sábado, 7 de febrero de 2015

Sayyed Nasralá: Hezbolá vengará la muerte de cualquiera de sus miembros. Yusuf Fernandez (Antiimperialismo)

"...Una pregunta al pueblo sirio, al pueblo libanés, al pueblo palestino, a todos los pueblos árabes. ¿Qué hay también en la frontera a una profundidad de 6 a 7 kms?
Está el Frente al Nusra, miles de combatientes armados, con artillería, carros, antitanques, grandes cantidades de explosivos... Todo un arsenal militar.
El Frente al Nusra, recordemos, es la rama siria de Al Qaida y está inscrito en todas las listas de organizaciones terroristas: la internacional, la norteamericana y la árabe.
Este grupúsculo tiene una importante presencia en la región y Netanyahu nunca se ha preocupado por su presencia ni Yaalon tampoco.
Muy al contario, Israel lo protege con su fuerza aérea y lo ayuda en las batallas y abre sus puertas a sus heridos, los cuales reciben la visita de Netanyahu en persona..."

“Voy a decirlo en árabe lento para que sea bien traducido al hebreo. Debéis saber que no tememos la guerra... la libraremos si se nos impone... y también la ganaremos”, señaló el número uno de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasralá, en un discurso pronunciado en el Suburbio del Sur de Beirut este viernes a través de una pantalla durante la celebración del martirio de seis combatientes de Hezbolá y un general iraní en Quneitra el 18 de enero pasado.

En su discurso, Sayyed Nasralá estableció varias ecuaciones en la confrontación con el enemigo sionista: la Resistencia Islámica no se siente obligada por ninguna regla de confrontación ni por ninguna división territorial sobre el terreno, y está en su pleno derecho moral, legítimo y legal, en base al Derecho Internacional, de hacer frente a todo ataque israelí, dónde y cuándo escoja.

Finalmente, ha advertido a Israel que Hezbolá responderá a cualquier asesinato de uno de sus combatientes, ya sea realizado éste por medios militares o de seguridad.

He aquí los principales puntos del discurso de Sayyed Nasralá:

Agradecimiento a todos

Me dirijo en primer lugar a las familias de lo mártires para presentarles mis condolencias por la pérdida de sus seres queridos y para expresarles también mis felicitaciones por los grandes honores que les serán otorgados en el Más Allá por su sacrificio consentido en esta vía...

Agradezco también a todos los que han enviado condolencias y felicitaciones desde todo el mundo: del Líbano, Palestina, Siria, Iraq, Túnez, Mauritania...

Y yo saludo a todos los que han festejado la operación de la resistencia en las Granjas de Shebaa.

Agradezco en particular a los muyahidines y a los combatientes de la Resistencia Islámica en el Líbano que han estado a la altura de la responsabilidad desde los primeros momentos del asesinato de Quneitra.

Agradezco a nuestro querido pueblo libanés, sobre todo a los seguidores de la Resistencia y a todos los que la apoyan y a todos aquellos que desde los primeros momentos del asesinato han participado en las exequias a pesar de los desafíos de seguridad y han apoyado a la resistencia sean cuales fueren las opciones que ella quería tomar.

Como es costumbre, como ha sucedido en cada situación de grave peligro, este pueblo, esta opinión pública y estas gentes no nos han defraudado jamás y han probado un sentido de la responsabilidad y del valor que está a la altura de las expectativas. Ellos merecen sin cesar que les digamos: sois las gentes más honorables y las más fieles.

Es también nuestro deber en esta celebración saludar a los militares del Ejército libanés heroico que han caído como mártires últimamente en Ra´s Baalbek mientras luchaban en las primeras líneas de defensa del Líbano frente a los grupúsculos takfiris, de los que se demuestra, día a día, que ponen en práctica la voluntad de los israelíes y favorecen su proyecto. Agradecemos y saludamos a las familias de estos mártires también.

Volvamos a los mártires de la operación de Quneitra:

Al mártir comandante Mohammad Ali Allahdadi, mártir comandante Mohammad Issa, al mártir combatiente Yihad Mugniyyé, al mártir combatiente Ali Hiyazi, al mártir combatiente Mohammad Abu al Hassan, al mártir combatiente …

A estos mártires nos dirigimos para expresarles nuestros mejores sentimientos de amor y reconocimiento. Con toda sinceridad les decimos: bendito seas, bendito seas... Habéis sido bendecidos por lo que habéis logrado.

Los mártires, padres e hijos

Los mártires de la operación de Quneitra ilustran muy bien las generaciones que la Resistencia Islámica ha conocido. Nosotros estamos quizás en la tercera o la cuarta generación. Esto es la prueba de la continuidad: la presencia de los comandantes de la primera generación al lado de los combatientes de la última.

Esto ilustra que hay familias enteras que pertenecen a la escuela del yihad y del martirio. Éste es el caso de Yihad Mugniyé, hijo del mártir Imad Mugniyé, de Ali Hassan Ibrahim, hijo del mártir Hassan Ibrahim, y otros.

Los mártires de Quneitra encarnan a través de la mezcla de la sangre iraní y la sangre libanesa sobre el suelo sirio la unidad de la causa, del destino y de la batalla, una unidad alterada por los gobiernos y las corrientes políticas así como por las divisiones y los conflictos, los cuales llevaron a las derrotas de los años sesenta.

Sin embargo, la sangre ha unido de nuevo a los combatientes en el Líbano, en Palestina y en Siria y desde hace algunos años hemos entrado en la era de la victoria.

Contrariamente a todo lo que ha sido escrito y dicho y difundido como rumores, estos mártires son la prueba de que los combatientes de Hezbolá continuarán siempre al lado de la resistencia contra Israel, como vanguardia de este combate, y nadie los apartará de esta vía.

La arrogancia israelí

Desgraciadamente, en los decenios que pasado desde 1948 al menos, nuestra región, sus gobiernos y sus pueblos sufren juntos de un mal cancerígeno que se llama Israel. Es un tumor cancerígeno, el virus de la decadencia y el prototipo de la arrogancia. Israel ha sido así desde hace décadas.

En estos últimos años Israel se comporta de una forma aún más impertinente. En Palestina, además de ocupar los lugares santos del Islam y amenazar la Mezquita de Al Aqsa, se permite saquear toda Cisjordania con el pretexto de buscar a tres colonos y destruye la Franja de Gaza; secuestra a miles de palestinos y viola los derechos más elementales de ese pueblo.

En Siria, ocupa los Altos del Golán y obtiene un beneficio de la guerra allí, atizándola sin cesar. Suministra un apoyo a los grupos armados con el propósito de destruir Siria y al Ejército sirio. Y se permite bombardear las posiciones sirias en el suelo sirio sin ser inquietado.

En el Líbano, además de ocupar las Granjas de Shebaa, no reconoce ni siquiera la Resolución 1701, que algunos sacralizan. Viola el espacio aéreo libanés, bombardea cuando le parece el suelo libanés y se permite cometer asesinatos en las ciudades libanesas, como fue el caso de nuestro comandante mártir Hassan Lakkis.

Hoy en día, los israelíes se hallan en una situación en la que creen que pueden permitirse hacer cualquier cosa. Ningún obstáculo se levanta en su camino.

Ellos se benefician de la coyuntura regional: las guerras que causan estragos en nuestras sociedades, las divisiones que se generalizan y, sobre todo, la ausencia total de los países árabes en el sentido de una voluntad árabe unificada. Lo que llamamos Liga Árabe no ilustra para nada esta voluntad. Este organismo es totalmente inexistente en lo que respecta al apoyo a las causas árabes.

Esto no es, sin embargo, una novedad. Nunca hemos apostado por esta organización para resolver esta situación, que no deja de agravarse.

Yo digo a los pueblos árabes: No hay Liga Árabe.

Ciertamente, hay árabes: aquellos que afrontan los desafíos en Siria, en el Líbano, en Palestina. Éstos son, de hecho, árabes.

Pero no hay árabes en el sentido político oficial... en el sentido de una política oficial independiente.

Curiosamente, cuando la batalla se sitúa en el seno de los países árabes -como en Yemen, Libia, Siria, el Sinaí etc- el dinero árabe se moviliza y los árabes se reúnen y se ponen de acuerdo.

Pero cuando la situación se refiere a Israel, los árabes están ausentes, como demuestra la experiencia de Gaza del pasado año.

Ésta es la situación actual a la que se hallan confrontados los movimientos de resistencia en el Líbano y Palestina y el eje de resistencia.

Es en este clima que tuvo lugar la operación de asesinato de Quneitra.

Un asesinato israelí sin ambajes

El domingo 18 de enero por la mañana helicópteros israelíes bombardearon dos vehículos a bordo de los cuales iban 7 combatientes que resultaron muertos.

Desde ese momento, los motivos del asesinato quedaron muy claros. Según lo que los israelíes dejaron filtrar, la decisión fue tomada por el Consejo de Ministros y el jefe de la oposición fue también informado de la decisión, vista su importancia.

El enemigo estudió la operación en todos sus aspectos y consultó las informaciones y los datos de inteligencia referentes a la misma antes de llevar a cabo el asesinato.

Sí. Se trató de un asesinato en el verdadero sentido del término.

Algunos analistas han dicho que lo que ocurrió fue fortuito y no planificado. Sin embargo, eso no es cierto. Hubo una decisión israelí tomada en los más altos niveles.

El 18 de enero, los israelíes no reivindicaron la operación y desde entonces no sé si la han reivindicado. Ellos no dejan de masticar sus palabras. Sus declaraciones son confusas.

En realidad, los israelíes pensaron que Hezbolá iba a absorber la operación, especialmente dado que ella tuvo lugar en Siria.

La primera sorpresa

Yo pienso que la primera sorpresa para los israelíes fue que Hezbolá anunciara, sólo media hora después del ataque israelí, que un grupo de miembros del movimiento habían sido objeto de un ataque israelí y revelara sus identidades.

Nosotros no hemos ocultado nunca a nuestros mártires ni hemos revelado su identidad a cuenta gotas, uno después de otro, pues nos sentimos orgullosos de ellos.

Los hemos anunciado alto y fuerte al mundo entero, ante aquellos que nos aman y los que nos odian.

Ésta fue la primera sorpresa y los israelíes ya quedaron tensos.

Sí, el asesino estaba aturdido y la víctima daba señales de transparencia y de saber adónde iba.

¿Cuál es el pretexto usado por el asesino? Ellos han dicho que este grupo fue atacado porque quería realizar una operación en el Golán contra Israel, sabiendo que esa región se encuentra a 6 kms de la frontera,... o que este grupo preparaba operaciones contra Israel en el futuro instalando plataformas de misiles.

En todos estos pretextos hay un tema central: el de la resistencia en el Golán.

Ellos supusieron que una resistencia, en estado embrionario, estaba viendo la luz allí y que debían prevenir e impedir este hecho.

Una pregunta al pueblo sirio, al pueblo libanés, al pueblo palestino, a todos los pueblos árabes. ¿Qué hay también en la frontera a una profundidad de 6 a 7 kms?

Está el Frente al Nusra, miles de combatientes armados, con artillería, carros, antitanques, grandes cantidades de explosivos... Todo un arsenal militar.

El Frente al Nusra, recordemos, es la rama siria de Al Qaida y está inscrito en todas las listas de organizaciones terroristas: la internacional, la norteamericana y la árabe.

Este grupúsculo tiene una importante presencia en la región y Netanyahu nunca se ha preocupado por su presencia ni Yaalon tampoco.

Muy al contario, Israel lo protege con su fuerza aérea y lo ayuda en las batallas y abre sus puertas a sus heridos, los cuales reciben la visita de Netanyahu en persona.

Israel no está inquieto en absoluto por ellos, pero toma una decisión peligrosa porque le inquietan dos vehículos con sus tripulantes a bordo, siete hombres sin armas.

Una cosa me gustaría decir a los árabes, a aquellos que han sido cegados por el odio hasta el punto de olvidar a Palestina porque quieren acabar con “el régimen sirio”. Yo les digo: “Nosotros nunca olvidaremos Palestina ni al pueblo palestino ni la causa palestina. Veréis a nuestros hijos y nuestros nietos probar eso todos los días”.

Aspectos positivos en la operación de Quneitra

Termino este tema desvelando nuestros verdaderos sentimientos con sinceridad.

En Quneitra hay ciertamente un lado doloroso, en razón de la pérdida de nuestros combatientes. Es normal que lloremos su pérdida y su partida.

Sin embargo, dejando aparte el lado humanitario, no vemos más que aspectos positivas en el ataque de Quneitra para nuestro movimiento, nuestra resistencia y nuestra región.

No dejamos de extraer las lecciones de Kerbala, especialmente de la respuesta que Sayyida Zeinab (la nieta del Profeta Muhammad) dio al emir de Kufa después del martirio de su hermano, el Imam Hussein, cuando aquel le preguntó: “¿Qué piensas de lo que Dios ha hecho de vosotros?” Ella le respondió con bravura: “Yo no he visto más que belleza. Algunos están predestinados al martirio y vosotros a dar cuenta a Dios de vuestros actos el Día de la Resurrección”.

En esta batalla también sufrimos la pérdida de algunos seres queridos, pero decimos lo que dijo Sayyida Zeinab: nuestros hermanos están consagrados al martirio.

Preocupación israelí

En lo que respecta al asesinato de Quneitra, fue, por el contrario, el enemigo el que pareció más preocupado, así como sus amigos, y él comenzó a realizar análisis interminables. Después de la operación, los israelíes y sus aliados en la región suponían que Hezbolá iba a estar desconcertado y no sabría que hacer.

Una cuestión central les inquietaba: si Hezbolá iba a responder o no, y, en caso afirmativo, dónde y cuándo y cuáles iban a ser los límites de la respuesta y sus repercusiones.

Israel decretó el estado de máxima alerta: las baterías de la Cúpula de Acero fueron enviadas a la frontera norte así como refuerzos. Al mismo tiempo movilizó a sus servicios de inteligencia.

Varios mensajes fueron enviados a través de estados y amenazas fueron proferidas en el sentido de que si Hezbolá respondía, ellos harían esto y aquello.

Todo Israel, con sus dirigentes políticos, militares, de inteligencia, de seguridad y sus gentes, tenía puestos los ojos en el Líbano. Ellos escrudiñaban en busca de una palabra, una sonrisa, un signo de lo que Hezbolá iba a hacer.

Éste es el reconocimiento israelí de la importancia de la resistencia: Israel esperaba un signo de Hezbolá.

Todo eso gracias a la determinación y a los éxitos de nuestros combatientes.

Nunca la humillación

Elos dijeron incluso que Irán iba a intervenir para impedir una respuesta de Hezbolá debido a las negociaciones nucleares y que Siria iba a hacer lo mismo...
Pero yo os digo: nadie entre los amigos de la resistencia admite que ella sea humillada o que nuestra sangre sea derramada sin hacer nada.

Nosotros decimos a los israelíes que de ahora en adelante no pueden ya asesinar a personas e irse a dormir tranquilamente como si hubieran matado a mosquitos.

Ellos saben muy bien que la resistencia está lista para cualquier acontecimiento y que todas las eventualidades son posibles y lo saben, entre otras cosas, porque sus agentes les describen la situación.

Mientras que Israel estaba totalmente perdido en lo que se refiere a lo que iba a suceder, nosotros en la resistencia estábamos muy lúcidos y sin ninguna duda tomamos la decisión de responder para castigarles y poner término a la desvergüenza sionista, que se permitía llevar a cabo cualquier asesinato.

Estábamos dispuestos a cualquier sacrificio, incluso aunque las cosas acabaran yendo hasta el final. Determinamos el lugar y el tiempo de la operación y nos aprestamos a hacer frente al peor escenario.

Los israelíes también entiendieron antes del miércoles que podía bastar un solo disparo para inflamar la situación.

La operación a pleno día

Aquí quiero hacer referencia a la operación y los resultados obtenidos en las Granjas de Shebaa y la frontera.

Fue así que tuvo lugar la operación del miércoles con la bendición y el apoyo divinos. Creemos sinceramente que es Dios el que lleva a buen término nuestras operaciones después de que hayamos hecho todo lo necesario y puesto a punto todos los preparativos.

Una de las características de esta operación fue que ella tuvo lugar en un momento en el que los israelíes estaban en estado de alerta máxima y eran perfectamente conscientes de que la respuesta de Hezbolá no iba a tardar.

Y fue a plena luz del día que la resistencia realizó esta operación.

Se trató de una de las regiones más difíciles y más sometida a la vigilancia electrónica y de todo tipo, en sus rincones más recónditos.

Hasta el momento, los israelíes, que afirman poseer uno de los ejércitos más grandes, han sido incapaces de comprender cómo se realizó esta operación.

Se trató de un mensaje al enemigo y su pueblo, y también a nuestro pueblo sobre el que ellos trabajan sin cesar para intentar quebrantar la confianza en su Resistencia.

Los resultados de la operación han sido:

1 – Ellos mataron a nuestros combatientes a plena luz del día y nosotros hemos hecho lo mismo con sus soldados.
2 – Ellos destruyeron dos vehículos y nosotros les hemos destruido dos también.
3 – Ellos han tenido muertos y heridos a cambio de nuestros mártires y yo mantengo mis reservas sobre las cifras que ellos han publicado.
4 – Ellos utilizaron misiles y nosotros también. No hemos recurrido a artefactos explosivos.

Hay, sin embargo, dos diferencias entre ellos y nosotros. Ellos son cobardes y nos han atacado en la espalda. Nuestros resistentes, sin embargo, son hombres de verdad y les atacaron de frente.

La segunda diferencia: los israelíes no se atrevieron a reivindicar su operación mientras que la resistencia reivindicó la suya poco tiempo después de su realización en el comunicado número 1.

Es por esta razón que ellos no han recogido hasta el presente más que decepciones y lamentos, mientras que nosotros hemos recogido dignidad y victoria. Sobre todo, nuestros mártires irán al Paraíso y los suyos al Infierno.

Debo expresar nuestros saludos y agradecimienos a los combatientes de la Resistencia y a sus mandos por haber ejecutado esta operación en el corazón del despliegue enemigo. Beso sus manos puras y sus frentes dignas.

Un razonamiento estúpido

Quiero ahora poner el acento sobre dos o tres punto:

1 – Los israelíes han descubierto en plena campaña electoral que la forma de razonar de su dirección política, militar y de seguridad es estúpida.

Todas sus estimaciones y previsiones han demostrado ser erróneas y sus dirección les ha sometido a grandes peligros que pueden amenazar su existencia, sus intereses, su economía y todo lo que tienen.

2 – Este asesinato ha tenido resultados inversos a los que ellos esperaban. El Ejército israelí ha demostrado su incapacidad para hacer frente a la determinación de la resistencia.

Este Israel que nosotros derrotamos en 2000 y 2006 y el que la Franja de Gaza ha vencido también es ciertamente más frágil que la tela de una araña.

3 - La Resistencia ha dado prueba de que está en perfecta disposición y dotada de valor y sabiduría.

4 – Los grupúsculos takfiris, sobre todo los que están presentes en el Golán, son los aliados naturales del enemigo israelí. Ellos son un nuevo ejército de Lahad (El Ejército del Sur del Líbano que colaboró con Israel durante la ocupación israelí) con un barniz islamista.

La resistencia no ha sido disuadida

Y para acabar sobre nuestras posiciones:

1- Yo certifico y confirmo de nuevo lo que dije durante la entrevista de televisión con el canal Al Mayadin sobre el conflicto israelí.

2 – El mensaje más importante es el que dirijo a los israelíes y también a nuestros amigos y nuestros seres queridos, cuyos intereses tomamos en consideración.

Voy a hablar lento en árabe para que puedan traducirlo bien al hebreo:

Esta resistencia no ha sido disuadida. Ella es sabia pero no ha sido disuadida. Hay una diferencia entre el hecho de ser sabio y valeroso y ser cobarde e incapaz. La cobardía y la impotencia no tienen nada que ver con la sabiduría.

Si el enemigo cree que la resistencia teme un conflicto, yo le digo hoy, en esta ocasión, que no tememos la guerra y que si ella nos es impuesta, la libraremos y también la ganaremos.

Los israelíes no deben engañarse en sus cálculos.

3 -  A los amigos les digo: hay una gran diferencia entre el hecho de querer evitar la guerra y temerla. Los libaneses deberían hacer esta distinción. Nosotros nos comportamos con responsabilidad. No queremos implicarnos en una guerra pero no tenemos tampoco temor a ella poque somos combatientes y buscamos el triunfo.

Ninguna regla de enfrentamiento, ninguna división territorial

4 - Hoy, tras la operación de Quneitra y la respuesta de las Granjas de Shebaa nosotros, la Resistencia Islámica del Líbano, no nos sentimos obligados por ninguna regla de enfrentamiento ni por las divisiones territoriales sobre el terreno. Es nuestro derecho religioso, moral, legítimo y legal, desde el punto de vista del Derecho Internacional, el hacer frente a un ataque israelí en el lugar y el momento que queramos y escojamos.

5 - Hemos oído decir a los israelíes, sobre todo a Netanyahu, después de la operación de Shebaa que ellos se contentan con este estado de cosas, pero que cualquiera que esté detrás de la operación de las Granjas de Shebaa pagará el precio.

Permítanme ser más preciso y decir que hemos comprendido estas declaraciones.

Hemos comprendido que los israelíes rehúsan la confrontación militar pero que irán a buscar a los jóvenes que realizaron esta operación para liquidarlos, uno tras otro.

Eso es lo que hemos comprendido.

El asesinato de combatientes será vengado

Es cierto que en el pasado hacíamos la distinción entre los dos tipos de asesinato: el de los mártires de Quneitra, por ejemplo, que fue realizado por medios militares, y el de Hassan Lakkis, por ejemplo, realizado según los procedimientos de seguridad.

El militar entrañaba una respuesta de nuestra parte, pero en caso de liquidación éramos más circunspectos.

Mi mensaje, sin embargo, es que a partir de hoy sea cual sea la forma o qué combatiente de Hezbolá sea muerto, nosotros atribuiremos la responsabilidad al enemigo israelí y lo vengaremos en el momento y el lugar propicios.

Un comentarista dijo que la Operación de Shebaa es más que una venganza pero menos que una guerra. Eso es cierto. Ella no ha revelado todavía todos sus entresijos y merece todas las investigaciones y estudios.

Para terminar, desde 1982 concluimos de la misma forma, que voy a repetir hoy: La resistencia es la única solución y los convoyes de mártires allanan el camino a la victoria.

Artículos relacionados 

No hay comentarios:

Publicar un comentario