jueves, 5 de mayo de 2016

El profesor Jorge Beintein carateriza a la "lumpenburguesía" que está dominando el planeta

"MIENTRAS LOS LOBOS DE WALL STREET SIGUEN JUGANDO AL POKER, LA ESPECULACIÓN FINANCIERA PONE AL MUNDO AL BORDE LA LA CATASTROFE ECONOMICA"

Hace unos días, el conocido economista argentino Jorge Beinstein publicó un artículo titulado "Origen y auge de las lumpenburguesías latinoamericana".  Aunque  por su título pudiera parecer que su trabajo se refería  exclusivamente a Latinoamérica, lejos de eso, el profesor Beinstein caracteriza  en su artículo  el momento actual del desarrollo capitalista mundial. El artículo contiene no sólo  datos definitivos sobre el alarmante estado  de la economia  mundial, sino también un conjunto de interpretaciones  sobre la peligrosa etapa por la que está atravesando el modo de producción capitalista.

   Sin embargo,  el artículo en cuestión resultaba muy extenso para su lectura en un monitor. Con objeto de facilitar esa tarea a nuestros  lectores, decidimos convertirlo en una entrevista, que  con tono coloquial  y respetando milimétricamente escrito  por el profesor Beinstein, recogiera lo esencial de su valiosísima  aportacion .

      El resultado es el que  el lector tiene  delante. Al final de la página y mas arriba, no obstante, incluimos un enlace que permitirá a todos aquellos que deseen leer integramente el articulo del profesor Beinstein.

      En su último artículo, profesor Beinstein, usted introduce el término "lumpenburguesia" para referirse a la actual burguesía latinoamericana...

    - No, no es exactamente así. El concepto  de  "lumpenburguesía" aparece por primera vez hacia fines de los años 1950, a través de algunos textos de   Ernest Mandel. Cuando  él utilizó ese término lo hizo refiriéndose  a la burguesía de Brasil. Mandel consideraba que la burguesía brasileña era una clase semicolonial,  atrasada, no completamente  burgues, en el sentido moderno-occidental del término.

       No obstante, ese término fue retomado más adelante, entre los años 1960-1970, por Andre Gunder Frank, que lo aplicó al conjunto de las   burguesías latinoamericanas. Tanto Mandel como Gunder Frank establecían a través de esa categorización la diferencia  existente entre las burguesías centrales, de Estados Unidos y Europa, que eran  unas burguesías estructuradas, imperialistas, tecnológicamente sofisticadas. En cambio, las burguesías periféricas eran subdesarrolladas, semicoloniales, caóticas. En definitiva, unas burguesías degradadas.

      ¿Cree usted que es así como hay que caracterizar en la actualidad a las burguesías de América Latina?

     Déjeme que le precise algo. El esquema al que me acabo de referir empezó a ser desmentido por la realidad a partir de los años 1970 del pasado siglo, con la declinación del keynesianismo productivista y sus acompañantes reguladores e integradores.

     Fue en esos años cuando desató el proceso de transnacionalización y financiarización del capitalismo global. Pero a partir de los comienzos de los años 1990, con la implosión de la URSS y la aceleración del ingreso de China en la economía de mercado, ese fenómeno adquirió un ritmo desenfrenado y una extensión planetaria.

     Sucedió que en la medida que se desaceleraba la economía productiva, crecía exponencialmente la especulación financiera. Esa financiarizacion de la economía dio lugar a que  en el año 2000 los productos financieros derivados equivalíeran a unas dos veces el Producto Bruto Mundial.

       Pero el ritmo adquirido en este proceso ha sido tan veloz que  ocho años después, en el 2008, ya representaba  unas 12 veces el Producto Bruto Mundial. En ese momento, la masa financiera global  equivalía a unas 20 veces el Producto Bruto Mundial.. La hegemonía financiera está siendo tan apabullante que ha transformado completamente la naturaleza de las  elites económicas de todo el planeta.

-    ¿En qué forma está afectando ese proceso a la economía mundial?

   - Pues mire, de una manera determinante. La llamada  desregulación, o dicho de  una manera más directa, la violación creciente de todas las normas, del cortoplacismo, de las dinámicas depredadoras, están siendo a partir de entonces los comportamientos dominantes. Ello ha provocado veloces concentraciones de ingresos, tanto en los países centrales como en los periféricos. Además por supuesto,  de enormes franjas de marginaciones social, de deterioros institucionales, en los que hay que incluir una profunda crisis de representatividad.

El panorama que describe parece aterrador… ¿Hacia dónde nos conduce?

     -    Lo alarmante es que todo este proceso no ha hecho más que agravarse desde que estalló la crisis financiera de 2008. En definitiva, los hechos  confirman la existencia de una lumpenburguesia global dominante, cuyos hábitos especulativos y de  saqueo enlazan con los ascensos militaristas que potencian  su irracionalidad.

        En los Estados Unidos se encuentran justamente el centro de esa peligrosa fuga hacia adelante. La escalada militar en el Este de Europa, Medio Oriente y Asia del Este está acompañada por claros síntomas de descontrol financiero. Un ejemplo. Para que se haga una idea de la magnitud del proceso de financiarización planetaria le bastaría con tener en cuenta que el Deustche Bank acumula actualmente unos 75 billones de dólares en productos financieros derivados, es decir, en papeles altamente volátiles, que representaban en 2015 unas 22 veces el Producto Bruto Interno de Alemania. Y unas 4,6 veces el Producto Bruto Interno de toda la Union Europea.

         Pero hay más. En el otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos, solo cinco grandes bancos norteamericanos - el Citigroup, JP Morgan, Goldman Sachs, el Bank of America y Morgan Stanley - acumulaban derivados por cerca de 250 billones de dólares, equivalentes a 3,4 veces veces el Producto Bruto Mundial. Es decir,  unas 14 veces el Producto Bruto Interno de los Estados Unidos.

- Pero ese panorama puede tener repercusiones  terribles para toda la humanidad…

        En efecto. No hace falta tener mucha imaginación para poder augurar las consecuencias económicas globales que puede tener un muy probable desplome de esa masa de papeles. Sin embargo, mientras todo esto sucede los grandes lobos de Wall Street juegan alegremente al poker, y son admirados por las pequeñas aves carroñeras de la periferia, deseosas de abrirse al mundo y participar del festín.

¿Cuál es el papel de América Latina en este escenario dominado por lo que usted denomina como la "lumpenburguesía" mundial?

        La cuestión es que las élites económicas latinoamericanas aparecen hoy como  parte integrante de la lumpenburguesia global. Son su sombra periférica, no menos degradadas que sus paradigmas internacionales.

       Cuando estudiamos a esas élites, rápidamente se descubre que su dinámica puramente   económica solo está en nuestra imaginación. Un negocio inmobiliario de gran envergadura  requiere conexiones judiciales, políticas, mediáticas, etc.. Esto es muy importante tenerlo en cuenta

        Para llegar a los niveles más altos de la mafia judicial es necesario disponer de buenas conexiones con círculos de negocios, políticos, mediáticos, etc. Para tener éxito en la carrera politica se requieren fondos y coberturas mediáticas y judiciales. En suma, se trata en la práctica, de un complejo conjunto de articulaciones mafiosas, grupos de poder transectoriales, más o menos subordinados o formando parte de tramas extra-regionales a traves de canales de diverso tipo: el aparato de inteligencia de los Estados Unidos, un megabanco occidental, una red clandestina de negocios, alguna empresa industrial transnacional, etc.

     -¿Cuál es la diferencia existente entre la actual burguesía latinoamericana y la que existía el pasado siglo?

        A comienzos del siglo XX la elites latinoamericanas formaban parte de una división internacional del trabajo donde la periferia agropecuaria-minera exportadora se integraba de manera colonial a los capitalismos centrales industrializados, en aquellos tiempos Inglaterra era el polo dominante.  

¿En qué lugar quedan las experiencias progresistas en América Latina de estos últimos lustros?

        A finales del siglo pasado, todo ese mundo quedó enterrado. Triunfó el neoliberalismo y el capitalismo globalizado. Y cuando este entró en una fuerte crisis. En America Latina emergieron y se instalaron las experiencias progresistas que intentaron resolver las crisis de gobernabilidad con políticas de inclusión social a sistemas que eran más o menos reformados, buscando hacerlos más productivos, menos sometidos a los Estados Unidos. Más igualitarios y democráticos.

      Las elites dominantes se pusieron entonces histéricas. Aunque no fueron seriamente desplazadas perdían, no obstante, posiciones de poder. Se les escapaban de las manos negocios suculentos. Su agresividad fue en aumento en la medida que  la crisis global dificultaba sus operaciones.

       Por su parte, los Estados Unidos, en en franco retroceso geopolítico global, acentuó sus presiones sobre la región intentando
reiniciar su recolonización.  A comienzos del 2016, los progresismos están siendo acorralados, como en el caso de Brasil o Venezuela. O derrocados, como los casos de Paraguay o Argentina. Obama se frota las manos y sus buitres se lanzan al ataque. Los capriles y macris cantan victoria. Están convencidos   de que estamos retornando a la  normalidad colonial.

     Pero no es así. En realidad estamos ingresando en una nueva etapa histórica, de duracion incierta, marcada por una crisis deflacionaria global que está agravando y que aparece acompañada por alarmantes señales de guerra.

     Las elites dominantes locales no son el sujeto de una nueva gobernabilidad, sino el objeto de un proceso de decadencia que las desborda. Peor aún, esas lumpenburguesias aportan crisis a la crisis,  más allá de sus manipulaciones mediáticas que tratan de demostrar lo contrario.

      Creen tener mucho poder, pero no son más que instrumentos ciegos de un futuro sombrío. La verdad es que declinación real del sistema abre la posibilidad de un renacimiento popular. Éste, seguramente, será difícil y doloroso. En cualquier caso,  no va a estar  escrito en los manuales, ni seguirá rutas bien pavimentadas y previsibles. 


PARA LEER INTEGRAMENTE EL ARTICULO PINCHAR AQUÍ




ULTIMAS PUBLICACIONES DEL BLOG
 
 

 

*********


Logo Corresp_Obreros8x8

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada