viernes, 22 de mayo de 2015

Que el pueblo gobierne: ahí está la dignidad. por Red Roja

"...Necesitamos unirnos, organizarnos en barrios, pueblos, empresas y centros de estudio, y golpear a la vez. Solo con un proceso de unificación de luchas, solo si el pueblo trabajador que sufre se organiza puede imponer políticas a su favor.

El voto no basta. El pueblo necesita organizarse. El pueblo debe gobernar.

Ahí está la Dignidad..."

Volvemos una vez más a exigir que la crisis la paguen quienes la han provocado.

Nos aplasta una Deuda impagable, que sufrimos cada día con la insoportable precariedad laboral, con el desmantelamiento y privatización de la sanidad y la educación, con los millones de personas paradas que valen menos que nada para los poderosos, con el aumento de la edad de jubilación, con la desaparición de ayudas a la dependencia... Las medidas de austeridad y recortes sólo valen para pagar una Deuda creada para rescatar a la banda criminal de banqueros, grandes empresarios y a sus mandados en el Congreso, que juegan al ajedrez con nuestras vidas. Además de usar nuestro sufrimiento para llenarse los bolsillos, esperan que agachemos la cabeza y nos muramos en silencio. No vamos a hacerlo.

Por eso, ni mucho menos nos conformamos oyendo hablar de “reestructuraciones” o “auditorías” de esa Deuda. No podemos andarnos con medias tintas cuando está en juego nuestra vida, cuando no cabe duda de que esa Deuda es responsable del crimen de los desahucios, del paro sin fin o de la desaparición de las tibias medidas contra la violencia machista que condena a muchas mujeres al terror, el sufrimiento y la muerte. NO AL PAGO DE LA DEUDA no es un problema técnico, es el puñetazo que el pueblo da encima de la mesa al exigir el control de su propia vida.

En los tiempos que corren, son comprensibles las ilusiones electorales para “ganar”, “echar al PP” o “quitar a la casta”. Pero no es suficiente. No, cuando ninguna de las novedosas iniciativas electorales habla sobre las leyes estatales y europeas que imponen el pago de esa deuda ilegítima y criminal por encima de cualquier cosa. La buena voluntad no basta, la honestidad tampoco. Prueba de ello es la victoria de Syriza, que no ha echado para atrás ni un paso las medidas de la Troika contra el pueblo griego. Ha quedado bien claro quién manda en Grecia: la dictadura de la UE. La democracia es una ilusión.

Por lo demás, esta manifestación es necesaria, pero tampoco es suficiente. No basta con reunirnos y exigir Pan, Trabajo y Techo (cosas que solo serían posibles tras negarse a pagar su Deuda), por mucha dignidad que demostremos. Como se ve en Grecia y como vemos día a día en nuestras calles, los banqueros y los grandes empresarios no van a renunciar a llenarse los bolsillos por las buenas.

Necesitamos unirnos, organizarnos en barrios, pueblos, empresas y centros de estudio, y golpear a la vez. Solo con un proceso de unificación de luchas, solo si el pueblo trabajador que sufre se organiza puede imponer políticas a su favor.

El voto no basta. El pueblo necesita organizarse. El pueblo debe gobernar.

Ahí está la Dignidad.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada