domingo, 13 de diciembre de 2015

Recordatorio imperativo. Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad.

Una vez más hemos de recordar lo siguiente: no está en nuestras manos la responsabilidad de elevar la línea revolucionaria de actuación en Venezuela. Pero sí la de ponerse aquí a desarrollar tareas militantes que les son absolutamente necesarias a los revolucionarios allí. Aquí hay brutales agresiones contra la Venezuela bolivariana y otros procesos hermanos que no corresponde a Maduro y a los chavistas neutralizar; que sólo corresponde a nosotros afrontar. En la medida que sea. 
 
Vale más una pequeña contribución militante aquí (contra los medios de intoxicación que "no están en el medio", contra los politicastros agresores tipo el Felipón que actúan desde la impunidad y a toda Prisa, etc), vale más una pequeña actitud combativa aquí (en esta guerra donde el enemigo de Venezuela también lo tenemos al lado) que estar debatiendo sobre la combatividad (o su falta) allí.

Tenemos una responsabilidad que cumplir. Si nos parece muy grande, pasemos la mayor parte del tiempo buscando que seamos muchos haciendo "poco" (que nunca lo será) para que no tengan que ser unos pocos los que hagan mucho. Así la victoria será más segura. Que será. "
 
Ernesto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada