lunes, 30 de marzo de 2015

'SEMANA DE PASIÓN', por Luis Enrique Ibáñez / 'MI PLEGARIA', DE BOTEV: ADAPTACIÓN MUSICAL DE PACO LUQUE

"Porque no tenemos ni tiempo, ni ganas, de dedicar nuestras justas demandas a aquellos que ungen a papas, reyes y patriarcas... preferimos pedir nuestros ruegos, alzar nuestras plegarias, al Dios del Intelecto del que nos habla Botev...


Porque las falsas esperanzas volaron hace ya demasiado tiempo. Y de lo que se trata es de exigir justicia aquí y ahora. Y eso no lo regalan, eso hay que ganárselo"
Colas en un banco de alimentos,  Málaga, España (lavozdelmuro)


SEMANA DE PASIÓN

Sí, ya estamos en Semana Santa, otra vez. De nuevo se llenarán las calles de tantas gentes, de tantos símbolos, de tanto todo. Y se elevarán las plegarias, y se realizarán grandes penitencias y se orará, se rezará sin cesar... y serán buenos días para la hostelería. Se mezclarán, se abrazarán con gusto, el color negro de algunos trajes con el rubio amargo de la cerveza fresquita. 

Y nos acordaremos, con profundo respeto, de los que ya no están a nuestro lado, aquellos que convertían estos días en tiempos de recogimiento interior, de pensamiento vital, en horas intensas en las que también recordaban a los que ya no estaban a su lado, sí, estoy pensando en mi padre.
Y sin respeto alguno miraremos a los que emocionados lloran a Dios mientras dan la espalda a su vecino que cae, al que busca comida en el suelo, al que se tiró por el balcón...

Somos muchos los que ahora, prisioneros todos de una estafa asesina, preferimos pedir nuestros ruegos, alzar nuestras plegarias, al Dios del Intelecto del que nos habla Botev, al defensor de los caídos, al que viene vestido con los ropajes de la Razón, con la fuerza de la Inteligencia, con el deseo de la acción que protesta y señala, con el pensamiento que aprende a decir no, deseando que efectivamente, el día del Dios del intelecto muy pronto sea festejado por todos los pueblos.

Porque no tenemos ni tiempo, ni ganas, de dedicar nuestras justas demandas a aquellos que ungen a papas, reyes y patriarcas.

Mª Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría en el Vaticano (eldiario.es)

No podemos seguir esperando a ese Dios al que Dámaso Alonso gritaba "Dime, ¿qué huerto quieres abonar con nuestra podredumbre? ¿Temes que se te sequen los grandes rosales del día, las tristes azucenas letales de tus noches?".

Hablaremos al Dios de la Razón al que se dirige Botev para que la "voz no se desvanezca amortiguada en el baldío", para que "inspire a cada uno  amor por la libertad vivo, para que a muerte luche contra los adversarios de la vida".

Debatiremos con el Dios del Intelecto, para intentar comprender "cómo y por qué nos vimos en esta", para intentar conseguir que "el esclavo se levante rebelado".

No, ya no queremos hablar con quien "ha marcado con desdicha a nuestros hermanos hambrientos". Ya nos lo dejó avisado Blas de Otero, "estoy clamando a Dios. Y su silencio, retumbando, ahoga mi voz en el vacío inerte." ¿Para qué insistir nosotros?

Hablemos con la razón, con el análisis, con la inteligencia, con el pensamiento activo que no nos permita aceptar, como vegetales, nuestra nueva condición de esclavos modernos.

Porque las falsas esperanzas volaron hace ya demasiado tiempo. Y de lo que se trata es de exigir justicia aquí y ahora. Y eso no lo regalan, eso hay que ganárselo.
 

El poema de Hristo Botev:

MI PLEGARIA


                    Bendito sea Dios nuestro...


¡Oh, mi Dios, Dios justo!
No tú, que estás en el cielo,
sino tú, en mí, en uno,
en mi corazón y alma...

¡No tú, a quien le rezan
los santones y los popes
y a quien queman velas
los ortodoxos capirotes;

no tú, quien has creado
al varón y la mujer del barro
y al hombre has dejado
ser esclavo en la tierra;

no tú, quien has ungido
a papas, reyes, patriarcas,
y marcado con desdicha
a mis hermanos hambrientos;

no tú, quien al esclavo dictas
rezar, someterse,
y le nutres hasta la tumba
con falsas esperanzas;

Sino tú, Dios del intelecto,
defensor de los caídos,
cuyo día los pueblos
festejarán ya muy pronto.

Inspira a cada uno
amor por la libertad vivo,
para que a muerte luche
contra los adversarios de la vida.

Afianza y mi mano...
Y cuando el esclavo se levante rebelado
que yo y mi tumba halle
en el campo de batalla.

No dejes que se enfríe
el corazón fiero en tierras ajenas
y mi voz se desvanezca
amortiguada en el baldío...


('Hristo Botev. Poesía'. Selección, traducción y prólogo de Zhivka Baltadzhieva. Editorial Amargord)
 

ENTRADAS RELACIONADAS:


("Hoy, en la España del siglo XXI, no hace faltan muchas lupas para encontrar desgracias sociales que pisotean a cada paso nuestra conciencia. Ni tampoco para poner rostros y nombres a tantas hombres de fama y poder que se llaman a sí mismos 'patriotas'. Patriotas que dan la espalda a tantas tragedias sociales, porque, quizá, precisamente de ellas viven")



(... Porque hablar, escribir, también es mirar con los ojos bien abiertos y comprender qué está ocurriendo. A esa mirada viene ahora Botev a llamarnos... "¿Oyes cómo los pobres imploran?... Entona, tú, una canción como esta, cántame, joven, las penas, canta cómo vende hermano a su hermano, cómo sucumben juventud y firmeza, cómo llora la huérfana viuda, cómo sufren los niños sin techo!")
 
 
 


(... Y es entonces cuando permito, invadido, que esos versos retumben en mi cabeza, tamboreen mi ánimo, me abracen mientras me hablan, me den palmadas, no permitiendo que rehuya la urgente conversación... "Así legisló la manada de lobos con piel de cordero para colocar la piedra eterna de la santa mentira y la mente humana tener para siempre encadenada... Calla y reza cuando te pegan")


'ELEGÍA' Y 'EL PATRIOTA', DEL LIBRO RECOMENDADO 'HRISTO BOTEV, POESÍA'

("... es la acción la que emerge espoleada, la que nos llama a través de la palabra poética para sacudirnos la pereza, para abandonar la sumisión, para querer sentirnos vivos, para que podamos creer que sí, que  somos nosotros los únicos protagonistas de nuestro destino..." Dime, oh, dime, pobre pueblo, ¿quién te mece en esta cuna, en la cuna maldita de eterno esclavo?)

´'EL DÍA DE SAN JORGE' / 'MI PLEGARIA', DOS POEMAS DE HRISTO BOTEV

("Así balaba tras el pastor / el rebaño de ovejas dóciles, mansas, mientras su rey, feliz imbécil, / como todos los reyes de este mundo, / con el lindo cayado les conducía... igual que a ti, tributo te cobra el rey, pobre pueblo, / para sus harenes abominables..." "...no tú, quien al esclavo dictas rezar, someterse...")




Publicado por
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario