jueves, 27 de marzo de 2014

Por un referente cultural de izquierdas, por el escritor y académico Carlo Frabetti .... Y MAS

Por un referente cultural de izquierdas, por el escritor y académico Carlo FrabettiHace tiempo que varias personas vinculadas al mundo de la cultura y la comunicación venimos hablando de la necesidad de configurar un referente cultural de izquierdas, e incluso hemos dado algunos pasos en este sentido. Por una parte, se trataría de hacer visible una alternativa al falso referente creado a partir de la supuesta “transición democrática” bajo los auspicios del PSOE y de grupos mediático-culturales como Prisa (1), y, por otra, de colaborar en la articulación un discurso contrario al hegemónico.


Algunos antecedentes
En 2002, y en el marco de la Plataforma Paremos la Guerra de Madrid, se creó una comisión cultural que, entre otras cosas, organizó un ciclo de mesas redondas sobre la crisis mundial desencadenada tras los atentados del 11-S. Las mesas redondas tuvieron lugar en un centro social ocupado (el Labo 2) y se prolongaron durante varios meses con un alto nivel de asistencia y participación. Y sirvieron, además, para retomar o establecer contactos entre personas del mundo de la cultura que, cuando menos, coincidíamos en nuestro rechazo de la barbarie imperialista.

De aquellos encuentros surgió la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas, cuyo nombre un tanto pomposo se debe a que tomamos como referente moral e histórico la Alianza de Intelectuales Antifascistas de los años treinta. Nuestro manifiesto Contra la barbarie (2) fue suscrito por más de doscientas personas del mundo de la cultura, y la AIA jugó un papel importante en la organización de la protesta antibélica de la gala de los premios Goya, en febrero de 2003, y en otras actividades previas y posteriores a la invasión de Iraq.

En junio de ese mismo año, El País publicó una “Carta abierta contra la represión en Cuba” firmada por más de quinientos autodenominados “intelectuales, artistas y políticos del mundo democrático”, con la que el grupo Prisa pretendía transmitir a la opinión pública la impresión de que la cultura supuestamente progresista, en bloque, estaba contra Cuba. Pero a los pocos días la AIA respondió con un comunicado suscrito por un centenar de personas: Con Cuba, contra el Imperio (3), en el que se denunciaba la manipulación informativa de El País y otros medios, así como los intereses subyacentes a los ataques a Cuba y Venezuela. En aquella ocasión vimos con especial claridad que era necesario articular y dar visibilidad a un referente cultural de izquierdas que apeara a Prisa y a los intelectuales orgánicos del PSOE de su autoerigido pedestal de representantes de la cultura democrática. Y, a tal efecto, intensificamos los contactos y organizamos encuentros en distintos lugares del Estado español, así como en Cuba, Venezuela, Ecuador, México y otros países.

Homenaje a Alfonso y Eva
En 2007, a raíz de un homenaje a Alfonso Sastre, varias personas residentes en Madrid entramos en contacto con un grupo de jóvenes artistas e intelectuales vascos, y volvimos a hablar de la necesidad de abrir vías de comunicación fluidas entre quienes, desde distintos lugares y sensibilidades, estábamos intentando articular y difundir un discurso contrario al hegemónico. Este encuentro resultó especialmente fructífero y dio lugar a una serie de reuniones y actividades, que recientemente desembocaron en la preparación de un nuevo homenaje a Alfonso Sastre y Eva Forest, en colaboración con las gentes de teatro que organizaron la protesta de la gala de los Goya: el círculo se cierra poéticamente, y políticamente se convierte en una espira abierta a nuevas deliberaciones e iniciativas, puesto que un homenaje a Alfonso y Eva no puede ser sino una invitación a perseverar en la batalla de las ideas. 

Una invitación que esta breve nota quisiera hacer extensiva a cuantas personas la lean, ya que la cultura -y por ende la batalla cultural- es cosa de todas (cuando menos, de todas las personas proclives a leer una nota como esta).

(1) El frente cultural

(2) Contra la barbarie



 ESTOS TEXTOS PUEDEN LEERLOS AQUI ABAJO

El frente cultural
Durante la “transición”, el PSOE y sus aliados pusieron un considerable empeño en articular un amplio equipo de intelectuales y “creadores de opinión” orgánicos...
Carlo Frabetti | Para Kaos en la Red | 22-11-2010
Durante la “transición”, el PSOE y sus aliados pusieron un considerable empeño en articular un amplio equipo de intelectuales y “creadores de opinión” orgánicos, sobre todo alrededor del grupo Prisa y con el diario El País como principal órgano de expresión. Rosa Montero, Juan José Millás, Fernando Savater, Ludolfo Paramio, Félix de Azúa, Vicente Molina Foix, Juan Cruz, Juan Cueto, Vicente Verdú, Manuel Vicens, Javier Marías, Antonio Muñoz Molina, Josep Vicent Marqués, Maruja Torres, Manuel Vázquez Montalbán, Eduardo Haro Tecglen… Un equipo que hoy puede parecer heterogéneo, incluso contradictorio, pero que en su momento, y con la superación de la barbarie franquista como objetivo inmediato, consiguió dar la imagen de un frente cultural coherente y progresista. 
 
      Con el tiempo, algunos se alejaron por la derecha del eje Prisa-PSOE, como Savater, y los menos dóciles se marcharon espontáneamente o fueron invitados a marcharse. O se murieron. Con lo cual el equipo tuvo que incorporar a nuevos fichajes y promocionar a segundones como Elvira Lindo, David Trueba o Benjamín Prado, aunque con resultados poco satisfactorios. Y a partir de 2003, y sobre todo con sus desaforados ataques a Cuba y Venezuela, el grupo Prisa fue dejando cada vez más claro que su principal función era la defensa de los intereses económicos de sus amos, con lo que a estas alturas solo los muy tontos siguen creyendo que El País o la SER son medios progresistas. La rápida degradación física y moral de un Iñaki Gabilondo, cada vez más zafio y abotargado, es una expresiva metáfora -o metonimia- del deterioro de la imagen y la pérdida de credibilidad del grupo mediático al que pertenece.

      Como intento de recuperar a una franja social fronteriza que ha dejado de leer los periódicos de siempre (o nunca llegó a leerlos), en 2007 nace el diario Público. Una vez más, los ilusionistas del PSOE recurren a la prestidigitación y los malabares, en un circo político-cultural donde el más difícil todavía es la única manera de mantener la atención de un público desencantado y aburrido. Pero esta vez les han crecido los enanos. Creyeron que podían comprar a un Rafael Reig nombrándolo jefe de opinión, o que un director joven e inexperto como Ignacio Escolar no se saldría de su papel de marioneta obediente. Pensaron que, junto con el propio Reig, Isaac Rosa y Antonio Orejudo podrían ser los nuevos rostros periodístico-literarios de la socialdemocracia, y resulta que además de brillantes son honrados y no están dispuestos a venderse por un plato de lentejas envenenadas. La seudoizquierda siempre intenta comerse a la izquierda, pero a veces se atraganta. Es difícil saber qué pasará con ese interesante híbrido en que se ha convertido Público; la criada respondona le está saliendo muy cara al zapaterismo; pero, a pesar de todo, no deja de prestarle importantes servicios en estos momentos de zozobra.

      Unos momentos en los que, paradójicamente, es la derecha explícita la que dispone de una plantilla mediático-cultural más activa y coherente, engrosada con no pocos desertores de la izquierda. Fernando Savater, Federico Jiménez Losantos, Gabriel Albiac, César Alonso de los Ríos, Alfonso Ussía, César Vidal, Juan Manuel de Prada, Mario Vargas Llosa, Fernando Sánchez Dragó, Luis Racionero, Antonio Escohotado, Luis Alberto de Cuenca, Gustavo Bueno, Albert Boadella… Una plantilla versátil y agresiva que sin duda jugará un papel importante (ya lo está jugando) en la más que probable derrota del PSOE en las próximas elecciones.

      Y la izquierda propiamente dicha, la que de verdad se opone a la barbarie capitalista, ¿con qué efectivos cuenta en el resbaladizo terreno de la cultura? Pocos y dispersos. Entre los intelectuales de primera magnitud y amplia proyección internacional, solo uno: Alfonso Sastre. A su alrededor, más o menos cerca, escritores como Vicente Romano, Andrés Sorel, Juan Madrid, Sara Rosenberg, Javier Maqua, Santiago Alba Rico, Carlos Fernández Liria, Higinio Polo, Francisco Fernández Buey, Fito Rodríguez, Carlos Taibo, Manuel Talens, Belén Gopegui o Marta Sanz; editores como José María Esparza (Txalaparta), Eva Sastre (Hiru) y Constantino Bértolo (Caballo de Troya); periodistas como Antonio Álvarez Solís, Iñaki Errazkin, Antonio Maira, Carlos Tena, Alfredo Grimaldos y Pascual Serrano; actores y actrices como Alicia Hermida, Vicente Cuesta, Gloria Berrocal, Juan Margallo o Willy Toledo; narradores orales como Xosemari Carrere y Quico Cadaval; artistas plásticos como Andrés Vázquez de Sola, Paco Bernal y Kalvellido; cantautores como Fermín Muguruza y el recientemente fallecido Quintín Cabrera… Pueden parecer una lista larga comparada con las de la derecha y la seudoizquierda; pero es que en las anteriores solo figuran los más destacados miembros de sendas familias numerosísimas, mientras que esta no sería fácil alargarla mucho más (incluso puede que sobren algunos nombres) si solo incluimos en ella a conocidos profesionales del mundo de la cultura abiertamente comprometidos con la lucha anticapitalista. Sin olvidar, por otra parte, que el menos mediático de los intelectuales y artistas orgánicos del nacionalcatolicismo o de la socialdemocracia lo es más que el más popular de los nuestros (pues aunque algunos, como Alicia Hermida y Willy Toledo, aparezcan a menudo en los medios, tienen muy pocas ocasiones de decir lo que piensan).

      Pese a todo, no es un frente inoperante, y lo que en alguna ocasión he definido como la conversión de la calidad en cantidad (ver # 131 en www.nodo50.org/contraelimperio) ha dado resultados notables, como la protesta contra la invasión de Iraq durante la ceremonia de los Goya en 2003 o la defensa de la revolución cubana tras la ofensiva de Prisa y sus intelectuales a sueldo. Y con la consolidación de los llamados medios alternativos se abre una nueva etapa en la batalla de las ideas. Los movimientos sociales, las organizaciones de base y quienes hemos hecho de la cultura nuestro oficio tenemos un nuevo espacio, ilimitado y por eso mismo incontrolable, en el que converger y articularnos. No podemos desaprovecharlo.
 
Carlo Frabetti | Para Kaos en la Red | 22-11-2010
 (2) Contra la barbarie
Acto de presentación de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas
Malime
Rebelión  9 de octubre de 2002 Esta mañana, domingo día 6 de octubre ha tenido lugar en Madrid un importante acto de presentación de la ALIANZA DE INTELECTUALES ANTIIMPERIALISTAS, en el que se hizo público un MANIFIESTO leído por Pilar Bardem sustituyendo a su padre que por enfermedad no pudo asistir.

Este manifiesto lo reproduzco al final de mi comentario sobre el acto.

Carlo Frabetti, escritor y presidente de la Asociación contra la Tortura presentó el acto en el que intervinieron además de Pilar, José Luis Sampedro, Juan Madrid y Gloria Berrocal. En primer lugar leyó un telegrama de adhesión de James Petras. Seguidamente concedió la palabra a José Luis Sampedro, que nos deleitó con un discurso de intelectual de verdad, de los comprometidos humanamente, que rompe con la tradición "moderna" del intelectual comprometido con el pesebre. Fue una delicia escuchar su alocución interrumpida por largas ovaciones de los asistentes.

Destaco algunos de los comentarios que nos hizo. En su presentación lamentó que la juventud de entonces, en 1.936 le impidiera adherirse a los verdaderos intelectuales que defendieron la bandera tricolor. Pero su juventud si le permitió integrarse en el Batallón 139 del Ejercito del Norte.

Seguidamente pasó al fondo de su compromiso como intelectual antiimperialista. Resaltó la barbarie en que la humanidad se ve sometida gracias a la tecnocracia que dispone el gran poder capitalista, a la sociedad del mercado en que han convertido la convivencia. Arremetió contra Bush al que le definió como pelele del complejo financiero militar, representante de los intereses bancarios y petroleros, y al amigo Aznar como limpiabotas de aquel, aunque pareciera un igual por los pies puestos encima de aquella mesa que nos ofreció la televisión. Al referirse a la bandera de 300 m2, -aclarando que no era la suya esa de color rojo y amarillo- dijo que era una bandera totalitaria y puso como contraejemplo las banderas iguales que ondean delante de la ONU. Finalizó su intervención y su asistencia, -ya que tenia otro compromiso con intelectuales a favor de la resolución de la ONU sobre el TPI al que Bush se niega a reconocer- pronunciando el slogan que figura delante de la mesa OTRO MUNDO ES POSIBLE, argumentando esa esperanza en la experiencia de los procesos históricos, donde desaparecieron aquellos imperios antiguos como los asirios y otros más modernos.

Compartiendo ese deseo suyo y llevado de un optimismo nada mecanicista me atrevo a puntualizar que otro mundo puede ser imposible si los pueblos no somos capaces, con la urgencia que requiere la situación, de movilizarnos y luchar, para hacer parar ese gran vehículo que dispone el gran capital, para provocar guerras y robar las mentes. La barbarie imperialista puede hacer desaparecer a los propios bárbaros presos de su locura nuclear y antiambiental.

Seguidamente intervino el escritor Juan Madrid definiendo los objetivos y funcionamiento de la Alianza en la que caben todos, independientemente de las ideologías de cada uno, siempre que nos demos cuenta del mundo que nos han creado. Se atrevió a criticar el error, la decadencia del concepto intelectual como elemento progresista, que consideró tuvo lugar a raíz de la transición. Destacó la necesidad de la movilización ciudadana como la única alternativa para parar la barbarie imperialista. Precisamente sobre este término "imperialismo", explicó el pequeño debate que sobre el mismo habían argumentado algunos compañeros, que consideraban pareciera demasiado duro, anclado en el pasado y que provocase el rechazo de personas más influidas por las definiciones al uso impuestas por el pensamiento dominante, como globalización o mundialización, términos ambiguos contra los que dijo había que luchar para poder recuperar los verdaderamente definitorios. Invitó a la intelectualidad a librar esa dura batalla contra la influencia ideológica y el pensamiento dominante impuesto a la sociedad.

Finalmente intervino Gloria Berrocal, que como profesional del periodismo sabía de la influencia nefasta que provocan los medios de difusión de alta tecnología puestos al servicio del imperialismo, la influencia de poder llegar a amplias masas para la manipulación de la opinión pública. Ante esos poderosos medios que dispone el capital, con los que resulta casi imposible competir, realizó un llamamiento a la razón y al compromiso para recuperar los viejos medios de los tiempos difíciles de la dictadura con multitud de pequeños o grandes actos, para que desde abajo con el boca a boca, actos públicos, los medios impresos y los que las modernas tecnologías nos posibilitan, emprender la contrainformación y poder realizar la necesaria información sin manipulación. Destacó como la precariedad laboral que impone la legislación laboral, que impide la libertad de los profesionales del periodismo que se ven abocados a realizar el trabajo manipulador para no verse en la calle sin puesto de trabajo, unido a la influencia que el pensamiento dominante impone provocando la carrera competitiva para intentar escalar a puestos superiores. Entrando en el tema de la guerra que se prepara contra Irak, nos proporcionó multitud de datos sobre cómo se promocionó la guerra de 1990 con manipuladoras y falsas informaciones que tuvieron gran impacto en Estados Unidos, posteriormente descubiertas y denunciadas en 1995. En el CAUM disponemos de un vídeo realizado por periodistas independientes norteamericanos donde se demuestra aquella manipulación, retransmitida a su vez por Pedro Erquicia en TV 2. Muchos de los datos aportados por Gloria Berrocal proceden de la ONU, destacando la dimisión de tres de los responsables de Naciones Unidas encargados en el cumplimiento de la resolución de ALIMENTOS POR PETROLEO que en contra de la información vertida, que nos hace creer que el dinero es controlado por Irak, lo que falso ya que es por un organismo dependiente de la ONU que a su vez controlan los americanos. Leyó la carta de dimisión que una de las directoras del cumplimiento de esa Resolución A. por P., envió a la ONU porque consideraba se estaba cometiendo genocidio contra la población iraquí al provocar hambre, enfermedades que habían conducido a la muerte después del fin de la guerra de 1.500.000 personas de las cuales 500.000 eran niños. La bolsa con alimentos que se entrega a cada familia donde no figuran alimentos frescos, no cubren nada más que 1800 calorías, insuficientes para las necesidades del cuerpo humano, así como el impedimento para poder adquirir las medicinas y tecnología médica con la que combatir la enfermedades generadas como consecuencia de la guerra y el embargo. En esa carta haciendo alusión al proceso de Neuremberg que definía los casos de complicidad con el genocidio, para no caer en él aquella directora presentó su dimisión. Destacó Gloria que en la guerra fueron lanzadas 80.000 Toneladas de bombas que destruyeron la infraestructura del país, así como entre otros objetivos a 30.000 escuelas, y las depuradoras de aguas. Que estaban produciéndose enfermedades desconocidas debidas a las bombas de uranio empobrecido lanzadas, que provocaban malformaciones horrorosas en fetos de niños que no llegaban a nacer y que aparecían -citando algunos ejemplos- con nariz en medio de la frente o carentes de otros órganos. Así mismo con la excusa antinuclear y antibiológica se impide adquirir quimioterapia con la que poder combatir el cáncer que está provocando las bombas de uranio y que al explotar expanden la radioactividad en el terreno, provocando la contaminación cuyos efectos no desaparecen en 4500 millones de años.

Muchos más datos se pueden encontrar en la página del Comité de Solidaridad con la Causa Arabe que es www.nodo50.org/csca

Anunció la manifestación unitaria que se celebrará en Madrid el domingo 27 de octubre a las 12 h de Cibeles a Sol. Y el encuentro internacional en contra de la guerra que se celebrará también en Madrid en el mes de noviembre.

Se denunció la complicidad en el genocidio al que contribuimos todos con nuestro silencio y nuestra inactividad.

Seguidamente reproduzco el Manifiesto leído y aprobado con una larga ovación de todos los asistentes, que rebosaban el salón de actos del Instituto Cardenal Cisneros.

MANIFIESTO De la ALIANZA DE INTELECTUALES ANTIIMPERIALISTAS

La humanidad está siendo arrastrada hacia una catástrofe material y moral sin precedentes.

La sedicente "cruzada contra el terrorismo" emprendida por el Gobierno de Estados Unidos y sus aliados, cuyo próximo capítulo pretende ser la invasión de Iraq, no es más que una nueva y desmedida agresión imperialista cuyo objeto es consolidar a cualquier precio la hegemonía estadounidense, fortaleciendo a Israel y debilitando a los países árabes e islámicos que pudieran representar una amenaza para el sionismo.

Consideramos, por tanto, imprescindible llevar a cabo un amplio debate sobre la situación mundial generada tras los acontecimientos del 11-S y plantear una alternativa al discurso oficial, que oculta o falsea la información y tiende a criminalizar toda forma de disensión o protesta.

En este sentido, la responsabilidad de quienes hemos hecho de la cultura y la comunicación nuestro oficio, es especialmente grande, puesto que el imperialismo pretende sustituir la libre circulación de ideas por un "pensamiento único" administrado desde el poder, con objeto de enmascarar la profunda injusticia de sus fines y la implacable brutalidad de sus medios.

Los intelectuales (en el sentido más amplio y menos elitista del término), en función del privilegio que supone el acceso al conocimiento y a los instrumentos necesarios para elaborarlo, tienen una responsabilidad tan específica como grave: la crítica radical y continua de los argumentos esgrimidos por el poder, la denuncia sistemática de sus mentiras, sofismas y tergiversaciones. No podemos olvidar que el término "intelectual" va unido desde su mismo origen (caso Dreyfus) a la idea de lucha, de refutación del discurso dominante, de defensa de la justicia frente a los abusos del poder.

Por ello, tomando como referente moral e histórico la Alianza y el Congreso de Intelectuales Antifascistas de 1936, un amplio grupo de personas relacionadas con la literatura, el arte y la ciencia hemos decidido promover una Alianza de Intelectuales Antiimperialistas con objeto de analizar y afrontar de forma colectiva la gravísima situación mundial generada tras el 11 de septiembre de 2001.

Porque no es suficiente que cada cual oponga su trabajo individual a la máquina de guerra y represión puesta en marcha por el imperialismo: solo mediante la unión y la coordinación, primero a nivel estatal y luego internacional, podremos detenerla.

Hacemos nuestro el llamamiento NION (Not In Our Name) de los y las intelectuales y artistas estadounidenses que se niegan a permitir que su Gobierno lleve a cabo en su nombre sus planes de expolio y exterminio. Nosotros y nosotras también nos negamos a que los Gobiernos de la Unión Europea apoyen en nuestro nombre la sangrienta "cruzada" del imperialismo estadounidense. La guerra no es inevitable, como pretenden hacernos creer sus promotores y beneficiarios. La guerra es el fracaso de la política y de la razón, la derrota de todos los pueblos que se ven envueltos en ella; sólo beneficia a las grandes multinacionales, a sus políticos a sueldo y a los organismos a su servicio, como la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, que sacrifican el bienestar, la salud, la libertad y la vida de millones de personas a los intereses de los ricos.

Hacemos nuestra la lucha de los multitudinarios movimientos sociales que a la denominada "globalización" oponen su proyecto de universalización de la solidaridad y de la cultura. Es una insoslayable responsabilidad de la izquierda implicarse en los pujantes movimientos de denuncia y de desobediencia civil que buscan nuevas formas de superar la barbarie capitalista y nuevos caminos hacia una democracia realmente participativa.

Los y las firmantes de este manifiesto fundacional conminamos a escritores/as, artistas, profesores/as, científicos/as e investigadores/as a asumir la gravísima responsabilidad de contribuir a la comprensión y la transformación de un mundo azotado por la guerra, el hambre, la opresión y la injusticia. Cada libro, cada artículo de opinión, cada comentario, por pequeño que sea, refuerza o debilita el discurso dominante, en un momento en que la dominación se ejerce mediante el discurso tanto como mediante las armas. Porque, con la complicidad de los medios de comunicación, el poder inunda las mentes de consignas explícitas e implícitas, de promesas que no cumple y presuntas amenazas de enemigos construidos a la medida de sus intereses. Modela el imaginario colectivo a su antojo y conveniencia. Consuma la corrupción política, económica y jurídica con la corrupción semántica.

Exigimos, por tanto, a quienes trabajan en los medios de comunicación de masas, el cumplimiento de su compromiso deontológico con la objetividad informativa. Los informadores pueden y deben negarse a difundir noticias falsas o tergiversadas, del mismo modo que los militares tienen el irrenunciable deber de negarse a cumplir una orden injusta.

Los y las abajo firmantes nos comprometemos a apoyar con nuestras palabras y nuestros actos a las innumerables víctimas del imperialismo y de la "globalización" neoliberal: los pueblos desposeídos y pisoteados de todo el mundo, así como las bolsas de marginación y pobreza de los países presuntamente desarrollados, que un dramático flujo de inmigrantes perseguidos por el hambre y la injusticia acrecienta sin cesar.

Combatiremos, sí, el terrorismo, pero empezando por sus formas más abyectas e intolerables: el terrorismo de Estado y el terrorismo del capital. Las torturas y malos tratos en las comisarías y en las cárceles, la brutalidad policial en la represión de las manifestaciones, la pena de muerte, la explotación despiadada de los recursos naturales y humanos, los embargos genocidas, las incursiones militares contra poblaciones indefensas: ésos son los más graves atentados terroristas contra la libertad, la dignidad y la vida. Hasta que no acabemos con ellos, no podremos hablar de democracia, ni siquiera de civilización.

El Imperio ha declarado la guerra a quienes nos oponemos a sus planes de expolio y exterminio. Y tenemos que resistir con nuestra unión y contraatacar con nuestros instrumentos de trabajo: las ideas, las palabras, las imágenes... La guerra total desencadenada por el Gobierno de Estados Unidos y sus aliados se libra en muchos frentes, en todos los frentes, y uno de los más importantes es el lingüístico. Si quienes hemos hecho del pensamiento nuestra herramienta y nuestra arma, no salimos al paso de los que pretenden detener el flujo de las ideas y convertir las palabras en instrumento de opresión, ¿quién lo hará?

Bush lo ha dicho de forma inequívoca: "Quien no está con nosotros, está contra nosotros". Y su declaración de guerra puede y debe convertirse en nuestra propia consigna sin más que invertir el orden de los términos: quien no está contra ellos, está con ellos. Quien no se opone abiertamente a sus actos criminales y a sus falsas palabras, los apoya con su silencio. Y el silencio es la cobardía de los intelectuales. Cobardía que en circunstancias como las actuales se convierte en imperdonable vileza, en alta traición a la cultura y a la humanidad.

Nuestro enemigo, el enemigo de los pueblos del mundo, tiene la segunda arma más poderosa: el dinero. Pero nosotros tenemos la primera: la razón.
http://www.lafogata.org/02europa/10europa/acto9.htm

 (3) Con Cuba, contra el Imperio

'El Mundo' censura la opinión de los intelectuales que apoyan a Cuba
r-evolucion
El texto que sigue, con las firmas, iba a ser publicado como artículo de opinión en El Mundo, el 26 de julio de 2003. Se acaba de saber ahora que no lo publican porque contradice la "línea editorial" del periódico. Entre los muchos firmantes, Antonio Resines, Carlos Tena, Manu Chao, Angeles Maestro o James Petras.

CON CUBA, CONTRA EL IMPERIO Comunicado de la Alianza de Intelectuales Antiimperialistas

La principal responsabilidad de los intelectuales, su insoslayable obligación moral, es la de oponerse a los abusos del poder. La plutocracia estadounidense, con la creciente complicidad de algunos gobiernos europeos, ha puesto en marcha una maquinaria de guerra y represión sin precedentes, y, del mismo modo que en los años treinta la defensa de la dignidad pasaba necesariamente por la negación de su negación, que era el fascismo, hoy la lucha por los derechos humanos y por la libertad de los pueblos se traduce de forma ineludible en lucha contra el imperialismo (fase superior del capitalismo, fase actual del fascismo).

Y en un momento en que la opresión se ejerce mediante el discurso tanto como mediante las armas, adquiere una relevancia cada vez mayor el papel de quienes han hecho de la cultura y la comunicación su oficio. El poder lo sabe, y por eso intenta comprar las voces y los silencios de los creadores de opinión; lo intenta y a menudo, demasiado a menudo, lo consigue, seduciendo a escritores y artistas con los privilegios que obtienen a cambio de su complicidad, y amenazándolos con la criminalización o el ostracismo si se atreven a ejercer una oposición real.

Los y las abajo firmantes denunciamos con alarma e indignación la creciente debilidad del mundo de la cultura frente a los sobornos y los chantajes del poder. En este sentido, consideramos especialmente grave la "Carta abierta contra la represión en Cuba" publicada el 7 de junio en el diario El País y firmada por más de quinientos autodenominados "intelectuales, artistas y políticos del mundo democrático".

La "Carta abierta..." no habla del embargo, no habla de los agentes estadounidenses infiltrados en Cuba, y llama "oposición pacífica" a los sicarios y los conspiradores pagados por Washington. ¿Cómo es posible tanta ceguera --o hipocresía-- en estos ilustrados paladines del "mundo democrático"? ¿Han olvidado que Cuba vive una situación de asedio y de constante amenaza de invasión desde hace más de cuatro décadas? Reprocharles a los cubanos que se defiendan de las continuas agresiones de la mayor y más despiadada potencia bélica del mundo, es una actitud ética y políticamente tan inadmisible como apoyar la invasión de Iraq.

Como en el caso de Iraq, como en el caso de Euskadi, una implacable campaña de demonización orquestada por el poder intenta ahora convencer a la opinión pública de que el gobierno cubano "atenta contra la democracia". Y solo las personas más lúcidas, combativas e informadas logran sustraerse al efecto estupefaciente de las mentiras del poder (y al efecto disuasorio de sus amenazas), sobre todo de las mentiras (y amenazas) relativas a la construcción del Enemigo, del Malo irreductible, que actualmente es el "terrorista" (sea individuo, organización o país) y, por extensión, el "no-demócrata". Franco no logró hacernos creer que vivíamos en una "democracia orgánica"; pero sus herederos han convencido a muchos de que nuestro sistema parlamentario nos hace mejores y más libres que los cubanos o los iraquíes. Y que cualquier ataque a las supuestas "democracias" occidentales es "terrorismo", aunque esas "democracias" se dediquen a matar niños y periodistas para robar petróleo.

Cuba ha estado siempre y está hoy más que nunca en el punto de mira del brutal imperialismo estadounidense. Y hoy más que nunca necesita nuestra solidaridad, del mismo modo que nosotros, hoy más que nunca, nescesitamos el ejemplo del heroico pueblo cubano.

Primeras firmas:

David Acera, Lisbeth Aguilar, Vidal Aguirre, Isabel Alba, Santiago Alba, Daniel Albarracín, Marta Albarrán, César Albornoz, Irene Amador, Alhama Arjona, Paco Arnau, Pepe Arrastia, Carlos Aznárez, Javier Azpeitia, Gloria Berrocal, Tina Blanco, Soledad Bravo, Quintín Cabrera, CAES, CAUM, Justo Carracedo, Enrique Cerdán Tato, Alfons Cervera, Ramón Chao, Michel Collon, Raquel Dávila, Heinz Dieterich, Nerio Durán, Jaime Escutia, Hilde Faust, José Antonio Fernández, Francisco Fernández Junquera, Carlos Fernández Liria, José Daniel Fierro, Carlo Frabetti, Eva Forest, Jesús Gago, Alberto Gamazo, Nancy García, José Mª García Mauriño, Montserrat Galcerán, Enrique Gaucher, Begoña Germán, Naia González, Jorge Mª Gracia, Antioquía Hernández, Gregorio Herreros, Ignacio Iglesias, Ángeles Jareño, Ivana Jinkins, Aurora Lago, José Mª Laso, Lemuel, Pedro Leralta, Juan Madrid, Ángeles Maestro, Antonio Maira, Evangelina Márquez, Belén Martínez, Manuel Martínez Llaneza, Lola Matamala, Poni Micharvegas, Celso Miranda, Feliciana Mora, Beatriz Morales, Inés Morales, Gloria Moreno, Teresa Moreno, William Moreno, Carlos Morillo, Gonzalo Moure, Rosa Mundaráin, Joaquín Navarro, Ángeles Peinador, Jhon Jairo Ocampo, Guillermo Olivares, Sulkari Olivares, Javier Orozco, Luis Pérez Ortiz, José Ovalles, Jorge Páez, James Petras, Higinio Polo, Rosa Regàs. Antonio Resines, Maxi Rodríguez, Rafael Rodríguez, Paula Rodríguez- Noriega, Marcos Roitman, Vicente Romano, Fernando Romero, Sara Rosemberg, Emir Sader, Gilberto Saldívar, Roberto Sánchez Ramos, José Mª Sanjosé, Juan Ramón Sanz, Marta Sanz, Alfonso Sastre, Pascual Serrano, Jordi Sierra i Fabra, Belkis Silvosa, Ingrid Silvosa, Ithais Silvosa, Yelitza Silvosa, Alfredo Soler, Andrés Sorel, Rafael Sosa, Mirna Soto, Michael Spindler, Athemay Sterling, Carlos Tena, Carmen Torres, Pedro Tostado, Nelson Valecillos, Andrés Vázquez de Sola, Raúl Vera, Luis Vielma, Augusto Zamora, Luis Zarapuz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario