lunes, 22 de junio de 2015

El difícil camino hacia la paz. Manuel Pardo de Donlebún

La disciplina militar, a costa de los derechos fundamentales

Varios acontecimientos de las últimas semanas han puesto en evidencia el intolerable estado de los derechos civiles de los profesionales militares:
La baja definitiva del servicio de la Comandante Zaida Canterai pone un vergonzoso punto final a una larga cadena de abusos, ocultaciones y elusiones de la responsabilidad por parte de altos mandos del Ejército y que han acabado por destrozar el equilibrio psicológico y la moral de esta valiente mujer, incapacitándola para el ejercicio de su vocación. 



Tal cúmulo de despropósitos es arropado por los esfuerzos del Partido Popular para aprobar un nuevo Código Penal Militarii que, aparte de otras muchas incongruencias, persiste en su empeño de mantener como delitos militares las violaciones de los derechos civiles y libertades fundamentales de los militares (sustrayéndolos, por tanto, de la justicia civil, como ya denunciáramosiii) y de un pretencioso Protocolo contra los abusos sexuales en las Fuerzas Armadasiv que desprecia a las víctimas y trata de contener sus denuncias en el propio ámbito castrense.


Por otra parte, el pasado 11 de Junio, el Ministro de Defensa firmó la definitiva separación del servicio del Teniente Luis Gonzalo Segurav, una venganza consentida de la jerarquía militar, que quedaba en evidencia por las denuncias de numerosos casos de corrupción y abusos de algunos de sus mandos y que se esforzaba por ocultar pudorosamente, en lugar de combatirlas con denuedo.


Todo ello, a pesar de la reñida sentencia que, en el caso del Brigada Jorge Bravo, Presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles, emite la Sala de lo Militar del Tribunal Supremovi, que sostiene que es lícita la libertad de expresión de los militares, siempre que sea poca. Y la indemnización por los días de privación de libertad que sufrió la pagaremos entre todos.


Una disciplina militar con intenciones ocultas


Todo este marasmo (al que habría que añadir otros casos de abusos sexuales silenciados, no renovación del compromiso a las que han denunciado abusos, revelaciones de nuevos casos de corrupción, etc), pone en evidencia el modelo de disciplina militar que los sectores más reaccionarios de su jerarquía pretenden sostener: la obediencia ciega y acrítica, sin fisuras ideológicas, sin que se tolere el más mínimo cuestionamiento de las decisiones del jefe (aún cuando supongan abusos, violaciones de derechos o crímenes de guerra), cerrando filas alrededor de los compañeros y, en todo caso, lavando los trapos sucios en casa. Modelo que enlaza con lo más rancio de la mentalidad franquista, que pervive como una lacra incrustada entre sus mandos.


Y este debe ser también el del Gobierno que tolera estos desmanes, que carece de la más mínima sensibilidad o empatía hacia los que sufren y que se apresura a poner todas las capacidades coercitivas del Estado a su disposición para enfrentar las gravísimas consecuencias sociales de una crisis global de la que ya es evidente que no hay salida dentro del actual modelo de relaciones sociales y económicas.


La traición a la soberanía nacional


Suponemos también que este es el tipo de fuerzas armadas más deseado por los Estados Unidos a la hora de buscar aliados preferentes, al que el Gobierno acude obsequioso para modificar el Convenio de Defensavii y autorizar el emplazamiento permanente de la Fuerza de Intervención Rápida de Marines en la base de Morón. 


En tanto el Gobierno negociaba esta vergonzosa cesión de soberanía, el Partido Popular ha modificado la Ley de Justicia Universal para que los jueces españoles no puedan poner en aprietos a los amos del imperio: al juez Pedraz, en consecuencia, no le han permitido continuar con la instrucción del caso de la muerte del periodista Javier Couso por el fuego de las tropas de los Estados Unidos durante la invasión de Irakviii.


Estados Unidos, el mayor peligro para la paz


En medio de todo este cúmulo de despropósitos, que demuestra bien a las claras el absoluto divorcio del partido en el gobierno con el pueblo al que dice defender, sus aliados, los Estados Unidos, prosiguen su alocada carrera de incendiar todos los rincones del planeta y de tensionar al máximo las delicadas relaciones con Rusia. Ya no se trata únicamente de llevar a la OTAN hasta sus mismas fronteras, proceso de larga data que vulnera los acuerdos de Reagan con Gorbachov para el desmantelamiento del Pacto de Varsovia, sino que añaden ahora el despliegue de tropas de Estados Unidos y el Reino Unido en los países bálticos, además de alistar los contingentes de intervención de la OTAN para su intervención inmediata, en los que el ejército español tendrá un papel central en 2016ix.


Mientras tanto, Libia arde en una guerra ilimitada, provocada por una criminal intervención militar de Estados Unidos y varios países europeos (España entre ellos); el corazón de África se desangra en luchas espoleadas por sus antiguas metrópolis por el control de sus recursos; y Siria es acosada por la más inhumana formación de fanáticos, que ha sido creada y alimentada por los servicios secretos de las potencias occidentales e Israel y que es abiertamente apoyada desde Turquía y las monarquías del Golfo. 


La “solidaridad” europea


Para completar las señales de alarma, la Unión Europea racanea en el número de refugiados que está dispuesta a admitir y se resiste a disponer de medios de salvamento en el Mediterráneo, además de abandonar a su suerte a Italia, cerrando las fronteras de Francia, Alemania y Austriax para que no se les cuelen. Solidaridad entre países similar a la observada con Grecia, a la que se presiona hasta lo insoportable para que haga frente a una deuda impagable.


¿Son éstos los aliados que España necesita? Los Estados Unidos son hoy la mayor amenaza a la paz del mundo. Porque son el mayor exponente del poder de los capitales financieros y de las grandes corporaciones, dispuestos a imponerse por la fuerza a todos los pueblos y estados que se resistan a sus designios, en un panorama en el que su poder económico declina inexorablemente.


Las opciones políticas y el compromiso por la paz


La paz está muy seriamente amenazada; y los conflictos que sufren los países de la periferia son expresión de la misma lógica de apropiación de los frutos del trabajo subyacentes al capitalismo. Si en los países centrales se ha vivido el sueño del estado del bienestar desde el final de la segunda guerra mundial, ha sido únicamente como una concesión de sus burguesías para mitigar un poderoso clamor revolucionario y basado en la redistribución de las riquezas obtenidas por la explotación de la periferia. 


Esta situación es ya irreversible: no hay posibilidad de vuelta al estado del bienestar. De persistir en el empeño, solo cabe esperar una creciente pauperización de nuestro pueblo y la amenaza de una guerra global que, esta vez si, va a llegar a nuestras casas. 


Superado ya el frenesí electoral, los partidos que se reclaman del pueblo han de mirarse al espejo y cuestionarse muy en serio si creen realmente que hay alguna salida con estos aliados que nos arrastran al desastre. Las fuerzas armadas están para defender al pueblo de las amenazas militares; nunca para colaborar con las agresiones de las potencias imperialistas. La alianza con los Estados Unidos es solo para la burguesía; las clases populares precisan buscar su camino con otras alianzas, en el sur de Europa y en otros continentes, en pueblos cuyos gobiernos resisten heroicamente la agresión del imperio. Esta es la única esperanza para la paz.

Notas:
i El Plural, 20 de mayo de 2015: http://www.elplural.com/2015/05/20/defensa-jubila-a-la-comandante-acosada-sexualmente/
ii En el sitio Web del Congreso de los Diputados: el Proyecto de Ley del nuevo Código Penal Militar pasa al Senado, 3 de junio de 2015: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/PopUpCGI?CMD=VERLST&BASE=pu10&DOCS=1-1&DOCORDER=LIFO&QUERY=%28BOCG-10-A-110-3.CODI.%29#%28P%C3%A1gina1%29
iii Rebelión, 11 de agosto de 2014: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188303
iv El País, 13 de junio de 2015: http://www.publico.es/politica/protocolo-acoso-morenes-desprecia-victima.html
v Público, 11 de junio de 2015: http://www.publico.es/politica/ejercito-expulsa-al-teniente-luis.html
vi El Mundo, 28 de mayo de 2015: http://www.elmundo.es/espana/2015/05/28/5567255a22601d6a5e8b457c.html
vii Europa Press, 31 de mayo de 2015: http://www.europapress.es/andalucia/sevilla-00357/noticia-kerry-cancela-viaje-madrid-tenia-previsto-firmar-acuerdo-base-moron-20150531134335.html
viii Cuarto Poder,15 de junio de 2015: http://www.cuartopoder.es/elfarodetemis/2015/06/15/el-doble-asesinato-de-jose-couso/210
ix Rebelión, 18 de mayo de 2015: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=198907
x El Mundo, 14 de Junio de 2015: http://www.elmundo.es/internacional/2015/06/14/557dbe8de2704e52428b4575.html
 
Manuel Pardo de Donlebún, Capitán de Navío en la Reserva


No hay comentarios:

Publicar un comentario