miércoles, 17 de septiembre de 2014

Nikola Teslar Biografía de un genio. Un hombre inteligente, sabio y sobre todo un gran ser humano. V. Antonio López (Tambien en pdf)

Nikola Teslar Biografía de un genio
 V. Antonio López©
H oy os hablaré de un personaje fascinante, misterioso, inteligente, sabio, y sin embargo, desconocido, olvidado, misteriosamente acallado por los que gobiernan el mundo detrás de las bambalinas de los “falsos mandatarios” que dicen dirigir el mundo, pero saben que son simples administradores, y que en absoluto lo dirigen.
Este gran hombre ha desaparecido de los libros de texto, estoy seguro de que los más jóvenes que hoy utilizan uno de sus proyectos ni han oído hablar de él, conocen más a sus enemigos a sus plagiadores, cómo Thomas Alba Edison o Marconi o J.P. Morgan o Einstein.
Este hombre murió en 1943, a los 86 años de edad, solo, en una habitación de un modesto hotel, encontrado por una limpiadora de habitaciones, sufrió un ataque al corazón durante la noche. Un sobrino se presentó horas más tardes en la habitación para recoger sus pertenencias, para su sorpresa habían desaparecido todos sus documentos, agentes del FBI se le habían adelantado.
Los que dicen ser los campeones de la “democracia”, tan sinceros y partidarios de la libertad y el buen gobierno, hoy es la fecha que esos documentos permanecen custodiados por el imperio como Alto Secreto de Estado. ¿Por qué? ¿De qué tienen miedo?
En parte algunos documentos han sido entregados a Serbia que los tiene en el Museo que lleva su nombre, otra parte no se sabe nada de ellos, unos dicen que nunca hizo planos de sus inventos, que los llevaba en su cabeza y podía enumerarlos de memoria, prodigioso hombre.
Quizás lo que más daño han hecho a su nombre ha sido la pseudociencia, los que afirman que tenía contactos con extraterrestres, los que dicen que él mismo había dicho haber contactado por radio con marcianos o seres de Venus, siempre hay algo superior que nos dirige, si no es un Dios que sea un marciano, lo mismo da, al fin y al cabo siempre algo superior aunque no haya pruebas, miente y acusa que siempre algo queda, todo menos reconocer la inteligencia del otro.
El imperio que sufrimos tiende siempre a valorizar lo suyo, por ejemplo; Thomas Alba Edison es un producto genuino made in USA, este es un serbio, por lo tanto Edison es bueno, el serbio es malo, son así de simples, yo soy el bueno todo lo demás es; el demonio, el loco, el ignorante, el que no tiene razón, si alguien mata es un asesino (aunque sea en defensa propia) si ellos matan siempre es en beneficio de la humanidad y mira que han matado.

Esto le pudo pasar a nuestro personaje, con todos los inventos que produjo nunca le dieron un premio Nobel, lo impidió siempre Edison, nunca le financiaron nada, lo impidió J.P. Morgan el mayor banquero del mundo, así fue todo desde luego tenía razón su comadrona, tuvo muy mala suerte y tenía razón su madre, era un gran sabio.
Otro ejemplo, Marconi patentó la Radio con 17 patentes de él, solo después de su muerte en 1943 la Corte Suprema del imperio, reconoció este hecho y le otorgó el invento, cuando medio mundo se había beneficiado de su talento incluido Marconi. Pero el premio Novel de 1909 a Marconi por el invento de la radio no se lo devolvieron al verdadero dueño.
Otro más, en la investigación de la luz eléctrica estaba trabajando para Edison, este consiguió transportarla por corriente continua, pero tenía una pérdida muy grande durante el transporte desde el origen al consumidor, él consiguió transportarla por corriente alterna, con mucho menos pérdida (es la que utilizamos hoy), bueno el mérito fue para Edison, que mala suerte.
De esos días nace su enemistad eterna. Durante una temporada trabajó con Edison al que admiraba. Pero Edison no le respetaba a él, le hacía trabajar 18 horas al día durante los siete días de la semana solucionando los problemas técnicos que se le presentaban, un día le describió cómo podía mejorar el efecto del generador que Edison estaba construyendo, éste respondió:

Le daré 50.000 dólares si usted logra hacerlo”.

Tras meses de trabajo lo logró. Cuando le pidió el dinero prometido Edison dijo:

Usted no entiende todavía el sentido del humor de los norteamericanos”.

Además le negó una subida de sueldo también prometida. Ante ello, se despidió. Edison envidiaba el gran cerebro de su ayudante y su arma preferida era la humillación, muy propia de los norteamericanos también.
Estoy hablando de Nikola Tesla, aunque ya lo sabíais, un gran hombre silenciado y olvidado a conciencia.


NIKOLA TESLA

El doctor Nikola Tesla era considerado como una de las personas
más conocidas de la Tierra.
Hoy día ha desaparecido de nuestros libros científicos
y de los libros de texto.
¿Qué es lo que descubrió, y por lo que cayó en olvido?”
(Revista Nexus Magazine)

Nikola Tesla nació el 10 de julio de 1856 en un pequeño pueblo llamado Smillan antiguo imperio austro-húngaro —Serbia — (Hoy Croacia). Nació una noche de tormenta de relámpagos y truenos, la comadrona dijo que era signo de mala suerte, su madre dijo que sería un sabio. Su padre fue un sacerdote ortodoxo. Estudió en Gratz y Viena y terminó su educación en París. Murió en la habitación de un hotel de Nueva York el 7 de enero de 1943 en la más absoluta pobreza a los 86 años. Tiene un Museo en Belgrado con su nombre y el aeropuerto de esta ciudad también lleva su nombre.
Fue un inventor, ingeniero mecánico, ingeniero electricista y físico de origen serbio y el promotor más importante del nacimiento de la electricidad comercial. Se le conoce, sobre todo, por sus numerosas y revolucionarias invenciones en el campo del electromagnetismo, desarrolladas a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Las patentes de Tesla y su trabajo teórico formaron las bases de los sistemas modernos de potencia eléctrica por corriente alterna (CA), incluyendo el sistema polifásico de distribución eléctrica y el motor de corriente alterna, que tanto contribuyeron al nacimiento de la Segunda Revolución Industrial.
Era ciudadano del Imperio austríaco por nacimiento y más tarde se hizo ciudadano estadounidense. Tras su demostración de la comunicación inalámbrica por medio de ondas de radio en 1894 y después de su victoria en la guerra de las corrientes, fue ampliamente reconocido como uno de los más grandes ingenieros electricistas de los Estados Unidos de América.

Gran parte de su trabajo inicial fue pionero en la ingeniería eléctrica moderna y muchos de sus descubrimientos fueron de suma importancia. Durante este período en los Estados Unidos la fama de Tesla rivalizaba con la de cualquier inventor o científico en la historia o la cultura popular, pero debido a su personalidad excéntrica y a sus afirmaciones aparentemente increíbles y algunas veces casi inverosímiles, acerca del posible desarrollo de innovaciones científicas y tecnológicas, Tesla fue finalmente relegado al ostracismo y considerado un científico loco. Tesla nunca prestó mucha atención a sus finanzas.
La unidad de medida del campo magnético B del Sistema Internacional de Unidades (también denominado densidad de flujo magnético e inducción magnética), fue llamado, el Tesla, en su honor en la Conférence Générale des Poids et Mesures (París, en 1960), como también el Efecto Tesla de transmisión inalámbrica de energía a dispositivos electrónicos (que Tesla demostró a pequeña escala con la lámpara incandescente en 1893).
Además de su trabajo en electromagnetismo e ingeniería electromecánica, Tesla contribuyó en diferente medida al desarrollo de la robótica, el control remoto, el radar, las ciencias de la computación, la balística, la física nuclear, y la física teórica. En 1943, la Corte Suprema de los Estados Unidos lo acreditó como el inventor de la radio. Algunos de sus logros han sido usados, no sin controversia, para justificar varias pseudociencias, teorías sobre ovnis y sobre anti-gravedad, así como el ocultismo de la Nueva Era y teorías sobre la tele transportación.
Comenzó los estudios de ingeniería eléctrica en la Universidad de Graz, en la ciudad del mismo nombre, en 1875. Mientras estuvo allí estudió los usos de la corriente alterna. Algunas fuentes afirman que recibió la licenciatura de la Universidad de Graz, sin embargo la universidad afirma que no recibió ningún grado y que no continuó más allá del segundo semestre del tercer año, durante el cual dejó de asistir a las clases.
En diciembre de 1878 dejó Graz y dejó de relacionarse con sus familiares. Sus amigos pensaban que se había ahogado en el río Mura. Se dirigió a Maribor, (hoy Eslovenia), donde obtuvo su primer empleo como ayudante de ingeniería, trabajo que desempeñó durante un año. Durante este periodo sufrió una crisis nerviosa. Tesla fue posteriormente persuadido por su padre para asistir a la Universidad Carolina en Praga, a la cual asistió durante el verano de 1880. Allí fue influenciado por Ernst Mach. 

Sin embargo, después de que su padre falleciera, dejó la Universidad, completando solamente un curso.
Tesla pasaba el tiempo leyendo muchas obras y memorizando libros completos, ya que supuestamente poseía una memoria fotográfica. En su autobiografía relató que en ciertas ocasiones experimentó momentos detallados de inspiración. Durante su infancia sufrió varios episodios de una enfermedad muy peculiar, la cual provocaba que cegadores haces de luz apareciesen ante sus ojos, a menudo acompañados de alucinaciones. Normalmente las visiones estaban asociadas a una palabra o idea que le rondaba la cabeza. Otras veces, éstas le daban la solución a problemas que se le habían planteado. Simplemente con escuchar el nombre de un objeto, era capaz de visualizarlo de forma muy realista. Actualmente la sinestesia presenta síntomas similares.
Tesla podía visualizar una invención en su cerebro con precisión extrema, incluyendo todas las dimensiones, antes de iniciar la etapa de construcción; una técnica algunas veces conocida como pensamiento visual. No solía dibujar esquemas, en lugar de eso concebía todas las ideas solo con la mente. También en ocasiones tenía reminiscencias de eventos que le habían sucedido previamente en su vida; esto se inició durante su infancia.
En 1880, se trasladó a Budapest para trabajar bajo las órdenes de Tivadar Puskás en una compañía de telégrafos, la compañía nacional de teléfonos. Allí conoció a Nebojša Petrović, un joven inventor serbio que vivía en Austria. A pesar de que su encuentro fue breve, trabajaron juntos en un proyecto usando turbinas gemelas para generar energía continua. Para cuando se produjo la apertura de la central telefónica en 1881 en Budapest, Tesla se había convertido en el jefe de electricistas de la compañía, y fue más tarde ingeniero para el primer sistema telefónico del país. También desarrolló un dispositivo que, de acuerdo a algunos, era un repetidor telefónico o amplificador, pero que, según otros, pudo haber sido el primer altavoz.
Llegó a Nueva York el año en que “nació” la Estatua de la Libertad, 1884. Armado con su impecable elegancia parisina y la cabeza llena de ideas, llevaba una carta de recomendación:

Conozco a dos grandes hombres, y usted es uno de ellos. El otro es el joven portador de esta carta”. 

El destinatario de la misiva era un ya para entonces célebre Thomas Alva Edison, el padre de la bombilla (y el fonógrafo, y el altavoz, y el micrófono del teléfono, y…). El otro “gran hombre” era Nikola Tesla, un joven serbio desconocido, nacido en 1856 en Smilijan, entonces parte del imperio austrohúngaro e integrado en la actual Croacia. Tesla venía de trabajar en la sede parisina de la Continental Edison, la compañía del inventor norteamericano. Lo mandaba Charles Batchelor, su antiguo jefe europeo.
Según llegó a Nueva York, Tesla preguntó dónde estaban las oficinas de Edison. Y allí fue, a hablar con su futuro jefe: salió del despacho con un puesto de trabajo. Pero entre ambos no hubo una gran sintonía. Y poco después la animadversión acabaría en conflicto abierto. Edison defendía un modelo de negocio eléctrico basado en la corriente continua. Y había convencido ya a algunos inversores, aunque aún a una escala muy reducida: su sistema de distribución eléctrica, el primero en el mundo, arrancó en 1882 con 110 voltios de corriente continua y 59 clientes en Manhattan.
Tesla, en cambio, creía en un modelo basado en la corriente alterna. La pugna entre ambos pasó a la historia como “la guerra de las corrientes”. Ganó Tesla con su modelo, mucho más eficiente. Gracias a él apretar hoy un interruptor ilumina nuestras casas. Pese a que la memoria histórica ha sido más benévola con otros inventores (Edison, Hertz, Volta...), el mundo debe mucho al enigmático Nikola Tesla.
Gran ingeniero y con una memoria notable –heredada, según él, de su madre: analfabeta pero capaz de recitar poemas épicos serbios que ella nunca pudo leer–, Tesla poseía además una infinita capacidad de trabajo: le bastaba con dormir dos horas al día y, si el trabajo lo requería, podía estar 80 horas sin pegar ojo. “No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando –decía–. Esa emoción hace que uno se olvide de comer, de dormir, de todo”. A ese ritmo se empeñó en resolver el primer gran reto que Edison le puso, a solo un año de su llegada: rediseñar sus generadores de corriente continua. Si lo lograba, recibiría 50.000 dólares. Pero cuando se dirigió a su jefe para exigir su paga, Edison sonrió: “Ay, ¡qué poco ha aprendido usted del humor americano”. Despechado, Tesla abandonó la compañía sin aceptar el aumento de sueldo que se le ofrecía, que tampoco fue el prometido.

La Guerra de las corrientes

Poco después, Tesla encontró a su gran aliado en el “conflicto eléctrico” con Edison: el rico empresario George Westinghouse. Este contaba ya, desde 1886, con una pequeña red eléctrica en Massachusetts, basada en la corriente alterna. Pero le faltaba la clave para distribuir la electricidad a gran escala. El motor de inducción, ya inventado y patentado por Tesla, era esa clave. Según la leyenda, el empresario ofreció al inventor un millón de dólares y un porcentaje de los beneficios por los derechos de todas sus patentes. Los papeles que han llegado hasta hoy aportan otras cifras: 60.000 dólares por la adquisición de 40 patentes; cinco mil en metálico y el resto en acciones. Tesla, además, recibiría 2,5 dólares por cada caballo de potencia generado gracias a la electricidad vendida. Cuando las cosas adquirieron una escala mayor, este pago resultó inviable. Hubiese convertido a Tesla en un multimillonario sin precedentes…
Volviendo a la “guerra de las corrientes”, el equipo de Westinghouse y Tesla logró hitos en la Feria Internacional de Chicago, en 1893, dedicada al invento de moda: la electricidad. Para iluminarla, se optó por los generadores de corriente alterna. La otra gran victoria llegó ese mismo año: el grupo de expertos que debía decidir qué sistema adoptar para aprovechar el potencial hidroeléctrico de las cataratas del Niágara otorgó el contrato a Westinghouse, desechando a otras compañías; entre ellas, la de Edison. Muchos dudaban de que el sistema cumpliese su objetivo: alimentar la demanda de la creciente industria de Búfalo. Tesla aseguró que esas cataratas podrían alimentar a todos los Estados Unidos. Y consiguió que su método se implantara en la mayor instalación eléctrica construida hasta la fecha. En 1915 se habló de un supuesto premio Nobel compartido por Tesla y Edison.
Thomas Alba Edison fue el gran enemigo de Tesla, Edison tenía la maldad propia de los que se sienten inferiores y una capacidad de odio propia de los psicópatas. No dudó en congregar a periodistas y curiosos para mostrarles los peligros de la corriente alterna aplicando descargas a perros, gorriones, palomas, gatos que mandaba recoger de la calle. Filmó incluso la ejecución de un elefante del circo de Coney Island que había matado a tres hombres y era necesario sacrificarlo. Esto ocurría en 1903.
Años atrás, Harold P. Brown –un ingeniero secretamente financiado por Edison– que supuestamente había inventado la silla eléctrica, la utilizó por
primera vez en agosto de 1890, y esto lo utilizó Edison para desacreditar a la corriente alterna de Tesla diciendo que se utilizaba para matar animales y hombres, qué mezquindad...

El proyecto “Wardenclyffe”

El proyecto “Wardenclyffe”, así llamado, tuvo que ser abandonado por falta de presupuesto y su torre destruida.


 
Tesla siguió desarrollando la transmisión de energía gratuita por todo el mundo en el laboratorio que construyó en 1889 en las montañas de Colorado Springs. Pidió una subvención al banquero J.P. Morgan y se la concedió, cuando había terminado la torre se lo contó a Morgan y este le retiró el dinero y dinamitó la torre. Grave error de Tesla que desconocía la codicia humana y la naturaleza del sistema que la sustenta.
Los motivos fueron principalmente tres, Morgan estaba financiando la extracción de cobre y a las empresas que trefilaban el mismo para los tendidos eléctricos en curso. El segundo no le interesaba para nada la gratuidad de la energía que soñaba Tesla, el tercero y principal es que el capitalismo está en este mundo para explotar riquezas y seres humanos para su propio beneficio y no piensa nunca lo que dicen siempre de actuar en beneficio de la humanidad, eso es solo para engañar a los que les gusta estar engañados.

 
Precursor del WhatsApp

Tesla también fue un mago en utilizar a los medios. Ya célebre, los periodistas se peleaban por arrancarle una entrevista, siempre generosa en titulares. Tesla marcó incluso el camino hacia el SMS, el e-mail y el WhatsApp. Para los más jóvenes, ver si os suena esto:

Cualquier persona, en mar o en tierra, con un aparato sencillo y barato que cabe en un bolsillo, podría recibir noticias de cualquier parte del mundo o mensajes particulares destinados solo al portador; la Tierra se asemejaría a un inconmensurable cerebro, capaz de emitir una respuesta desde cualquier punto”.

A su vez, los curiosos de la época se agolpaban para ver su demostración pública del primer dispositivo movido por un mando a distancia: un pequeño barco que dejó atónitos a cuantos se acercaron al Madison Square Garden.

¿Ha existido en la historia de nuestra humanidad alguien que hubiera hecho posible el sueño del ser humano en obtener energía libre y gratuita?
¿Por qué hoy día sólo los inventos y avances técnicos se disparan en tecnología de aparatos informáticos, teléfonos móviles y sin embargo vivimos con una energía obsoleta, vieja, contaminante sin visibles adelantos a favor del ser humano?
¿Por qué inventos eficaces, novedosos y casi gratuitos son rápidamente sus patentes compradas y guardadas en los cajones del olvido?

Preguntas que tienen respuesta y una realidad tenebrosa que hoy día persiste como una gran mano negra que se extiende hasta en las raíces más profundas de una sociedad que calla y consiente. Tesla en una rueda de prensa anunció un motor de rayos cósmicos. Cuando se le preguntó si era más poderoso que el radiómetro Crooke, él contestó, “(...) miles de veces más poderoso”.

Transmisión inalámbrica de corriente eléctrica

En 1891 patentó lo que un día podría convertirse en su más famosa invención: la base para la transmisión inalámbrica de corriente eléctrica, conocido como la Bobina Transformadora Tesla. Cuando puso su propio laboratorio, desde una torre pequeña, le dijo a su ayudante que se retiraría unos doscientos metros y a una señal suya enchufara la bobina, a doscientos metros fue pinchando seis lámparas en la tierra con una varilla metálica. Le dio la señal y las seis lámparas se encendieron, había inventado la transmisión eléctrica sin cable. El problema de Tesla es que mantenía sus investigaciones en secreto ni siquiera su ayudante los sabía, agravado por que nunca hacía planos de nada.
Actualmente (2013), en una Universidad estadounidense unos estudiantes ha conseguido una transmisión inalámbrica de corriente eléctrica de 2 metros en su laboratorio, la diferencia es de 2 a 200 a favor de Tesla y cien años antes.
Nikola valoraba que sus inventos ayudaran a la humanidad por encima de cualquier premio o reconocimiento, incluso económico; lo que en aquella época y mucho menos hoy día, ningún científico o inventor estaría dispuesto a ofrecer a la sociedad. Y éste y no otro, fue su error.

Su corazón era tan grande como su inteligencia y sus inventos, muchos de ellos fueron olvidados por la pobreza en que vivió su última etapa en la vida. Tesla estaba fascinado por la energía radiante y su posibilidad de convertirse en energía libre y gratuita. Sabía que era posible tomar energía directamente “conectándose a la verdadera fuerza de la naturaleza”.
La nave Tierra, necesitaba un plan de vuelo moderno. Tesla quería ayudar a las naciones menos privilegiadas. Sabía, y no ha cambiado nada, que miles de personas mueren de hambre al día, muchos de ellos niños. Los que dirigen nuestra economía, pensaba Nikola, en el mundo occidental, nos permite disfrutar de un alto estándar de vida, de placer comparado con nuestros vecinos al sur de la línea imaginaria que llamamos límite.
La energía dirige la economía de las naciones y la meta de vida de Tesla, fue hacer la energía eléctrica igualmente accesible y disponible para todas las personas en cualquier lugar del planeta y eso le hundió, le señaló.
Fue objeto directo de ataques personales, de intentos de manchar su brillante carrera, de aislarlo en la más absoluta de las miserias. Sin
embargo, ante las adversidades, continuó promoviendo su plan para la transmisión inalámbrica de energía.

¿Por qué aún la energía no ha sido hecha de igual acceso para todas las personas y todas las naciones?
¿Por qué nunca se han materializado los tan recomendados dispositivos de energía libre descritos por Tom Bearden, John Bedini, Bruce DePalma y otros?

Nikola era un hombre lleno de contrariedades, serio y reservado, pero también encantador. Aunque era solitario, sabía atraer a la gente que le rodeaba. Delgado y alto, siempre vestido perfectamente, con su postura aristocrática y con elegancia, llamaba la atención. Sus inventos y teorías fueron olvidados a conciencia.

¿Por qué?
¿Qué ocurrió en realidad?
¿Quién quiso que sus inventos cayeran en el olvido?

Tesla decía que podía transmitir noticias y energía sin usar alambres, pero los magnates banqueros (¿os suena?) no estaban por la labor. Creó una torre de alta tensión para demostrar el transporte de energía sin cable y gratuito y al pedir más dinero para seguir con las investigaciones, se lo denegaron con intención premeditada.

En 1934 Tesla fue entrevistado en “The Times” y dijo:

Espero vivir el tiempo suficiente hasta ser capaz de colocar un aparato en esta habitación que se ponga en marcha con la energía de los medios que se mueven alrededor”.

Cuando Nikola falleció, sus grandes inventos de los diez últimos años fueron olvidados y, deliberadamente, se hizo que se le recordara por su excentricidad. Dos hechos importantes hicieron caer sobre él todo el peso de la ignorancia:
Su negativa a enviar cualquier artículo a la comunidad académica haciendo que ésta se opusiera a todos sus inventos por magníficos que fueran
Su constante preocupación por obtener una energía libre, gratuita para todo el mundo, algo que lógicamente los amos y señores del poder económico no estaban dispuestos a permitir en un mundo ya canalizado para ser explotado sólo por ellos

A su muerte la historia manipulada intento borrar su huella y exaltar a hombres como Edison que fue proclamado el padre de la energía y que se unió sin reparo a las críticas contra Tesla a pesar de que sin él, Edison no hubiera sido nadie. En 1901 Marconi envió su famosa radio señal diciendo haber inventado la radio. Pero utilizó 17 patentes de Tesla y la Corte Suprema corrigió el error en 1943 después de la muerte de Tesla. A pesar de este veredicto, la historia se ha encargado de borrar a este gran hombre que trabajaba para la humanidad y no para su propio beneficio o el de unos pocos.

Fue a contracorriente y le marcaron el destino del olvido.

Nikola Tesla creía en sus inventos para beneficio de la humanidad. Por eso no estaba de acuerdo con la industria de aquella época, que veía sus trabajos cómo un gran peligro para las fuentes de ingreso.
La situación no ha cambiado hoy día. Las multinacionales no permiten que se conozca o que se ponga en práctica la obra de Tesla. Cometerían un suicidio si los inventos de este gran hombre se fabricaran.
Dos pequeños apuntes más; el primero es que desarrolló junto con Albert Einstein un sistema anti radar para la Marina US Navy con unas Bobinas Transformadoras eléctricas que se conectaban entre sí alrededor del casco del barco, el barco pasó sin ser detectado por los radares, pero el problema fue que el barco desapareció también, lo raro fue que apareció varias millas más lejos y con solo siete marineros vivos el resto de la tripulación aparecieron deshechos pegados en la estructura del casco. Un misterio sin aclarar aún. Fue una mezcla de viaje de traslación en el espacio-tiempo con resultado funesto.
El segundo es menos dramático, cuando aseguró que la estructura del átomo es igual que el movimiento de los planetas alrededor de las estrellas que las circundan atrapados por la gravedad, alguien ganó un premio Novel por este descubrimiento, muchos años después.

Entre sus logros figuran la invención de:

  • La radio
  • El motor de corriente alterna luchaba por la investigación de un estándar eléctrico
  • La lámpara de pastilla de carbono (luz de alta frecuencia)
  • El microscopio electrónico
  • Un avión despegue y aterrizaje vertical
  • La resonancia
  • El radar
  • El submarino eléctrico
  • Bobina de Tesla
  • Rayo de la muerte
  • El control remoto
  • Rayos X
  • Métodos y herramientas para el control climático
  • Transmisión de video e imágenes por métodos inalámbricos
  • Sistemas de propulsión de medios electromagnéticos (son necesidad de partes móviles)
  • Extracción de energía en grandes cantidades desde cualquier punto de la Tierra.

Posibles descubrimientos sin documentación

  • Sistema anti gravitatorio de vehículos y naves espaciales.
  • Transferencia inalámbrica de la energía.
  • Sistema de mensajes de texto por un aparato inalámbrico.
  • Posible premio Nobel junto a su enemigo número uno.

Debió de ser considerado el mayor científico y el mejor inventor de la historia. Tesla murió solo, olvidado, abandonado, como todos los grandes sabios de la historia de la humanidad, en la habitación de su hotel a los 86 años de edad. Fue encontrado por una limpiadora al día siguiente.

 
Ese mismo día, en plena Segunda Guerra Mundial, el FBI se encargó de requisar todos sus materiales, cajas, cuadernos de notas… creándose el Informe Tesla y realizando registros en aquellos lugares donde Nikola Tesla pudiera tener anotaciones o referencias de sus inventos.

¿Por qué cayó en el olvido el mayor inventor del siglo XX?
¿Poseen el secreto de la energía libre y gratuita inventada por Tesla y no es conveniente que caiga en manos de la sociedad porque se rompería todo el esquema económico que nos han impuesto las multinacionales y el poder económico?
¿Pero por qué su nombre ha caído en el olvido?
¿Y qué tuvo que ver en ello Thomas Alva Edison, su gran rival?

El gobierno invisible, ése que está detrás del real, que amaña la sociedad y la somete bajo su capricho, ha realizado un fenomenal trabajo con Nikola Tesla, borrándolo de la historia, encargándose de que fuera tachado de excéntrico y loco, llevándole a la ruina y la muerte en el olvido.
Ésta es su historia, su legado, su vida, su realidad y cómo fue hundido por querer dar al mundo un nivel de vida que hoy no goza.
Debemos sacarle del olvido, ponerle en un pedestal y exigir que sus descubrimientos dejen de estar secuestrados y se pongan al servicio del progreso mundial.
Nikola Tesla es, para muchos, el más grande inventor del siglo pasado. Gracias a él, la electricidad llega hoy a millones de hogares en todo el mundo. Aunque podía haber sido gratuita y llegado a cada rincón del planeta y haber podido salvar millones de vidas.
Podía seguir cientos de páginas más pero pienso que por hoy es suficiente, ahora es tarea vuestra contribuir a que su nombre no caiga en el olvido cien años más y seguir buceando en Internet si os ha interesado este personaje irrepetible, este gran ser humano.

V. Antonio López Madrid, 1 de septiembre de 2014


FRASES

Tal vez sea mejor en este mundo nuestro del presente que una idea revolucionaria o un invento, en lugar de ser ayudado y aplaudido, sea obstaculizado y maltratado en su adolescencia”.

Nuestras virtudes y nuestros defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan, el hombre deja de existir”.

El desarrollo del hombre depende fundamentalmente de la invención. Es el producto más importante de su cerebro creativo”.

La comprensión mutua sería enormemente facilitada por el uso de una lengua universal”.

He invertido todo mi dinero en experimentos para realizar nuevos descubrimientos que permitan a la humanidad llevar una vida un poco más fácil”.

No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando”.

El presente es vuestro, pero el futuro es mío”. (Ante los periodistas)

A lo largo y ancho del espacio hay energía, y es una mera cuestión de tiempo que los hombres logren aprovechar esa energía. El científico no busca un resultado inmediato. No espera que sus ideas avanzadas sean fácilmente aceptadas. Su deber es sentar las bases para los que vendrán, señalar el camino”.

Pienso que las religiones están para hacer que el mundo sea mejor, todos los dioses son el mismo, porque la más mínima parte individual del universo forma parte de un TODO”.


En la contraportada Nikola Tesla al final de sus días

Datos biográficos y científicos
Fuente: Varios autores y páginas de Internet
Este documento no tiene ánimo de lucro
Madrid 2014®

Se alienta su difusión total o parcialmente si se hace sin ánimo de lucro
Se ruega mencionar su origen
Imagen de portada: Nikola Teslar (Joven) Wikipedia
Imagen de contraportada: Nikola Teslar (Mayor) Internet 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario