sábado, 20 de septiembre de 2014

Un comando de la organizacion de la resistencia libanesa Hezbolá y fuerzas especiales sirias vuelan un estratégico puente en manos de los terroristas del EI

“El puente es el único de la región bajo el control del Estado Islámico y unía la ciudad con el lado oriental. Esta acción impidió a las fuerzas y equipos de armas del EI que estaban en Iraq acudir al combate en el Aeropuerto de Deir Ezzor, que ha sido objeto de ataques por parte del grupo takfiri en las últimas semanas."

Una fuente del centro de operaciones conjuntas en Damasco dijo al periódico kuwaiti Ar Rai que Hezbolá fue quien voló del puente de Deir Ezzor, una acción que llevó a una interrupción de las comunicaciones terrestres de las fuerzas del Ejercito Islamico  que se hallan en la ciudad con otros centros bajo su control en la provincia.

Esta acción llevó a la interrupción de los envíos de suministros, equipos y tropas desde la frontera iraquí hasta la ciudad.  La fuente explicó que “la fuerza de ocho oficiales de Hezbolá y cuatro de las unidades de operaciones especiales sirias destruyó el puente con 2.500 kgs de explosivos que habían sido introducidos en la zona durante varios días”.

“El puente es el único de la región bajo el control del Estado Islámico y unía la ciudad con el lado oriental. Esta acción impidió a las fuerzas y equipos de armas del EI que estaban en Iraq acudir al combate en el Aeropuerto de Deir Ezzor, que ha sido objeto de ataques por parte del grupo takfiri en las últimas semanas.

La aviación atacó el puente durante semanas, pero no fue capaz de infligirle el suficiente daño, así fue decidido enviar un equipo de las fuerzas especiales sirias para vigilarlo durante más de 25 días con el fin de registrar el tránsito por el mismo, las patrullas que lo custodiaban etc.

Tras varios análisis y discusiones se decidió que personal especializado en la guerra urbana de Hezbolá penetrara detrás de las líneas enemigas y procediera a la operación. Este nuevo grupo llegó guiado por el primero para colocar los explosivos en una operación que duró seis horas, comenzando a las 11 de la noche. Los miembros de este grupo eran combatientes de una de las unidades especializadas de movimiento de resistencia libanés que había trabajado dentro de Israel.

Antes del alba, el grupo se retiró tras haber colocado los explosivos, con excepción de un miembro de las fuerzas de Hezbolá y otro militar sirio que quedaron atrás para proceder a la voladura del puente y otros miembros de las fuerzas especiales sirias que protegieron la retirada del grupo mayor. Los dos oficiales detonaron entonces los explosivos.

Se trató de una de las operaciones más complejas de la guerra en Siria hasta el momento y supuso un duro golpe logístico y moral para el EI. La operación entrañaba grandes riesgos y algunos de los detalles de la misma continúan siendo confidenciales a la espera de que el liderazgo sirio y de Hezbolá decidan darlos a conocer en el futuro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario