viernes, 18 de septiembre de 2015

Mustafa Badreddin y el fiasco israelí: estrategias para ensuciar la imagen de un revolucionario

Israa al Fass  Al Manar/ 29 de agosto 2015.

 “En ese día 1, yo estaba en la ciudad de Qom, donde recibimos las noticias de la entrada de las fuerzas de Saddam en Kuwait. En aquel tiempo, nada más que los detenidos de la prisión de Kuwait, entre los cuales estaba Sayyed Mustafa Badreddin, me vinieron a la mente. Yo me preguntaba cuál sería su destino después de la entrada de las tropas de Sadam", dijo el coordinador de la Red de Estudios Estratégicos AMAN, Anis Naqqash, al sitio de Al Manar.

El nombre de "Mustafa Badreddin", justo como el de otros grandes líderes de la Resistencia, no es mencionado en el Suburbio del Sur de Beirut a menos que sea para comentar lo que aparece en los periódicos y sitios de internet, en especial las afirmaciones dirigidas a difamar al hombre que es conocido por el pueblo de la Resistencia en el Líbano como uno de sus distinguidos líderes y un hombre de incuestionables logros.

Muchos hombres recibieron órdenes de "Mustafa Badreddin" sin conocerle. Algunos se reunieron con él sin saber quien era. A "Mustafa Badreddin", como a otros líderes, no le gustaba la popularidad o ser mencionado aquí y allá.

Sin embargo, los informes de los medios convirtieron el nombre de "Mustafa Badreddin" en uno de los títulos más atractivos para los lectores. Muchos reportajes fueron publicados sobre él, presentándolo con un hombre de múltiples relaciones, fácilmente irritable, corrupto, que poseía bellos apartamentos y vehículos además de acusarle de asesinar al primer ministro Rafik Hariri. El Departamento del Tesoro de EEUU ordenó congelar sus fondos y él sufriò múltiples difamaciones. Hoy se sabe que miles de millones de dólares fueron gastados en estos informes dirigidos a calumniar a la Resistencia. No sólo Israel fue la fuente de tales fondos, sino que también algunos países del Golfo Pérsico estuvieron dispuestos a apoyar todo lo que pudiera dañar a Hezbolá, su resistencia y sus símbolos.

Naqqash habló acerca de la liberación de Sayyed Badreddin de la prisión en Kuwait en 1990 tras la invasión por las fuerzas de Saddam Hussein. Él dijo que responsables iraníes mostraron su disposición a llevar a cabo un intercambio de presos con el régimen iraquí una vez que la personalidad de Badreddin fue descubierta. "De hecho, no creíamos que hubiera otra solución".

En ese momento, las fuerzas iraquíes estaban saqueando las viviendas kuwaitíes. Ellas quemaron propiedades públicas, Las prisiones fueron abiertas y los presos que se hallaban en ellas fueron liberados,incluyendo Badreddin.

Un historial sobresaliente

"Este hombre tiene un historial sobresaliente y ocupa un rango muy alto en el mundo de la resistencia. Algunos creen que él jugó un papel en Siria, algo que les irritaba. Su información podría no ser correcta", dijo Naqqash.

El nombre de Badreddin está vinculado al trabajo de resistencia de Hezbolá. Él procede de la localidad de Gobeiri. Su vida está llena de secretos cuya revelación todavía no está permitida, como ocurre con su compañero mártir Imad Mugniyeh. Badreddine fue entrenado por el Movimiento palestino Fatah y estuvo implicado y lideró las confrontaciones contra el enemigo sionista desde inicios de 1982, cuando se produjo la invasión del Líbano por parte de Israel. El fue miembro del grupo que luchó contra el ejército sionista durante la famosa Batalla de Jalde, que sirvió para impedir a los israelíes la entrada en Beirut desde el lado sur.

"El destruir la imagen del combatiente", lo que también se conoce como "el asesinato del personaje", es un método enseñado en las academias militaes bajo el título de "Cómo combatir a un movimiento revolucionario" y esto fue aplicado a Badreddin, que fue objeto de las ya mencionadas acusaciones.

Naqqash habla sobre "los métodos de lucha contra los movimientos revolucionarios". El cuenta una historia que tuvo lugar entre los británicos y el Ejército Republicano Irlandés (IRA), que pide el fin de la soberanía británica sobre Irlanda del Norte. "Cuando los británicos fueron capaces de identificar a la persona responsable de la revolución, ellos le secuestraron, le mataron y disolvieron su cuerpo en ácido. Después de su desaparición, los seguidores del IRA sospecharon que él podría haber sido detenido o asesinado. Pocos meses después, su familia comenzó a recibir envíos de dinero desde Canadá a su nombre. El objetivo de los británicos era mostrar a los seguidores de la causa irlandesa que su "líder revolucionario" había escapado con el dinero del IRA. Ellos querían cortar la financiación que este último estaba recibiendo de los simpatizantes de la causa irlandesa en EEUU desacreditando la integridad de los revolucionarios irlandeses y dañando la confianza en ellos. Los británicos también lograron convencer al IRA de que el revolucionario había escapado con su dinero. Esto causó un caos entre los miembros de la organización irlandesa y esta historia permaneció oculta hasta que fue revelada por informes de los medios que fueron publicados más tarde".

Se dice que el asesinato del personaje hace innecesaria la necesidad del asesinato físico. Pero esto no puede ser aplicado el caso de Badreddin, porque Israel continuó realizando esfuerzos para matarle. Él se convirtió en todo tiempo en un blanco precioso y codiciado.

Un especialista en el análisis del lenguaje explica que este método "utiliza títulos morales de una forma immoral contra una figura pública de la que se desea que sea socialmente eliminada. La religión, la moralidad, el terrorismo y la traición nacional son utilizados contra los oponentes políticos para difamar la posición moral de tales personas entre su gente o la opinión pública".

El especialista añade que lo que se describe como un "asesinato político" es realizado por los servicios de inteligencia y “ejecutado por los medios e instituciones, cuyas agendas están ocultas detrás de algunos eslóganes llamativos". "En el caso de Mustafa Badreddin, resulta claro que el asesinato moral fue una estrategia usada por los enemigos de Hezbolá para eliminarlo socialmente y destruir la imagen modélica que los seguidores de Hezbolá tenían sobre él".

Naqqash señaló que esta estrategia buscaba ocultar el fracaso en lograr el asesinato físico de Badreddin. Israel tuvo que reconocer su incapacidad de matar a Badreddin y eso es por lo que comenzó a fabricar reportajes difamatorios en la creencia de que esto sería mejor que asesinarlo.

Traducido por: Yusuf Fernandez

http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?fromval=2&cid=31&frid=23&seccatid=31&eid=104872




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada