martes, 17 de junio de 2014

Los agentes que pegaron a un activista de la PAH en Murcia eran reincidentes, por Malena Guerra / Ángel Moya

La policía sabía que los agentes que dieron una paliza a un activista de la PAH en Murcia ya estaban imputados por hechos similares. Pese a que un informe interno los identificó hace dos años la Jefatura de Mucia no actuó contra ellos. 


Prensa
Las imágenes destilan violencia y sonrojan a sus propios compañeros. Un grupo de policías de la UPR (Unidad de Prevención y Reacción) de la Jefatura Superior de Murcia cargan contra un centenar de manifestantes que les increpaban sin violencia durante la huelga general del 14 de noviembre de 2012. Varios policías persiguen a uno de los activistas golpeándole con dureza hasta que lo estampan de un empujón contra una señal de tráfico y una motocicleta, y a continuación se ensañan pateándole el cuerpo y la cara cuando está tendido en el suelo, para terminar rematándole de un porrazo en la cabeza una vez que el manifestante está inerte.
Tras ocho días en el hospital con fractura de los huesos de la cara y la nariz, Juan Carlos decidió denunciar a los agentes que le dieron la paliza en noviembre de 2012. Alguien colgó los vídeos que grabaron los vecinos al día siguiente en la red. Hasta los propios policías destinados en la  Unidad de Intervención Policial ( los antidisturbios ) critican a sus compañeros de Murcia. No lo hacen sus mandos que han obviado durante años que conocían la identidad de los policías agresores. No sólo eso, el jefe superior de Murcia sabía desde hace 16 meses que dos de los siete policías que protagonizaban el vídeo ya estaban imputados con anterioridad a los hechos por incidentes similares.
Los detalles se han conocido el 12 de junio durante el interrogatorio del titular del juzgado número 4 al jefe superior de policía de Murcia y a uno de los cuatro policías imputados por la paliza del 14 de noviembre al activista de la PAH. Tras los intentos para que la policía o la misma Delegación del Gobierno en Murcia identificara a los policías desde que acaecieron los hechos, resulta que existe un informe interno de la propia policía que en noviembre de 2012 sí había identificado a seis de los siete policías que protagonizaban el vídeo. Un informe que, salvo la última patada en la cabeza y el porrazo que vino a continuación sobre el manifestante tendido en el suelo, define el resto de la actuación policial como "aceptable en el ejercicio del deber".
Finalmente, la jefatura de policía envió el listado de los policías protagonistas del vídeo en abril de 2013, pero hasta el interrogatorio con el jefe de policía se desconocía que dos de los agentes ya estaban imputados por hechos anteriores. En concreto el máximo responsable policial admitió conocer que uno de ellos están imputados, acusados de atropellar a un menor con una motocicleta durante una carga policial el 26 de septiembre de 2012 dos meses antes de la agresión al manifestante de la PAH. Un segundo agente está pendiente de imputación por agredir supuestamente a otros tres manifestantes que protestaban pacíficamente en julio de 2012. Se da la circunstancia de que la jefatura acaba de abrir una doble investigación por vías civil e interna a este último agente acusado de difundir en las redes sociales comentarios que incitan al odio y la violencia contra políticos y simpatizantes de izquierdas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario