sábado, 6 de diciembre de 2014

CRONICA: EN CÁDIZ SE CELEBRÓ... 4D: ANDALUCÍA, PIDE TIERRA Y LIBERTÁ.


Con motivo de la celebración del 4D (ANDALUCÍA, PIDE TIERRA Y LIBERTÁ), desde la Unión Local DEL SAT de Cádiz se organiza un acto en la tarde del viernes día 5 que aborda los siguientes temas:
“¿Qué es el FRACKING?” y “Soberanía Alimentaria en Andalucía”.
 
La presentación la hace
nuestro compañero Sergio de la unión local de Cádiz quien, una vez más, agradece a los compañeros ex Delphi la posibilidad de realizar este acto en el salón de actos del Edificio de Sindicatos, que ellos han recuperado para el pueblo con su encierro allí -que ya va por más de 300 días- y comienza exponiendo breve y claramente el porqué del acto. En esta parte nos situamos en los días previos al 4D de 1977 y se obtiene una imagen real del sentimiento del pueblo andaluz de aquellos días en su demanda de autonomía y la manipulación que hace el estado posteriormente, para rebajar las cotas de autodeterminación o soberanía de la nación andaluza… Se trata también la muerte de Manuel J. Caparrós, como otro crimen más de la infección posfascista que -latente hasta hoy- ha silenciado y querido ocultar a través del aparataje de estado tantas muertes.
 
Las imágenes de Blas Infante se
entremezclan con las palabras de Sánchez Gordillo y Diego Cañamero, en lo que es aún, a día de hoy, una de las grandes promesas rotas del pueblo andaluz, la Reforma Agraria… “¡¡La tierra para quien la trabaja!!”
 
A continuación de la presentación intervienen los miembros de la plataforma Anti-Fracking de Cádiz, miembros a su vez de la asociación mediambiental “La Toniza” y militantes del SAT.
 
La exposición que hacen del deterioro del medioambiente que produce este sistema de extracción desde las distintas perspectivas es muy clarificador: La peligrosidad de los procedimientos, su ocultismo, el impacto ambiental en el momento de la extracción y el impacto residual del subsuelo, el contraste entre los puestos de trabajo que originan estas plataformas y su poca durabilidad en el tiempo como empleo estable, en contraposición con las alarmantes cifras de accidentabilidad que se vienen dando, sin entrar en una valoración o estudio a largo plazo sobre el impacto en acuíferos, estratos, liberaciones radiactivas, emanaciones tóxicas o movimientos sísmicos.
Por todo esto nos queda claro a través de la exposición de los compañeros del rechazo social que tenemos que transmitir, difundir estas prácticas como nocivas e inviables para el sostenimiento de un medio del hombre y para el hombre, donde la salud y el entorno se fortifiquen en contra de estas prácticas multinacionales de intereses oscuros, que vienen a degradar y a degradarnos. La respuesta social (en contra) en ANDALUCÍA debe de ser unánime, visible, y nuestra obligación más inmediata difundir esta presentación y esta explicación.
 
Posteriormente tomó la palabra la compañera Chiqui Cruz Rojo perteneciente al SAT-US, quien trató de acercarnos con acierto al concepto de Soberanía Alimentaría, empezando por su definición, amplia y muy completa, que deja claro cómo muchísimos aspectos intervienen en su conquista, desde la acción personal más ínfima hasta las grandes decisiones políticas tienen mucho que ver con conquistar lo perdido o hacer crecer la brecha que las transnacionales de agrotóxicos o laboratorios de semillas (transgénicas o no) están abriendo. Los pueblos tienen que poder decidir su futuro. Ante la duda de si la “reforma agraria” es una conquista contextualizada hoy como consigna revolucionaria, la opinión de algunxs es que está más viva que nunca, y “la tierra para quien la trabaja” es un porvenir necesario, porque eso no sólo abarca que es de quien la trabaja (el pueblo), sino que es de quien la consume (el pueblo), y “solo el pueblo salva
al pueblo”… De este modo como la fábrica para quien la trabaja (el obrero) no es un sueño bucólico desfasado, porque una empresa industrial pesada puede cometer y comete en relación a los beneficios y situaciones de mercado, daños irreparables en los ecosistemas, nuestros ecosistemas, todos estaríamos de acuerdo que los hombres y mujeres obreros conscientes de lo que sucede tomásemos partido en la denuncia de estos abusos, como conocedores de esa realidad nociva para la población, pues de igual manera el campesino  consciente de su sistema productivo y su medio necesita tener control sobre los abusos de transnacionales, sean agroquímicas, agrotóxicas o del origen que sea.

Ya en el siglo V a.C nos decía Hipócrates: “Que la medicina sea tu alimento, y tu alimento la medicina”.
Al final de tan interesantes charlas se abre un debate con preguntas y también reflexiones de parte del público asistente que enriquecen aún más el conocimiento de los temas tratados.

El broche del acto lo pone el grupo de Rap 11007, del barrio de San Severiano de Cádiz, que enseguida nos hacen levantar de nuestros asientos, levantar las manos para declarar que “no tenemos miedo” y “soy antifascista” y levantar las fuerzas y las ganas de lucha. La calidad de las letras y de voces de estos “militantes andaluces antifascistas” nos acompañan en nuestra despedida del Edificio de Sindicatos y de los compañeros ex Delphi que comienzan a preparar sus lechos para pasar allí una noche más…


 
Y  Blas dijo: “Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad… sea por Andalucía libre… y la humanidad”.
 
Y para cerrar (cómo no), El Cabrero: “La tierra es el plato de toda la humanidad y no solo de unos cuantos…”
 
Corresponsal obrero en Cádiz



Logo Corresp_Obreros4x4

Red de corresponsales obrerxs y populares 

Envía aquí tus crónicas, informaciones…
elcorresponsalobrerx@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario