lunes, 4 de agosto de 2014

¡PALESTINA, no te rindas, aún estás a tiempo! Maité Campillo (Lectura recomendada por el Blog)

¡Muerte al árabe!
y los niños corren perseguidos bajo las bombas. . .
"...El Vaticano sionista-judío en Israel (ocupante de Palestina)  amenaza con seguir asesinando cientos de niños.  El judío-sionista es más que malo,  muy malo,  trata al aborigen como extraño por su tierra.  Es un asesino.  Un asesino  que goza con la ostentación de poder de guerra,  de unas leyes que no son las del pueblo palestino,  con un ejército mercenario que acorrala y bombardea,  que masacra entre bombas y misiles.  Las imágenes de niños palestinos descuartizados dan más que escalofrío.  Su religión es frío de muerte,  el poder sionista es muerte,  terror carnívoro,  devorador humano,  sadismo ejercido por la Alemania e Italia fascista .  Y,  la ONU,  “manda abandonar los territorios árabes ocupados”. . . ¿Todos?. . . ¡¡¡TRAMPA!!!..."

¡PALESTINA, no te rindas, aún estás a tiempo!
No te rindas,  aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas,  por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás sola,  porque te quiero. 
(M. Benedetti)

¡Muerte al árabe!
y los niños corren perseguidos bajo las bombas. . .
El Vaticano sionista-judío en Israel (ocupante de Palestina)  amenaza con seguir asesinando cientos de niños.  El judío-sionista es más que malo,  muy malo,  trata al aborigen como extraño por su tierra.  Es un asesino.  Un asesino  que goza con la ostentación de poder de guerra,  de unas leyes que no son las del pueblo palestino,  con un ejército mercenario que acorrala y bombardea,  que masacra entre bombas y misiles.  Las imágenes de niños palestinos descuartizados dan más que escalofrío.  Su religión es frío de muerte,  el poder sionista es muerte,  terror carnívoro,  devorador humano,  sadismo ejercido por la Alemania e Italia fascista .  Y,  la ONU,  “manda abandonar los territorios árabes ocupados”. . . ¿Todos?. . . ¡¡¡TRAMPA!!!  La ONU,  es mentirosa,  más que tramposa.  De qué paz,  habla el descabellado organismo conciliador del sionismo-yanqui.  Sus mentiras y trampas llevan años ensuciando el planeta,  su árbol de paz es un olivo de interminable sangre por el campo.  Y los asesinos de Palestina “reconocidos” como gobierno de Israel reclaman su derecho a vivir en paz (?).  Por eso es que se deshacen de todos los niños (representan el futuro de su país) de ese hermoso país que sólo a ellos pertenece.  Irán (país solidario con Palestina) dijo que no cesará hasta destruir el Estado de Israel.  Amén. 

Piedras contra bombas 
Sí, llueven piedras, es la ira contra el ocupante asesino
Y los niños corren.  Corren hacia los brazos de sus papás cuando les responden con bombas y misiles.  Llueve la ira,  pero es insuficiente.  El desierto es patente,  aunque llueve.  Que en Sanjuán del fuego llovió, parece,  por eso no alumbró la hoguera lo suficiente.  Que por Palestina no pasó.  Y,  las tierras deberían estar tan verdes como la esperanza que tañe mi corazón.  Dónde la esperanza,  Maité?,  oí decir a una voz entre el perfume de la rosa de los vientos.  Oh,  pétalo desquebrajado que ya ni hablar ni oír,  vivir,  te dejan.  Sí,  la esperanza la oí,  tras el impulso que te vencía de tanto correr hacia los brazos de la libertad. . . Y el solidario de 'Kukutxa' no pudo sentirte,  socorrerte,  apenitas es que cumplió siete años. . . Claro,  eso yo lo se porque nos conocimos (cuando tenía poco más de tres),  por ahí andaba ya,  detrás del cello para rehabilitar edificios culturales derribados por la codicia institucional,  conocedor de las maniobras del poderío que dan las modernas instituciones democráticas. Así es como yo le quiero ver (promesa de futuro),  en su sensibilidad solidaria.  Yo vi la esperanza en Aiert.  La vi en su sueño,  y en el de todos los niños del mundo,  que saben querer y compartir haciendo hueco al que llega henchido de lucha contra la opresión.  La vi,  la vi,  la vi. . .  Me rozó al pensar  en ese afortunado día en que naciste y,  al preguntarme  por qué,  otros de tu edad están muriendo por el odio invasor.  Yo también la sueño y fantaseo con ella.  Pero no llena de sangre de niños como la sueña los que quieren convertir una religión en raza,  y ocupan tierras a base de matanzas como se ocupó Indoamérica.  El Tío Sam,  dice que es América,  pendejo!,  culero!,  mala bestia!  No Aiertxu,  hasta el conejito que tu tienes y paseas como el colega mas lindo del mundo,  sabe cuando los matones mienten,  cuando putean,  trampean engañando lo mas inocente.  Y cuando dice (la que hoy se autodefine como reina por derecho de pernada que no por voluntad popular) que no debe existir diferencias entre banderas,  color,  e idioma:  miente,  miente,  miente ¡¡¡TRAMPA!!! 

Por todo eso y muuuuucho más. . . 
Los niños de mis sueños juegan a las escondidas
Para que no los atrape la estela mortífera de los malos,  capaces de comprar lo más insignificante e innecesario cuando a otros matan de hambre y de bombas.  Porque en su país (los de al margen del tipo de bandera e identidad),  y de que hay que negociar la paz sin expulsar al ocupante ¡¡¡MIENTEN!!!  Son los vividores del cuento (asquito da oírles)  que hablan desde esa punta de la Europa democrática (tremendo invento), o sea,  repletica de nazis capitalistas e hipócritas.  Pero a ellos les llueven bombas,  por eso juegan a las escondidas:  “siempre llueven bombas en nuestro país”,  dicen los niños de los que hoy quiero hablar.   Bueno,  ya tu sabes que muuuuuchos,  muchos mayores,  son pero que muy fariseos.  Los malos  de verdad,  de la buena,  no son pero que nadita nada de fiar,  colega,  eso te lo puedo asegurar;  por eso es que quiero regalarte mi sinceridad como mejor presente,  junto con un millón de besos,  por ser lo mejor de los regalos.  Ajá,  ¡¡NO OLVIDES!!!  Que con los niños palestinos,  está pasando lo mismo que ocurrió en Gernika y Durango,  pero más,  pues se repite desde hace pero que muuuuchos años que bombardean su país sin cesar.  Ten los ojitos bien abiertos,  alerta sin perder el horizonte.  El enemigo es un monstruo txarto,  txarto,  oso txarto. 

Y Noa,  la cantante judía,  condena desde Gasteiz en un festival de música las bombas,  dice,  de palestinos,  que cayeron cerca de su casa. . . también las de Israel.  Pero no dice nada de que “las bombas” de los palestinos son como de juguete,  y que las bombas de “su país”,  asesinan,  y causan tanto terror,  que hasta sus compatriotas sionistas,  montan un palco de lujo en las montañas.  Aiert,  te imaginas?  Sí,  en las montañas.  ¿Y sabes para qué?,  pues para sentir la sangría como un espectáculo de honor:  el mismo día que un barco de guerra de su país,  asesinaba a cinco niños palestinos que jugaban en una playa. . . Habría que botarla de Euskal Herria por fascista.  No crees?  A,  Noa,  quiero decir.  Eso es lo que yo pienso,  claro,  pero no los energúmenos que pagaron y fueron a oírla,  ellos,  la aplaudieron.  Diooosss cómo esta el mundo de los humanistoides! 

Los sionistas-judíos ¡¡MIENTEN!!!
Siempre han dicho que los palestinos les agreden ¡¡TRAMPA!!!
Y de que los niños son tan terroristas como sus papás ¡¡PSICÓPATAS!!!  Eso dicen los mengeles,  a los que sobre sus cascos bélicos lanzan lluvia de piedras cual luciérnagas en la noche alertando al mundo:  Ahí está el asesino.  Y,  claro,  alguna podría descalabrar el cogote pelado de algún rabino ilustrado a lo Moisés.  Entonces es que ellos,  además de robarles su patria que es su cultura,  idioma,  tierra,  recursos,  historia,  amigos,  hijos,  padres,  abuelos,  destruir sus casas y vida. . . les asesinan,  torturan,  odian desnudándolos de todo y muestran al mundo como andrajosos terroristas.  Éste es el escenario del nazismo.  Te escribo en erderaz,  aunque me gustaría poder hacerlo en euskera,  ¡que vean los malos la de idiomas que un vasco domina en apenitas siete años!  Lo cierto,  (coleguillas del mundo amigo),  es que esta manada de psicópatas en tierra Palestina,  han creado en Israel su Vaticano.  Sí,  el Vaticano del sionismo-judío,  a base de exterminar a sus moradores y de robarles a punta de metralla tierras y recursos:  Ladronesssss!,  asesinosssss!,  fascistasssss!,  xenófobossssssssss!,  engendros de nazismooooo!  Sí,  Aiertxu,  es como si los cristianos más hijoeputas del mundo,  decidieran que según Santa Rita,  la tierra prometida por su dios es Euskal Herria,  y ala!,  todos a ocupar caseríos como en la cruzada española de Isabel la vaticana,  que tanto adora la monarquía que nos roba nos roba nos roba,  impone y deforma.  Valles,  montes,  playas,  y lo que haga falta hasta declarar Iruña,  ciudad santa;  Gasteiz,  del todo por la patria rojaigualda como el cura asesino de Ocaña;  y Bilbo,  rodeado por la armada de la catedral militar de Burgos y los nacionales de Cantabria;  así hasta terminar bombardeando Gipuzkoa (de uno y otro lado de la frontera) dónde se refugian los vascones en grandes campos de refugiados. Todo ello  programado y dirigido por los imperialismos cristianos que masacraron miles de inocentes,  como el caso de Málaga,  o la matanza de Badajoz,  y otros acusados por sus vecinos partidarios de la mano alzada cuando comidos por el terror del nazismo,  intentaban cruzar Portugal, Francia. . . 
¡¡¡Así no hay pueblo que resista coleguillas!!! 
Por muy valientes que sean los vascones,  cuando por medio se impone a los GAL desde el poder absoluto,  goleando con metralla y puños de acero junto a cal viva.  Ni maños,  ni catalanes,  galegos,  andaluces,  o por muy valientes que sean los niños palestinos. . .  Porque el quid de la cuestión en sí,  es que los crímenes en masa,  forman parte de la idiosincrasia del capitalismo internacional.  Pero para llegar ahí,  has de subir más peldaños de la escalera,  asignatura pendiente.  Nada fácil todavía,  como para que descubras la verdadera cara nazi de rostro imperial. . .  Un pequeño país impuesto,  uno más,  creado por el fanatismo religioso fascista con la ayuda de los imperialismos de época.  No sería nada,  nadie,  sin la dirección,  organización,  planificación y ayuda económica que presta el imperio,  o sea los gringos,  estos son los asesinos.  El yanqui,  ese es el enemigo esté quien esté de presidente,  ya que los que verdaderamente gobiernan y deciden son los nazi-sionistas de EEUU.  Tremenda encrucijada,  eh,  laberinto pues!,  que sólo haciéndolo saltar por los aires como cohete hacia la luna,  permitiría dejar dormir a todos los niños y seres de la tierra.
Cierto es, que sobre siete peldaños de la escalera
Podemos empezar hablar cosas importantes de este mundo. . . 
Paso a paso eso si que está clarito.  Hora de cruzar la cuarta pared,  de empezar a contar historia de otros niños como la del niño Simbad,  por ejemplo.  ¿Te conté que los malos se 'colaron'  en su país sin ser invitados?  O,  sea,  que sin permiso.  Así entraron los ocupantes,  si Aiertxu,  los malos que la gente llama gringos,  así mismo.  
¿Saben lo que pretendía la crueldad de los sionistas que llamamos suavemente malos? 
¡¡¡Robar el petróleo del país del niño Simbad!!! 
El juego no era juego.  No.  Era traición y también maleficio,  usurpación,  una trampa así de grande colegas,  como la propia vida misma. . . Gentuza amiguitos,  mala sangre. 
¿Y,  saben lo más grave?
¡¡¡Buscaban,  de entrada,  desaparecerlos!!!
¿Entienden lo que les quiero decir?,  ay,  ay,  ay. . . 
¡¡¡Maniatar a Palestina,  estrangular su gente,  eso querían,  dejarles sin manos ni ojos ni voz,  hasta sin vida!!!
¿Pueden imaginarse un futuro  con estos malvados dirigiendo el mundo?
Eso es lo que quieren chicos.  Además de enterrar a nivel oficial cultura e idioma palestino;  sus canciones,  recuerdos,  sueños felices y robar.  Sí,  robar las entrañas de su país  enterito,  su petróleo,  por él matan decenas,  cientos de niños,  miles de personas como cuando la fiebre del oro,  y,  destruir su historia eso no hay duda.  Y no sólo de Iraq,  también de Afganistán,  Irán,  Libia,  Líbano,  Egipto,  Siria,  Chile,  Nicaragua,  El Salvador,  Colombia,  Venezuela,  Ucrania,  Cuba. . . 

Paso a dibujar el paisaje 
Los niñ@s de los que hablo, que son muchos. . .
Tenían una sonrisa así de grande,  como la de la luna.  Como la tuya cuando sonríes y guiñas un ojito,  tu sabes,  llenos de vida;  o los pones como las máscaras del teatro a lo chino que es como decir con labio y boca como “Gargantua”,  pero con una mueca más que relinda,  y un brillo en los ojos que,  uf!  Bueno pues entre los niños que jugaban y reían en la playa,  en sus casitas,  y en la calle,  es que se encontraba el niño Simbad con mirada de lince y piel de arcilla;  heredero de una de las grandes civilizaciones de la humanidad.  Pero un mal día llegaron esas malas fieras,  las que hacen todas las guerras al mundo,  a la vida.  Digo bien,  créanme,  guerras al planeta en el que vivimos. 
¿Sabes vos cómo y porqué se visten de terror? 
De esos que siembran de tanques nuestro paradisíaco planeta;  de aviones  y tropas para matar a niños,  a sus papás,  abuelitos. . . Es por eso que me acordé en tu cumple,  porque ya se lo que piensas de los hombres malos,  sientes y quieres a los niños que juegan sin pensar en cosas que son feas,  por ser muy malas;  como  destruir las casitas de ellos,  también sus hospitales y escuelitas.  Sí, sí,  tienes mucha razón,  hay que ser. . . Mismo Aiertxu,  ellos son los delincuentes que se cuelan en los países sin permiso,  los monstruos de la guerra:  matan,  disfrutan haciendo sufrir,  viendo llorar. . . Los que dejan solos en el mundo a miles de Simbad.  Que es como decir Aiert,  Raiko,  Omar,  Amanda,  Irati,  Davinia,  Sarai (aunque te de escalofríos y sientas que el terror te hace temblar,   no lo podemos disfrazar porque no es carnaval),  es y ocurrió con  Muhamad Saleh Muhamad al-Arja,  de 12 años,  de Rafah,  Gaza,  asesinado por fuego de un francotirador israelí,  sobre su cabeza,  cerca del cruce fronterizo de Rafah.  Math Ahmad Muhamad abu-Hadwan,  11 años,  de Hebrón,  asesinado por disparos de las FDI,  sobre su cabeza,  en Tel Rumeida.  Abdul-Rahman Khaled Hammouda Khbeish,  4 años,  del campo de refugiados Balata,  asesinado por disparos sobre su cabeza.  Iman Muhamad al-Haju,  4 meses,  de Khan Younis,  Gaza,  asesinado por disparos de las FDI mientras estaba en los brazos de su madre.  Isra Ahmad,  de 11 años,  de Nablús,  asesinada en un punto de control de las FDI,  cuando su mami intentaba llegar al hospital con ella.  Obeisi,  niña de Nablús,  asesinada en un punto de control de las FDI;  impidieron a su mamá cruzar con ella cuando se dirigían al hospital.  Y así,  cientos,  muchos cientos de niños. . . A Simbad le cortaron el pelo,  además le quemaron sus ropas,  fotografías,  no le dejaron nada con que jugar,  a quién mirar,  a quien implorar,  amar. . .
¡¡¡Le robaron hasta el nombre!!!
Le impusieron otro.  Sí,  Aiert,  otro,  ay mami,  y dijeron. . .
-DESDE HOY TE LLAMARÁS: YORD
(Le internaron en un “colegio”)  
¿Pero saben que hizo el niño Simbad,  compas?
¡¡¡Luchó mucho y se escapó,  valiente Simbad!!! 
(Pero el niño que era niño no cesó de gritar,  hasta en silencio gritaba Simbad. . .) 
¡¡¡Aita-ama/papi- mami,  estoy aquííííí!!!
. . .Y el niño Simbad llegó a su barrio destruido por los invasores. . .  Estaba asustado,  desorientado,  ante todo lo que el monstruo de la muerte había hecho en su barrio.  Pero los malos que son muy malvados sirviendo al monstruo,  lo raptaron,  ay,  ay,  ay. . . 
(Y,  le encerraron de nuevo en el “colegio”,  le volvieron a cambiar de nombre)
-DESDE HOY TE LLAMARÁS:  CHARLY

Pero Simbad no quería cambiar su nombre
Quería seguir siendo el y vivir con sus papás que tanto le querían 
Simbad adoraba a sus padres.  Se enteró que su hermanita pequeña tuvo más suerte,  se encontraba algo más lejos,  con los abuelitos/aitites,  hasta allí aún no habían llegado las tropas del monstruo.  O,  sea que nuestro amiguito tenía una hermana más pequeña. . . 
¡¡¡No había quedado sólo en el mundo de los malvados!!!
Pero los invasores son tropa insaciable,  bueno ya tu sabes lo que son,  y,  llegaron al poblado donde se encontraba su hermanita,  ay,  ay,  ay. . .
(La cogieron,  cortaron el pelo,  quemaron sus ropas y cambiaron el nombre) 
-DESDE HOY TE LLAMARÁS:  NANCY
La encerraron con 4 añitos en el pabellón de niñas,  del “colegio” de los invasores,  como a su hermanito de 9 años.  Los vistieron a los dos con  ropas extrañas,  no parecían gente. . . Simbad sufría por su hermanita,  seguía pensando en su país,  y en sus papás;  en todo un año,  sólo aprendió cuatro palabras:
-¡Sí,  señor!
-¡No,  señor!
Simbad empezó a respetar más que nunca su idioma,  amar y sentir con delirio su cultura,  e intentaba creer que todo aquello no podía ser cierto,  y en su interior,  así escondidito,  pensó que volvería a ver a sus papás, barrio,  escuelita. . .
¡¡¡Qué lindo y valiente era el niño Simbad!!! 
Durante el invierno lo pillaron otra vez junto a otros muchachos del “colegio” (también secuestrados),  que intentaban la fuga.  Simbad se propuso luchar sin desmayo hasta conseguirlo.  Luchó como un  valiente guerrillero.  Se reunió con las chicas entre las que se encontraba su hermanita pequeña,  y juntos formaron una gran familia.  Ahí es que se encontraba nuestro hermanito Simbad.  Entre todos ellos,  viendo la forma de salir para caminar por las calles donde le querían,  y reconocían como gente.  Y lo lograron.  Pero les volvieron a coger (como castigo),  recibieron  treinta latigazos,  ay,  ay,  ay,  ayyyyy. . . 
Ya no hay locos (Aiert)  ya no hay locos
En “España” (?) ya no hay locos
Ya no hay locos,  ya no hay locos
Ya no hay locos,  amigos,  ya no hay locos
¿Cuándo se pierde el juicio?
Yo pregunto ¿cuándo se pierde,  cuándo?
Si no es ahora
Que la justicia vale menos 
implantación de la dictadura nazi-franquista)Que el orín de los perros.
(Dijo,  León Felipe,  desde el exilio,  ante la
Pasó el tiempo. . .
Ya eran todos unos años más mayores
Cuando llegaba el día,  en que los malos llamaban el de los caídos,  les sacaban en desfile y ponían en sus manos flores y banderas de los EEUU.  Los niños que habían crecido encerrados en aquél “colegio”,  se sentían menos que una pulguita,  con aquellas ridículas miniaturas absurdas por banderas ¡¡¡Con lo grande y bonita que era su bandera!!!. . .  Simbad,  empezó añorar la suya como una extensión de su cuerpo y mente.  Algo en lo que nunca antes había reparado.  Así es como empezó a recordarla con nostalgia,  a sentir a través de ella la escuelita bombardeada de su barrio,  como símbolo de una cultura que se le iba de entre las manos,  su libertad.  La libertad por la que tantos años sus padres habían luchado.  El recuerdo de sus colores le acerco más aún a los suyos,  ella le ayudaba a guardarlos bien dentro como un secreto donde el monstruo de la muerte nunca llegaría.  Acomodaba en ella todo su amor que se henchía en cada paso del día que pasaba.  Empezó a sentirse mas seguro de si mismo (y,  no,  entre aquellos banderines de feria del monstruo).  La agitaba entre su pecho,  la sentía inmensa como su corazón danzando al viento;  un canto,  una ofrenda a su país en lucha contra el invasor,  haciéndola bailar desafiante.

El monstruo seguía equilibrando su conquista 
Obligaba a los niños a desfilar ante los invasores. . . 
¡¡¡Los que habían matado a sus papás!!!  Simbad perdió todo contacto con su hermana y los otros muchachos.  Fue enviado a otro “colegio” a California.  Allí estuvo sufriendo los crudos inviernos del país de los malditos.  No volvió a comer lentejas,  ni tortitas,  ensaladas ricas,  pescadito,  ni albóndigas con yogur y pepinillos frescos...  Pero aprendió a comer hamburguesas,  pizzas,  ketchup,  a recitar de memoria los Estados de la Unión de la muerte,  a lanzar gritos excitados durante los partidos de fútbol aliados de los invasores,  a blasfemar y enfrentarse con otros muchachos para defender el equipo ¡¡¡El del monstruo!!!. . . También le enseñaron a meter la cabeza en cerveza y no sacarla hasta reventar de ella,  a mascar chicle imperial de sabor a pólvora,  a maldecir en inglés a sus verdaderos hermanos;  así es como le mantenían drogado la mayor parte del tiempo,  ay,  ay,  ay. . . Siglo XXI. . . ¡¡¡De cómo el invasor se impone como “Estado de Israel” apuntando balas de metal sobre la nuca de los aborígenes!!!

Simbab cumplió 15 años, pero no era feliz. . .
No quería ser como los malos querían que fuera, dejó de hablar
Y volvió a ser azotado hasta sangrar (por el invasor de su tierra),  con la cabeza dentro de una bolsa de plástico.  El niño Simbad se asfixiaba.  Se asfixiaba mientras aguantaba uno por uno los latigazos (regalo de cumpleaños) “sólo quince”,  los años que había cumplido ese día.  Aguantó como pudo maldiciéndoles en silencio,  quería que todo se acabara,  quedar solo entre sus recuerdos a miles de kilómetros. . .
¡¡¡Y ocurrió algo asombroso!!! 
En los ojos de Simbad empezó a brillar una luz especial;  estaba viendo en vivo nada más ni menos que a su país a ladito de él.  Abrazó a sus papás,  hermanita,  abuelos,  a toda la gente del barrio que conocía ¡¡¡Buaaaaa!!!!  Qué maravilla la ráfaga que irradiaba al niño Simbad,  qué besos de cumpleaños recibía de sus papás impresionados por lo que había crecido,  la personita tierna y dulce que era.  Simbad se repitió una y mil veces que volvería a escaparse: “lo voy a lograr”,  se decía,  “saldré de aquí”.
¿Y saben por qué? 
¡¡¡Porque Simbad estaba impregnado de utopía!!!
Casi nada eh,  uf!,  de utopía coleguillas ¡¡¡Guauuuuu!!!
Ni latigazos sentía concentrado en su mundo interno liberador,  en el se explayaba a gusto rondando a la libertad.  Manifestaba en ella una felicidad que le hacía gigante.  Reía,  consciente de que avanzaba,  consciente de que volvería a salir de aquella ratonera;  henchía el pecho y ponía muecas con don de inteligencia. . . no veía si no a la soldada esa,  cómo se llama. . .?  A,  sí,  Lynndie Englant,  mismito,  en persona,  arrastrando a los hermanos iraqíes!  Atados,  sí,  con una correa al cuello y desnudos,  con los cuerpos llenos de sangre,  con heridas gangrenando sus cuerpos. 
¡¡¡La vergüenza!!!
Eso es que dijeron “La vergüenza” de Abu Ghaib.  Pero nunca avergonzó al gringo que pende su economía del monstruo.  No,  sus tropas de malhechores se enorgullecen de los centros de tortura que abren donde encierran la vida a cal y canto.  Son centros de muerte.  Centros de dolor donde torturan la inocencia y dignidad que odian. 
Dicen que sus mengeles asesores se entrenaron en la SS,  y eso es cosa más que repugnante.  Pero esto prometo explicar en otro momentico.  La escalera es larga,  hay que pelear la formación,  aprender a jugar sin trampas,  pero avanzando entre peldaños,  si?  Bueno,  una cosa bien especial.  Ahorita la que escribe se dirige a otros compas más pesados. . . ¿Se ríen?,  “en kilos,  es que quise decir”.  “Ah,  buenooooo”.  Ñooooo,  están al loro los pibes,  graciosillos. . .
¡¡¡Lo dicho: Volveré con ustedes colegas!!! 


NOTA
'La bestia'
Kuneitra (Palestina)
La flor de los altos del Golán”
Kuneitra quedó saqueada,  demolida por el sionismo.  Ansioso el ocupante de desaparecerte de la faz de la tierra como cultura,  como respuesta. 
Hay cosas que se graban de isofacto en la memoria cuando las vives directa o a través de quién las sufre.  A Kuneitra la he vivido indirectamente.  Empecé a visualizar la bestia imperial-sionista-su odio,  a través de amigos que me explicaron una vez y otra su complicidad  precursora del desarraigado y expulsión de sus hogares como sucedió en Líbano.  Derroche increíble de cúmulo de sacrifícios.  Peligro constante.  Asesinados sus luchadores y revolucionarios,  donde la desbalanza de fuerzas y armas es tan desproporcionada como el odio y la rapiña.
Expulsados como pueblo de su propio territorio,  perseguidos,  acosados.  Así se encuentran muchos de estos pueblos. 

Sí,  me importa saber que no te niegas compartir allá donde te encuentres costumbres saludables.  Que no desechas de ellas tu historia,  no entierras tu pasado ni ideas ni compromisos.  Podrás comprobar cuanto en común tenemos para caminar juntos como gente;  el apoyo que brindemos a la causa en común ha de ser recíproco,  lo tuyo mío y viceversa.  Luchar,  siempre luchar contra el capitalismo e imperialismo,  en todas sus formas revestidas de uniforme,  etapas y escamas con brillo.  Sólo en nosotros mismos se encuentran los soldadores de futuro.  Sólo en nosotros mismos está la vanguardia para forjarlo juntos,  rehabilitar la historia.  Sólo en nosotros mismos hallaremos el camino de hierro y sacrificios que haga falta para conseguirlo.  Porque sólo a través de la lucha antagónica contra el capitalismo irradiaremos,  conectando vía revolucionaria entre trincheras camino de la victoria,  que hemos de empezar a defender y consolidar como parte de Paz invulnerable. 

Sí,  compas,  el escalofrío es grande cuando uno se adentra en la historia.  Hablamos de ocupación,  destrucción y saqueo.  Recuerden Hiroshima,  un ejemplo.  Todo está guardado en la memoria,  sueño de la vida y de la historia.  La memoria agiliza la conciencia. . . La memoria (como dice León Gieco) despierta para herir a los pueblos dormidos que no la dejan vivir libre como el viento.

Y es que los principios se desprecian. . .
Y las leyes de la opulencia son asumidas como pan de cada día “¿Tiempos modernos?”.  El engorde de la propiedad privada fortalece al Estado.  El imperialismo impera entre aliados.  Los enemigos del antagonismo de clase (capitalismo) se dan la mano.  Los campos de guerra se perpetúan negociando muertes masivas,  dan brillo a sus bolsillos.  Sobre la tumba 'del muerto' proclama la paz el Estado:  Comisiones e intereses se imponen fortaleciendo al imperio de la muerte. . . Y nos sorprendió el abismo marginando un año más la verdad,  el derecho a triunfar. . .  Estado de Estados,  es igual a imperialismo,  sean de gringolandia,  eurolandia,  o de las “españas”.  Misma condición.  Cloaca sin fondo comunidad por comunidad,  donde se negocia a golpes bajos por golpes de frente.  Golpean el destino.  Avasallan nuestro futuro,  el sentido elemental por fundamental,  así acorralan protestas.  Tal es la democracia capitalista.  Opulencia donde regocijan escama las capas que se forran.
¡¡Palestina,  no te rindas!!! 
Maité Campillo (actriz y directora de teatro)
 http://www.insurgente.org/index.php/mas-noticias/ultimas-noticias/item/12399-%C2%A1palestina-no-te-rindas-a%C3%BAn-est%C3%A1s-a-tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario