domingo, 7 de junio de 2015

Revista Pim Pam Pum Número 7. x Red Roja Vallekas

En buena medida el objetivo de echar al PP de los gobiernos se ha conseguido. Es una buena noticia siempre que no nos creamos que con eso sólo es suficiente
O que van a resolverse los gravísimos problemas que tenemos quienes no tenemos “rentas” de las que vivir y que por ello estamos obligadxs a vender nuestra fuerza de trabajo. 
Seríamos un rebaño de ignorantes si pensáramos que los problemas de quienes - de aquí o de fuera - no tienen trabajo o trabajan larguísimas jornadas por un salario de miseria, quienes no tienen ni prestación ni subsidio, la juventud expulsada de unos estudios que no puede pagar y que no vislumbra ningún futuro, las mujeres extenuadas por la triple jornada laboral, la sanidad y la educación desmanteladas, etc, van a poder ser resueltos por los nuevos gobiernos.

Sin ninguna duda van a ser sometidos a todas las presiones imaginables para que decidan de acuerdo con los intereses de los capitalistas, que son quienes corrompen a los políticos. A modo de ejemplo recordamos que en 2007, cuando gobernaba la “izquierda” (PSOE más IU) en muchos ayuntamientos madrileños, todos cedieron suelo público a la Comunidad de Madrid para la construcción de los nuevos hospitales de gestión privada, sin que ni uno sólo exigiera que la gestión de los mismos fuera pública.

Pero sobre todo, será imposible que aumenten el gasto social para mejorar los servicios públicos si no se niegan a pagar la Deuda pública, generada por las políticas impuestas por la UE y la transferencia masiva de fondos públicos a la banca y grandes empresas. Actualmente lo que se paga por vencimientos de capital más intereses de la Deuda supone, en promedio, la mitad de los presupuestos de las Administraciones Públicas (Ayuntamientos, CC.AA., Estado y Seguridad Social).

No somos agoreros, simplemente recordamos la realidad pura y dura. Solo la fuerza de la movilización y de la presión organizada del pueblo puede asegurar que se gobierne de acuerdo con sus intereses.

Para ello hay que acelerar la creación de comités en barrios, pueblos, lugares de trabajo y de estudio, para reclamar lo que es nuestro y que se gobierne para satisfacer nuestras necesidades. Es preciso unir las luchas obreras, como se está haciendo con las huelgas de Telefónica, Coca-Cola, Madrid Río, Everest, etc Debemos coordinar y apoyar mutuamente las movilizaciones por la vivienda, por la educación, la sanidad, contra los CIES , etc y extender la solidaridad desde los barrios con las huelgas obreras. A los nuevos gobiernos hay que requerirles para que tomen la decisión de no anteponer el pago de la Deuda y aumenten considerablemente el presupuesto para gastos sociales. Y les aseguraremos que si así lo deciden, contaran con el apoyo y la fuerza del pueblo para defenderles. En materia de servicios públicos hay que reclamar la devolución a manos públicas de lo privatizado.

Acabar con las subcontratas en las administraciones públicas y declarar a extinguir los conciertos en la enseñanza privada y la gestión empresarial de la sanidad y los servicios sociales.

Lo primero es exigir que no se anteponga el pago de la Deuda

Efectivamente la clase obrera, quienes nos vemos obligados a vender nuestra fuerza de trabajo, quienes creamos la riqueza y aseguramos la reproducción de la vida cada día, somos la inmensa mayoría. Y seremos capaces de imponer al capital la prioridad absoluta de las necesidades de todos los seres humanos si sabemos bien quién es nuestro enemigo y nos organizamos en consecuencia.

Para seguir leyendo el número completo hacer clic aquí

Texto completo en: http://www.lahaine.org/revista-pim-pam-pum-numero-1



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada