Grecia, quedará alguna isla o islote por vender?.
Sólo y pensativo quedó Aléxandros en el Ágora. . . Un apagón general congela el cuadro manteniendo al actor sobre escena. Cuarto cuadro y último, del primer y único acto. Un punto de luz surge desde el fondo del público, da vida al caminar de una muchacha hacia el escenario. Público y actor miran al fondo intrigados.
¡Es una aparición mitológica, un sueño, el volar de las alas de la Libertad. . . acaso no todo está perdido! A, Aléxandros, se le ilumina la mirada, entusiasta camina inquieto pero seguro hacia la muchacha.)

¿Quien eres, que desprendes belleza y olores míticos?

Helena, luz que alumbra en la oscuridad, hija de Zeus.

¿Pero tu estabas secuestrada por Paris?

Sí, amigo Aléxandros, me escapé sin pagar el rescate.

¿Y a qué has vuelto, Helena?

¡A alumbrar!, el único camino que conducirá a la victoria, el camino de la lucha, no hay otro; sólo en ustedes está no cerrar los ojos. . .”Aquí se mantuvieron hasta el final, aquellos que todavía tenían espadas usándolas, y los otros resistiendo con sus manos y sus dientes.”
Maité campillo (actriz y directora de teatro)

 http://www.insurgente.org/index.php/mas-noticias/ultimas-noticias/item/17457-grecia-al-filo-de-lo-imposible

Europa se está llenando de héroes protagonistas, abanderan revoluciones de una maneraaaaa!!!

"...¡Anímense carajo. . . 
Llenen de pancartas las ramas de la libertad!
Digan lo que sienten y dejen de callar.  La sumisión no tiene ningún atractivo sobre la naturaleza,  repugna a los que luchan contra la axfísia;  a excepción de los grandes grupos de parásitos que contratan por “amor al arte”,..."
Soy de donde soy,  aunque me encuentre donde esté,  aunque la noche cubra el cielo y haya crisis con la fe.  Soy de donde soy,  de donde habita el corazón,  donde se sueña con palomas y se muere por amor”
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada