miércoles, 2 de septiembre de 2015

LAS MAMADAS DEL ARZOBISPO. A propósito del libro “Cásate y sé sumisa”... Por Fco Glez Tejera

"...El título del libro lo dice todo, habla de “sumisión”, de pleitesía al macho, ese es su concepto de familia, la mujer para las tareas domésticas y para follar o mamarla pensando en Cristo cuando al marido le apetezca. Unos postulados que insultan a la inteligencia, que ofenden, que agreden, que humillan a las mujeres, que pretenden inculcarnos un modo de vida anquilosado en los tiempos de la Santa Inquisición, donde la Iglesia torturó, violó y asesinó a millones de seres humanos en todo el planeta. .."
 
A propósito del libro “Cásate y sé sumisa”, publicado por el Arzobispado de Granada

Por FRANCISCO GONZÁLEZ TEJERA (*) / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-
La Iglesia Católica siempre se ha caracterizado por querer meterse en nuestras camas, en nuestros momentos de intimidad con nuestras parejas, en nuestras relaciones sexuales. Nunca ha respetado nada, ni ha sabido comprender que las personas somos seres libres para optar por lo que nos de la gana, siempre y cuando no hagamos daño al prójimo. 
   El surrealista y vergonzoso libro publicado por el arzobispado de Granada, escrito por la periodista italiana Costanza Miriano, titulado, “Cásate y sé sumisa”, viene a confirmar esas injerencias en nuestras vidas de esta tropa de sotanas, crucifijos, rosarios, flagelaciones y amigos invisibles envueltos en luces y coronas.

   Las perlas del libro financiado por el arzobispo, Francisco Javier Martínez, metido a consejero matrimonial, son muchas, demasiadas para que quepan todas en este artículo, tan fuertes como decir textualmente que, “Mujer, practicarás felaciones a tu marido siempre que te lo ordene. Pero cuando lo hagas, piensa en Jesús. Recuerda: ¡No eres una pervertida!”. Esta pretensión de un tipo que se supone que no hace el amor con nadie, que por su celibato desconoce el placer sexual, el amor, el cariño, el arte de entregarse a las pasiones, se ame o no se ame. La verdad que resulta altamente insultante para millones de mujeres y hombres, que tenemos el derecho de hacer con nuestros cuerpos lo que queramos, sin que nadie se meta por medio a marcarnos lo que debemos hacer y de qué forma.

   El arzobispo Martínez no respeta, es intolerante, como toda su institución o al menos la oficial, no la de los religiosos y religiosas que si trabajan por la gente desfavorecida, que son incapaces de meterse en la vida personal de nadie, porque basan su credo en el que cada persona tiene el derecho a la intimidad y a la dignidad.

   El concepto de “Mujer” de esta institución sigue siendo caduco y medieval, muy parecido a otras creencias a las que tanto critican los sectores reaccionarios de la sociedad, empezando por el Partido Popular, entidades antiabortistas, etc., que atacan a los talibanes, a los islamistas por no respetar los derechos de las mujeres, cuando ellos actúan y piensan en muchos casos de la misma forma.

   El título del libro lo dice todo, habla de “sumisión”, de pleitesía al macho, ese es su concepto de familia, la mujer para las tareas domésticas y para follar o mamarla pensando en Cristo cuando al marido le apetezca. Unos postulados que insultan a la inteligencia, que ofenden, que agreden, que humillan a las mujeres, que pretenden inculcarnos un modo de vida anquilosado en los tiempos de la Santa Inquisición, donde la Iglesia torturó, violó y asesinó a millones de seres humanos en todo el planeta.

   Las palabras del arzobispo denotan odio, machismo, violencia, exigiendo la obediencia femenina a las necesidades maritales, incluso “Sin derecho al descanso”, porque según dice “Dios la ha puesto al lado del marido”, “Ese santo que te soporta a pesar de todo. Obedece y sométete con confianza” o “Sé una mujer del siglo XXI. Práctica el coito de espaldas. Así mientras tanto podrás aprovechar para planchar”.

     Hasta ahora este libro no ha sido rectificado por la entidad para la que trabaja este individuo, lo cual quiere decir que lo acatan y que forma parte de la filosofía de la mayor secta de la tierra. De la misma forma que tampoco han sido capaces de pedir perdón por su colaboración directa en el holocausto franquista en España, de su implicación directa con los nazis, con el genocidio sobre millones de judíos, comunistas, anarquistas, republicanos, personas discapacitadas…, exterminadas en los campos de concentración alemanes, el apoyo directo a dictaduras tan sanguinarias como la argentina, la chilena, la uruguaya, que asesinaron a cientos de miles de activistas de la izquierda y la defensa de la democracia.

   La falta de vergüenza del “arzobispo de las mamadas”, como ya se le conoce popularmente, es una muestra de la degradación infernal de la Iglesia, de cómo se han alejado de la defensa de los derechos sociales y civiles, de la tolerancia con las personas que pensamos diferente, de cómo se burlan de la evolución humana, del avance hacia un mundo más igualitario y fraterno, donde mujeres y hombres podamos ser libres y felices.
 

[Img #40207]   (*) Francisco González Tejera es colaborador habitual en distintos medios de comunicación, como Kaosenlared, Canarias Semanal, Tercera Información, Diario Octubre, Periodismo Alternativo, Unidad y Resistencia,  o Blogueros y Corresponsales de la Revolución.  Analista político y económico en Russia Today TV.  Implicado en la lucha por la ecología, la memoria histórica, la cultura popular y la consecución de un mundo mejor.


 Mas del Autor

martes, 1 de septiembre de 2015

Aquel regalito de luz

-Mami ya es septiembre ¿Cuándo podré empezar a comer en el cole? Lucía miró a la chiquilla con mucha pena, su hijita Silvia casi no había ingerido bocado durante las vacaciones, los alimentos de la parroquia del barrio eran insuficientes, algunos productos caducados, los que ella misma se comía para evitar una intoxicación de su ser más amado.

En los servicios sociales ya no daban abasto con sus inmensos problemas económicos, madre soltera, las ayudas todas agotadas, sin apoyo del padre de su hija, ingresado en la cárcel de Juan Grande por un delito de tráfico de drogas, la típica espiral de cualquier hijo de la clase obrera, carne de cañón de la marginalidad, donde miles de jóvenes no conocen otra realidad que la miseria y las drogas...
 

domingo, 30 de agosto de 2015

Lactancia entre la muerte

La niña Luisa, de apenas 2 añitos, siguió mamando tras el fusilamiento de Lidia Cabrera, su madre. La escena era dantesca, las cuatro mujeres muertas, la bebé abrazada, como tratando de sacar la última gotita del liquido del amor, el cura Tomás Pérez Padilla, comenzó a dar los tiros de gracia mientras bendecía los cadáveres, la chiquilla lloraba mamaba, mamaba y lloraba, no quería separarse de aquel cuerpo todavía caliente, suave, tierno, de una mujer que apenas llegaba a los 25 años, de profesión costurera, casada con Pedro Ortuño, carpintero, vecino de Zafra, asesinado varios días antes en la plaza de toros de Badajoz, junto a miles de compañeros del ejército republicano, una masacre ejecutada bajo el mando del criminal de lesa humanidad, coronel, Juan Yagüe....
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada