lunes, 2 de mayo de 2016

Primero de mayo. Asaltar los cielos siendo clase a través de todas las luchas. Red Roja

A 127 años de aquel Primero de Mayo en honor a los “Mártires de Chicago”, desde Red Roja resaltamos el reto de poner en el centro de las luchas provocadas por la crisis capitalista la cuestión principal: acabar con la explotación asalariada. Evidentemente eso pasa por que el proletariado se reconozca como clase y que actúe lo más unido posible en la perspectiva de acabar con el capitalismo. Podría
resultar idealista. Pero ahora ha llegado, también al mundo “más desarrollado”, la cara más descarnada de un sistema que, en realidad, no ha dejado de “chorrear sangre” desde que nació (El Capital, Marx). Un sistema que si ha producido algo de “bienestar” en su centro, ha sido por la superexplotación y el robo descarado a punta de bayoneta en la periferia. Así que, ahora que el capitalismo nos “explota” con toda su cruda esencia, lo absurdo es soñar con viejos reformismos ya imposibles. Y también prestar oídos a las “modernidades” que juran que la clase obrera ya no existe: ¿quién trabaja, en definitiva, para producir las prebendas de esos profesionales politiqueros que, además, nos embarran la conciencia separando castas y corrupciones de un sistema que se basa en el robo mismo?

La realidad es que, mientras nos niegan, aumentamos como clase y en las peores condiciones, con cada vez menos defensa sindical posible. Por eso decimos: habrá menos clase obrera –en el “sentido clásico”- pero, desde luego, proletariado (ese que solo dispone de libertad para ir de un sector a otro a malvender su fuerza de trabajo, si es que logra venderla), ¿acaso no hay más que nunca? En nuestro Día Internacional recordamos que no solo dividen a nuestra clase en naciones, sino que aquí contamos con legión de hermanos inmigrantes que el capital, internacional, ha obligado a venir en mareas desesperadas después de haberlos mortificado en sus tierras. Y qué decir de las millones de compañeras que ven aumentada su doble explotación ante los recortes de derechos sociales. La crisis, de hecho, provoca que muchos que hasta se creían “clase media” engrosen el proletariado que “nada tiene que perder salvo sus cadenas”.

Ante el ciclo de movilizaciones abierto hace años, Red Roja ha intervenido, en la medida en que contribuían a revolucionar la realidad de una profunda crisis sistémica, sin esperar a que la conciencia de clase estuviera a la altura de los retos históricos en juego; y, por tanto, a pesar de que la hegemonía de la protesta social estaba en manos de sectores tendentes a la ilusión reformista y electoralista. Cuando hoy la movilización no pasa por sus mejores momentos, seguimos apostando por intervenir en la lucha práctica;  pero, eso sí, con las experiencias acumuladas, pondremos más aún el acento en imprimir más sello de clase a las protestas y reforzando la inserción en los barrios y en las empresas, trabajando por la unidad del sindicalismo más combativo, facilitando la incorporación de sectores proletarios que han estado hasta ahora ausentes...

En nuestro Día Internacional llamamos a restablecer el hilo rojo de la memoria obrera. De nuestros hermanos represaliados y caídos. Desde aquellos ejecutados en Chicago a quienes hoy sufren represión política y sindical ante la contrarrevolución preventiva del capital. Igualmente asumimos y rendimos honor a todas las iniciativas de lucha y poder obrero, desde la Comuna de París y pasando por las experiencias acumuladas de construcción socialista. Frente a quienes quieren llevarnos de frustración en miseria hasta la barbarie final, toca reivindicar con orgullo nuestra clase, trabajar por el máximo de unidad internacionalista y, en definitiva, participar en todas las luchas para ir dotándonos de la fuerza necesaria que nos libere de la esclavitud capitalista. Todas estas son nuestras verdaderas “elecciones”, pues no es cuestión de que nuestro enemigo de clase nos imponga sus reglas para arreglar cuentas con él.

¡Proletarios de todos los países, uníos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario