miércoles, 12 de marzo de 2014

MICHELLE BACHELET ASUMIÓ EL CARGO COMO PRESIDENTA DE CHILE. Carlos Tena

"...Pobre Chile y pobre España, prisioneros aún de la extrema derecha y la cobardía socialista..."
A escasas horas de que ha asumido el mando la presidenta chilena Michelle Bachelet (MB), el estado de la política en ese país lo reflejan cuentas de Twitter y comentarios de usuarios de otras redes sociales. 
En unos instantes, la mandataria dará un mensaje a la nación; Sebastián Piñera, su antecesor, abandonó la residencia oficial del Ejecutivo cavilando en voz alta: “Hay vida más allá de La Moneda”.



HACE TIEMPO DEJÉ ESCRITO EN ESTE BLOG LO SIGUIENTE:
Uno de los mayores engaños políticos durante el siglo XXI en Chile fue el acceso al poder de Michelle Bachelet, médica experta en epidemiología, que fue nombrada ministra de Salud en el primer gobierno del “socialista” Ricardo Lagos, para dos años más tarde ocuparse del de Defensa, desde donde trabó una buena amistad con genocidas y criminales como Donald Rumsfeld. 

“Por sus obras les conoceréis“, dijo el apóstol. Bachelet, cuando fue nombrada presidenta por vez primera, no sólo renunció a investigar la injerencia del gobierno USA en el golpe del 11 de setiembre de 1973, sino que se plegó a los deseos de la Casa Blanca y de George W. Bush, traicionando la memoria y el legado de su padre el general Alberto Bachelet Martínez, torturado bajo la dictadura de Pinochet y fallecido a resultas de los malos tratos recibidos.

Su decepcionante etapa presidencial (2006 a 2010) permitió el paso al neofascista y empresario Sebastián Piñera, tal y como su correligionario español Zapatero hizo, dejando vía libre al neofranquismo de Mariano Rajoy, tras una etapa “socialista” repleta de mediocridad política, ataques a las libertades públicas y prohibiciones de partidos, tolerancia con la tortura, mentiras sobre las causas de la llamada crisis, recortes en salarios y acuerdos con empresarios para rebajar las conquistas laborales.

Pobre Chile y pobre España, prisioneros aún de la extrema derecha y la cobardía socialista.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario