domingo, 28 de junio de 2015

No se lucha por nada sin saber por qué (A Periko Solabarria). x Maité Campillo

Por los sueños imposibles
Esta cita de encuentros con los abrazos pretende dar sentido a la lucha, como homenaje, brindo por la oportunidad al imposible. (A Periko “El Viejo Árbol”)
Aliado incondicional de cosechas y estaciones de futuro fuiste, conciencia, hoy
más que nunca reflejo, estela de primaveras activando energía contra la inercia. No podría decir si el hermano ideológico, para mi el auténtico (el de la complicidad política, identificación, el de la unión de esperanzas, denuncia y proclamas de vida), sintetiza la palabra patria. Si es así, tu y yo somos río del cauce de la misma fuente que emana, independientemente de los años que nos distancian y lugar de nacimiento (muchos son los motivos que han inducido a alteraciones en las culturas, algunas hasta hacerlas desaparecer.) Dos granitos de arcilla, sobre el planeta, pero patria en definitiva. Sí, si patria es hermano y éste, camarada de lucha más allá de la amistad de un compañero de trabajo o vecino, indudablemente sí. Tanto como raíz es sinónimo de bandera. La que une a los proletarios del mundo (marginados de las llamadas sociedades hoy globalizadas hasta el engaño más aberrante y decadente, por donde desaparece la verdadera identificación e idiosincrasia.) La que llama a la lucha contra la despersonalización y decadencia ideológica, que une capitalismo y “democracia” a consagrar juntos al dios FMI, junto a la oligarquía monopolista; gustosos rehenes del imperio promotor de los holocaustos humanos y ecológicos sobre el planeta.

 
Palabras reflejo donde te ubico desde ahora y desde siempre como fuente caudalosa, espejo con un mar de olas a la espalda despejando nubes una tras otra, día tras día abriendo camino al sol (que algunos ciega identificándolo con la ambición del oro, que fue capaz de descuartizar legiones aborígenes sin que apenitas un soplo quedara de ellas), y a la tempestad de las lluvias caudalosas. Son mis palabras de amor dichas de ésta manera, a los seres que trabajan más allá de intereses personalistas; por lo que capté, que así sos vos. Me congratula y alimenta saborear tal aliento, al que elevo al grito de odio de clase intrínseco que algunas personas llevamos dentro; el mismo odio que grité cuando desapareció “Edu” (cuyo prólogo del libro por publicar, está a tu nombre.) Y, muerta la materia, de uno y otro (militantes antifascistas protagonistas de la amistad internacional entre los pueblos), podemos gritar alto y con todos, que no habéis sucumbido en la obra como trovadores de verdades contra el engaño. A ambos me dirijo y alago, es la nostalgia que conmueve el grito (el de uniros, en la lucha de los pueblos contra el fascio internacional, lo que de él diríamos fue Ángel Campillo, “Edu o Miguel” como el poeta Hernández, que tu Periko, en tantas ocasiones hicieras referencia), vuestra elección como campana sonora. Así es como yo entendí vuestro despertar a los pueblos, activando a conciencia, para reafirmar nuestra-vuestra presencia en la tierra. Pese a las intimidaciones, amonestaciones, represión que en más de una ocasión sufriste; mismos cuerpos represivos que flotan en nuestro alrededor “democrático”, los que golpearon hasta dar una y otra vez en hospitales y psiquiátrico a “Edu” (entregado por la policía francesa) hasta hacer ver a su familia que estaba desaparecido, y tu ayudaste en algunos críticos momentos a 'jugar' a las escondidas. Se abalanza el aleteo de vuestra conciencia, lo presiento, sacude la polilla transmisora de las guerras interminables.

Limpia de parásitos me presento a vos como lo que siempre fui, gente entre los sencillos; sonrisa solidaria que irradia al compás de la danza del viento. Sentimientos de amor me unen a esta cita con los abrazos, te invoco Periko. Camino hacia la más hermosa de las calaveras, optimista transparencia; materia que brilla y despereza sobre la flor nueva de la lucha implacable. Desde las trincheras de la rebelión es que yo te sigo viendo; como obrero de la construcción, ejemplo de vida y conciencia. Qué maravillosa respuesta a la sociedad que nos obligan a vivir, para nada asumir como nuestra; identidad e integridad humana tu perfil. Patriotismo que no necesitó que la mediocridad lo reconociera para prevalecer como gente sin que las rodillas rompan la piel, respuesta a la simplicidad hueca de miras. ¿Qué define a un una persona -pregunto- sus manos de pianista o la obra creada, su lucha hasta conseguirla. . . difícil las respuestas tangentes? No lo son tanto cuando se deambula en lucha por el mundo nómada victima del depredador, cuando se es consciente de haber superado el tamaño de la lenteja y se anhela otro contenido, en fondo y forma, por sociedad; una respuesta ajustada al mínimo rigor puede rayar la simplicidad. Hay que detallar esculpiendo, como culebras de asfalto vías comunicativas y derechos de fronteras humanas a la vida, del lado de aldeas, pueblos, naciones; tu defensa Periko. Luchar sintiendo la erección de la alegría, junto a lágrimas, que hay que pagar por la dependencia capitalista e imperialista. Piel endurecida, plantas de caminante; calle internacional entre los que me encuentro para cuando menos, se acerque a mi ventana una respuesta del perfil que determina el sentir de mi filosofía. Mi soñar y sentir. Lejos bien lejos de los barrotes (combatir hasta morir), que de una y otra manera, cercan nuestras vidas y las vidas de millones de familias y culturas en el mundo.

¡Qué gran verdad! Cuanto más cercas, más lejos nuestro (mi) palpitar y, como respuesta, luchar; altivo canto a la vida de los hermanos vivos y también matados, muertos y millones de heridos, mutilados. Porque ya yo se que hay muertos que alumbran los caminos y a todos los desaparecidos por el fascismo a forma de dictadura, dura y menos dura, nacional o imperial. Tengo claro como responderías Periko, con identidad internacionalista eso es indudable. Y, me da igual que me da lo mismo que haya gentes que no lo entiendan como respuesta, será que a casi todo el mundo yo le entiendo mal?. Hay una frase que se que te gustaba mucho, de Silvito. . . ¿Si alguien roba comida y luego da la vida qué hacer, hasta dónde debemos practicar las verdades?. Momentos a definir. Las contradicciones antagónicas de la represión político-económica, lo exigen, acumula décadas de historia, cárcel, deportaciones, campos de concentración, represión sobre las poblaciones, constante deambular por la vida, penas de muerte y largas condenas; aún hay cientos de presos políticos en las cárceles, mazmorras que datan del franquismo ajustando cuentas en el sumidero de la tortura como suplicio permanente.

Por todo lo sentido y transmitido asumo responsabilidades con el mismo ardor por el que fui educada y concebida. A través de mi gente he vivido en transmisión para la libertad, la que crea bases nuevas como ser humano y sociedad, en cuanto al desarrollo de derechos y respeto; como resplandor del despertar es que persigo su huella. Y, a parte añadiría. . . Que de lo que sí soy consciente en medio de la muerte y en plena luz, es que lo que se entiende por 'hogar' no pudo ser, tener un rincón concreto, para ninguno de los míos (entiéndase más íntimos), porque nunca les permitieron materializar la cuna de sus hijos ni la de ellos, no tuvieron tal tamaño de lujo. Pero sí puedo asegurar que me educaron libre de sombras. Permitieron que el sol entrara en mi sin envoltura, vanguardia de cantos revolucionarios que irradiaron y siguen floreciendo la pieza donde caigo en uno u otro lado de los océanos. Porque la raíz que me envió a este mundo fue para transformarlo, para luchar contra la arrastrada sumisión que nos acosa y mantiene su semilla como tuercas sólidas para la carreta de mi cuerpo; caravana de mi vida que sigue observando sus miradas, la de todos los que luchan y lucharon, en la historia compartida; por eso es que me fije en vos desde el primer día que te conocí acogiendo a los que huían de los botes de humo, que siguieron disparando con saña, incluso dentro de la propia iglesia contra la asamblea de trabajadores.

Sí, Periko, hay que endurecer sin perder jamás la ternura; esto es lo que creo fundamentar. Allá donde me dirijo llego con respeto y mayor amor, hacia el misterio de la flor de los pueblos. Me hago sentir vivenciando (odio el aborregamiento), que el mundo de mis hermanos es el mundo de mis sueños! Así es como sola he sabido crecer y desentumecer mis plantas hasta llegar al mundo, diferentes países vividos. Juventud activa y madurez del lado de los pueblos que luchan. Por su identidad e independencia imperialista y capitalista sea vasca, gabacha, española, alemana o gringa. Es solo un ejemplo, colóquenlo en el centro contra el egoísmo, y, no hablaría jamás de razas sino de culturas de luz de esperanza sobre el optimismo.

PD.
Memorizo y patentizo un entrañable recuerdo. Con tres heridas intrínsecas como la de la vida, muerte y amor. . . Incondicional y emotivo “Homenaje a Periko Solabarria”, en vida. No fue tarea sencilla coordinar tantos grupos artísticos y personajes profesionales del cine y teatro, directores y actores consagrados; encuadrar toda esa corriente, dar participación a algunas decenas de voluntarios incondicionales de tan diferentes fuentes; trabajadores y estudiantes de instituto, universidad, periodistas, filólog@s vascos, y, casi nada para mi, puafff. . . ex-curas y ex-seminaristas!, compañeros de Periko. Trabajar dias-semanas intensas para indagar, profundizar y crear (con la colaboración de Joseba Macías, documentalista de cine y profesor de la Universidad del País Vasco), adaptar para su dramatización dicho guión, uf, ufff! Por supuesto, crear algo fresco, ligero, emotivo, que representase el autentico perfil personal, familiar, social e ideológico de Periko; además de dirigirlo y sobre todo fomentar emociones; reunirse con personajes históricos de su vida. . . Horas sin desmayo para llegar al impresionante elenco sobre un frontón emblemático; pensar en la ambientación, coreografía y muchos etcéteras. Y, desde ese punto, abarcar a todo un pueblo febril, obrero, carismático como aquél escenario y kalejira hacia “la cueva”, su primera casa, ajena a las instituciones eclesiásticas y represivas de Estado. Un mundo de personalidades de toda Euskal Herria y más allá, habrían de pasar por aquél elenco, durante todo el día y noche. Y, cómo olvidar. . . 

La colaboración incondicional de uno de los mejores actores de cine vasco ¡Cómo olvidar a nuestro querido y añorado, Patxi Bisquert!, compañero del alma, compañero. ¿Cómo olvidar tu entrega, tu personalidad, sencillez y cariño? Como olvidar la forma en que llegaste de Gasteiz, cuando apenas quedaban horas de luz ni horas para dormir, y a bocajarro se te dió el guión, pues era al día siguiente el homenaje. . . Eskerrik asko por dejarte caer con todo!!!.

Y, lo ya dicho. Un par de meses al menos de entrevistas, búsqueda de actores, grupos de músicos, danzas, recitales, adhesiones. . . 

Mucha coordinación y encuentros emocionantes hasta desmayar de agotamiento, pues por otro lado había que seguir currando y, ¡todo por ti Periko, por ser ese pedazo sin parangón de sensibilidad, ese brillante en bruto de dinamismo y juventud, resplandor inolvidable que trasmitiste hasta caer en la tumba de los gudaris incondicionales. Ganaste pulso a pulso bandera y txapela!. . . Porque primó en ti siempre y por encima de todas las cosas, lo social e ideológico, a la etiqueta política cargada de individualismo personalista. Valorarte como genero humano prima. Prima como alternativa de lucha y humanidad en la fuente de los contrarios. 

Como artística, que lucho como pudo y donde pudo ensanchando posibilidades a su alcance, siempre contra la sumisión y oscurantismo como rol de vida; por una sanidad, casa para vivir y enseñanza de calidad para todos, por una cultura que nos identifique. Vida ingeniosa que se supo imponer a la precariedad de todo color y matiz, transparente y fresca. Jamás podrán decir de ti que cobraste ni un euro de más por sobresueldo. La austeridad que adorna tu calavera será ejemplo de patria de la que hoy carecemos. ¡Hasta siempre Periko, hasta la victoria!


Nota
De la sotana al buzo de la construcción.
txapela baten istorioa. . . El hablar de Periko hoy, tal como están los procesos que no de paz sino de guerra contra la clase trabajadora supeditada a partidos de poder y sindicatos (al margen de su formación como militante o intelectualidad), una piensa en un clásico en el sentido de lo que fue o pudo haber sido. . . ¿Habrá hoy trabajadores del sector de la construcción al que perteneció por igual de condición y conciencia? Y, en el campo militante, por ejemplo, ¿hay entregas por igual de incondicionales, que no del cuento burocrático ni del liberado ni del sobresueldo del confort que distancia de la condición, ni un centavo en los bolsillos del pantalón ni mangoneo extraño del que pudiera lucrarse y ensuciar o emponzoñar la conciencia que libremente asumió. El que tomara a su nivel la honradez capaz de ensalzar públicamente su honestidad y entereza, la dignidad mostrada al avance de su conciencia, posición social frente a la tiranía a la que unió la jerarquía eclesiástica, patronos de la especulación salarial y Estado de opresión más ruin de toda la historia golpista y pos-franquista?. . . ¡Entrañable “El Viejo Árbol”, preñado de historia!

 Recuerdo en él, a Pakito (el que muriera peleando en, El Salvador), como Periko, hasta segundos antes de su vida ¡Piedras de toque que dan que pensar! De cómo unos se enriquecen de “la política” y otros mueren en la miseria. . . peleando contra el sistema que empezó alimentar “representantes”, del campo de las nuevas cosechas. Ambos me hacen sentir de ese lado (de la patria del mundo de los que luchan), porque, y estoy segura de ello, ahí es que radica la historia y su liberación.
Gora borrokalariak.

Maité Campillo (actriz y directora d' Hatuey -Teatro Indoamericano)

Texto completo en: http://www.lahaine.org/no-se-lucha-por-nada

Maité Campillo


Agur eta Ohore Periko

Archivo
e-posta helbide berria:
 http://boltxe.info/


Periko Solabarria, uno de los fundadores de LAB, murió el 24 de junio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada