domingo, 31 de agosto de 2014

140 detenidos en una marcha por los derechos de los inmigrantes en la capital del imperio

 Activistas y defensores de los derechos de los inmigrantes volvieron a marchar este jueves frente a la Casa Blanca para exigir al presidente Barack Obama que cumpla su promesa de otorgar permisos de trabajo y legalice a los indocumentados que viven en Estados Unidos, en una manifestación que terminó con casi 140 detenidos.

A cuatro días de que Obama regresara de sus dos semanas de vacaciones de verano, los activistas que defienden los derechos de los inmigrantes organizaron una marcha que convocó a cerca de 1.000 participantes y resultó en el arresto de 138 personas que voluntariamente se ofrecieron para llevar adelante, y de forma pacífica, ese acto de desobediencia civil.
El objetivo de lo que dieron a llamar “El día decisivo” fue “protestar por las deportaciones del gobierno de Barack Obama, respaldar a los niños que están en la frontera, exigir que el presidente actúe por decreto y dé permiso de trabajo y legalización para los inmigrantes indocumentados”, explicó a Télam el activista Gustavo Andrade, director para Organizaciones Comunitarias, de Casa Maryland.
Desde su llegada a los Estados Unidos hace 14 años, Andrade fue parte de los 11 millones de indocumentados que viven en el país, hasta que, en 2009, logró la ansiada ciudadanía.
“He pasado todos los estatus migratorios, pero lo que me define a mí y a todos los indocumentados, es el carácter y las acciones, no el estatus”, afirmó el joven entre los cánticos de “Sí, se puede” y los carteles sostenidos en alto con la leyenda: “No deportes a mi papá”, que podían verse a metros de las rejas que dan inicio al gran parque de la sede y residencia presidencial, en Washington.
Delante de los manifestantes, separados por una larga línea de vallas y sentados en el cordón de la vereda de la Casa Blanca, estaban los 138 voluntarios – entre activistas, líderes religiosos y políticos – que bajo el fuerte sol y el calor, esperaron a ser arrestado uno a uno, en un lento proceso que llevó varias horas y sin confrontar con la policía que ya estaba anticipada de lo que ocurriría.
Los detenidos fueron trasladados a la cárcel de Anacostia, a 6.5 kilómetros de la capital nacional, para luego ser inmediatamente liberados, una vez comprobada su identidad y abonado el monto de 50 dólares por persona.
Ante la definición del partido republicano de que no debatirá la reforma migratoria este año, a finales del mes de junio, el presidente Obama anunció que había solicitado a los secretarios de Justicia, Eric Holder, y al de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, que identificaran acciones que el gobierno podría adoptar por decreto, sin pasar por el Congreso, para dar solución al problema migratorio.
Obama, les ordenó además que tengan listas sus recomendaciones para antes de que finalice el verano local, a fines de septiembre.
Sin anuncios oficiales hasta el momento y con el tiempo corriendo, la pregunta de los activistas y de las organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes es qué alcance tendrán dichas medidas que planea adoptar el poder Ejecutivo y a cuántos indocumentados abarcará.
A pocos meses de las elecciones de medio término de noviembre, no pierden las esperanzas de que el impacto del voto latino vuelva a jugar a favor de los pedidos de los hispanos, como ocurrió en junio de 2012 cuando Obama anunció el programa de Acción Diferida, que cancela temporalmente las órdenes de deportación y concede permiso de trabajo a jóvenes menores de 16 años.
“Sabemos que cuando la política, el pueblo, todos se mueven juntos, podemos lograr los cambios que queremos”, concluyó Andrade con firmeza.
Telam
http://www.librered.net/?p=34884&utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+librered+%28LibreRed+Not%C3%ADcias%29

No hay comentarios:

Publicar un comentario