viernes, 2 de mayo de 2014

1º de mayo 2014 en Venezuela. Trabajadores Indignados. Por: Henry Ospina Castro

El 1° de mayo es el día general de toda nuestra clase. Del zapatero, la enfermera, el electricistas, el manufacturero, el petrolero, el albañil, el panadero, el carnicero, el automotriz, el cauchero, etc. Todos con una caracterización común, somos trabajadores, somos fuerza motriz, fuerza creadora y transformadora, que piensa, lubrica y activa los bolsillos de los dueños de los medios de producción del Estado burgués existente. También seremos los sepultureros de los que ahora representan al capital.
Esta fecha emblemática de los trabajadores, hoy es secuestrada por los filibusteros de turno como cada año ocurre. Produce Indignación y coraje el provecho político que quieren sacarle los sectores más representativos de la burguesía rancia (MUD). La canalla finge preocupación por la situación laboral actual, mientras que en otros escenarios son acérrimos enemigos de la LOTTT, LOPCYMAT, inamovilidad laboral, prohibición de tercerización, y todo elemento supeditado a elevar el nivel de vida del trabajador venezolano.

En la otra esquina del cuadrilátero, estamos ante la presencia de un gobierno que dice enarbolar la lucha obrera y conmemorar esta fecha con bombos y platillos, pero que no ha sido capaz de dar respuestas a las necesidades de los trabajadores, creyendo que un 30% de aumento salarial es suficiente para solventar los gastos de la cesta básica. Obvian o desconocen en los hechos concretos, los golpes continuados de la indominable inflación. Es absurdo observar una cadena nacional con un reducido grupo de dirigentes sindicales, manifestando de forma petulante ser los representantes de todos los trabajadores venezolanos, sin exponer o asomar tímidamente los verdaderos problemas de los trabajadores del sector tanto público como privado.

El presidente Maduro debe saber, a propósito del cambio del nombre del ministerio del Poder Popular para el Trabajo, que el problema medular no es el nombre. El problema radica en las arbitrariedades reiteradas en las que incurren sus funcionarios en detrimento del trabajador. En consecuencia, desprestigian y merman la credibilidad de la institución, independiente de cualquier nombre y apellido tenga.

Casos de sobra para demostrar la anterior afirmación tenemos en Barcelona, Valencia, Caracas, etc.. Se confabulan con patronos para agilizar calificaciones de despido contra sindicalistas y delegados de prevención cuyo único error es levantar la voz ante las irregularidades cometidas por el patrono. Así lo hacen contra todo trabajador que pretenda organizarse dentro de una entidad de trabajo; dilatan registros de organizaciones sindicales; muestran indiferencia ante la situación de tercerización de muchos trabajadores, y todo esto sumado a muchas otras situaciones que provocan entre los trabajadores desesperanza y frustración.

Por otra parte, ahora tenemos que soportar a un patrono del sector privado envalentonado, que se sienta a la mesa del presidente obrerista y todo su tren ministerial a discutir y suscribir convenios, desconocidos en su mayoría para la clase trabajadora. Transnacionales poderosas acuerdan en cadena nacional convenios y alianzas con el gobierno, pero en menos de 24 horas del acuerdo, estas formulan a sus trabajadores la renuncia de sus derechos laborales tales como adelanto de vacaciones, retiros de voluntad forzada, recortes salariales.

Ellos alegan que en este país se suscriben convenios con el gobierno, pero este no liquida los dólares para importar materia prima y reactivar el aparato productivo, si es que a esto se le puede llamar aparato productivo, porque consume millones de dólares al año, pero no genera un dólar a la economía de la nación.

Es indignante palpar por un lado la hipocresía de la vocería de la oposición y en contra parte la indiferencia del gobierno hacia la clase trabajadora de este país. No obstante, representaciones de ambas partes marcharan y manifestaran la conmemoración de la fecha de los trabajadores. El 2 de mayo perderemos el protagonismo alcanzado el día anterior, para darle paso nuevamente al abandono e indiferencia de los poderosos. La clase trabajadora marcha por convicción propia y en defensa de sus reivindicaciones laborales. No podemos ser herramienta ni de burócratas ni de burgueses.
VIVA LA CLASE TRABAJADORA VENEZOLANA!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario