viernes, 24 de octubre de 2014

#Somos reales, #24O, las marchas de la dignidad llegaron y se fundieron con la dignidad del pueblo Asturiano.

JOAQUÍN DEL RÍO. Miles de personas duermen esta noche en los alrededores de Oviedo, donde este viernes intentarán concentrarse lo más cerca posible del teatro Campoamor, donde se entregan los Premios Príncipe de Asturias.

Tienen permiso del Tribunal Superior de Justicia de Asturias para manifestarse, pero el delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, intentará que sus voces no lleguen al entorno de Felipe de Borbón y su esposa, Letizia Ortiz, que acuden como reyes por primera vez.
Para alejar la concentración -Convocada por las Marchas por la Dignidad, que han llevado una treintena de autobuses a la capital asturiana- este año se han dispuesto expositores de los premios en la plaza donde otras veces se veían banderas republicanas.

La concentración comenzó esta noche, con una mesa redonda en el barrio de La Corredoria titulada "Hacia el Poder de la Mayoría", en el que participaron Sabino Cuadra, de Bildu; Lara Hernández, de IU; Juan Carlos Monedero, de Podemos; Celia Mayer, de Ganemos Madrid, y Juantxo López de Uralde, de Equo. Cerró el acto Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores.

Una ola de cambio

Contra lo que podría esperarse, la mayoría del auditorio era gente de cierta edad, lo que indica que la nueva izquierda es más una ola de cambio que una opción para nuevos votantes.
Pero la concentración de la dignidad fue un poco indigna, ya que nadie había avisado de que para pisar el polideportivo había que llevar calzado deportivo... o descalzarse; y así hicieron algunos de los ponentes.
Uralde llegó el primero y fue muy discreto, mientras Monedero entró como una estrella de cine (saludando a la platea y sonriendo); el SAT armó más ruido que nadie, con sus banderas y sus militantes llegados de Andalucía. Por cierto, algunos de sus autobuses esperaron fuera el desarrollo del acto.
Noticias relacionadas
Fuente: Publico

No hay comentarios:

Publicar un comentario