sábado, 6 de junio de 2015

'LAS UVAS DE LA IRA: LOS TIEMPOS DE LA IRA', por Luisgé Martín / 'THE GHOST OF TOM JOAD' ...mas peli completa

"Una familia se ve obligada a abandonar su casa, desahuciada por el banco, y viaja a otro lugar en busca de una vida mejor. Al final de la travesía, sin embargo, esa familia descubre que el lugar al que ha llegado no es ni mucho menos el paraíso: sus habitantes les insultan y les rechazan por intrusos...



Hay en la novela algo que hoy sigue siendo realmente subversivo: el convencimiento de que en determinadas circunstancias la violencia es el único modo de alcanzar justicia"

LAS UVAS DE LA IRA: LOS TIEMPOS DE LA IRA

Una familia se ve obligada a abandonar su casa, desahuciada por el banco, y viaja a otro lugar en busca de una vida mejor. Al final de la travesía, sin embargo, esa familia descubre que el lugar al que ha llegado no es ni mucho menos el paraíso: sus habitantes les insultan y les rechazan por intrusos, no encuentran una casa en la que asentarse, no hay demasiado trabajo y los salarios son tan miserables que no les permiten vivir con dignidad: Suponte que tú ofreces un empleo y sólo hay un tío que quiera trabajar. Tienes que pagarle lo que pida. Pero […] supón que haya cien hombres interesados en el empleo; que tengan hijos y estén hambrientos. […] Imagínate que con cinco centavos, al menos, se pueda comprar algo para los críos. Y tienes cien hombres. Ofréceles cinco centavos y se matarán unos a otros por el trabajo”.
 
¿Hay alguna novela escrita recientemente, en cualquier lengua, que describa con tanta precisión el mundo en el que vivimos, los éxodos migratorios y la devastación laboral derivada de la crisis económica de 2008? Probablemente, no. Ésta habla de nosotros, de nuestra sociedad, de nuestros días, pero fue escrita en 1939 por John SteinbeckLas uvas de la ira es una de las grandes novelas políticas de la historia de la literatura y conserva, además, todo su vigor narrativo: después de haberla leído, como después de haber leído Los hermanos Karamazov o Cien años de soledad, uno tiene la sensación de que le ha pasado un tren por encima.

No se trata de una novela ideológica. Aunque fue prohibida, quemada públicamente y calificada de manifiesto comunista, sólo difunde lo que predican la Declaración Universal de los Derechos Humanos, los Evangelios y cualquier libro de paz: la dignidad humana y la justicia social. Sus héroes épicos son seres mansos y laboriosos. Buscan un trabajo con el que poder alimentarse y pagar una casa humilde.

Hay, sin duda, en la novela algo que hoy sigue siendo realmente subversivo: el convencimiento de que en determinadas circunstancias la violencia es el único modo de alcanzar justicia o de seguir peleando por ella. El título está tomado de un pasaje elocuente: “En los ojos de los hambrientos hay una ira creciente. En las almas de las personas, las uvas de la ira se están llenando y se vuelven pesadas, […] listas para la vendimia”. Tom Joad, el joven protagonista al que puso rostro Henry Fonda en la película de John Ford, ha estado en la cárcel por un homicidio y vuelve a matar ahora, en un instante de cólera, a un guardián violento que protege los intereses de los ricos. Steinbeck —su discurso moral— no le condena. El lector tampoco, pues comprende que, en el mundo nada irreal de la novela, ésa es la única vía que les queda a los desharrapados para defenderse.Tres años antes de publicar la novela, Steinbeck había realizado para The San Francisco Sun una serie de magistrales crónicas sobre la América de la Gran Depresión, reunidas luego en Los vagabundos de la cosecha (Libros del Asteroide, 2007). La realidad que el autor conoció en aquel encargo periodístico fue la materia prima de Las uvas de la ira: hechos históricos, personajes de carne y hueso, miserias verdaderas.

Las uvas de la ira tiene un final prodigioso que mezcla el horror y la esperanza: la hija mayor de la familia Joad, que por sus pésimas condiciones de vida acaba de dar a luz a un bebé muerto, amamanta con su leche a un hombre que está agonizando por el hambre. Todas las grandezas y las desventuras de la naturaleza humana en un solo gesto simbólico.

'The Ghost of Tom Joad' ('El fantasma de Tom Joad') es una canción y sencillo de Bruce Springsteen. Es la canción que le da el nombre a su undécimo álbum, The Ghost of Tom Joad, y el sencillo se lanzó el 21 de noviembre de 1995. El personaje Tom Joad, de la novela clásica de John Steinbeck T (Las uvas de la ira), es mencionado en el título y a lo largo de la letra.
(Wikipedia)

"Families sleepin' in their cars in the Southwest 
No home no job no peace no rest 
The highway is alive tonight 
But nobody's kiddin' nobody about where it goes 
I'm sittin' down here in the campfire light 
Searchin' for the ghost of Tom Joad"


"Bienvenidos al nuevo orden mundial..."
mmm
LETRA:

Men walkin' 'long the railroad tracks 
Goin' someplace there's no goin' back 
Highway patrol choppers comin' up over the bridge 
Hot soup on a campfire under the bridge 
Shelter line stretchin' 'round the corner 
Welcome to the new world order 
Families sleepin' in their cars in the Southwest 
No home no job no peace no rest 
The highway is alive tonight 
But nobody's kiddin' nobody about where it goes 
I'm sittin' down here in the campfire light 
Searchin' for the ghost of Tom Joad 

He pulls a prayer book out of his sleeping bag 
Preacher lights up a butt and takes a drag 
Waitin' for when the last shall be first and the first shall be last 
In a cardboard box 'neath the underpass 
Got a one-way ticket to the promised land 
You got a hole in your belly and gun in your hand 
Sleepin' on a pillow of solid rock 
Bathin' in the city aqueduct 

The highway is alive tonight 
Where it's headed everybody knows 
I'm sittin' down here in the campfire light 
Waitin' on the ghost of Tom Joad 

Now Tom said "Mom, wherever there's a cop beatin' a guy 
Wherever a hungry newborn baby cries 
Where there's a fight against the blood and hatred in the air 
Look for me mom I'll be there 
Wherever there's somebody fightin' for a place to stand 
Or a decent job or a helpin' hand 
Wherever somebody's strugglin' to be free 
Look in their eyes Mom you'll see me." 

Well the highway is alive tonight 
But nobody's kiddin' nobody about where it goes 
I'm sittin' down here in the campfire light 
With the ghost of old Tom Joad 




Hay una expresión que últimamente se está comportando como esas moscas gordas, lentas, verdes, que en las tardes de verano se dedican a revolotear asquerosamente alrededor de nuestras orejas: los mercados. 



Una especie de ente inefable, inaprensible, dotado de connotaciones religiosas, y que cuando habla produce el mismo efecto que los antiguos oráculos, el oráculo ha hablado, los mercados han dicho... la confianza de los mercados, la desconfianza de los mercados, la opinión de los mercados, el diagnóstico de los mercados... Y todos nosotros, los pequeños hombrecillos, esperando aterrados la voz de los mercados. Y parece como si no pudiéramosdefinirlos, o peor aún, como si estuviese prohibido identificarlos. 



"Las uvas de la ira" es una película de 1940 dirigida por John Ford. En ella se nos cuenta la historia de una familia, de unos seres humanos que, tras estallar la crisis de 1929, son expulsados de su tierra y se ven obligados a iniciar un viaje desesperado hacia California... penurias, vicisitudes... no existe el paraíso. Esta película está basada en la novela homónima de John Steinbeck



Una vez más las grandes obras clásicas acuden en nuestra ayuda para obligarnos a comprender lo que nos ocurre ahora, lo que nos están haciendo... otra vez.

VERSIÓN DE LA CANCIÓN A CARGO DE ELVIS COSTELLO AND MIMFORD & SONS


Publicado  por

Lengua y Literatura de Bachillerato... y otras cosas

las uvas de la ira: Novela leida 

Uvas de la Ira (1 de 4)




Uvas de la Ira (2 de 4)

Uvas de la Ira (3 de 4)

Uvas de la Ira (4 de 4)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada