viernes, 15 de agosto de 2014

El papel de los “progresistas” occidentales en la recolonización de África (Partes I y II). Mikel Itulain y Dossier del autor

PARTE 1


Democracy Now! celebrando la victoria de los “rebeldes” (Al Qaeda) en Libia. Para más información sobre esta organización “progresista”, que recibe financiación de las corporaciones y a las que ayuda en su estrategia de colonialismo, tienen este informe:


¿Se acuerdan de la enorme campaña publicitaria llevada a cabo en occidente por los denominados “progresistas” para defender una revolución que decían estaba sucediendo en los países árabes contra supuestas tiranías que los oprimían, y que aquí, en Europa y también en Estados Unidos, debíamos ser solidarios y apoyar a aquellos rebeldes que traían, supuestamente, un aire nuevo de esperanza y libertad? Que aquello no tenía nada que ver con la guerra de Irak, a la cual muchos de ellos se opusieron previamente.

Y bien, ¿qué quedó, por ejemplo, de aquella supuesta revolución del año 2011 pregonada por ilustres progresistas y medios de amplia divulgación que iba a liberar Libia de su, también supuesta, tiranía? Es más, ¿fue realmente una revolución apoyada y promovida por los libios? ¿Qué ocurrió realmente?
Ahora nos encontramos que en una zona, en el norte de África, donde organizaciones como Al Qaeda o filiales de ella no tenían apenas peso y presencia, como también ocurría en Irak, resulta que en estos momentos se mueven a sus anchas, que disponen de recursos y, además, de un sofisticado armamento. Y lo que es todavía más preocupante, controlan un país llamado Libia, cuando precisamente este estado había contribuido el que más a mantener la seguridad y la exclusión de fanáticos en toda su área de influencia. De hecho, el propio Muamar al Gadafi, el líder libio linchado y asesinado ante el entusiasmo de los progresistas occidentales, como se puede ver en la siguientes portadas de medios como The Guardian o The Independent, promovió la cooperación entre los países africanos y lanzó ya en 1998 la Comunidad de Estados del Sahara-Sahel -CEN-SAD-, formada por veintitrés países.


La propaganda occidental recreándose en el despiadado asesinato de un líder africano anticolonial.


“¿Por qué el mundo no nos ayuda?”, reza el titular, acompañado de: “los rebeldes imploran la intervención…”. Los pobres rebeldes abandonados a su suerte (miembros fuertemente armados y bien pagados de Al Qaeda al servicio del poder occidental) solicitan ayuda de forma conmovedora, engañando a los muchos incautos que por su ignorancia política e histórica no son capaces de ver lo que hay detrás de tales imágenes emocionales. El poder económico lanza las falsas motivaciones humanitarias a través de los medios de comunicación (en la foto las del diario británico The Independent en relación a Libia), de similar modo actúan las organizaciones “humanitarias”, y la izquierda da validez a tales embustes. Entonces, la guerra, para robar, matar y someter, tiene el camino libre. Una historia interminable de barbarie.
La historia de utilizar imágenes y discursos conmovedores para movilizar e incitar a la guerra es tan vieja como la humanidad. Tan vieja como la ignorancia humana de su propia historia. Vean este cartel de la Primera Guerra Mundial:



Cartel apelando al deber de humanidad de las personas para engancharlos a la guerra de Europa. Quedándote en casa estás dando tu aprobación a este tipo de cosas. Las guerras “humanitarias”

Del mismo modo, para medios “alternativos” como Democracy Now! su muerte, la de Gadafi, desató jubilosas celebraciones  Seguramente en Washington, Londres y Doha sí, así como entre los “rebeldes” (miembros de Al Qaeda), a los que el medio de Amy Goodman hacía un buen servicio de propaganda exponiendo sus falsas intenciones. Pero en Libia no, porque la caída de su gobernante no significó una “nueva era libre del régimen”, sino una nueva era llena de barbarie, pobreza, desesperación y muerte. Y no solo en Libia, sino en la propia África. También Democracy Now! tuvo un papel importante en la campaña en Egipto.

La importancia de organizaciones como la comentada del Sahel-Sahara solo se comprende si se mira desde el punto de vista africano, que es como hay que mirar las cosas en África, y no desde el punto de vista occidental, como hacemos nosotros. Esta organización estaba enfocada en el libre comercio, libre movimiento de las gentes, en el desarrollo y, especialmente, en la seguridad y paz de los veintitrés estados componentes. En paz y seguridad resolvía conflictos entre estados, como los de Etiopía y Eritrea, fomentaba el diálogo entre ellos y contenía a las organizaciones fundamentalistas, como las salafistas y la propia Al Qaeda, que trataban de medrar en África sirviendo como mercenarios a terceros intereses, como eran y son los de las corporaciones económicas de Europa y de Estados Unidos. 2 Esta organización estaba basada y tenía su sede en Trípoli, y fue la que impulsó y apoyo a Gadafi como presidente de la Unión Africana en 2009.
Gadafi tenía grandes aliados y amigos en África, como el propio Mandela, aunque también enemigos comprados con dinero de occidente. Este tipo de uniones de países que no pertenecen a occidente molesta y mucho a los tiránicos dirigentes que tenemos en nuestros países, y a los que estos “progresistas” rara vez llamarán dictadores y a sus sistemas políticos todavía más raramente regímenes, y, claro, no pedirán intervenciones militares extranjeras. En concreto el CEN-SAD no gustaba porque suponía un serio desafío a la hegemonía y dominio occidental sobre el continente africano.

La verdadera efectividad de este sistema de seguridad fue un doble golpe para la hegemonía occidental en África: no solo llevó a África a una más cercana paz y prosperidad, sino que simultáneamente eliminó un pretexto clave para la intervención occidental. 2

El mismo hijo de Gadafi, Muatassim Gadafi, se lo dijo a la vicepresidenta de Estados Unidos Hillary Clinton, que no necesitaban de sistemas extranjeros como la Asociación Contra el Terrorismo del Trans-Sahara, dirigida por Washington. 

¿Entienden todo lo que significaba esto?, ¿verdad? Que África de una vez por todas podría caminar libre marcando ella su rumbo, sin ser explotada y arruinada por otros, y que ya no habría falsas excusas y trampas que utilizar con el propósito de obtener otros objetivos realmente poco confesables, como es la continuación del colonialismo. Claro, esto el imperio actual, el estadounidense y sus socios, no lo podían tolerar.
Por ese motivo fueron a por Libia y, en particular, a por Gadafi, no por luchar contra un dictador imaginario que nunca existió en Libia, sino por combatir y evitar la independencia de la propia Libia y, sobre todo, de la propia África. Los “progresistas” occidentales callaron y  callan ante todos estos hechos contundentes e hicieron su sucio papel de servir al más abyecto colonialismo.
Para comprender como Muamar Gadafi constituía el principal obstáculo a los deseos de los oligarcas occidentales de recolonizar África les dejo este enlace:
Muamar Gadafi y el AFRICOM
Que las revueltas en Libia, como tampoco en Siria, fueron ni populares ni pacíficas en ningún momento y que sus autores, los rebeldes, pertenecían a organizaciones vinculadas a Al Qaeda lo conoce todo el mundo medianamente informado, no una opinión pública occidental tan engañada por sus embusteros gurús de izquierda y derecha, como políticamente e históricamente analfabeta.

Es evidente que los militares de EE.UU. y el gobierno de EE.UU. eran bien conscientes de la fuerte presencia de Al Qaeda en la Cirenaica desde ya  2007. Cuando la violencia estalló en 2011, estaba claro para muchos analistas geopolíticos que era el resultado de Al Qaeda, no de “manifestantes pro-democracia.” El gobierno de EE.UU., sus aliados y sus cómplices de la prensa occidental, deliberadamente mintieron al público, tergiversaron su caso a las Naciones Unidas que intervino en Libia en nombre de los terroristas internacionales, derrocando a un gobierno soberano, y garantizando la concesión de una nación entera como base de operaciones para el Grupo islámico Combatiente libio (LIFG). 3

Pueden ver con más detalle cómo esta “insurgencia” violenta ya estaba preparada desde el exterior y cómo se llevó finalmente al poder en Libia a Al Qaeda, gracias a la OTAN y a sus “progresistas”, en este otro enlace:


También recomiendo el informe del Dan Glazebrook de cómo los servicios de inteligencia occidentales y el poder económico occidental estaban infiltrados en el Gobierno libio ya desde al menos el año 2007, con el fin de minarlo y preparar la revuelta violenta que se preparaba con el fin de destruir la soberanía libia y someter el país a los dictados extranjeros. Aquí engañaron a un ingenuo hijo de Gadafi, Saif al-Islam:

Él estaba implementando reformas políticas y económicas dirigidas ambas por una sincera creencia, y un ingenuo deseo de mejorar relaciones entre su gobierno y occidente; él no se dio cuenta que inconscientemente estaba preparando el terreno para la destrucción política y económica de su país. 4

PS:
Sobre la “independencia” de Democracy Now!:
Democracy Now!: es un medio de comunicación estadounidense “independiente” que recibe una generosa aportación de poderosos “filántropos”. De 2003-2010 recibió 25.577.243 millones de dólares, en 2010 sus activos sin deudas son de 11.760.006 millones.

Notas: 1. Gaddafi death´s sparks celebrations, calls for probe, as Libyans begin new era free of regime. Democracy Now. 21.10.2011. 2. Dan Glazebrook. The West´s war on African development  continues. Divide and ruin. Liberation. 2013. p.46. 3. Tony Cartalucci. Nato using Al Qaeda rat lines to flood Syria with foreign fighters. Land Destroyer. 25.10.12. 4. Dan Glazebrook. NATO has been cultivating its libyan allies since 2007. Divide and ruin. Liberation. 2013. p.62.


PARTE 2


Los “progresistas” occidentales fueron incapaces de asimilar el respaldo de Hugo Chávez a Muamar al Gadafi. Una unión contra el colonialismo occidental que estos “progresistas” siguen deplorablemente censurando; y tristemente, directa o indirectamente, continúan también apoyando la política colonial que como un lastre del pasado gran parte de la izquierda occidental ayuda a renovar y mantener.

En la primera parte sobre el papel de los denominados “progresistas” occidentales en la recolonización de África, tras la apodada en occidente como “Primavera Árabe”, les comentaba como estos, en este caso medios o personas anglosajonas, querían hacer ver que existía una revuelta popular real en Libia que combatía a un dictador tiránico que los oprimía y ahora los mataba. Ocultando, claro está, que tales revueltas realmente populares solo existían en su imaginación, o lo que es peor, en el plan estratégico diseñado por las corporaciones y el poder militar occidental con el fin de convencer a la población de Europa y de Estados Unidos  de que había una causa justa que debía apoyarse. Además, se ensañaban con un líder al que se le atribuían crímenes horrendos y al que se calificaba, cómo no, como “dictador brutal” o “dictador sanguinario”, términos también inventados por el poder económico occidental que la “izquierda progresista” repite al dedillo haciéndoles el juego y prestándoles valiosos e impagables, en realidad algunos muy bien pagados, servicios.

También, en esa primera parte sobre este tema, les comentaba cuales eran los motivos reales y no los ficticios por los que se atacaba a Libia y en concreto a Gadafi. No por su tiranía, no por ser ningún sanguinario, sino por ser precisamente una persona abierta y dispuesta a mejorar no solo a Libia, sino especialmente a África. Liberándola de las ataduras y del yugo impuestos durante siglos al país africano. Eso no se lo perdonaron nunca, por ese motivo Gadafi era querido por la gente de su país y de África, y odiado por los dirigentes de Europa y Estados Unidos. La culpa es nuestra, no de él.
La propia embajada estadounidense reconocía el importante papel no solo político sino económico de Libia en África, especialmente también en el África subsahariana, por lo que no hay que ver a Libia relacionada exclusivamente con el mundo árabe, sino con más razón con África, Gadafi era un firme defensor de África, un verdadero panafricano.

Libia tiene significativos proyectos de desarrollo e inversiones comerciales en el África subsahariana. Está [Gadafi] vivamente enfocado en los asuntos africanos y parece genuinamente aspirar a ser el padre fundador de unos Estados Unidos de África. (Forte. Slouching Towards Sirte. p.137 -ver páginas 156-166 para analizar el grado de inversión de Libia en muchos países de África-)

Respecto a las acusaciones de los medios de comunicación occidentales, ¿qué hubo de las supuestas matanzas del “dictador” Gadafi contra su pueblo al que, también supuestamente, bombardeaba y disparaba? Como lo decía Público:



No había nada, el Ejército libio no bombardeó ni disparó al pueblo, vean este informe que ya expuse en su día:



Por el contrario, el Ejército libio, y también la población libia, sufrían un ataque brutal a cargo de los yihadistas de Al Qaeda que el poder económico occidental había contratado para destruir al país africano y a su gobierno. Y no hubo en ningún momento ninguna revuelta ni popular ni pacífica.

En Libia no hubo una revuelta o una revolución para acabar con una supuesta tiranía, inexistente, e instaurar la libertad y la democracia, ya bien presentes, hubo algo bien diferente que los analistas y expertos internacionales conocían perfectamente, el ataque premeditado contra un país soberano: Es evidente que los militares de EE.UU. y el gobierno de EE.UU. eran bien conscientes de la fuerte presencia de Al Qaeda en la Cirenaica desde ya  2007. Cuando la violencia estalló en 2011, estaba claro para muchos analistas geopolíticos que era el resultado de Al Qaeda, no de “manifestantes pro-democracia.” El gobierno de EE.UU., sus aliados y sus cómplices de la prensa occidental, deliberadamente mintieron al público, tergiversaron su caso a las Naciones Unidas que intervino en Libia en nombre de los terroristas internacionales, derrocando a un gobierno soberano, y garantizando la concesión de una nación entera como base de operaciones para el Grupo islámico Combatiente libio (LIFG).3 La historia que sigue creo que ya la conocen: matanzas, violaciones, fanatismo, destrucción de las infraestructuras del país, de su economía, robo del Banco de Libia, con unas reservas enormes,  destrucción del nivel de vida, el primero en África, destrucción del patrimonio artístico, de la educación, de la tolerancia y la convivencia… Y en esta orgía de fanatismo y barbarie se ensañaron también y especialmente con los libios de raza negra, gracias a las campañas acusadoras de Amnistía Internacional y de los medios de comunicación occidentales. 4 Las muertes pueden superar los 50.000, tanto las causadas por los seguidores de Al Qaeda como por la propia OTAN, y los desplazados pueden llegar a los dos millones de personas. 5

Cualquier gobierno del mundo, y especialmente en Europa o en Estados Unidos, ante un ataque a su país y a su gente tan contundente, peligroso y despiadado hubiese reaccionado de forma mucho más virulenta a como lo hizo Libia. Hasta un rival de Gadafi en Libia, como el presidente de Uganda Yoweri Museveni, expresaba lo sucedido de forma bien clara y como se debía actuar:

Cuando los alborotadores están atacando las comisarías de policía y las instalaciones del ejército con el objetivo de tomar el poder, entonces no son ya manifestantes; son insurreccionistas. Tendrán que ser tratados como tales. Un gobierno responsable tendría que hacer un uso razonable de la fuerza para neutralizarlos. 6

Tal y como los mismos hechos atestiguaban:

La realidad muestra que los “manifestantes” eran en realidad insurgentes fuertemente armados que arrasaron secciones enteras de las paredes de hormigón armado de una base militar de Bengasi, y después se hicieron con el control de artillería pesada y de vehículos blindados antes de apoyar a los rebeldes armados en las ciudades y pueblos cercanos. 7

Los manifestantes, los “rebeldes”, tuvieron una actitud muy violenta desde el mismo inicio:

En realidad, la imagen completa de “manifestantes pacíficos siendo masacrados” estaba invirtiendo la realidad. De hecho, Forte indica, los rebeldes “quemaron comisarías de policía, entraron por la fuerza en los edificios de los servicios de seguridad, atacaron oficinas del gobierno y quemaron vehículos” desde el mismo comienzo, a los cuales las autoridades respondieron con “gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma -muy similar a los métodos frecuentemente usados  en las naciones occidentales contra manifestantes mucho más pacíficos que carecen del elemento de sedición”. Solo una vez que los rebeldes habían ya ocupado los edificios del ejército en Bengazi, robando sus armas y empezando a usarlas contra las fuerzas del gobierno, las cosas empezaron a intensificarse. (Dan Glazebrook.“Slouching towards Sirte” review. Divide and Ruin. 2013. p. 74.)

Que la “revuelta” comenzase en localidades como Bengasi o Darnah era algo lógico, pues eran los centros desde los que ya partían yihadistas para formar las filas de Al Qaeda en Irak, Es decir, ya estaban destruyendo otro país en beneficio del poder occidental antes de destruir Libia o antes también de comenzar  a hacerlo con Siria.



A la izquierda gráfico del informe de Combating Terrorism Center (CTC) de West Point 8, donde se indica que los extremistas islámicos partían fundamentalmente de localidades del este de Libia hacia Irak los años 2006 y 2007, por ejemplo: Darnah o Bengasi.

A la derecha mapa donde se muestra las zonas de sublevación de Al Qaeda en Libia en 2011, fundamentalmente la de Bengasi, y donde se iban extendiendo tras el apoyo occidental. 9

Hay una clara coincidencia entre ambos.

Y ahora bien, ¿qué decían los “progresistas” occidentales sobre lo que ocurría en Libia?


Ignacio Ramonet:

Los insurgentes libios merecen la ayuda de todos los demócratas. La insurrección de las sociedades árabes constituye el mayor acontecimiento político internacional desde el derrumbe, en Europa, del socialismo autoritario de Estado en 1989. La caída del muro del Miedo en las autocracias árabes es el equivalente contemporáneo de la caída del muro de Berlín. 10


Aquí, ya en pleno desvarío:

Mucho más sorprendente fue, durante esta primera fase (de mediados de diciembre a mediados de febrero), el silencio de los gobiernos progresistas de América Latina, considerados por toda una parte de la izquierda internacional como su principal referente contemporáneo. Sorpresa tanto más grande puesto que estos Gobiernos tienen mucho en común con el movimiento insurreccional árabe: habían llegado al poder mediante las urnas, aupados por poderosos movimientos sociales (en Venezuela, Brasil, Uruguay y Paraguay) que, en varios países (Ecuador, Bolivia, Argentina), después de haber resistido a dictaduras militares, también habían derrocado pacíficamente a gobernantes corruptos. 10

Y aquí tienen una respuesta, ya expuesta, a su cretinismo:


¿La diferencia entre Hugo Chávez y Ramonet? Junto a que el primero era honesto, valiente, sensato y con una enorme humanidad, virtudes que no posee Ramonet, además de eso, Hugo Chávez tenía bagaje político e histórico, sabiduría en ambos terrenos, algo de la que también es carente Pablo Iglesias, el líder de Podemos (ver el artículo Gadafi y Chávez, donde es incapaz de entender el motivo por el que occidente atacó a Libia, ni tampoco por qué Chávez se opuso con toda razón y fundamento a ello).

En el contexto latinoamericano algunos líderes han adquirido un un conocimiento avanzado y acumulado del imperialismo de EE.UU., tanto a través del tiempo pasado en confrontación directa con él, como a través de la experiencia personal. Lo fundamental es que individuos como Chávez estaban bien “entrenados” para reconocer patrones, para juntar diferentes elementos de información, para analizar críticamente acontecimientos sobre el terreno en el contexto de acciones y proclamaciones pasadas, y para situar acontecimientos aparentemente azarosos en una imagen coherente. En el caso de Libia Chávez estuvo acertado en ver que EE.UU. buscó la primera oportunidad para intervenir militarmente, y el correctamente se opuso a eso y fue consistente sobre ello desde el principio. Chávez estuvo acertado incluso cuando aquellos que debían haberlo sabido mejor afirmaron que los EE.UU. no iban a intervenir militarmente. 11

No voy a perder más tiempo con Ramonet, porque es la misma falta de honestidad  intelectual y moral de siempre, palabras huecas y vacías, sonoras, llamativas y emotivas, pero carentes de cualquier rigor, de cualquier información y de cualquier conocimiento con peso y fundamento, y lo que es más grave, cargadas con el sufrimiento, tortura y muerte de muchas personas en África.

En este mismo bajo nivel o incluso todavía peor tenemos a Santiago Alba.

La última semana de agosto, tras la entrada de los rebeldes en Trípoli, el mundo árabe estalló en un grito de alivio y júbilo. Gadafi era un monstruoso tirano y los “rebeldes libios” eran realmente rebeldes libios. Gadafi es un dictador; la revuelta libia es popular, legítima y espontánea. 12

Alba celebraba en realidad la llegada al poder de Al Qaeda en Libia y recurría a los tópicos infantiles y faltos de rigor ya comentados del “dictador brutal”, “dictador sanguinario” o “monstruoso tirano”. Además, como otros, falsificaba el hecho de que la revuelta fue popular, que no lo fue; sí fueron populares en cambio las manifestaciones y lucha del pueblo libio en contra del ataque exterior al país a cargo de mercenarios y a  cargo de la OTAN, como veremos a continuación; no fue legítima la revuelta, porque fue violenta y antidemocrática desde el origen; y en modo alguno fue espontánea, sino bien preparada desde hace años, al menos desde el 2007, como explicaré si siguen el artículo.


Ya saben que las mentiras tienen las patitas cortas, tan cortas como las de Alba, vean:

En los últimos seis meses, en todas las capitales árabes donde la gente protestaba contra los dictadores locales, a menudo jugándose la vida, se han celebrado manifestaciones de solidaridad con el pueblo libio; nos guste o no, aún siendo una de las zonas más anti-imperialistas del mundo, no ha habido ninguna protesta contra la intervención de la OTAN. 12


Apoyar al pueblo libio significaba y significa estar contra la OTAN. Las manifestaciones tuvieron lugar donde debían y podían darse, principalmente en África; en países como Libia o Siria fueron masivas apoyando a sus dirigentes y en contra de la intervención extranjera, bien de los mercenarios, soldados a pie yihadistas, apodados por los “progresistas” como “rebeldes”, o bien de la OTAN.

En Libia:

Enorme manifestación anti-OTAN y anti-”rebeldes” en Tripoli, 1.07.2011. 

 En Siria:
 


En la deriva amoral “progresista” tenemos también a Alberto Arce, que en el medio “alternativo” Diagonal expresaba lo siguiente:
Pero es importante repetir que, si bien las bombas de la OTAN también matan, como siempre, en nombre de la mejor poesía pero con la crueldad que las caracteriza, lo que se lucha en Libia es una rebelión popular contra una dictadura de décadas. Basta ya de repetir que la acción militar de la OTAN contra el régimen libio es una invasión y todo estaba planificado de antemano. Porque no lo es. Es un bombardeo selectivo, selectivo y limitado. 13
La planificación, como he expuesto al comienzo del informe, estaba claramente estudiada de antemano, colocando a hombres clave en los cargos de responsabilidad de la nueva Libia colonial. Como era el caso de Abdul-Jalil, puesto como jefe del Consejo Nacional de Transición al comienzo de la insurrección. Este topo fue el ministro de justicia (Secretario del Comité General Popular de Justicia) de Libia desde enero de 2007, y en su periodo es cuando se liberaron centenares de miembros de la rama de Al Qaeda en Libia (el LIFG), incluyendo a su jefe, Abdulhakim Belhadj, que se convirtió tras la invasión y derrota como estado de Libia en gobernador militar de Trípoli. Jalil amenazó con dimitir si no se aceleraba la liberación de yihadistas en enero de 2010, es bastante evidente que tenía prisa por tener el máximo número de combatientes liberados para cuando se detonase la revuelta ya pensada. 14
Abdul-Jalil fue capaz de usar su posición para ayudar a preparar el marco legal para la toma de poder de los recursos libios por las corporaciones, que fue rápidamente promulgado después de la creación del CNT. Aunque su papel oficial era de jefe de la judicatura, una gran parte del diálogo entre Abdul-Jalil y los representantes de EE.UU. grabado en los cables diplomáticos de EE.UU. filtrados se centraba en la privatización de la economía. Estos informaban sobre el entusiasmo de Abdul-Jalil por la “participación del sector privado” , y revelaban que su creencia de que esto requeriría de cambio de régimen, o como los cables eufemísticamente lo ponían, “ayuda internacional”, para conseguirlo completamente. 14
Otra figura clave, otro topo importante en el gobierno de la jamahiriya, fue Mahmoud Jibril, que fue Primer Ministro del Consejo Nacional de Transición, de marzo a octubre de 2011, y que en la época de Gadafi fue jefe del Consejo de Planificación Nacional y después jefe de la Junta Nacional de Desarrollo económico.
Jibril se había formado en la universidad de Pittsburgh, en Pensilvania (Estados Unidos). 14
… de acuerdo a los cables de EE.UU., él también ayudó a “preparar el camino” para la privatización de la economía de Libia y “dar la bienvenida a las compañías estadounidenses”. 14
Quien no quiera ver que lo de Libia estaba bien preparado para someter al país, y también al resto de África, a los intereses extranjeros es que no sabe prácticamente nada de la economía y política que ha funcionado y funciona en el mundo.
Está claro y es evidente  que este elemento, Arce, no estuvo o no quiso saber nada de lo que ocurría en Sirte, completamente devastada, como lo fue Faluya en Irak, ni en Tawergha, donde se eliminó por completo a la población libia de color que la componía, llevada a cabo por insurgentes procedentes de Misrata, a los que los medios y las ONGs occidentales defendían, y que eran ayudados por la OTAN. 15
Como Arce, Santiago Alba carecía de todo sentido de la realidad y de la moralidad al no querer ver los crímenes masivos y contra la humanidad cometidos por la OTAN
La intervención de la OTAN salvó vidas.
-tal y como recuerda Gilbert Achcar- ha bombardeado muy poco Libia con el propósito de alargar la guerra y tratar de gestionar una derrota del régimen sin verdadera ruptura. 12. Decía Alba, no queriendo entender que lo que realmente se pretendía en Libia era su destrucción, la división y el caos, para que no pudiese formarse un gobierno que mirase por el propio país. Sobre los crímenes de la OTAN y su “escaso” bombardeo, junto a las “hazañas” de sus colaboradores, les dejo los siguientes enlaces:
M.D. Nazemroaya. NATO Massacres of Civilians Aimed at “Cleansing” the Libyan People’s Resistance. 10.8.2011. Enlace
Susan Lindauer. The Ugly Truth: Video of Libyan rebel beheading Gadhaffi soldier and other Nato war crimes. International. 23.6.2011. Enlace
Nato war crimes in Libya. Project Censored. Enlace
Bill Van Auken. Libya: Mass killing and humanitarian disaster in NATO siege of SirteEnlace
Recording NATO war crimes. Enlace
Michael Collins. NATO War Crimes: The Wanton Destruction of Sirte. Global Research, October 15, 2011.
Farirai Chubvu. NATO’s grisly crimes in Libya. The Heral on line, 27.1.2012.
Barry. US-NATO war crimes in Libya. wsws.org, 23.1.2012.
La respuesta que daban los lectores, por ejemplo a Alberto Arce, es aleccionadora:
Hay, Alberto… ¿Y no te da vergüenza aunque sea con el paso del tiempo lo que escribías no hace tanto tiempo? Mira donde están tus revolucionarios esos que comparabas a los anarquistas de la CNT del 36, torturando y asesinando al pueblo libio 3 meses después de ejecutar a Gadafi. Estarás contento con tu participación cómplice en este genocidio… 13
Los artistas y sindicatos también salieron a la calle, pero esta vez no para decir “No a la guerra”, sino para justificarla: …el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha asegurado que le parece “muy bien” que se entre en Libia porque significa que la comunidad internacional, a través de la resolución de la ONU, va a dar amparo a todo el pueblo libio. “Ojalá no llegue tan tarde como para que la masacre se haya consumado ya”, ha señalado Toxo, quien ha aplaudido la decisión del Gobierno español de intervenir en Libia porque es una defensa de la democracia y de los derechos del pueblo libio.
Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha asegurado que le parece “adecuado” que España apoye la resolución de Naciones Unidas, aunque ha resaltado la importancia de actuar “con mucha rapidez” porque la matanza “puede seguir”. “En este momento lo segundos son preciosos”, ha indicado.
El cantante Miguel Ríos ha asegurado que ve “bien” la intervención en Libia porque el “sátrapa” de Gadafi está “masacrando” a su propio pueblo y porque todo el mundo, con independencia de su ideología ha coincidido en la necesidad de parar el problema libio con el mínimo daño posible. 16.  Bien pueden ver que la incongruencia e ignorancia (interesada) de estos sindicalistas y artistas es monumental. Aquí hay pocos inocentes, más todavía porque no escucharán apenas claras rectificaciones al respecto.
Y no tardarían, otra vez más, los elementos de la izquierda e intelectuales en hacer lo mismo contra Siria: La justificación del colonialismo por motivos humanitarios, expresándolo en un medio tan poco honesto con los hechos como Rebelión.
También los sindicatos, incluidos los no considerados “controlados”, como la CGT: Solidaridad Libertaria. A los que los lectores respondían con cierto fundamento:
Verdaderamente lamentable y vergonzoso este comunicado de la CGT que, de facto, supone un apoyo y legitimación del intervencionismo imperialista. Sin duda cuando se parte de un análisis burdo y simplista, la conclusión no puede ser otra que la barbaridad que aquí recogéis a través de vuestro comunicado.Fíjense, que ninguno de todos los anteriormente mencionados se molestó en escuchar la opinión directa y real de los libios, no les interesó, como no les interesó tampoco la opinión de los habitantes de Siria. Todos estos pagaron muy cara la irresponsabilidad, la falta de criterio y la inmoralidad de los “progresistas” occidentales, que apoyaban precisamente a sus verdugos, a los que encima ensalzaban como grandes libertadores o benefactores. Fue y es el colmo de la hipocresía, de la maldad y de la perversión intelectual.
Además, verán que todos estos “progresistas” hablan ellos mismos en nombre del “pueblo”, del pueblo libio, del pueblo sirio y del pueblo que haga falta. Claro, como he dicho antes, sin molestarse realmente por saber qué piensa la mayoría de la gente de aquellos países. Y no olvidemos que incluso la OTAN, los neocons y todo el poder corporativo también hablan del pueblo, de la gente, de la democracia, de los derechos humanos… Ya saben, palabras vacías. Es fácil hacerlo y encima quedas bien, aunque todo sea una gran falsedad. Sin embargo, arremeten contra los gobernantes de países que mantienen cierta independencia económica y política, a los que denigran como dictadores y sanguinarios, sin aportar ninguna evidencia realmente contrastada; también denigran a quien puede defender a esos países, a la gente de esos países, como es el ejército, al que acusan, también falsamente, de atacar a su propia población, cuando en realidad los estaban defendiendo, como ocurría en Libia y ocurre en Siria, por ese motivo las poblaciones de esos países, como en Siria, respaldan a su gobierno y su ejército. Lo hemos visto en Siria en las elecciones libres y plurales llevadas a cabo, con amplia victoria del presidente que no quería el poder económico occidental ni sus venales servidores, pero sí quería Siria.
Podría seguir más, pudiéndome ensañar realmente con estas personas y tantas otras más tan carentes de moral como de conocimientos, pero no lo haré, no ocuparé, por ahora, más tiempo.
Juzguen ahora ustedes el grado de degradación al que ha llegado la izquierda occidental hoy en día, incapaz de ser una alternativa seria, incapaz de defender a los trabajadores, a los jubilados, a los jóvenes, incapaz de hacer nada de fundamento. ¿Se extrañan de que así ocurra viendo lo que son capaces de hacer en otros lugares, instigando a crueles y despiadadas guerras coloniales que matan miles y miles de personas,  y arrasan la esperanza de vida, progreso y paz en países enteros durante décadas?
Como oportunamente observa el profesor Jean Bricmont: A diferencia de la izquierda de América Latina, la patética versión europea ha perdido todo el sentido de lo que significa hacer política.
No trata de proponer soluciones concretas a los problemas, y es solo capaz de tomar posiciones morales, en particular denunciando dictadores y violaciones de los derechos humanos en grandilocuentes tonos
[algo que no se atreven por cierto a hacer en sus propios países, cuando hay muchas más razones para hacerlo, pues son los dirigentes de sus países quienes actúan como reales dictadores de todo el mundo y quienes se dedican a bombardear otros lugares de este mundo]. La izquierda socialdemócrata sigue a la derecha como poco con unos años de retraso y no tiene ideas propias. La izquierda “radical” a menudo denuncia tanto a los gobiernos occidentales de cualquier forma posible y pide que esos mismos gobiernos intervengan militarmente a lo largo del globo para defender la democracia. Su falta de reflexión política les hace ser muy vulnerables a las campañas de desinformación y de convertirse en animadores pasivos de las guerras de EE.UU. y la OTAN. Esta izquierda no tiene un programa coherente y no sabría que hacer incluso si un Dios los pusiese en el poder. 17 

Creo que comprenden que toda esta vorágine de mentiras y de desinformación no es fruto de la casualidad, de algo que ha ocurrido por azar, viendo tantas opiniones marcando una dirección determinada, que coincide -tampoco casualmente- con los intereses del poder económico de nuestras sociedades, y que dista ciento ochenta grados de lo que dicen los hechos. Y todo esto no es fruto de la casualidad, porque realmente tiene un objetivo, llevan a cabo una misión -aunque haya algunos que lo hagan de forma no muy consciente- muy bien definida y preparada, que consiste en una guerra “no convencional” oculta.
La forma en la que si no se convence a toda la gente, si por lo menos se consigue bloquear los movimientos de protesta que ante tal barbarie surgen naturalmente de lo que se conoce como izquierda política, aunque tal oposición a tal barbarie no deba ser y sea algo exclusivo de la izquierda, sino de toda persona moralmente e intelectualmente sana.
Comprenderán, creo también ,que con estos amigos no hacen falta muchos más enemigos.
Y comprenderán que si quieren un mundo mejor deberán ustedes trabajar para conseguirlo, porque de otro modo ya ven lo que tienen. Y esto empieza por estar bien informado, la buena información se consigue con criterio, sentido común, experiencia histórica y política y trabajando para conseguirla. No hay que dejar de trabajar, pues la pereza es la ruina a todos los niveles de las personas.
Aprendan realmente y no olviden tan fácilmente las lecciones, que como estas que les he contado, nos muestra de forma tan clara como contundente el presente y el reciente pasado.

PS:
Para un análisis más extenso y pormenorizado sobre el papel de la izquierda en el nuevo colonialismo pueden seguir este enlace: La tragedia de la izquierda.
Aquí tienen algunas cosas que deberían conocer sobre Libia:
O sobre Siria:
Notas:
1. Con la denominada “Primavera Árabe”, una palabra puesta en uso y difundida por los llamados neoconservadores norteamericanos ya en el mismo año 2005 (Charles Krauthammer. The Arab Spring of 2005.
The Seattle Times, 21.3.2005), se pretendía medrar en los países del norte de África o de Oriente Medio con la falsa y habitual retórica de la “democracia”, la “libertad” o incluso los “derechos humanos” y así poder intervenir del modo que fuese necesario para cambiar las políticas de estos países en función de los intereses de las familias más poderosas (las corporaciones). La campaña de propaganda tuvo éxito y se consiguió engañar a occidente y medrar en el sur y en oriente.
2. Bush promises Saddam fair trial. BBC, 15.12.2003.
3. Tony Cartalucci. Nato using Al Qaeda rat lines to flood Syria with foreign fighters. 25.10.12.
4. Mikel Itulain. Amnistía Internacional: su actuación en la guerra de agresión sobre Libia. 29.6.13.
5. Purificación González de la Blanca. Los mandatarios de las potencias atacantes y el Secretario General de la OTAN deben ser juzgados. Diario de Octubre. 18.3.13.
6. Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.285.
7. Tony Cartalucci. US Libyan policy: zero legitimacy. Land Destroyer.
8. Al-Qa´ida´s foreign fighters in Iraq. Combating Terrorism Center, West Point, New York. Enlace
9. Tony Cartalucci. Nato using Al Qaeda rat lines to flood Syria with foreign fighters. 25.10.12.
10. Ignacio Ramonet. Libia, lo justo y lo injusto. Attac. 4.04.2011.
11. Maximilian Forte. Getting it right: Hugo Chávez and the “Arab spring”. Zero Anthropology, 14.4.2013.
12. Santiago Alba Rico. Libia, el caos y nosotros. Izquierda Anticapitalista. 19.09.2011. (publicado también en el diario Gara, precisamente un medio no corporativo que ha apoyado también de facto el colonialismo de la “Primavera Árabe”, falsificando los hechos y engañando a sus lectores).
13.  Alberto Arce. En libia se vence o se muere. Diagonal. 13.7.11.
14. Dan Glazebrook. NATO has been cultivating its libyan allies since 2007. Divide and Ruin. Liberation. 2013, p. 59-63.
15. Maximiliam Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka Books. 2012. p.227-229.
16. Lo que opinan los “intelectuales” que apoyan la guerra de Zapatero contra Libia. Insurgente-Kaos en la red. 20.3.2011.
17. Jean Bricmont. Libya and the return of humanitarian imperialism. Counterpunch. 8.03.2011.

 ago 14th, 2014 | By Boltxe kolektiboa | Category: Albiste garrantzitsuenak


 Blog de Mikel Itulain

 *****************

El mal ejemplo de Democracy Now!, y de la izquierda

Democracy Now! es un medio de comunicación que supuestamente defiende la libertad y la tolerancia en el mundo. Digo supuestamente, porque los hechos están mostrando cosas bien diferentes a lo que presuntamente debían o presumen hacer.
Si bien en el libro que dediqué a la actuación de Estados Unidos -en realidad de sus élites económicas- en el mundo (Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países) hablaba sobre loables acciones de algunos de sus miembros, como por ejemplo su representante más conocida, Ami Goodman, en el caso de su defensa del ataque despiadado que sufrió Timor Oriental por parte de la dictadura de Indonesia respaldada por EE.UU., o su denuncia a la propia administración norteamericana por su apoyo al apartheid en Sudáfrica, cabe decir que en las nuevas guerras coloniales en el norte de África y en Oriente Medio, contra Libia y Siria,  así como en la denominada "Primavera árabe", su comportamiento no ha sido nada ejemplar. Todo lo contrario, ha sido realmente poco riguroso y poco honesto.
Por ejemplo celebraba la muerte de Gadafi:  "La muerte de Gadafi dispara las celebraciones" ... "los libios comienzan una nueva era libre del régimen" y amparaba a la denominada como "revolución". (1) Independientemente de como nos cayese el líder  libio, sin olvidar que la imagen que teníamos y tenemos es la imagen ofrecida por los medios corporativos, su muerte no fue ninguna alegría para Libia, él, a pesar de sus errores, hizo cosas importantes por los libios y por África, reconocido por el propio Mandela, que se han ocultado en Europa o en Estados Unidos. Ver el artículo que escribí con motivo del aniversario de su muerte.(2) En cambio, quienes ayudaron a matarlo o lo mataron, los mercenarios islamistas y la OTAN, no han traído ni van a traer nada bueno. Ya han provocado y siguen provocando una infinidad de muertes.(3), (4)  Respecto a la naturaleza de la "revolución libia aconsejo el trabajo dirigido por el profesor Michel Chossudovsky junto a varios autores más(5) y la referencia y descripción que hice de ella en el artículo que dediqué a la manipulación que hicieron los medios de comunicación occidentales para que se pudiese producir la guerra con el ataque de la OTAN.(6)
La información, la información veraz, no hace sino mostrar la falsedad y la falta de honestidad periodística con la que ha operado Democracy Now! en este asunto. Aunque se presenta como un medio independiente alternativo al de las grandes cadenas, llama la atención la falta de profundidad y de objetividad en sus análisis.

En términos de análisis, sin embargo, la cobertura mediática de Democracy Now es en el mejor de los casos insuficiente o en el peor completamente engañosa, siendo más semejante a sus equivalentes los grandes medios de comunicación que a los reales medios alternativos. Este fenómeno ha aumentado a pesar de la  intensificación de la administración Obama de muchas políticas comenzadas bajo su predecesor.(7)


Este doble rasero, según estén en el poder los de "derechas", los republicanos, o los de "izquierda", los demócratas, muestra la no validez de este tipo de organizaciones que funcionan más por intereses políticos y económicos que por defender con rigor y ecuanimidad los derechos humanos.

La administración Obama ha aumentado notoriamente el gasto militar y no tiene ningún reparo en enviar drones prácticamente todas  las  semanas para matar personas que no son de su agrado, al más fiel estilo mafioso. Un comportamiento  algo similar a Democracy Now!, aunque no tan acusado, se ve también en la web Z Net, donde junto a artículos con  talento y fundamento, se combinan justificaciones de estas nuevas campañas coloniales amparadas en el terrorismo islamista.
España en esto se parece bastante a Estados Unidos, ya que está copiando esta forma de actuar, con un sistema político y mediático también similar. Aquí se criticaba y se hacían manifestaciones contra la guerra de Irak, recordamos todos el "¡No a la guerra!", pero cuando llegó la invasión a Libia hubo un silencio o una justificación que llamó mucho la atención. Alguien dirá que Naciones Unidas lo había amparado, pero en realidad lo que hizo esta organización fue una actuación vergonzosa; basándose en una "responsabilidad para proteger" completamente injustificada y falsa, que además no está en la Carta de Naciones Unidas, permitió el bombardeo inmisericorde de un país,  provocando miles de muertos y la destrucción de  Libia, que fue tomada por el extremismo  islámico y las corporaciones económicas. Naciones Unidas no era la primera vez que amparaba una aberración de este calibre, también apoyó las sanciones a Irak que causaron más de un millón de muertos según los informes de Lancet.(8) Luego la justificación o el amparo de Naciones Unidas no es ninguna garantía de justicia, bondad o de paz, los hechos hablan en sentido contrario.
Bien, como decíamos, en España se apoyó también este ataque a Libia, y de hecho se enviaron bombarderos españoles para perpetrarlo, con la ministra Carma Chacón a la cabeza. Esperen unos pocos años y seguramente verán a esta persona, a Chacón, como representante de la "libertad", de la "paz" y de la izquierda en España. En España también, los medios de comunicación denominados de izquierdas, como Público, o los alternativos como Diagonal,(9), (10) o los denominados grupos "ecologistas" como Equo, no mostraron ni aparentemente muestran un rechazo a esta agresión colonial y extremista hacia África y  Oriente Medio. En el caso de Público, con vinculaciones a la dictadura catarí, el respaldo a la actuación  violenta empujada por occidente es incluso hasta descarado, algo que sus lectores digitales denuncian cada día.(11), (12), (13), (14) Equo apoyó la intervención militar occidental falsificando la realidad de lo que  ocurría en Libia. Ver el informe Los medios de comunicación y  la guerra en Libia ya reseñado(6)

 
Tanto Equo como el Partido Verde Europeo expresaron en su momento su apoyo a la resolución 1973 de Naciones Unidas al entender que la grave situación en este país y las agresiones y amenazas que estaba padeciendo el pueblo libio por parte de Gadafi no podían ser obviadas por la comunidad internacional, por lo que se requería una respuesta rápida que tuviera como objetivo parar la matanza y proteger a la población civil.

 - Que el Gobierno vigile que la acción militar se realice en base al estricto cumplimiento de la resolución 1973, y que no se vaya en ningún caso más allá del mandato que esta establece.(15)


 Conviene comparar las "justificaciones" de Equo con lo que ocurría en la realidad que indicaban los informes y los testigos sobre la situación en Libia. (6)

Volviendo otra vez a Democracy Now!, su información sobre Libia distó mucho de ser objetiva e imparcial, y en el caso de Siria no fue mejor.

Un ejemplo práctico es la cobertura de Democracy Now de la llamada "Primavera Árabe" durante los pasado meses. Mientras las noticias de los medios alternativos han señalado los lazos entre las "oposiciones" siria y libia y los aparatos militar y de inteligencia de los países dirigentes de la OTAN -Gran Bretaña y Estados Unidos-, Democracy Now! ha coincidido completamente con las noticias de los medios de comunicación corporativos que han valorizado a esas fuerzas como que estaban luchando contra los regímenes tiránicos de Gadafi y Assad.(7)


 James Tracy comenta que Democracy Now!, en el mismo modo, repetía, sin molestarse en comprobarlas, las acusaciones de los medios corporativos contra el gobierno de Assad por los crímenes y atentados en Siria.  No obstante, las investigaciones de tales crímenes y atentados están apuntando una y otra vez a las organizaciones islamistas apoyadas por occidente. Ver el informe que emití sobre la actuación de los medios de comunicación corporativos sobre la guerra contra Siria.(16)

Democracy Now! no mejoró tampoco en su información sobre otros sucesos de la denominada "Primavera árabe", siguiendo un guion muy similiar al que se hacía desde la propia administración estadounidense o desde los medios corporativos.

Como un creciente corpus de investigadores sugiere, la cuidadosa coordinación de las revoluciones de color está diseñada para proporcionar la falsa impresión de respaldo de Estados Unidos a la emancipación popular mientras se está pasando por alto la multitud de factores políticos y geopolíticos  más complejos. De esta forma el aclamado reportaje de Kouddous [se refiere a un premio dado a este corresponsal de Democracy Now! por seguir las manifestaciones en la plaza Tahir de El Cairo] sirvió como una intoxicante ofuscación que se evita una conciencia pública más profunda de la larga y dificultosa existencia de Oriente Medio bajo la hegemonía angloamericana.
O Kouddous y Democracy Now! son ineptos en poner sus propósitos del reportaje en contextos significativos o ellos han engañado intencionadamente a sus espectadores y oyentes. Honrando a Kouddous es una infortunada y confusa conmemoración de Izzy Stone, ya que finalmente el celebrado reportaje de Democracy Now! ha llevado a cabo la función integral de la solidificación de la aceptación acrítica de la izquierda progresista de la operación de propaganda de la "Primavera Árabe", ayudando de esta forma al imperialismo occidental y allanando el camino para una conflagración regional o incluso mundial.(17)

Algunos periodistas de investigación sí fueron más sinceros y realistas sobre lo que pasaba en Egipto y en esa plaza  de su capital.

Este es un golpe de la CIA y los militares. Fue anunciado en Washington esta mañana por Leon Panetta, el jefe de la CIA en testimonio ante el Comité de Inteligencia de la Cámara. Él dijo que Mubarak iba ha a ser echado hoy. Así, está todo organizado detrás de las escenas. La gente en primer plano, esa pandilla de anarquistas y peleles en la plaza, esa gente son los figurantes –ellos son los apoyos si usted quiere. Ellos son lo que hace esto admisible al ciudadano medio. Pero lo que lo que sucede es un golpe militar al viejo estilo. (énfasis en cursiva añadido) (17)

Ante estas actuaciones, ante estas acciones tan poco responsables y tan poco éticas, podríamos decir que con esta izquierda no hace falta derecha, o que la izquierda no es mejor que la derecha, o que incluso es o llega a ser claramente más hipócrita.

Bien, es un mal que  la izquierda, una buena parte de la denominada izquierda, viene arrastrando ya desde hace años. Ya lo vimos, aunque se nos ha olvidado, en Yugoslavia en los años 90, con similares métodos y similares justificaciones humanitarias a la guerra de agresión de la OTAN. Detrás de ello no deja de haber un sentimiento de superioridad, no justificada, sobre otras culturas, sobre otros países. Un carácter paternalista que ha provocado y provoca efectos catastróficos a ese llamado tercer mundo por occidente, un mundo al que no se ha dejado ni se deja progresar. También hay, y no vamos a ser demasiado ingenuos, una gran corrupción, comprada por el poderoso capital. Democracy Now!, por ejemplo, recibe jugosas cantidades de dinero de poderosos "filántropos", entre 2003 y 2010 recibió algo más de veinticinco  millones de dólares, 25,577.243. Tanto dinero y con tan poderosas influencias no le ha  sentado muy bien a su objetividad periodística.(18)
Para una crítica y exposición más extensa sobre esta actitud de la izquierda recomiendo el artículo que le dediqué a la actitud de la izquierda, de esa izquierda, hacia otras culturas, hacia otros países, que no son los nuestros:  La izquierda, la crisis y la justificación del colonialismo por motivos humanitarios (19), (20)



Notas:
1. Gadafi´s death sparks celebrations. Democracy Now!,  21.10.2011. Enlace
    Más informes falsificando la realidad libia: "Libya has reignited the flame of liberty in the arab world". Democracy Now!, 22.8.2011. Enlace
2. Mikel Itulain. Muamar Gadafi: luces y sombras. 20.11.2012. Enlace
3. Nato accused of war crimes in Libya. The Independent, 19.1.2012.
4. Barry Grey. US-NATO war crimes in Libya. Global Research, 23.1.2012.
5.Michel Chossudovsky. Libya and "The Arab Spring". Global Research, 26.11.2011. Enlace
6.Mikel Itulain. Los medios de comunicación y la guerra en Libia. ¿Es posible la paz? Blog, 30.8.2012. Enlace
7. James Tracy. 9/11 Truth, Inner Consciousness and the "Public Mind". Global Research, 8.3.2012.
8. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Irak. Libertarias. 2012.
9. Santiago Alba. Siria: ¿última parada de las revoluciones árabes? Diagonal, 9.4.2012.
10. Naomí Ramírez. Siria: Assad se va quedando sin padrinos. Diagonal, 24.11.2011.
11. Mikel Itulain. Los medios  de comunicación y la guerra en Libia. 30.8.2012. Enlace
12. Mikel Itulain. Justificando la guerra. 2012.
13. Negocios en el emirato de Qatar: Mediapro y pocas empresas catalanas más. Expansión, 15.12.2010.
14. Los vínculos entre el diario Público (Mediapró) y la monarquía cataría y Al Jazeera. Vórtice Inmediatista, 22.9.2011. Enlace
15. Postura de EQUO respecto al conflicto en Libia. Comunidad El País, 30.9.2011. Enlace
16. Mikel Itulain. Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria. Red Voltaire, 4.10.2012. Enlace
17. James Tracy. Desinformación mediática y las revoluciones de color de la "Primavera árabe". Tercera Información, 9.8.2012.
18. James Tracy. "Manufactured dissent": the financial bearings of the "progressive left media". Global Resarch, 3.8.2012.
19. Mikel Itulain. La izquierda, la crisis y la justificación del colonialismo por motivos humanitarios. 20.7.2012. Blog
20. Mikel Itulain. Justificando la guerra. 2012.

 http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2012/11/el-mal-ejemplo-de-democracy-now-y-de-la.html

***********************

Muamar Gadafi y el AFRICOM


El asesinato de Muamar Gadafi abrió la puerta a la recolonización de África. Y la prensa corporativa, tan amoral y también tan falsa, celebró su muerte.

En mi obra Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países, comentaba el importante papel que el Africom tenía destinado para controlar al continente africano.

Ya desde el año 2006 EE.UU. tenía especial interés en crear un nuevo Comando unificado militar en África, que abarcaría a todo el continente menos a Egipto, un país ya especialmente vigilado por Washington. En 2008 realiza su declaración de ser y su situación en el esquema de la gran potencia. 1
AFRICOM, uno de los seis cuarteles generales regionales del Departamento de Defensa, fue declarado un comando completamente unificado el 1 de octubre de 2008. Como tal, el Mando Africano tiene responsabilidad administrativa para el apoyo militar a la política del Gobierno de EE.UU. en África, que incluye relaciones militares con 53 naciones africanas. 2
Presentado de cara al público como una forma de combatir el terrorismo, supuestamente de Al Qaeda, y también de ayuda humanitaria, no puede esconder para cualquier analista con unos mínimos conocimientos que su objetivo es otro bien distinto.
En realidad en África hay unos intereses económicos enormes, porque se va a convertir en una de las fuentes principales de petróleo del mundo, además de ser ya una fuente principal de recursos minerales y metales preciosos, y EE.UU. no quiere que nadie entre allí y le haga competencia. Este miedo lo tienen especialmente con China, ya que hace mejores ofertas y pone mejores condiciones a los países africanos. En una situación de libre mercado el país norteamericano tendría pocas opciones con el gigante asiático, y lo saben. Por ello usan su poderío militar como disuasorio o como modo de imponer sus criterios e intereses. Esa es la misión fundamental y real del AFRICOM. Y no es casualidad tampoco que los países africanos que no han aceptado pertenecer a este comando, que son cinco de los cincuenta y cuatro, hayan sido o estén siendo atacados: Libia, Sudán, Zimbawe, Eritrea  y Costa de Marfil. 1
De hecho, organismos como el lobby de Washington AOPIG (Grupo de Iniciativa Política del Petróleo Africano) pidieron la creación de un comando militar específico para África, siguiendo con la inveterada tradición indicada por el general más laureado de los Estados Unidos, Smedley Butler: "La bandera sigue al dólar y los soldados siguen a la bandera".
El informe del AOPIG específicamente pide el "examen y creación de un nuevo comando o subcomando regional"  (2002, p.16). Argumentaba que los EE.UU. necesitaban un comando militar que solamente se enfocase en África, "y la falta de un comando regional dedicado unificado o subunificado para salvaguardar la creciente participación estadounidense en el África subsahariana es una clara omisión que puede innecesariamente aumentar el riesgo de los intereses de Estados Unidos en los próximos años". (2002, p.15). 3
La misión del Africom dentro de los motivos de la intervención del poder estadounidense en África es clara, clara si se miran los hechos y los mismos documentos de la Administración estadounidense.
Declaraciones de preocupaciones humanitarias y lealtad a las democracias de otras gentes a un lado, los documentos de estrategia de EE.UU. claramente atestiguan el hecho de que los intereses económicos de EE.UU. son lo primero, y que el AFRICOM fue creado para promover  y proteger esos intereses, por encima de todo. 3
Cabe puntualizar, que además del control  de los enormes recursos económicos y de mantener a raya a China, estaba el asunto incluso todavía más importante de evitar que África se desarrollase por sí misma, es decir, que los africanos pudiesen marcar el rumbo de su economía y de su política. El mayor rival que tenía en este aspecto el poder económico estadounidense era Muamar Gadafi, un panafricanista con una firme determinación de evitar una nueva recolonización ya prevista para África. Tal rechazo suscita esta intromisión extranjera en el continente africano que la sede central del Africom no pudo ponerse en África, sino en Alemania, en Stuttgart, y Libia tenía buena responsabilidad en ello.
El quid de la cuestión es que el AFRICOM no podría tener sede central en África, debido a un amplio rechazo de los gobiernos a lo largo del continente, y más notablemente... Libia. 3
En la visita que hizo la Secretaria de Estado estadounidense Condoleeza Rice a Libia en septiembre de 2008, Muamar Gadafi de forma diplomática dejó clara su postura de que el Africom no debía asentarse en África. También durante la visita que realizó el hijo de Gadafi, Muatassim Gadafi, en abril de 2009 a Estados Unidos, como Consejero de Seguridad Nacional libio, indicó tanto a la Secretaria de Estado Hillary Clinton, a los diputados del Consejo Nacional de Seguridad, a la CIA o al Departamento de Defensa que:
 la Comunidad de Estados del Sahel-Sahara con base en Trípoli (CEN-SAD) y la Fuerza de Reserva de África del Norte (NASF) obviaban la misión de la Asociación Contra el Terrorismo del Trans-Sahara (TSCTP). 4
Esta última promovida por Washington para intentar controlar las políticas de África. El hijo de Gadafi fue mandado asesinar por los dirigentes estadounidenses junto a su padre tras la destrucción de Sirte en octubre de 2011. No es casual que la Secretaria de Estado Hillary Clinton llegase el 18 de octubre de 2011 a Libia, justo antes de los ya preparados asesinatos de Gadafi y de miembros de su familia que sucedieron el día 20. 5 La actitud de Clinton, una auténtica psicópata, sonriendo ante la cámara y celebrando la muerte de Muamar Gadafi ya la conocen. 6
"Vinimos, vimos y murió" -gritaba triunfalmente una jubilante, sonriente Secretaria de Estado de EE.UU. Hillary Clinton delante de un reportero, momentos después de oír la muerte de Gadafi. Macabra, escalofriante y perversa fue esta exposición completamente implacable de como de sanguinario puede ser el poder de EE.UU. Produciéndose inmediatamente mientras las escenas del brutal asesinato de Gadafi eran mostradas en la pantallas a lo largo del mundo, ensangrentado, sodomizado, golpeado, disparado y después expuesto en público mientras su cuerpo se pudría junto a su hijo Muatassim, solo para ser después enterrado secretamente en una tumba no identificada. 7
Estas escenas, junto al la reacción de los propios medios de comunicación occidentales y también de buena parte de la sociedad europea y estadounidense, muestran el grado de degradación moral e intelectual a la que ha llegado nuestra sociedad.
Muamar Gadafi mostró en los años anteriores una postura de respeto y de no injerencia hacia África o Libia por parte de Estados Unidos, y pidió garantías de que Libia no sería atacada. De la misma forma habló con el general estadounidense William Ward sobre la diferente actitud de China. Así calificó:
...el acercamiento chino como suave, el estadounidense como duro. 8
y predijo que:
China prevalecería porque no interfiere en asuntos internos. 8
Además criticó:
...la tendencia de EE.UU. a colocar bases militares cerca de fuentes energéticas, señalando que si los EE.UU. hicieran esto en el Golfo de Guinea, dispararía el terrorismo. 8
El derrocamiento y asesinato de Gadafi promovido por EE.UU. ha disparado la actividad del Africom en África. De hecho, el ataque colonial militar contra Libia fue en realidad una guerra comandada por el Africom. Hasta tal punto es importante esta acción que el general Carter F. Ham ha acreditado que la guerra contra Libia a supuesto la fundación para el Africom en Libia, indicando que "Libia es parte de la esfera del Africom". 10 La caída de Libia ha abierto también la puerta al envío de tropas a otros países, Obama envió ya en el mismo mes del asesinato de Gadafi 100 fuerzas especiales a cuatro países diferentes. 9
La guerra contra Libia es una típica guerra colonial, aunque  los ignaros ciudadanos occidentales no hayan sido muy conscientes de esto. A estos se les ha contado una historia infantil, de buenos y malos, de dictadores y valientes rebeldes y luchadores por la libertad, y lo más llamativo y vergonzante es que se la han creído. Hasta tal punto es así, que pese a que los Estados Unidos y sus aliados han posibilitado deliberadamente que organizaciones extremistas islámicas, como Al Qaeda u otras vinculadas a ella, se hayan revitalizado o incluso hayan alcanzado el poder, ver este enlace: Libia: cuando empezaron sus problemas y Al Qaeda se hizo con el poder gracias a la ayuda occidental; como ocurrió ya en Afganistán y en Yugoslavia, y posteriormente en Irak y ahora sucede en Siria, pese a ello, estos mismos responsables de tal acto se pueden mostrar como los salvadores y defensores contra el terrorismo islámico que ellos han creado. Sería cómico si no fuese tan trágico y tan monstruoso, pero la gente de occidente se lo sigue tragando. Un observador externo a nuestro planeta tendría un muy mal concepto del nivel intelectual y moral de la sociedad occidental. Por ello tenemos que:
De hecho, la inestabilidad que el Africom y la OTAN crearon en Libia, y el grado al cual ayudaron a fuerzas islamistas que Gadafi había combatido desde hace tiempo, aportaron una nueva fuente de "oportunidad" para el Africom para justificar su presencia en Libia. 11
Que en el ataque militar encabezado por el Africom se persiguiese con especial crueldad a los libios de raza negra y a los trabajadores inmigrantes subsaharianos no es casual, se quería romper el carácter panafricanista mostrado por Gadafi,  y romper los lazos de unión entre Libia y los países del África subsahariana. Es decir, romper una unión entre países africanos que pudiese suponer un obstáculo a la explotación del continente por parte de los poderes occidentales.
La inserción del Africom en Libia vino de la base de los procesos más fundamentalmente antiafricanos, a saber el lanzamiento de una guerra racista centrada en los africanos no árabes. 11
En realidad, las verdaderas intenciones del Africom se han visto en numerosas ocasiones.
La estrategia de EE.UU. está además claramente orientada a beneficiar y promover los intereses corporativos de EE.UU. Obama enfatizó que trabajando para expandir "la capacidad del África subsahariana para acceder y beneficiarse de los mercados globales, promover la integración regional y fortalecer el gobierno económico", las corporaciones de EE.UU, "pueden y deberían jugar un papel en este proceso". Además, la estrategia de EE.UU. busca asegurar que los recursos africanos fluyen en la "correcta" dirección. En una conferencia en 2008, el Vice Almirante Robert Moeller declaró que el Africom estaba para preservar "el libre flujo de recursos naturales de África al mercado global". 12, 13
Que este "nuevo" colonialismo estadounidense no es muy diferente del viejo colonialismo europeo es algo que no pasa desapercibido a nadie con un mínimo de conocimientos y algo de sentido común. La técnica es tan antigua como eficaz: "divide y vencerás", rompiendo la unión entre países africanos y cualquier ideología panafricana, como la que tenía Gadafi, que fue el líder más importante de África, y, al mismo tiempo, estableciendo gobiernos títeres con ejércitos mercenarios, para que no se vea la mano que realmente mueve los hilos y para que quienes luchen y mueran sean los mismos africanos. Trágica ironía, los africanos matándose unos a otros, siguiendo así sometidos en países subdesarrollados que no avanzan, mientras otros se llevan los beneficios extraídos en forma de materias primas baratas a manos extranjeras.
Gadafi acabó su vida política como un dedicado panafricanista y, cualquiera que sea el pensamiento de uno del hombre, es claro que su visión para África era muy diferente de ser el proveedor subordinado de materias primas y mano de obra baratas para la que el AFRICOM fue creado para mantener. Él no fue solo la fuerza directora detrás de la creación de la Unión Africana en 2002, sino que además había servido como su cabeza elegida, e hizo de Libia su principal donante. Para consternación de algunos de sus colegas africanos, el utilizó su tiempo como líder para empujar hacia los Estados Unidos de África, con una sola moneda, un solo ejército y un solo pasaporte. Más concretamente, la Libia de Gadafi tenía un valor estimado en 150 billones de dólares invertidos en África -a menudo en infraestructuras sociales y proyectos de desarrollo, y esta generosidad le compró muchos amigos, particularmente en las naciones pequeñas. Mientras Gadafi retuviese este nivel de influencia en África, el Africom iba a naufragar. 13
¿Entienden ahora por qué fue asesinado Muamar Gadafi? Es por un tema viejo en el mundo, los países más poderosos militarmente amenazan, someten y explotan a los que son más débiles. Y para la nueva recolonización de África, para esta nueva explotación, Gadafi era el mayor rival, era en realidad un obstáculo insalvable mientras estuviese vivo, por eso lo mataron, por eso lo asesinaron, y no de cualquier modo, sino de un modo lo más cruel posible. Para que sirviese de lección a aquellos que intentasen desafiar de nuevo a los que gobiernan con tiranía el mundo.
El Africom y Gadafi eran enemigos irreconciliables, uno quería someter y el otro no quería ser sometido. ¿Quién creen que tenía más razón? ¿Quién creen que debe ser más admirado y querido?

1. Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Libertarias, 2012.
2. U.S. AFRICOM. Public Affairs Office. Fact Sheet: United States Africa Command, 2008.
3. Maximiliam Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.192-198.
4. M. Forte.(2012), p.200
5. M. Forte.(2012), p. 119
6. Mikel Itulain. Muamar Gadafi: luces y sombras. ¿Es posible la paz?, 20.10.12. Enlace
7. M. Forte.(2012), p.130.
8. M. Forte.(2012), p.203.
9. Dan Glazebrook. The imperial agenda of the US´s "Africa comand" marches on. The Guardian, 14.6.2012.
10.  M. Forte.(2012), p.205.
11.  M. Forte.(2012), p.206.
12. 11.  M. Forte.(2012), p.196.
13. Dan Glazebrook. AFRICOM´s imperial agenda marches on. Black Agenda Report. 18.6.2012.

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/search?q=africom

 **********************

Desinformación mediática y las revoluciones de color de la "Primavera árabe"

El legado manchado de I.F. Stone .      Artículos de Opinión | James Tracy 
EL 10 de abril el corresponsal de Democracy Now! *, Sharif Addul Kouddous recibió el galardón “Izzy” de IF. Stone, “por el destacado logro en los medios independientes”, en la Universidad de Itaca para los medios independientes. Kouddous ganó el reconocimiento por su serie de informes sobre las manifestaciones en la plaza Tahir contra el líder egipcio Hosni Mubarak. Compartiendo el premio con la corporación de Relaciones Públicas Center for Media and Democracy, Kouddous es el tercer miembro de la plantilla de Democracy Now! en recibir el honor en los cuatro años de historia de los “Izzy”.
“Con impresionante valentía”, los jurados del galardón observaron, “la serenidad de Sharif en los reportajes en la calle nos traía simultáneamente las voces y las caras de los egipcios, el drama del momento y el análisis de las imágenes –a veces mientras el gas lacrimógeno o balas de verdad volaban en el trasfondo-. Sin embargo si el a menudo mordaz “Izzy” Stone hubiera encontrado en realidad la cobertura de Kouddous de las manifestaciones merecedora es harina de otro costal.
Cuando I.F. Stone pasó por el aro en 1989 Los Ángeles Times se refirió a él como “la conciencia del periodismo de investigación”. Cuando se le pidió consejo para acercarse a su profesión, hizo su célebre declaración a un grupo de estudiantes de periodismo de recordar cómo "todos los gobiernos mienten." Como un investigador escrupuloso y vigilante del panorama político, Stone buscó revelar los motivos subyacentes y las dinámicas de las instituciones políticas y de los acontecimientos, contribuyendo a una variedad de modos de venta, incluyendo su propio Semanal I.F. Stone, iniciado en los primeros años de 1950 en el momento cúspide de la era anticomunista de McCarthy. Durante este tiempo él era a menudo objeto de mofa o ignorado por los grandes medios de comunicación a causa de sus típicas valoraciones directas y precisas sobre asuntos y temas importantes. Con estas cosas en mente es dudoso que Izzy hubiese aprobado la cobertura a menudo engañosa de Democracy Now de la “Primavera Árabe” y su específico génesis de la plaza Tahir.
Los protocolos básicos del periodismo de investigación buscan los fundamentos sociales y políticos de un acontecimiento para ser explicado en detalle. La relación política subyacente entre el Egipto de Mubarak, todo Oriente Medio y el papel de Estados Unidos allí dentro durante la administración Obama, era algo mucho más complejo que la serie de reportajes y entrevistas con los descontentos de la plaza Tahir podría comenzar a revelar.
A pesar de la autoproclamada reivindicación de independencia valiente y en contraste al legado de Stone, Democracy Now! y Kouddous fallaron repetidamente en aportar un análisis más profundo para entender mejor sus informes de la plaza Tahir.
Para empezar, un contexto histórico situando la función y propósito de las “revoluciones de color” apoyadas por EE.UU. sería necesario para interpretar más convincentemente los acontecimientos que precedieron al derrocamiento de Mubarak. Como Russia Today informó antes de la "Primavera Árabe", el programa bien conocido de Washington de “´promoción de la democracia´, es simple: financiar, entrenar y apoyar políticamente a las fuerzas de oposición local a lo largo del mundo que apoyan la agenda norteamericana”. Este análisis es exitoso para entender la formidable presencia de ONGs con apoyo estadounidense en Egipto incluyendo la National Endowment for Democracy [NED] y la US Agency for International Development en el periodo que precede a la plaza Tahir.
No es tampoco un secreto en las noticias de los medios no angloamericanos que Hosni Mubarak se estaba convirtiendo en una molestia para Occidente a causa de su objeción a un ataque de EE.UU, Israel y Gran Bretaña a Irán. La conocida testarudez del líder egipcio en este aspecto proporcionó la base para que otras naciones musulmanas suníes como Arabia Saudí hiciesen ver su malestar con tales ideas. En julio de 2009 Mubarak se opuso al “paraguas de defensa” propuesto por Estados Unidos y Gran Bretaña sobre los estados suníes en el caso de una confrontación con un Irán con armas nucleares. El plan habría supuesto el asentamiento de personal militar de EE.UU. en Egipto, a lo cual Mubarak se oponía contundentemente. En una declaración que probablemente enfadó a los oficiales estadounidenses y británicos, Mubarak fue tan lejos como para decir que Irán debería ser atraído al terreno diplomático para una potencial negociación.
El 23 de julio de 2009 Democracy Now! proporcionó un informe superficial del aconsejado "paraguas de defensa", pero nunca revisó la historia o, más importante aún, se utilizaba como un telón de fondo explicativo para el reportaje de Kouddous sobre la destitución de Mubarak.
Reconociendo la táctica favorecida por EE.UU. del cambio de régimen, junto a asuntos geopolíticos más extensos, el exceso de cobertura sobre una “revolución de la gente” de Egipto podía haber sido visto bajo una especial sospecha. Sin embargo siguiendo con la tradición de Democracy Now! de poner de relieve el esplendor de la protesta social despojado de circunstancias más amplias, los informes de la plaza Tahir de Kouddous encajaban adecuadamente junto a las más engañosas tentativas de Al Jazeer y la CNN, perpetuando la creencia de que las manifestaciones fueron una causa principal del derrocamiento de Mubarak.
En contraste, mientras la toma de poder alcanzó sus fases finales, al periodista Webster Tarpley le costó apenas unos treinta segundos proporcionar un marco más amplio para la plaza Tahir en otro programa popular de noticias alternativas.
Este es un golpe de la CIA y los militares. Fue anunciado en Washington esta mañana por Leon Panetta, el jefe de la CIA en testimonio ante el Comité de Inteligencia de la Cámara. Él dijo que Mubarak iba ha a ser echado hoy. Así, está todo organizado detrás de las escenas. La gente en primer plano, esa pandilla de anarquistas y peleles en la plaza, esa gente son los figurantes –ellos son los apoyos si usted quiere. Ellos son lo que hace esto admisible al ciudadano medio. Pero lo que lo que sucede es un golpe militar al viejo estilo. (énfasis en cursiva añadido)
Como un creciente corpus de investigadores sugiere, la cuidadosa coordinación de las revoluciones de color está diseñada para proporcionar la falsa impresión de respaldo de Estados Unidos a la emancipación popular mientras se está pasando por alto la multitud de factores políticos y geopolíticos más complejos. De esta forma el aclamado reportaje de Kouddous sirvió como una intoxicante ofuscación que se evita una conciencia pública más profunda de la larga y dificultosa existencia de Oriente Medio bajo la hegemonía angloamericana.
O Kouddous y Democracy Now! son ineptos en poner sus propósitos del reportaje en contextos significativos o ellos han engañado intencionadamente a sus espectadores y oyentes. Honrando a Kouddous es una infortunada y confusa conmemoración de Izzy Stone, ya que finalmente el celebrado reportaje de Democracy Now! ha llevado a cabo la función integral de la solidificación de la aceptación acrítica de la izquierda progresista de la operación de propaganda de la "Primavera Árabe", ayudando de esta forma al imperialismo occidental y allanando el camino para una conflagración regional o incluso mundial.
James Tracy is Associate Professor of Media Studies at Florida Atlantic University in Boca Raton. Global Research, April 15, 2012. memorygap.org
*[Democracy Now!: un medio de comunicación estadounidense “independiente” que recibe una generosa aportación de poderosos “filántropos”. De 2003-2010 recibió25.577.243 millones de dólares, en 2010 sus activos sin deudas son de 11.760.006 millones.]
http://www.globalresearch.ca/index....
Traducción para Tercera Información: Mikel Itulain.

 http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article40217

 ********************

Libia: cuando empezaron sus problemas y Al Qaeda se hizo con el poder gracias al apoyo occidental

Abdel Hakim Belhaj, miembro de Al Qaeda, uno de los mayores terroristas del mundo lanzado al poder en Libia por el poder económico occidental con el apoyo de los medios de comunicación y de las organizaciones humanitarias (también de la izquierda).
Las cosas en cualquier aspecto de la vida normalmente no empiezan de repente, tienen un recorrido. Algo que acaba en tragedia ha podido tener su origen en determinadas acciones equivocadas en el pasado, que no se han corregido y que se ha continuado con ellas. Metro a metro la bola de nieve se va haciendo más y más grande, hasta que en determinado momento resulta casi imparable.
¿Se acuerdan del ataque de Estados Unidos a Irak tras su entrada en Kuwait en 1990, donde se destruyó al país del Éufrates y el Tigris?, ¿Se acuerdan de la invasión de este país en el año 2003 por parte de la potencia mundial? Supongo que sí, que se acuerdan, mataron a más de dos millones de personas, arruinaron esta avanzada y próspera nación e introdujeron y fomentaron el islamismo radical donde antes no tenía lugar.
Siguiendo la línea del tiempo podemos ver las consecuencias que tuvo todo esto en los años que siguieron. Se puede apreciar como ya en los años 2006 y 2007 hay una gran entrada de yihadistas a Irak. ¿De dónde procedían estos? Principalmente de Arabia Saudí, el que traía mayor número, pero también de Libia, el del mayor aportación per cápita. (1) En relación a su población el que más aportaba con diferencia era este país africano. Vean los siguientes gráficos:
A la izquierda gráfico que indica el número de combatientes de Al Qaeda por país que iban a Irak, basado en 595 registros tomados de agosto de 2006 a agosto de 2007.
A la derecha el ratio entre la cantidad de yihadistas y la población de su país. Aquí destaca Libia.
Fuente: Al-Qa´ida´s foreign fighters in Iraq. Combating Terrorism Center, West Point, New York. (1)
Ante estos datos entendemos que sea Arabia Saudí quien aporte mayor número de yihadistas, porque de hecho ellos fueron los que encabezaron junto a los servicios de inteligencia y a la administración estadounidense el apoyo a estos fanáticos en Afganistán a partir de 1979. (2) En cambio, el caso de Libia es diferente. Los informes de fechas anteriores al indicado del Combating Terrorism Center (CTC) de West Point, muestran datos en absoluto parecidos. Un informe publicado en junio de 2005 por la NBC, con fuente en el gobierno de Estados Unidos, no señalaba al país africano entre los 10 primeros suministradores de fundamentalistas para luchar en Irak y en prácticamente ningún otro informe el número de ellos superaba el 4 %.(1) Si bien estos informes pueden haber subestimado en parte la aportación de Libia, hay unos motivos fundamentales para que este cambio pudiese suceder. El LFIG (Grupo Combatiente Islámico Libio), que es formado por veteranos fundamentalistas de la guerra de Afganistán y que lucha también contra el gobierno libio, incrementa sus relaciones con Al Qaeda, y ya en el año 2007 se juntan, se fusionan. (1) El gobierno de Libia, dirigido por Muamar Gadafi, junto con el egipcio, habían mantenido una dura lucha contra estos extremistas. Estos habían intentado matar en varias ocasiones al líder libio y suponían un peligro continuo para la estabilidad y seguridad, tanto de Libia como de Egipto. (3) Sin embargo, la influencia de los nuevos dirigentes libios, como el propio hijo de Gadafi ,Saif al-Islam, y pese a la oposición de su padre, precipitaron los acontecimientos hacia un precipicio, al tomar unas decisiones bastante inmaduras e irresponsables. Seguramente con buena fe creyeron las palabras de los extremistas islámicos donde renunciaban a la violencia y así, ya en el año 2008, comienzan a liberar prisioneros del LIFG. En abril de ese año deja en la calle a al menos 90 de una cárcel en la capital Trípoli, algunos con cadena perpetua. (4) Y las liberaciones continuaban y continuaban, en 2010 al menos otros 200 más, entre ellos uno de los mayores terroristas que existen actualmente,  Abdel Hakim Belhadj, (5), (6) veterano de la guerra contra Afganistán, también estuvo en Irak y luego  fue uno de los principales extremistas a sueldo que destruyeron el gobierno libio en beneficio de las corporaciones extranjeras. Este hombre de Al Qaeda pasó a ser gobernador militar de Trípoli, después también ayudaría en la nueva yihad contra el gobierno de Siria.  Todo ello con el apoyo fundamental de los gobiernos de Estados Unidos y sus socios, que, como vemos, destruyen democracias y gobiernos legítimos para colocar a miembros de Al Qaeda como dirigentes.
El Grupo Combatiente Islámico Libio (LIFG) actualmente armando, financiando y comandando brigadas enteras del llamado “Ejército Sirio Libre” (FSA), es calificado como un filial de Al Qaeda por las Naciones Unidas indicado en la resoluciones 1267 (1999) y 1989 (2011), además de ser enumerado por tanto el Departamento de Estado de los Estados Unidos y por el Ministerio de Interior británico como una organización extranjera terrorista y una organización proscrita terrorista, respectivamente.(7)
.
Entre estos dirigentes de Al Qaeda dirigiendo y organizando al Ejército Sirio Libre tenemos a Mahdi al-Harati y a Abdul Hakim Belhaj. El LIFG es el que llevó a cabo, junto a la OTAN, infinidad de crímenes en Libia.
 
Aquí tienen una combinación explosiva: prensa occidental, de azul Paul Conroy, con sus colegas de Al Qaeda: Mahdi al-Harati y Abdul Hakim Belhaj (con traje de camuflaje), a su izquierda.
La prensa libre defendiendo la libertad y los derechos humanos.

Para la actuación llevada a cabo en Siria recomiendo este artículo: Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica.
Bien, como ven los errores de la nueva ola de líderes de Libia, encabezados por el hijo de Gadafi, empezó a conducir a la tragedia que sucedió finalmente allí. Si miramos los focos de donde comenzó está revuelta fundamentalista en el país norteafricano, vemos que las zonas tienen correspondencia con aquellas de donde partían los fanáticos religiosos contra Irak, esto mismo ocurriría en Siria, ver el artículo anteriormente recomendado. Sin embargo, hay una diferencia, el gobierno sirio no fue tan incauto y pese a que los yihadistas pasaban por su territorio para entrar en Irak, no colaboró con ellos, según indica el informe del CTC del ejército de los Estados Unidos Bombers, Bank Accounts & Bleedout. (8)
Los informes de West Point de Estados Unidos revelan que la red de Al Qaeda está detrás de los llamados “luchadores por la libertad”. Los extremistas en Siria [como los Hermanos Musulmanes] estaban detrás de la influencia terrorista extranjera en la guerra de Iraq, no el gobierno sirio. (9)
A la izquierda gráfico del informe de Combating Terrorism Center (CTC) de West Point (1), donde se indica que los extremistas islámicos partían fundamentalmente de localidades del este de Libia hacia Irak los años 2006 y 2007, por ejemplo: Darnah o Bengasi.
A la derecha mapa donde se muestra las zonas de sublevación de Al Qaeda en Libia en 2011, fundamentalmente la de Bengasi, y donde se iban extendiendo tras el apoyo occidental. (9)
Hay una clara coincidencia entre ambos.
En Libia no hubo una revuelta o una revolución para acabar con una supuesta tiranía, inexistente, e instaurar la libertad y la democracia, ya bien presentes, hubo algo bien diferente que los analistas y expertos internacionales conocían perfectamente, el ataque premeditado contra un país soberano:
Es evidente que los militares de EE.UU. y el gobierno de EE.UU. eran bien conscientes de la fuerte presencia de Al Qaeda en la Cirenaica desde ya  2007. Cuando la violencia estalló en 2011, estaba claro para muchos analistas geopolíticos que era el resultado de Al Qaeda, no de “manifestantes pro-democracia.” El gobierno de EE.UU., sus aliados y sus cómplices de la prensa occidental, deliberadamente mintieron al público, tergiversaron su caso a las Naciones Unidas que intervino en Libia en nombre de los terroristas internacionales, derrocando a un gobierno soberano, y garantizando la concesión de una nación entera como base de operaciones para el Grupo islámico Combatiente libio (LIFG). (9)
La historia que sigue creo que ya la conocen: matanzas, violaciones, fanatismo, destrucción de las infraestructuras del país, de su economía, robo del Banco de Libia, con unas reservas enormes,  destrucción del nivel de vida, el primero en África, destrucción del patrimonio artístico, de la educación, de la tolerancia y la convivencia… Y en esta orgía de fanatismo y barbarie se ensañaron también y especialmente con los libios de raza negra, gracias a las campañas acusadoras de Amnistía Internacional y de los medios de comunicación occidentales. (10) Las muertes pueden superar los 50.000, tanto las causadas por los seguidores de Al Qaeda como por la propia OTAN, y los desplazados pueden llegar a los dos millones de personas. (11)
Como ven, toda esta barbarie, toda esta enorme destrucción fue llevada a cabo por nuestros gobiernos, con su ejército, la OTAN, y bajo la planificación de las corporaciones económico-financieras occidentales, en colaboración con los fanáticos de Al Qaeda y organizaciones afines que ya se detectaban en los años precedentes y que se ayudó a revitalizar, como lo hicieron al constituir y desarrollar a la propia Al Qaeda en la guerra contra el gobierno progresista de Afganistán en 1979, al que también destruyeron. No es una unión inocente, Al Qaeda es creada, financiada, entrenada y armada por el poder económico de occidente para someter a países que no obedecen a la tiranía impuesta por sus corporaciones y sus órganos de apoyo, como el FMI. Vean este artículo sobre Al Qaeda para entender su origen y su función real: Al Qaeda: de los orígenes y de su función.
El poder económico de Estados Unidos y de Europa tiene una responsabilidad enorme en el fomento de este terrorismo. Pero para que todo este horror tuviese lugar, este poder cuenta con medios para convencer, para engañar, a la propia población de Europa y de Norteamérica de que lo que hizo fue por llevar la democracia, por un deber humanitario, aunque los hechos no tengan nada que ver con esto y tanto las intenciones reales como los resultados sean completamente contrarios a lo que se presume hacer bajo mentiras poco piadosas.
Para ver la enorme responsabilidad en lo ocurrido en Libia, aunque esto ya se había hecho y se estaba haciendo ya en otros numerosos países, como: Yugoslavia, R.D. Congo, Siria, etc, por parte de los medios de comunicación y de las apodadas como organizaciones humanitarias, recomiendo estos dos artículos:
También buena parte de la izquierda tuvo su contribución a esta y otras catástrofes, vean este enlace:
Sin los medios de comunicación y sin las organizaciones “humanitarias” no sería posible llevar a cabo todo este tipo de tropelías y crímenes, porque la sociedad, la gente normal, las rechazaría de plano, por ser lo que son: crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad, robo y terrorismo.
A los estadounidenses, y a los que no son estadounidenses también, les convendría hacer una profunda y seria reflexión:
Hay literalmente cientos de miles de soldados estadounidenses, marineros, infantes de marina y aviadores que fueron separados de sus familias durante años, se enfrentaron a una adversidad mortal, lesiones, angustia mental e incluso la muerte [matando también a miles de inocentes], porque se les dijo que tenían que hacer frente a la amenaza que era el terrorismo internacional. Ahora, los mismos hombres por lo que sacrificaron tanto para luchar en su contra, están siendo disculpados y apoyados como los nuevos líderes de una nación entera. Esto no solo se está haciendo por los políticos o los intereses corporativos, sino también por las organizaciones afiliadas al mismo ejército de EE.UU.. (12)
Notas:
(1) Al-Qa´ida´s foreign fighters in Iraq. Combating Terrorism Center, West Point, New York. Enlace
(2) Mikel Itulain. Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países. Libertarias. 2012.
(3) Mikel Itulain. Muamar Gadafi: Luces y sombras. Enlace
(4) Libya: scores of prisioners released from jail. adnkronos internacional, 9.4.2008.
(5) Ex-islamists walk free from Libyan jail. Reuters, 1.9.10.
(6) Tony Cartalucci. “Journalist” Paul Conroy is M16 operative. Land Destroyer, 7.3.12.
(7) Tony Cartalucci. UN designates “Free Syrian Army” affiliates as Al Qaeda.Land Destroyer. 12.8.2012.
(8) Bombers, Bank Accounts & Bleedout. Combating Terrorism Center at West Point. Enlace
(9) Tony Cartalucci. Nato using Al Qaeda rat lines to flood Syria with foreign fighters. 25.10.12.
(10) Mikel Itulain. Amnistía Internacional: su actuación en la guerra de agresión sobre Libia. 29.6.13.
(11)Purificación González de la Blanca. Los mandatarios de las potencias atacantes y el Secretario General de la OTAN deben ser juzgados. Diario de Octubre. 18.3.13.
(12) Tony Cartalucci. West Point Terror Center confirms Al Qaeda in Libya. Land Destroyer. Enlace.

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/search?q=Al+Qaeda

 ******************

Los medios de comunicación y la guerra en Libia


Aprovechando las revueltas de la Primavera árabe de 2011, que en gran parte fueron financiadas y promovidas desde el exterior, principalmente por Washington, 1 comenzó el ataque mediático contra Gadafi. Se lanzaron acusaciones a cada cual más sensacionalista, tanto por las cadenas mediáticas como por parte de organizaciones humanitarias, de que el gobernante libio estaba bombardeando a su propia población. La imagen que se presentaba era horrible: un pueblo sometido a la locura de un dictador que los estaba aniquilando utilizando todo tipo de armas; se hablaba incluso de un genocidio, palabra tan utilizada como manipulada para justificar las guerras.

Portada del diario Público el 22 de febrero de 2011

Esta portada del diario Público de febrero de 2011 que se muestra es representativa del tipo de información que se dio sobre lo que sucedía en Libia. Se acusaba directamente, y sin ninguna prueba, que el dirigente libio “bombardea al pueblo”, se mostraban también declaraciones de diplomáticos ante la ONU de que era “un genocidio” y se daban cifras de 250 muertos entre los manifestantes. Los demás medios españoles, y los occidentales en general, siguieron este mismo guion, como copias de fotocopiadora emitían la misma versión. El País el 21 de febrero decía: “Varios testigos han relatado la participación en los ataques de la aviación, que ha abierto fuego real contra la multitud”2, pero pese a que el mismo diario dice que no puede confirmar de forma independiente las afirmaciones, pone el titular: “Gadafi saca los bombarderos para reprimir la revuelta”, y añade:

"Lo que estamos presenciando hoy es inimaginable. Aviones y helicópteros militares están bombardeando un barrio tras otro", ha asegurado Adel Mohamed Saleh, un hombre que se declara activista anti-Gadafi. Según Saleh, contactado telefónicamente por Reuters, los bombardeos se suceden "cada 20 minutos" y están produciendo "muchísimos muertos" (al menos han fallecido ya 250 personas, según la cadena catarí Al Yazira).2

Y cita a organizaciones de derechos humanos como fuentes de la veracidad de la supuesta matanza contra los civiles:

Las organizaciones de derechos humanos Human Rights Watch y Amnistía Internacional están actuando de portavoz de lo que ocurre en el país, bajo un régimen dictatorial desde hace 42 años. HRW maneja la única cifra con cierta vitola de oficialidad: 233 muertos y un millar de heridos. Pero la cifra podría ser más alta. Fuentes de un hospital de Bengasi han asegurado a Reuters que, sólo en ese centro sanitario, son más de 300 los fallecidos y la FIDH ha dicho que la cifra de muertos se sitúa entre los 300 y los 400.2

La Vanguardia tampoco se quedaba atrás el 22 de febrero de 2011: “Gadafi bombardea Trípoli”:

La fuerza aérea sobrevoló Trípoli a última hora de la tarde disparando contra los manifestantes que intentaban ocupar la plaza Verde, corazón de la capital. Sin embargo, ni los helicópteros, ni los cazas, ni el fuego de las ametralladoras amedrentó a una población dispuesta al jugarse la vida al todo o nada. "Lo que estamos viendo es inimaginable", afirmaba un residente a Al Yazira. Otra cadena, Al Arabiya, elevaba los muertos ayer en Trípoli a 160.3

 Es necesario dejar claro, para ver la falta de seriedad y honestidad de este tipo de "periodismo", que la cadena Al Yazira (Al Jazeera) pertenece a la dictadura de Catar y Al Arabiya está dirigida por la de Arabia Saudí, ambos enemigos acérrimos de Libia, como de Siria, e instigadores y partícipes clave en el ataque a estos dos países, tanto por financiar, armar y apoyar a los mercenarios yihadistas que invadieron los dos países comentados. Bien, visto todo esto, ¿qué había de cierto en todo ello?, ¿bombardeó Gadafi a los manifestantes? Pues no, no lo hizo, los testigos presenciales que fueron al lugar donde teóricamente ocurrieron los bombardeos y los disparos desde los helicópteros contra los civiles, relataron que nada de eso había pasado en sus barrios, que la situación era de tranquilidad. Lo contaba gente real y normal, con nombre y rostros, que estaban o fueron allí:
Según relata el periodista del diario italiano, Bargawi Badri, un ginecólogo libio residente en Trípoli con familia en Italia, recibió ese día una llamada de sus parientes alarmados que estaban escuchando en las noticias que se había producido un bombardeo en el barrio de Fascilum, de Trípoli. Badri, extrañado, les negó esos hechos y les dijo que se encontraba tranquilamente tomando una copa en un café de la zona.
Otra “primicia” de las agencias y los medios occidentales fueron las fosas comunes, cuyas fotos han dado la vuelta al mundo en la portada de (casi) todos los periódicos.
Mateuzzi se acercó a Tadjoura, suburbio de Trípoli donde supuestamente se encontraba dicha fosa común. La sorpresa fue que no encontró nada. En realidad había un cementerio tradicional donde se realizaba el trabajo habitual y disponía de lápidas normales.
La tercera gran primicia apareció también en las páginas de muchos periódicos: “Los rebeldes han conquistado el aeropuerto militar de mitigar”.
El periodista italiano viajó hasta la zona. El aeropuerto estaba tranquilo y vigilado por guardias. No había rastro de los rebeldes...4
El ejército ruso con su detección vía satélite también confirmó que no habían sucedido estos incidentes ampliamente divulgados por los medios en Europa occidental y en EE.UU., junto a la televisión catarí Al Jazeera y la saudí Al Arabiya.

Los informes sobre Libia movilizando su fuerza aérea contra su propia gente se han extendido rápidamente a lo largo del mundo. Sin embargo, jefes militares de Rusia dicen que ellos han estado controlando desde el espacio –y las imágenes muestran una historia diferente. De acuerdo a Al Jazeera y la BBC, el 22 de febrero el gobierno libio lanzó ataques aéreos sobre Bengasi –la ciudad más grande del país- y sobre  la capital Trípoli. Sin embargo, el ejército ruso, controlando la revuelta vía satélite desde el mismo comienzo, dicen que nada de eso estaba ocurriendo sobre el terreno. En este punto, el ejército ruso esta diciendo que, por lo que  respecta a ellos, los ataques que algunos medios de comunicación estaban comunicando no han ocurrido nunca.5

Si hubiese habido tales bombardeos los servicios de aviación y vía satélite de EE.UU. y la OTAN lo hubiesen divulgado a los cuatro vientos y no lo hicieron, porque simplemente no ocurrieron.
Los medios de comunicación, y también afamadas organizaciones humanitarias, volvieron a falsificar los hechos, apartándose de cualquier código ético y profesional periodístico y en absoluto lo hicieron por error o de forma inocente. Ahora tenían la orden de que había que apoyar la caída de Gadafi fuese como fuese y como un  batallón militar siguieron las órdenes. Pero tal actividad no solo supuso la caída de un gobierno no querido por el poderoso mundo de los negocios occidental, debido a que Libia estaba buscando su independencia económica y negociaba y trataba con los otros grandes rivales comerciales del poder económico occidental, China principalmente, sino que se fue a apoyar una revuelta dirigida por lo más reaccionario, siniestro y también criminal del islamismo más violento. Entre ellos teníamos a los seguidores monárquicos del rey Idris, que antes de llegar Gadafi en 1969 dirigía un régimen colonial controlado desde el extranjero; el Frente Nacional para la Salvación de Libia (FNSL), cuya base estaba en Chad, organizado y entrenado por los servicios de inteligencia de EE.UU., Inglaterra e Israel y financiado por EE.UU. y Arabia Saudí entre otros. Este grupo intentó matar a Gadafi en 1984 y también quiso llevar a cabo una invasión de Libia, a la que se opuso Mubarak, el presidente egipcio, en 1985. El FNSL fue parte de la Conferencia Nacional para la Oposición Libia que  tuvo lugar en Londres en 2005 y realizó en 2007 su congreso nacional en EE.UU. También dentro de estos “rebeldes” está la Conferencia Nacional para la Oposición Libia (NCLO), que incluye al  FSNL y que fue creada en Londres en 2005 precisamente por Ibrahim Sahad del FSNL y, por si no fuera poco, está también el Grupo Combatiente Islámico Libio (LFIG) formado en 1995 por mujahideen veteranos en la guerra de Afganistán, que ahora se dedican a hacer la Yihad por el mundo y por Libia y que están vinculados a Al Qaeda.6, 7 Estos eran los “rebeldes” que luchaban por el pueblo, la libertad y la democracia según los medios de comunicación. Una vez en el poder se ha impuesto la ley Sharia en un país que era tolerante y no estaba dominado por el fanatismo. Ahora estas bandas mercenarias, armadas por occidente y sus socios saudíes y cataríes, asolan al país matando gente y violando mujeres, pero las televisiones ya no retransmiten esas noticias, se olvidaron de estos  derechos humanos.8, 9 No interesa oír ahora el sufrimiento y el horror en que han convertido a Libia los monstruosos e interminables bombardeos de la OTAN, con miles de víctimas civiles, la destrucción de las infraestructuras y la extensión del fanatismo y el terror por la nueva Libia ultrajada y arruinada. 

Mikel Itulain. Justificando la guerra.

 Bibliografía:
(1).   Tony Cartalucci. It´s oficial: “Arab Spring” Subversion is US Funded. 15.4.2011. Land Destroyer Report.
(2). Gadafi saca a los bombarderos para reprimir la revuelta. El País. 21.2.2011.
(3). Xavier Mas de Xaxás. Gadafi bombardea Trípoli. 22.2.2011. La Vanguardia.
(4).  LibreRed. Los medios occidentales mienten para justificar la intervención militar estadounidense. 2.3.2011.
(5).    Russia Today. Airstrikes in Libya did not take place –Russian military. March 2011.
(6).    Peter Dale Scott. Who are the Libyan Freedom Fighters and their patrons. Asia-Pacific Journal, 28.3.2011.
(7).   Tony Cartalucci. US Libyan Policy: Zero legitimacy. Land Destroyer Report, 3.3.2011.
(8).    Susan Lindauer. The Ugly Truth: Video of Libyan rebel beheading Gadhaffi soldier and other Nato war crimes. International. 23.6.2011.
(9).    Iftekhar A Khan. The Lynching of Libya. Global Research. 3.11.2011.

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2012/08/los-medios-de-comunicacion-y-la-guerra.html

 *****************

La postura de Hugo Chávez ante el ataque a Libia: la que debió tener la izquierda occidental y no tuvo

Hugo Chávez y Muamar al Gadafi

La postura del que fuera presidente de Venezuela Hugo Chávez ante la guerra que se desarrolló contra Libia en el año 2011 fue clara desde el primer momento. Él tenía pocas dudas respecto a lo que realmente en el fondo estaba ocurriendo. Pero sus declaraciones y actuaciones fueron muy criticadas, especialmente por la izquierda occidental. 
Que la mayor potencia mundial, el imperio actual, estaba detrás de todo ello y no por motivos humanitarios, sino por importantes motivos económicos y políticos, era claro para cualquier persona que conociese la política de África y la de Estados Unidos hacia ella en las últimas décadas. Esto lo pueden ver mejor en este artículo del que les pongo el siguiente enlace: Muamar Gadafi y el AFRICOM. El poder económico norteamericano quería tener un control militar sobre el continente africano, de modo que les garantizase así un control económico.
Él, Hugo Chávez, hablaba ya bien claro en marzo de 2011, cuando los habitantes de Europa y Estados Unidos eran engañados con historias infantiles y completamente ridículas de dictadores sanguinarios que asesinan a su gente y de aviones de combate que  iban a liberar a los libios.
El imperio yanqui, el mismo que según me informa el ministro Izarra ya comenzó la acción militar contra Libia. Esto es muy lamentable, más muerte, más guerra. Son los señores de la guerra. Hay que ver qué irresponsabilidad, qué irresponsabilidad, y detrás de eso la mano de Estados Unidos, y sus aliados europeos. En vez de tomar el camino que nosotros modestamente venimos proponiendo, y hemos hecho esfuerzos con países de África, con países árabes, con otros países hasta de Europa, de América Latina, pero no, la mano del imperio se impone al final.

...no les importa  para nada la vida del pueblo libio. ¿cuándo les importó a ellos la vida de los pueblos? Si siguen bombardeando Irak, Afganistán, la Franja de Gaza. Han matado y han masacrado no solo con sus bombas, sino de hambre y miseria a millones y millones de seres humanos. ¿Quién dijo que al Imperio yanqui le importe nada la vida de nadie en este planeta? 1
Palabras y hechos que muestran  el valor y el bagaje moral e intelectual: político e histórico  de un presidente como debe de ser, seguramente el político más importante del mundo en las últimas décadas, y también que muestran la cobardía e inmadurez de los políticos occidentales y de buena parte de su población.
Respecto a los burdos engaños, sucias tretas y grandes mentiras realizados por las organizaciones humanitarias y los medios de comunicación respecto a Libia les dejo estos otros enlaces:



Pero no solo se trataba de haberse creído estas campañas para propiciar y hacer posible la guerra, sino especialmente de no entender por parte de la población occidental lo que realmente estaba ocurriendo en Libia. Con el engaño de la denominada "Primavera Árabe", una palabra puesta en uso y difundida por los llamados neoconservadores norteamericanos ya en el mismo año 2005, 2 se pretendía medrar en los países del norte de África o de Oriente Medio con la falsa y habitual retórica de la "democracia", la "libertad" o incluso los "derechos humanos" y así poder intervenir del modo que fuese necesario para cambiar las políticas de estos países en función de los intereses de las familias más poderosas (las corporaciones). La campaña de propaganda tuvo éxito y se consiguió engañar a occidente y medrar en el sur y en oriente. Así, parecía que la gente se revelaba contra tiranos que los oprimían y que pedían nuestra ayuda. Una visión, por cierto, históricamente muy colonial. Sin embargo, la "Primavera Árabe" era más una visión occidental que una realidad que estuviese ocurriendo en aquellos países donde se decía que tenía lugar.
Es curioso ver como la misma izquierda toma como propios y propias nombres y estrategias que ha marcado el poder económico, nombres y estrategias que favorecen a este y que por ello fueron creados y difundidos. Lo hemos visto con la denominación de "Primavera Árabe", pero también con la denominación de "dictador brutal", palabra acuñada por George Bush hijo para demonizar a Saddam Hussein, 3 y que se aplica a todos los dirigentes mundiales que no sean del agrado del mundo económico, sean o no dictadores, por ejemplo, Saddam lo era, aunque no peor (en realidad mejor, porque Irak tenía el nivel de vida más alto de un país árabe en Oriente Medio) que Bush, Cameron o Obama, pero ciertamente no lo eran ni Milosevic, ni Chávez, ni Gadafi, ni tampoco Assad, el presidente sirio. La estrategia de la demonización de un líder es efectiva, ya que luego prácticamente nadie se atreverá a defender a este, aunque haya sólidas razones políticas, morales e intelectuales para hacerlo. Para ver como la izquierda cae en esta trampa, bien por cobardía mezclada con intereses personales o bien por incluso desconocimiento, recomiendo este artículo: La demonización de un líder o de un gobierno.
Sin embargo, Hugo Chávez, una persona con amplia experiencia y que él mismo ha sufrido estas mismas tretas o similares, no se dejaba engañar tan fácilmente. Veía, acertadamente, el ataque a Libia como un ataque que ya fue dirigido a Venezuela y que podía volver a ser dirigido en el futuro. Ya saben: "cuando las barbas de tu vecino veas pelar..."
Aquí, aquí hay gente que tiene planes parecidos al de Libia, generar violencia aquí, generar violencia interna para luego justificar una reunión del Consejo de Seguridad y entre cinco personas deciden la suerte de un mundo. Y empiezan a esgrimir cualquier tesis, como dijeron el 11 de abril: "Chávez masacró al pueblo", ¿no se acuerdan? Aquí ya pasó eso o una parte de eso. Violencia entre nosotros, provocada por ellos, no por nosotros: militares golpistas, asaltos a un cuartel, etc. Yo recuerdo que el 11 de abril unos pilotos, traidores, venezolanos, querían levantar unos F16 para bombardear Caracas y otros pilotos listos para levantar vuelo y enfrentarse a ellos. Gracias a Dios que no pudieron despegar. Lo mismo pasaba con estos generales golpistas que querían sacar los tanques, solo que los oficiales dijeron que no, "no sacamos tanques". Querían tomar por asalto la Carlota, querían tomar por asalto Miraflores, y fue ahí cuando empezaron a dispararle a la gente, para decir Chávez está masacrando al pueblo y justificar lo mismo que están haciendo ahora en Libia. Una intervención humanitaria, ponle "humanitaria", a punta de bombas, invasión...

Ellos igual hicieron aquí cuando la colonia, igual hicieron aquí en América Latina. Se llevaron toda la plata, todo el oro, las riquezas, piedras preciosas, las perlas de Margarita las acabaron, se las llevaron, en este caso para España, y con eso, que fue un robo, es que ellos se desarrollaron. Saqueando África, saqueando América Latina, saqueando a la India, saqueando al mundo, es la verdad, es la verdad, a mí no me importa nada lo que digan de mí, con la verdad ni ofendo ni temo. 1
Además, calificaba de forma acertada a nuestros gobiernos, los gobiernos occidentales.
Pero en verdad da no solo dolor, sino asco, asco. Entonces uno ve presidentes, supuestamente democráticos de Europa ufanándose, "ya mis aviones están listos para bombardear" ... y es que se sienten orgullos de ellos, es que se sienten todavía dueños del mundo. 1
Como ven, tenemos dirigentes bastante deplorables: violentos, con infinidad de crímenes a sus espaldas, además de profundamente racistas.
Chávez no se amilanó como lo hizo la izquierda occidental ante el ataque a Libia. Cuando más sufría el pueblo libio el ataque colonial de la OTAN y de sus mercenarios de a pie yihadistas, vinculados o pertenecientes a Al Qaeda, él mantuvo su apoyo.
Y allá está resistiendo, sorprendiendo al mundo, un pequeño país de cinco millones de habitantes. ¡Viva Libia! [aplausos], ¡Viva Muamar al Gadafi! [dicho con rotunda claridad, aplausos].

La OTAN lo que da es vergüenza, además de la moral de los gobiernos europeos, etc, empezando por el yanqui. 4
Que los habitantes occidentales no entiendan ni siquiera hoy que el ataque a Libia fue una típica guerra colonial utilizando mercenarios en el combate a pie, con el asesoramiento de los servicios de inteligencia extranjeros y con el apoyo del bombardeo incesante de los aviones y la marina, se debe a que no sabían prácticamente nada sobre Libia. Sin embargo, para los expertos analistas, no los que cuentan cuentos en los medios de comunicación, para los expertos, digo, como lo eran los del Ejército de los Estados Unidos, lo que ocurrió en Libia era predecible, ellos ya lo veían en el año 2007. Al incidir en el gran número de militantes de Al Qaeda que provenían de Libia, militantes del Grupo Combatiente Islámico Libio que se fusionó con Al Qaeda en el 2007 y militantes que estaban siendo liberados de la cárceles libias debido a la presión exterior, y que iban a practicar terrorismo a Irak. Estos militantes formaban los escuadrones de la muerte que preparó el embajador estadounidense John Negroponte para desestabilizar Irak,  y que luego se usarían para desestabilizar Libia o Siria. John Negroponte ya tenía experiencia en los escuadrones de la muerte creados en El Salvador hacia finales del siglo pasado. Para entender estos sucesos que ocurrían en Libia y su trayectoria histórica, les recomiendo el siguiente informe: Libia: cuando Al Qaeda se hizo con el poder. Pese a todas estas evidencias y a que las revueltas en Libia, como en Siria, fueron desde el primer momento violentas y promovidas fundamentalmente por agentes extranjeros, había intelectuales de gran talla, como Noam Chomsky, que decían lo que debía ser o no ser independientemente de lo que realmente sucedía. 5 Así, el pensador norteamericano quería creer que la revuelta en su origen fue popular y pacífica, aunque los hechos dijesen cosas completamente diferentes 6 y que incluso rivales del propio presidente Gadafi, como el presidente de Uganda, reconociesen como debía actuar el Gobierno libio ante lo que era claramente una insurrección violenta y no manifestaciones pacíficas
Cuando los alborotadores están atacando las comisarías de policía y las instalaciones del ejército con el objetivo de tomar el poder, entonces no son ya manifestantes; son insurreccionistas. Tendrán que ser tratados como tales. Un gobierno responsable tendría que hacer un uso razonable de la fuerza para neutralizarlos. 7
Dan Glazebrook, el periodista y analista político, se mostraba aturdido ante la falta de coherencia y la irresponsabilidad del propio Noam Chomsky ante el ataque a Libia.
...en una entrevista con la BBC, a un mes ya de rebelión -y, sobre todo, a solo cuatro días antes de la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU 1973 y del comienzo de la guerra relámpago de la OTAN- él eligió calificar a la rebelión como "maravillosa". En otra parte el se refirió a la toma de la ciudad del este de Libia, Bengasi, por bandas racistas como "liberación" y a la rebelión como "inicialmente no violenta". 5
No es la primera vez que Chomsky hace cosas de este tipo, creyéndose o inventándose lo que bien le viene creer, ver por ejemplo este caso sobre Siria: El frente humanitario en la guerra colonial contra Siria Los hechos, como hemos explicado, mostraban cosas bien distintas:
La realidad muestra que los "manifestantes" eran en realidad insurgentes fuertemente armados que arrasaron secciones enteras de las paredes de hormigón armado de una base militar de Bengasi, y después se hicieron con el control de artillería pesada y de vehículos blindados antes de apoyar a los rebeldes armados en las ciudades y pueblos cercanos. 6
Un comportamiento similar, es decir, intentando cambiar la realidad e inventando un discurso de acuerdo o más acorde a interese particulares y a  lo que decían los medios de comunicación corporativos, seguían destacados intelectuales de la izquierda alternativa española, como son Pascual Serrano o Juan Carlos Monedero.
En un escrito que realizó Pascual Serrano junto a Juan Carlos Monedero: Que el miedo al imperio no nos paralice, indicaban: 
"Los levantamientos populares que se están sucediendo en los países árabes abren sin duda la peligrosa posibilidad de que despierten, e incluso faciliten, la intervención de las potencias occidentales vía OTAN, con la consecuente tragedia de ocupación, crimen y atropello a la soberanía que caracteriza las intervenciones de la Alianza y los Estados Unidos. 

Muy inteligentemente los gobiernos europeos han abandonado a los dictadores una vez comprobado que no pueden seguir manteniendo la farsa.

Mubarak, Ben Ali, Gadafi, escogieron un camino contrario a los intereses de sus pueblos y fueron arrastrados por el viento popular." 
 Bien, en el primer párrafo tienen razón muy parcialmente, ya que no hubo levantamientos populares en países como Siria o Libia. Además, en el segundo no aciertan a ver lo que estaba pasando. Los líderes occidentales, nuestros tiranos, utilicemos la palabra apropiadamente, no abandonaron al verse en una  farsa; abandonaron y atacaron a estos gobernantes porque estaban haciendo cosas que no les gustaban, especialmente Gadafi. Habían cometido el delito de buscar la independencia económica de África, encabezados por el líder libio. Recomiendo estos dos artículos, sobre la figura de Gadafi y lo que estaba ocurriendo en el continente africano: Muamar Gadafi: luces y sombras y La guerra de occidente contra el desarrollo africano continúa. El tercer párrafo, al menos en el caso de Gadafi, es completamente falso. Si algo hizo su gobierno desde su llegada, tras una revolución real, fue mejorar la calidad de vida de los libios, hasta convertirlo en el país más desarrollado de África y mejor en muchos aspectos a la propia España ( ver este enlace: Una comparativa entre la democracia en Libia durante la época de Gadafi y la de España). 8
Hugo Chávez, a diferencia de la izquierda occidental, fue un verdadero defensor y luchador por la independencia de las naciones y los pueblos, y contra el colonialismo. Él tenía un gran conocimiento en asuntos de política e historia, y sabía por propia experiencia como se comporta el imperialismo, detectando rápidamente cuando se producía un ataque o intromisión externa. Tenía bagaje moral, político e histórico, bagaje del que carece en gran medida la izquierda occidental. No olvidemos que:
En el contexto latinoamericano algunos líderes han adquirido un un conocimiento avanzado y acumulado del imperialismo de EE.UU., tanto a través del tiempo pasado en confrontación directa con él, como a través de la experiencia personal. 9
Hugo Chávez era uno de ellos.
Lo fundamental es que individuos como Chávez estaban bien "entrenados" para reconocer patrones, para juntar diferentes elementos de información, para analizar críticamente acontecimientos sobre el terreno en el contexto de acciones y proclamaciones pasadas, y para situar acontecimientos aparentemente azarosos en una imagen coherente. En el caso de Libia Chávez estuvo acertado en ver que EE.UU. buscó la primera oportunidad para intervenir militarmente, y el correctamente se opuso a eso y fue consistente sobre ello desde el principio. Chávez estuvo acertado incluso cuando aquellos que debían haberlo sabido mejor afirmaron que los EE.UU. no iban a intervenir militarmente. 9
En esta última frase Maximilian Forte se refiere a, por ejemplo, expertos en política de las universidades, como Immanuel Wallerstein, que fueron incapaces o no quisieron ver la realidad de los acontecimientos. Del mismo modo que actuó la izquierda occidental, sin coherencia, sin rigor, sin valor, sin un análisis serio sobre el terreno y ni siquiera sin realizar un mínimo análisis histórico.
Hugo Chávez estuvo completamente acertado, humana y políticamente, la izquierda occidental completamente equivocada. Y lo que es todavía peor, no han aprendido la lección. Porque seguramente no quieren, no les interesa aprenderla.

Notas:
1. Hugo Chávez: guerra en Libia. Marzo 2011. Enlace [En este discurso de marzo de 2011, cuando comenzaba el ataque a Libia y se tenía poca información, Chávez hablaba de guerra civil, aunque esta nunca existiese realmente. En sus discursos posteriores, ya con más información, como el de agosto que se adjunta en la nota 4, hablaba claramente de quiénes eran los que atacaban, mercenarios practicando terrorismo al servicio de un poder extranjero a Libia].
2. Charles Krauthammer. The Arab Spring of 2005. The Seattle Times, 21.3.2005.
3. Bush promises Saddam fair trial. BBC, 15.12.2003.
4. Discurso de Hugo Chávez ante el Consejo de Ministros, 1.8.2011. Enlace
5. Dan Glazebrook. Libya and the manufacture of consent. Al-Ahram, noviembre, 2011.
6.Tony Cartalucci. US Libyan policy: zero legitimacy. Land Destroyer.
7. Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.285.
8. Mikel Itulain. El "Déjà vu" de Pascual Serrano. ¿Es posible la paz?, 2.9.2013. Enlace
9. Maximilian Forte. Getting it right: Hugo Chávez and the "Arab spring". Zero Anthropology, 14.4.2013.
 

 ***************

La izquierda, la crisis y la justificación del colonialismo por motivos humanitarios

 El nuevo colonialismo, apoyando la "intervención" en África

Estamos asistiendo estos días, y los pasados, a lo que ya se llama un desmantelamiento del estado del bienestar. Hay que apretarse el cinturón, hay que hacer sacrificios, hay que ahorrar, dicen, aunque eso suponga hundir la educación, la sanidad e incluso la cultura. No obstante, durante todos estos últimos cincuenta años las diferencias de riqueza entre los que más poseen y los que menos se han incrementado de forma espectacular y de hecho, ahora, con la crisis, están aumentando más todavía.
Un niño de cinco años vería que esto de la crisis hace más  ricos a los que ya lo eran y deja en la miseria y la pobreza a muchísima gente. Esto lo vería un niño de cinco años, como lo vio en la obra de Hans Christian Andersen, El nuevo traje del Emperador, sin embargo, la sociedad que es "informada" en los medios de "comunicación" lo verá de otra forma y no verá tal vez esta obviedad, o si la ve no sabrá ver sus causas. Bien, algunos dirán que sí, que esto ya lo ven, y es cierto, algunos obviamente lo ven, la mayoría sin embargo no parece que vaya en ese sentido, seguramente por falta de información y puede que también por falta de interés. La información en estos temas resulta vital y en relación a esto hoy he visto un artículo muy interesante titulado Su apellido es ´crisis´, que dice cosas como:
¿Cuándo fue la última vez que una economía capitalista se mantuvo en expansión y en armonía social? Parece que hay que hacer un buen ejercicio de memoria porque no es fácil recordar semejante episodio de placidez. Y sin embargo, en el imaginario social perdura la creencia de que en una época perdida que habría que recuperar, el capitalismo pudo hacer entrega de buenos resultados. Quizás el anhelo profundo del ser humano es ese mundo de paz, bienestar y justicia. Pero esa aspiración no significa que ese mundo anhelado sea posible bajo la feroz regla del capital. La historia del capitalismo revela un proceso de continua expansión y eso ha sido interpretado como señal de éxito. Alejandro Nadal. Su apellido es ´crisis´. La Jornada. 18.07.2012.
Que nos recuerda que nuestra memoria suele ser escasa y que este sistema económico se ha mantenido muchas veces, las más, mediante una continua expansión. ¿Qué ha sido y qué ha significado esa expansión? Muchas veces, también las más, guerra, robo y matanzas a otras poblaciones y países del mundo, es decir,  la barbarie y la explotación del colonialismo. El texto citado continúa:
En varios momentos los límites a la acumulación de capital condujeron a confrontaciones inter-imperialistas y a políticas de colonización que buscaban superar esas limitaciones.Alejandro nadal. op.cit.
Hoy en día se critica con dureza la actuación de Estados Unidos en Vietnam, aunque se calla la que hizo en Corea que fue tan mala o peor, ya que Corea es un enemigo actual; también se critica lo que hizo en Nicaragua, en Irán, El Salvador o incluso en Guatemala. En el mismo sentido se es muy severo, hoy, sobre las invasiones que llevaron a cabo en su día la Alemania nacionalsocialista contra Polonia o Checoslovaquia, la de Bélgica en el Congo, la de la propia Inglaterra en Irak a principios y mediados del siglo XX o en Egipto ese siglo y también el XIX, y un largo etcétera. No obstante, hay que recordar, que todas esas guerras se justificaron y apoyaron entonces, y que se hizo de forma consistente, también por motivos humanitarios, como se hace hoy con Yugoslavia, Afganistán, Libia o Siria. Y hay poca diferencia, si es que hay alguna, entre aquellas y estas justificaciones. En Estados Unidos decían que los españoles estaban cometiendo matanzas y un genocidio en Cuba, mostraban a los españoles como monstruos que no respetaban nada; en Guatemala, a un presidente moderado, con honestidad y talento, Arbenz, que iba a llevar al país a  un progreso real para su población, lo convirtieron de cara al público, gracias a los medios de comunicación, como otro monstruo peligroso y  un dictador que iba a acabar con todo. En Nicaragua estaba la "enorme amenaza" comunista de los sandinistas, con supuestos planes para atacar a EE.UU, que poco tenían que ver con la realidad. En el caso de la invasión de Polonia por Alemania en 1939 se presentó como una intervención humanitaria para frenar las matanzas y persecución a las minorías ucranianas por parte del tiránico gobierno polaco, y era cierto esto, aunque los motivos de la invasión fuesen otros, motivos que hoy se reconocen. La invasión a Polonia por parte de la Alemania nazi es un ejemplo de libro de intervención "humanitaria" del que no se ha querido aprender
En el caso de Bélgica su actuación en el Congo se justificó para evitar el tráfico de esclavos, aunque luego fue precisamente eso lo que hizo el rey Leopoldo, tener esclavos para sus minas; vamos lo que hacen las compañías mineras occidentales hoy en el mismo lugar y excusándose en similares motivos humanitarios. 
En los ataques  británicos o estadounidenses contra Egipto se mostró a Nasser, una de las figuras más importantes contra el colonialismo, como el nuevo Hitler; título que también aplicarían a Milosevic, al que dejaron morir tras ver que no podían probar nada contra él en los juicios amañados en cortes penales creadas ad hoc. Este título de nuevo Hitler o dictador se ha aplicado a muchas personalidades del llamado tercer mundo, un ejemplo es el de Mossadegh, el Primer Ministro de Irán que fue depuesto en un golpe de Estado de la CIA por querer que Irán gestionase sus propios recursos petrolíferos. La acción de los medios de comunicación y la compra de periodistas que desinformaban tuvo una parte fundamental en ello. Otro ejemplo más  de  intervención humanitaria lo tenemos  en la actuación de Inglaterra en Egipto en el siglo XIX, que se explicó para evitar el abuso sobre las mujeres de los musulmanes, argumento similar al de la guerra contra Afganistán. Para quien quiera conocer estos casos y otros más con detalle, que merece la pena hacerlo, están obras como: Imperialismo humanitario (Jean Bricmont), The Politics of Genocide (E. Herman & D. Peterson), La quinta libertad (Noam Chomsky) o Estados Unidos y el respeto a otras culturas y países (de este autor).  
Como vemos, las justificaciones y motivaciones de las guerras y del colonialismo de hace años o siglos no son tan pasadas, son prácticamente idénticas. Se critica el pasado, pero en el presente se mantiene la misma actitud que en el pasado. Y aquí está el mal de gran parte de la izquierda actual, que sigue justificando la guerra y el colonialismo en el año 2012, después de más de un siglo de falsas justificaciones humanitarias.
Hoy la sociedad asiste prácticamente impasible a la nueva colonización de África y de Oriente Medio. Voy a poner algunos ejemplos que me parecen muy ilustrativos, aunque hay otros muchos más, de como la izquierda de hoy cae en los mismos o peores males del pasado, haciendo suyo el discurso del mundo corporativo, financiero e industrial, que son los que provocan esas guerras y se benefician de ellas, y que son los que están provocando también la tercermundialización del hasta ahora llamado Primer Mundo. Si sigues los consejos de tu enemigo ya deberías saber como va a acabar esto, sería el consejo.
Tampoco vamos a pecar de exceso de ingenuidad y pensar que en este mundo todos están engañados, hay quien tiene por misión esa, crear confusión, y de hecho para eso les pagan. Los ha habido siempre, en la caída  de Mossadegh en Irán la compra de periodistas y la emisión de artículos e informes falsos en los periódicos fue algo cotidiano, ahora no es diferente, incluso está bastante más extendido, pero pocos se paran a pensar en ello.
Entre los abundantes ejemplos donde se muestra la incongruencia de la izquierda tenemos este artículo: Cuando justificar la intervención imperialista es lo equivocado, que apareció en Liberationnews  el 17 de julio de 2012 y que critica lo que escribió Pham Binh del movimiento Occupy Wall Street Class War Camp, sobre la intervención occidental en África y Oriente Medio, que se titulaba: Libia y Siria, cuando el antimperialismo está equivocado. En él, este miembro de Occupy, indicaba que es necesaria la intervención porque lo demandan las fuerzas revolucionarias. Sin especificar claro está quienes son esas fuerzas supuestamente revolucionarias, que si se hubiese informado un poquito vería  que la poca relación que tienen con el pueblo libio o sirio es con sus sectores más fundamentalistas, y con la especial ayuda de las dictaduras saudí, catarí o jordana, además de estar muy presente Al Qaeda, Turquía y especialmente el poder político y económico occidental, es decir, las grandes corporaciones industriales y financieras; contra quien supuestamente está el movimiento Occupy, pero aquí les echan un cable, aportándoles una ayuda inestimable y casi impagable. No se debe de olvidar que entre las élites occidentales destacan por su apoyo militar a los extremistas en Libia o en Siria las de  Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Francia o España e Italia.1,2,3,4,5,6 Es fácil de comprobar, hay muchas fuentes de información, no lo ocultan ya siquiera los propios agresores, como es el caso de Estados Unidos. Entonces, ¿cómo se puede apoyar a alguien así?, ¿a un ejército de mercenarios sin escrúpulos? Hemos visto el terrible ejemplo de Libia y a algunos no les parece todavía suficiente. Además, en esta visión favorable a una intervención, eufemismo para no llamarlo invasión, se apoya ya descaradamente el colonialismo y el más puro y duro imperialismo. ¿Puede hacer esto una organización de izquierda? Vemos que lo están haciendo y aquí está el mal de la izquierda. Todo el trabajo hecho contra la guerra de Vietnam es tirado ahora por la borda. Suenan los tambores de guerra y todos se ponen en regimiento para servir en el combate a las órdenes del general (las grandes corporaciones).
He puesto un ejemplo, pero este ejemplo lo podemos trasladar a la actuación de Amnistía Internacional, a la de Democracy Now! o a la de la izquierda europea en gran medida.(7) En España podemos ver en este sentido un documento elaborado supuestamente en solidaridad con el pueblo sirio, aunque no se preocupan realmente por saber qué piensa realmente el pueblo sirio,  por un grupo de intelectuales y que fue publicado en la página de Rebelión el 4 de noviembre de 2011: "Desde Marruecos a Bahréin la reivindicación es la misma: un cambio pacífico y radical que instaure una democracia que ampare los derechos sociales y económicos de la mayoría", que en principio parece  con buena intención, pero que en realidad no tuvo en cuenta  la opinión mayoritaria de la gente de Siria, ni se analizó con rigor lo que realmente ocurría allí. Se decía lo siguiente:
Hace meses que amplios sectores de la sociedad siria se unieron a la esperanzadora ola cívica que recorre el Magreb y el Machreq bajo la denominación de “primavera árabe”. Sin embargo, la primavera siria se ha tornado en un terrible baño de sangre. Millares de manifestantes pacíficos han sido asesinados por las fuerzas de seguridad del régimen de Bachar Al-Asad, que no ha dudado en recurrir al bombardeo de ciudades y pueblos. Un número aún más elevado de personas han sido detenidas y sistemáticamente torturadas. Los derechos humanos básicos, desde el derecho a la vida al de expresión, están siendo masivamente violados por las autoridades sirias en un país cerrado a la información independiente.Quienes suscribimos esta declaración queremos expresar nuestra condena por estos hechos: no hay justificación posible para esta guerra abierta que el régimen sirio libra impunemente contra su propio pueblo.El régimen sirio miente para justificar la brutal represión de su propia población. Como tantas otras veces, la dictadura de Bashar Al-Asad vuelve a agitar como un espantajo el peligro de la ruptura sectaria o del terrorismo islamista
 Bien, decir esto es engañar sobre lo que realmente ocurría y ocurre en Siria en la guerra que ha sido provocada desde el exterior, como lo fueron las de Yugoslavia, Afganistán o Libia, y que se puede ver en la bibliografía adjunta. Siria estaba, y está, siendo invadida por organizaciones de islamistas desde el exterior, amparadas militar y económicamente por las élites occidentales, que están causando el terror en aldeas y ciudades. Esto era conocido ampliamente en Siria y también en el resto del mundo. ¿Por qué ocultar esa realidad? ¿Por qué ocultar que los principales responsables de la violencia eran estos mercenarios financiados, armados y entrenados desde el exterior? ¿Por qué no escuchar las declaraciones de los testigos civiles sirios, de las familias aniquiladas por aquellos fanáticos, de los cristianos perseguidos y de sus templos destruidos? ¿Por qué esta desinformación? ¿Se pretendía con todo ello justificar un ataque militar exterior diciendo que estos horrores no se pueden permitir y hay que acabar con ellos, echando la culpa a quien no los ha originado? La técnica es vieja, se empleó en la Primera Guerra Mundial, mintiendo sobre las supuestas atrocidades de los alemanes a la población belga, se hizo en la Segunda Guerra Mundial, en Afganistán, en Yugoslavia... Es la estrategia de mostrar supuestos horrores e indicar que tú eres responsable si permaneces impasible ante ello o te opones, pidiendo finalmente la intervención militar. Arthur Ponsonby reflejaba muy bien que la primera víctima en una guerra es la verdad, luego vienen las demás:
La falsedad es una reconocida y extremadamente útil arma en tiempos de guerra, y cada país la usa deliberadamente para engañar a su gente, para atraer a los neutrales, y para engañar al enemigo. La gente ignorante e inocente de cada país no es consciente en el momento de que están siendo engañados, y cuando todo ya ha pasado solo aquí o allí se descubren las falsedades y son mostradas. Como todo es ya historia pasada y los efectos deseados ya se han producido, nadie se preocupa por investigar los hechos y mostrar la verdad. Arthur Ponsonby. Falsehood in war time.De: No hay motivos humanitarios en una guerra 
Y sigue así el discurso de este comunicado de Rebelión cayendo en las mismas falsas argumentaciones tantas veces mostradas para justificar las guerras:
Sin embargo, sorprendentemente, cuando más solidaridad demandan los hombres y las mujeres de Siria y cuando parece más justificado y necesario hacérsela llegar desde Europa y América Latina, sectores de la izquierda internacional, defensores en sus propios países de proyectos emancipatorios con los que nos identificamos y que apoyamos, abonan argumentos justificativos de la dictadura siria, basándose en teorías conspirativas y estereotipos ideológicos que han dejado de ser válidos. No hay dictaduras “progresistas”, y condenar selectivamente los crímenes de unos gobiernos mientras se silencian los de otros nos lleva a incurrir en el mismo doble rasero que tan justamente denunciamos en nuestros dirigentes.
¿Quiénes son ellos para hablar en nombre del pueblo de Siria, de los sirios? El carácter paternalista y colonialista del texto es alarmante. Además de que el recurso a la teoría conspiratoria muestra su falta de argumentos, no hay conspiraciones, hay enormes intereses económicos que causan estas guerras y utilizan los motivos humanitarios como mero pretexto, así de sencillo y en realidad lo mismo de siempre. Sobre como funciona este mundo de corrupción político-económico, John Perkins, un antiguo "consejero económico" responsable de "convencer" y corromper a los gobiernos del mundo de acuerdo a los intereses de las corporaciones, comenta:
Y de algún modo, nuestro gobierno es invisible gran parte del tiempo, y a uno u otro nivel son las corporaciones las que llevan a cabo las políticas. Y una y otra vez, es la Corporatocracia la que forja las políticas del gobierno y luego las presenta al gobierno, y se convierten en políticas del gobierno. Así hay una relación increíblemente íntima entre ellos. Esto no es ninguna  teoría conspiratoria ni nada parecido, esta gente no tiene que juntarse a conspirar para hacer cosas, trabajan todos bajo un supuesto fundamental, y es que deben maximizar los beneficios sin importar el coste social o medioambiental.Confesiones de un gánster económico. 
Si algo quiere la gente de Libia, como la de Siria o Egipto, es que occidente deje de avasallarlos y someterlos. Ese es el mal que padecen, no necesitan en absoluto la típica intervención paternalista colonialista que se pide y que ha destrozado y destroza a estos países. De hecho Libia ha vuelto a un colonialismo incluso peor al que tenía hace 50 años. Además  en este escrito de Rebelión se acusa a aquellas personas, que con razón y sentido común se oponían a toda esta barbarie "intervencionista" que está sucediendo y sucedía, de condenar selectivamente. ¿Tendrán quienes justifican la actuación occidental la conciencia tranquila por los miles de muertos en Libia?, ¿por la matanza y destrucción de Sirte?, ¿con lo que está pasando en Siria?

 Destrucción de Sirte por la OTAN





Todavía queda esperanza

La violencia en Siria se para en el momento en que se deje de  armar y financiar a los extremistas islámicos, que ya han impuesto la ley sharia en un país que antes era tolerante como Libia. Y el gobierno sirio no tendría otra opción que convocar unas elecciones libres, que pueden ser controladas por organismos independientes, como se hizo en Rusia o Venezuela, y como se debería hacer también en Estados Unidos o España, estas dos últimas "democracias" de muy poca calidad, por la que muestran poco interés muchas organizaciones de izquierdas y las organizaciones humanitarias.
Además, ¿por qué esa fijación contra Siria?, que tiene muchas cosas que mejorar, es obvio, pero, ¿por qué no contra Arabia, Emiratos Árabes, Bahréin o Catar?, cuyos registros de respeto por los derechos humanos son mucho peores, recordando que Siria es el único estado secular de la región. ¿Por qué una vara de medir tan diferente? Y,  ¿quién es occidente para interferir y quitar  y poner gobiernos por el mundo? ¿Qué ejemplo de derechos humanos puede dar EE.UU., Francia o Gran Bretaña? ¿Miramos su historia? ¿Recordamos Vietnam, Corea, El Salvador, Guatemala, Afganistán, Haití, Argelia o Irak, por poner solo unos ejemplos?
Es triste decirlo pero el colonialismo y el racismo siguen muy presentes.
El fanatismo islámico en Oriente Medio y ahora en África lo está extendiendo el imperialismo estadounidense, ellos fueron a por Nasser, a por Mossadegh, a por Qasim, a por Lumumba, ellos son el enemigo de la democracia, los que  han evitado y evitan la democracia. ¿A quién quieren engañar?
Es triste ver también que en ese grupo de personas haya gente como Javier Sádaba, o que Gaspar Llamazares se haya dejado arrastrar por este sinsentido cuando en la situación de Libia se mantuvo integro.
Una izquierda que sigue  justificando el colonialismo, las guerras y, en definitiva, la mala cara y la brutalidad del capitalismo con falsas excusas y desinformación, difícilmente puede aportar ninguna solución. Lo estamos viendo, la sociedad está bloqueada y esta izquierda tiene una gran responsabilidad en ello. Y la élite económica sabe esto, sabe  del bloqueo mental y moral que ha sufrido la izquierda, que tomó valores de esta élite como propios, engañándose a sí misma y engañando a otros muchos más, lo saben y se aprovechan de ello. Están tomando estas medidas, los recortes, no por que sean necesarias, que en modo alguno lo son para la sociedad, sino porque saben que ahora pueden actuar libremente, que pueden eliminar incluso los derechos que tantas luchas costaron, porque no tienen un rival social ni ideológico. Los medios de comunicación, la publicidad de las transnacionales, e incluso el cine, han hecho su función, adormeciendo a una sociedad que ahora aturdida se despierta ante una pesadilla que es real. Los trabajadores se durmieron, la élite económica no.
El reconocimiento de la realidad por parte de Fraser fue acertado [refiriéndose a que el presidente del sindicato más poderoso de  EE.UU. declaró en 1978 que los dirigentes de la comunidad empresarial habían elegido la lucha de clases unilateral] aunque tardío. Lo cierto es que los dirigentes empresariales y sus asociados en otros sectores de las élites dominantes estaban constantemente dedicados a una siempre presente guerra de clases, que se convirtió en unilateral, sólo en una dirección, cuando sus víctimas abandonaron tal lucha. Noam Chomsky. Prólogo a Hay Alternativas (Vicenc Navarro et al) (7)
PS: También hay que decir que el reconocimiento de la realidad de lo que que ocurría y ocurre en Libia o Siria por parte de estos últimos autores, como son Noam Chomsky y Vicenc Navarro, además de otros muchos más, todavía no se ha dado. Ellos mismos, en este sentido, igual que el mundo corporativo, viven en un mundo de grandes mentiras. Ver La postura de Hugo Chávez ante el ataque a Libia: la que debió tener y no tuvo la izquierda occidental.. (PS realizado el 18.04.214).


Notas:
 

1. Michel Chossudovsky. Syria: NATO next "humanitarian" war?
2. Michel Chossudovsky. Libya and the "arab spring"
3. Tony Cartalucci. Ending Syria´s violence
4 Voltaire Network. Syria
5. Suha Mustafa. Kossayr: así empezó todo. http://www.voltairenet.org/Kossayr-asi-empezo-todo
6. Charlie Skelton. The syrian opposition: who is doing the talking?
(7) Nota: posteriormente a este artículo se escribieron otros sobre el papel de las organizaciones humanitarias, de organizaciones como Democracy Now!, o de personalidades de la izquierda en la guerra colonial y en concreto en la guerra que se desarrolla contra Siria.
Mikel Itulain. El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria. Red Voltaire. 12.9.12. Enlace
Mikel Itulain. El mal ejemplo de Democracy Now! y de la izquierdaEnlace
Mikel Itulain. Cuando la izquierda se deja arrastrar por la influencia del poder económicoEnlace

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2012/07/por-que-la-izquierda-no-es-capaz-de.html
 
***********

Con igual firmeza nos opondremos a los planes imperialistas de la OTAN"

CGT: SOLIDARIDAD LIBERTARIA CON LA LEGÍTIMA REVOLUCIÓN DEL PUEBLO SIRIO

Nos posicionamos del lado de la revolución en Siria. Una revolución de la gente común, de un pueblo, el sirio, que se une para afirmar el derecho a la vida libre, digna, sin humillaciones. Un pueblo compuesto por gentes de distintas procedencias, culturas, creencias, unidos en la lucha por la libertad.
   La revolución siria es parte de la oleada revolucionaria, un despertar de millones de personas en Oriente Medio y Norte de África en curso desde hace ya, muchos meses, y que empezó la revuelta y la lucha contra las tiranías, en Túnez, con la muerte de una persona con muchísima dignidad, llama encendida que será siempre recordada en nuestros corazones rojinegros.
   Denunciamos sin paliativos la barbarie del régimen asesino de Basahr al-Assad que reacciona con absoluta brutalidad ante el clamor revolucionario. La feroz represión del dictador y su clan es responsable de la muerte de miles de personas, incluidos cientos de niños y niñas, decenas de miles de heridos y refugiados.
   El pueblo sirio desafía la represión, la tortura, las masacres, los bombardeos que el régimen criminal está llevando a cabo continuando con su lucha. Mientras se está produciendo una carnicería, hay una pasividad del mundo. Denunciamos la soledad de la revolución siria así como el silencio y/o la complicidad de tantos estamentos políticos y sociales, pero con igual firmeza nos opondremos a los afanes imperialistas de las fuerzas de la OTAN y sus Gobiernos títeres, que en caso de intervenir no lo harán para que sea el pueblo sirio quien decida su futuro, sino que lo harán para crear fuerzas que refuercen el servilismo tanto al capitalismo, como a los intereses sionistas.
   A su vez denunciamos la ocupación israelí y su actitud colonizadora tanto en Siria como en Palestina así como la implicación de Arabia Saudí, Qatar, los emiratos del Golfo y los sectores más integristas que están utilizando los sentimientos religiosos para atizar la violencia los enfrentamientos y ampliar su influencia en la zona como están intentando hacer en Túnez, Egipto, Marruecos,..
   Remarcamos el carácter mayoritariamente pacífico de la revolución, una revolución que afirma y expresa el derecho de que son los sirios y las sirias a decidir sobre su futuro. Y el derecho de autodefensa de la vida por parte de los y las revolucionarios y revolucionarias
   Denunciamos la desinformación desde ambos lados del espectro político que confluyen en negar por una u otra razón la existencia de una revolución auténtica en Siria, sin dejar opción a la lucha del pueblo sirio para ser ellos quienes decidan qué camino seguir
 

En base a nuestra posición frente a esta situación:

   Apoyamos la revolución del pueblo sirio en su afirmación de los derechos de justicia y dignidad. Estos emanan de cada individuo y del derecho inalienable a la vida que ninguna consideración estratégica ni política tiene el derecho de negar o conceder.
    Por ello, nos comprometemos a continuar del lado del pueblo, apoyarlo en su duro camino hacia la libertad y a difundir nuestro posicionamiento solidario contra las matanzas en Siria y los vientos de guerra en Oriente Medio que confluyen en ir contra la revolución y sus protagonistas. Creemos en una sociedad libertaria donde los pueblos busquen los caminos para su emancipación y por lo tanto la CGT, como organización sindicalista y anarquista, anclada en la península ibérica, pero con clara vocación internacionalista, debe apoyar sin ambages dicha lucha emancipadora. Somos conscientes de la dificultad de este hecho, pero eso no nos apartara del camino de la solidaridad y la fraternidad entre los pueblos oprimidos
    Hacemos un llamamiento a nuestra militancia, a la sociedad civil de los pueblos del estado español, a las organizaciones afines, a todas las gentes de bien, a todos y todas que compartan estas líneas para que apoyen cualquier muestra de solidaridad que vaya en esta línea de defensa de la revolución y de defensa del derecho inalienable de todo pueblo oprimido que es capaz de luchar por su propia emancipación, sin caer en dogmatismos, manipulaciones y tergiversaciones intencionadas hacia un lado u otro, y, que con esa actitud, olvidan y permiten con su silencio, la terrible represión sufrida, hasta ahora, por los verdaderos protagonistas, el honrado y valeroso pueblo sirio.

 ***************

Guerra "no convencional", guerra "blanda" o guerra "suave". Continuación de: ¿Existe hoy en día un imperio? Parte III.

Las corporaciones marcan las directrices a seguir: políticas, económicas e incluso militares. Lo expresan a través de sus think tanks, como el Council on Foreign Relations o Brookings,  de los medios de comunicación, de las ONGs y de las organizaciones apodadas como humanitarias.
Pueden ver este caso aplicado a Siria: Los intereses económicos detrás de la guerra en Siria
En la imagen el entramado corporativo detrás de la NED. Fuente

Si recuerdan, la invasión militar de Irak por parte del ejército de los Estados Unidos y sus aliados en el año 2003 no despertó muchas simpatías. Era una agresión demasiado abierta, seguramente demasiado descarada, y cosas de este tipo no gustan aquí ni en ningún otro lado. Esto hizo reflexionar al poder económico, que es quien realmente decide si hay guerra o no. Esta reflexión condujo a adoptar una postura más oculta, sin dejar de hacer la guerra, pero de forma que no sea el ejército quien intervenga de forma tan visible y directa, utilizando, en cambio, estrategias de desgaste, de difamación, de utilización fraudulenta de los derechos humanos en contra del gobierno o país que se quiera atacar, de modo que la población occidental, incluida la izquierda, finalmente colaborase, dando su apoyo y bloqueando a los movimientos que se oponen a la guerra. Además, los ejércitos que se utilizan en estas nuevas guerras emprendidas, guerras no "convencionales", guerras "blandas", son mercenarios contratados, principalmente extremistas islámicos. De este modo se consigue un doble provecho: no hay bajas en las propias filas, ya que no van reclutas o soldados del país, y se une a ello que estos mercenarios están vinculados a organizaciones consideradas terroristas, por lo que si las cosas se tuercen, puede ser tal circunstancia utilizada como una excusa para intervenir directamente con el propio ejército, alegando que hay que combatir el terrorismo. Terrorismo, dicho sea de paso, que se ha creado y curiosamente y supuestamente se quiere erradicar. Algo completamente contradictorio y completamente falso, pero en sociedades como las occidentales con una desinformación tan acusada en temas políticos todo es posible.
Esta apoda como "guerra no convencional" o "guerra blanda" no es algo nada  nuevo, siempre se ha llevado a cabo por parte de los imperios. Utilizándola según el objetivo a perseguir y especialmente también según el grado de formación política y de sensibilidad democrática y humana de la propia población, que es finalmente quien aceptará o no que todo esto se pueda dar. Pues, recordemos, no es posible continuar una guerra con una mayoría de la población en contra, o se la convence o finalmente hay que parar antes de que sea demasiado tarde para quienes están dirigiendo esa sociedad.
Si vamos, por ejemplo, al Manual de Entrenamiento de Guerra No Convencional de las Fuerzas Especiales del Ejército de los Estados Unidos, 1 podemos ver un esquema de cómo se procede para llevar a cabo este tipo de guerras.


Así, normalmente se aprovecha algún tipo de descontento en el propio país o en el propio gobierno objetivos, por ejemplo, en el caso de Venezuela tras la llegada de Hugo Chávez el de la oligarquía venezolana que había vivido en el privilegio dirigiendo el país según su provecho y capricho, y en el caso de Libia aprovechando la venalidad de algunos dirigentes que se dejan sobornar y el de organizaciones o grupos vinculados al fundamentalismo islámico que también se venden a los intereses de las corporaciones extranjeras, al prometerles poder y jugosos beneficios si colaboran en el derrocamiento del gobierno y el sometimiento del país a los intereses económicos extranjeros.
Como en el mismo manual y esquema mencionados se indica, se crea una atmósfera de descontento con el uso de la propaganda, para ello se utilizan medios políticos, económicos o psicológicos para desacreditar al gobierno. Este efecto de crear esta atmósfera artificial, normalmente no se da en el país que se ataca, ya que la población allí es consciente y sabe lo que ocurre. De hecho no se ha conseguido en Venezuela, como tampoco se consiguió en Libia o ahora en Siria. En todos los casos el apoyo a sus gobiernos era mayoritario por parte de la población. La propaganda tendrá efecto en aquellos lugares donde se desconozca la realidad social, política y económica de ese país, como es el caso de los países occidentales, que no saben realmente lo que allí sucede. Aquí, en el mundo occidental, es fácil inventarse e incluso invertir la realidad, hasta tal punto que muestras o manifestaciones de apoyo a un gobierno o un presidente pueden hacerse pasar por lo contrario, sin que apenas los habitantes occidentales, tan ignorantes, lo noten. Vean los siguientes ejemplos:

Falsificación del diario  madrileño ABC, en la que indica: Manifestación contra el gobierno sirio. ABC. 22.06.2011. 2 
Aunque en realidad es a favor de él, se aprecian muchas fotos de Bashar al Assad, el presidente de Siria, además de las dos estrellas verdes de la bandera oficial siria, así como el color rojo de su banda superior; la de los llamados "rebeldes", la antigua bandera colonial, tiene tres estrellas rojas y el color de su banda superior es verde.

Foto de Europa Press, publicada en varios medios. Ej., Público: 1.8.2011. 3 Indicando que: “Ciudadanos sirios salen a la calle para protestar sobre el Gobierno”, pero la manifestación es a favor de Assad.
Tomada de LibreXpresion.org,  donde se ha iluminado la cara del presidente Assad para que se vea más claramente todavía la manipulación.

De manipulaciones tan burdas e incluso peores tienen muchos más ejemplos, tantos que necesistaríamos varios volúmenes de una enciclopedia. Lo triste es que los ciudadanos occidentales se tragan este tipo de falsificaciones y embustes sin el menor rubor, lo que habla por cierto muy mal de su nivel intelectual y cultural. Vean algunos más:


La realidad siria, como la de Libia o la de Venezuela, era y es prácticamente la opuesta a la contada por los medios de propaganda del poder económico occidental, que quiere llevar el ataque a estos países o gobiernos porque no son sumisos y no siguen sus dictados. Es decir, no se someten estos estados a los intereses de las corporaciones occidentales. Tenemos en los tres casos  manifestaciones de apoyo al gobierno masivas, todavía más masivas y sin apenas oposición real en Siria y Libia, debido a la popularidad de sus líderes y a que ambos países han sufrido un ataque militar exterior brutal. Vean muestras del enorme apoyo al presidente sirio, Bashar al Assad:

Manifestación de apoyo en Damasco en oct. 2011

Manifestación de apoyo en Aleppo. oct. 2011 Enlace


La propaganda para engañar a la población occidental se lleva a cabo utilizando una campaña enorme de desinformación y de presión psicológica, de modo que las personas no sean capaces de analizar con rigor y serenidad lo que sucede en aquel país o lo que hace en concreto aquel gobierno. La presión psicológica se lleva a cabo demonizando al líder o al gobierno, acusándole de crímenes horribles y mostrándolo como un dictador sanguinario. Les recomiendo este enlace para comprender que base tan poco sólida tiene esta acusación de demonización y, sin embargo, que efectos tan terribles conlleva: La demonización de un líder o de un gobierno. Vean, además, dos ejemplos concretos, uno con el que fuera el líder libio Muamar Gadafi y el otro con el presidente sirio:

Portada del diario Público el 22 de febrero de 2011
(Ver explicación en este artículo: Los medios de comunicación y la guerra en Libia)


El "carnicero" Assad, acusado por The Independent en mayo de 2012 de la masacre de Houla (informe CIAR).
Aunque dicha masacre fuese obra de los terroristas islámicos que tanto apoya la prensa y nuestro poder económico y político
¿Quién está  entonces realmente empapado de sangre: el presidente Bashar al Assad o el poder económico occidental con sus medios de comunicación y sus organizaciones de "derechos humanos"?

 Tal propaganda la llevan a cabo quienes son los portavoces directos del poder económico, los medios de comunicación corporativos. Estos tienen una responsabilidad enorme en la violencia que se ha extendido por gran parte del planeta, porque ellos con sus engaños, mentiras y ocultaciones han hecho posible que lo que no son otra cosa que bárbaras y despiadadas guerras de agresión sean vistas como intervenciones para defender la libertad o ya, en el colmo de la hipocresía, como "intervenciones humanitarias". Es muy aconsejable que analicen con rigor y detenimiento el siguiente enlace sobre la actuación de los medios de comunicación, que están tan alejados del periodismo y también de la ética:


Pero, como hemos señalado en el párrafo anterior, se aduce a una "intervención humanitaria" y aquí aparecen otro tipo de organizaciones que son expertas no en la defensa sincera y honesta de los derechos humanos, sino en la utilización de los derechos humanos con otros fines, en concreto y principalmente en fines políticos y económicos. Estamos hablando, claro está, de las apodadas como organizaciones humanitarias. La más conocida de ellas es Amnistía Internacional. Estas organizaciones reciben financiación, publicidad y apoyo de todo tipo del mundo corporativo, del poder económico.
La financiación de Amnistía no es mostrada de forma clara, tiene estructuras  de cobertura para tratar de ocultarlo. Hay que ir a una organización como Amnesty International Limited para ver cómo recibe dinero de las corporaciones (ej. Open Society del criminal financiero Soros) o de gobiernos, como el británico, o de la propia Comisión Europea. Esta, la Comisión Europea, forma parte de la Troika (junto al Banco Central Europeo y el FMI), que están destruyendo con las corporaciones la democracia y el nivel de vida en Europa, y curiosamente financian a Amnistía, lo que nos dice muchas cosas. Se puede ver quienes la financian en este archivo del enlace en la página 8/45:Amnesty funding  "The Directors are pleased to acknowledge the support of the John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, the Oak FoundationOpen Society Georgia Foundation, the Vanguard Charitable Endowment ProgrammeMauro Tunes and American Jewish World Service. The UK Department for International Development(Governance and Transparency Fund) continued to fund a four year human rights education project in Africa. The European Commission (EuropeAid) generously awarded a multi-year grant towards Amnesty International’s human rights education work in Europe." 
 Enlace: Amnistía Internacional
 La ventaja de la utilización de este tipo de organizaciones por parte del poder económico es que gozan de prestigio social gracias a las campañas de propaganda que se han hecho durante años y a que se muestran como imparciales política y económicamente. Por este motivo son tan útiles como también son especialmente peligrosas. Verán que los medios de comunicación echan mano de ellas para ganar credibilidad en sus campañas propagandísticas, especialmente las difamatorias y acusatorias contra los líderes o gobiernos demonizados. En el siguiente ejemplo vemos como Human Rights Watch, otra organización "humanitaria", falsifica unos informes y estos son presentados como aval de cara al público para desacreditar al Gobierno sirio por un medio de comunicación, en este caso El País.

La estrategia ya es habitual y antigua, las organizaciones humanitarias preparan informaciones no contrastadas o sencillamente fabuladas a propósito y los medios de comunicación hacen de caja de resonancia mostrando que si una organización humanitaria lo dice debe de tener credibilidad y veracidad, la población occidental se lo cree todo y después viene la guerra de agresión.Esto hizo el diario español El País el 10 de septiembre, un medio que claramente apoya a los "rebeldes" vinculados a Al Qaeda y la guerra de agresión colonial contra Siria. Ver este enlace: El periodismo al servicio del dinero. Esto decían: 
"HRW acusa a El Asad de estar detrás del ataque químico en Damasco"."Es la primera organización no afiliada a ningún bando que afirma la responsabilidad del régimen sirio en el uso del gas tóxico". 


El artículo completo sobre la falsificación de Human Rights Watch es el siguiente: Human Rights Watch y el ataque químico en Siria.
Casos similares, utilizando también información falsificada y fraudulenta, se hicieron también con Libia
Y cita [El País] a organizaciones de derechos humanos como fuentes de la veracidad de la supuesta matanza contra los civiles: 
Las organizaciones de derechos humanos Human Rights Watch y Amnistía Internacional están actuando de portavoz de lo que ocurre en el país, bajo un régimen dictatorial desde hace 42 años. HRW maneja la única cifra con cierta vitola de oficialidad: 233 muertos y un millar de heridos. Pero la cifra podría ser más alta. Fuentes de un hospital de Bengasi han asegurado a Reuters que, sólo en ese centro sanitario, son más de 300 los fallecidos y la FIDH ha dicho que la cifra de muertos se sitúa entre los 300 y los 400.
Como ven, se trata de organizaciones y medios diferentes, pero con un fin común. Fin que nada tiene que ver ni con el periodismo ni con los derechos humanos.
Además de estas organizaciones "humanitarias", que son habitualmente ONGs, hay un entramado mucho mayor de otras ONGs cuyo fin es infiltrarse, socavar el prestigio y la imagen del gobierno, poner a la población en contra, desestabilizar, etc, etc. En mi blog tienen un ejemplo de parte de este entramado de ONGs en el caso de Venezuela, lo tienen en el lateral derecho y se titula: Venezuela: riesgos para su democracia, las corporaciones y las ONGs, pueden descargarlo y consultar como operan estas con el fin de minar la soberanía de un país con el propósito de someterlo a un poder externo, que es el que las dirige y les marca los objetivos. Se trata de un claro ejemplo de injerencia externa en los asuntos internos de un país, en perjuicio de este y en beneficio de alguien externo. Como en el caso de las organizaciones humanitarias mencionadas aquí, también se apoyan en su supuesta imparcialidad y en que su único interés es, además de los derechos humanos, aspectos como la democracia, el medioambiente, la defensa de tal etnia o cualquier otro tipo de excusa que manipulada pueda dar algún provecho. Como en el caso anterior el fin es otro y aquí tampoco se piensa realmente en la democracia, en el medioambiente o en tal cultura, lengua o etnia, sino, como antes también, en cómo utilizar estos para dañar la imagen del gobierno de ese país.
Y para completar el cuadro de la manipulación entre los medios de comunicación, las organizaciones humanitarias y las ONGs entra en acción la izquierda política. La izquierda, buena parte de ella aunque no toda, la que está menos preparada en política e historia apoya de forma instintiva y no racional todo lo que suene a rebelión, revolución o insurgencia, sin pararse a pensar que precisamente los movimientos más reaccionarios y criminales de la historia han procedido de esa forma, mediante revoluciones, rebeliones y siendo insurgentes y rebeldes. Ahí tienen el caso del fascismo, en Italia, Alemania o en la misma España, aquí, si recuerdan, se les apodó como "rebeldes". Esta izquierda, aunque no tiene gran influencia social fuera de su ámbito, sí es clave para bloquear a aquellos movimientos de la izquierda que por sentido común y razón se oponen a lo que no son otra cosa que agresiones imperiales y guerras coloniales. De este modo dan una legitimidad clave a estas guerras de agresión, que lo que persiguen realmente, recordémoslo, es minar la soberanía de estados que se mantienen independientes respecto al poder económico extranjero. Si la izquierda y los intelectuales y medios alternativos de la izquierda apoyan estas intervenciones "humanitarias", ¿cómo no van a ser ciertas? Es evidente que no lo son, los hechos ahí están, pero no importa, una vez ganada cierta "legitimidad" social gracias a la izquierda, se procede al ataque militar sin reparos, como se hizo en Yugoslavia y también en Libia.
¿Por qué hace esto la izquierda? Bien, hay diferentes motivos. Uno importante, y que no vamos a pasarlo por alto, es el de aquellos líderes de la izquierda que trabajan realmente en beneficio de otros sectores sociales y no en los que dicen defender. Siempre el poder económico ha infiltrado y sobornado a los líderes de izquierda, no sean tan ingenuos para pensar que esto no ocurre ahora, de hecho ocurre ahora más que nunca. Otros motivos pueden ser, por ejemplo, la ignorancia o la debilidad en las posiciones de uno mismo, la falta de valor o de confianza, entre otras cosas porque la misma izquierda se ha negado a ver la realidad social, incluso de su propio país, abandonando cualquier ideología congruente, como la marxista-leninista, y abrazando curiosamente la de sus enemigos, la de los grandes propietarios. Buena parte de las personas que constituyen la izquierda apenas siguen unos lemas y unas consignas muy simples, que en realidad, por su ambigüedad, pueden servir para todo, añadido a esto suelen carecer de formación e información política e histórica, lo que los  hace muy vulnerables a la manipulación y al engaño. En este río revuelto suele ser fácil la pesca para los pescadores de las corporaciones. Para un análisis más detallado de la terrible actuación que ha tenido y está teniendo la izquierda en el apoyo a estas despiadadas guerras coloniales que se están dando hoy mismo les dejo el siguiente enlace, donde encontrarán abundante información que podrán analizar y contrastar:

 La tragedia de la izquierda. (Articulo de mas arriba)

Una vez creada toda esta atmósfera de tensión, de demonización y de desprestigio hacia el gobierno o líder objetivo, si este no cae mediante esta presión artificialmente creada, entonces se recurre al uso de la violencia militar. Aquí, habitualmente, se arman organizaciones mercenarias que cometerán todo tipo de actos vandálicos y de terrorismo, con el propósito de dañar la estructura social y económica del país y, al mismo tiempo, de acusar al propio gobierno de cometer esos actos o de callar ante ellos y solo mostrar la respuesta legítima de este ante semejante agresión. En el caso de lo que ocurría Libia lo expresaba hasta un rival de Muamar Gadafi, el presidente de Uganda Yoweri Museveni:
Cuando los alborotadores están atacando las comisarías de policía y las instalaciones del ejército con el objetivo de tomar el poder, entonces no son ya manifestantes; son insurreccionistas. Tendrán que ser tratados como tales. Un gobierno responsable tendría que hacer un uso razonable de la fuerza para neutralizarlos. 4
La realidad en Libia era clara, aunque esto no se supo en occidente:
La realidad muestra que los "manifestantes" eran en realidad insurgentes fuertemente armados que arrasaron secciones enteras de las paredes de hormigón armado de una base militar de Bengasi, y después se hicieron con el control de artillería pesada y de vehículos blindados antes de apoyar a los rebeldes armados en las ciudades y pueblos cercanos. 5
En Siria el ataque militar por parte de los escuadrones y batallones de mercenarios prácticamente se repitió, en realidad muchos de los actores, macabros, en el norte de África se desplazarían posteriormente a Oriente Medio. Para entender cómo se desarrollo esta insurgencia promovida desde el exterior dejo a su disposición estos enlaces aclaratorios:



Lo que hacían los "insurgentes", "revolucionarios", "luchadores por la libertad" o "rebeldes" en aquellos países era muy pero muy diferente a la narrativa inventada y fabulada por los medios de comunicación, las organizaciones humanitarias y la propia izquierda. Ellos mismos lo cuentan, veamos el caso de Siria:
No hubo tales manifestaciones populares y pacíficas: 
Había aquellos que seguían presionando a otros para salir a la calle, pero la respuesta era que la gente quería ir a su trabajo diario para ganarse la vida. Les dijeron que cada uno conseguiría 500 libras sirias tomando la calle.  
"Jamal Ramadan", un sastre, solía venir a "al-Abada" y ofrecer a aquellos parados y saqueadores 500 libras sirias por salir a las calles, el viernes, después de realizar las oraciones. Así, solían salir a las calles y asaltar aquellas tiendas cerca de la mezquita, además de romper los cristales de los coches que aparcaban en las cercanías.  
"Jamal " recibió fuera de la ciudad emires de fuera de Siria, como los dos emires saudíes: "Abu al-Amir" y "Abu al-Walid", además del emir de Jordania "Abu Abdullah" . Nos dijeron que debíamos tomar las armas contra el Estado. Nos suministraron a los presentes, 10, 20 o 30, con armas y empezaron a adiestrarnos como usar las armas.  
Imad Khaiti y Amar Ward Esham solían darnos órdenes, pues ambos estaban al mando de las manifestaciones. Solían informarnos, por ejemplo, que deberíamos reunirnos a la hora de los rezos de la tarde en la gran mezquita. 
Entre nosotros había alguno que elaboraba piezas de hierro en forma de estrella, que eran usadas para echarlas a lo largo de las carreteras para que cuando  los vehículos   de las fuerzas de seguridad apareciesen en el lugar los neumáticos serían rajados por estas piezas de hierro. Lo que se traducía en una parada total en su marcha. Además, los financiadores nos suministraban explosivos  con los cuales atacábamos a las fuerzas de seguridad. Así explotarían y serían golpeados y heridos por la metralla.  
Solíamos prender fuego a neumáticos a la noche, a contenedores de basura vacíos, además de tirar piedras y grandes trozos de hormigón en medio de las calles. Movimos la parada de autobuses cerca de "al-Baladiya" y la tiramos en medio de la calle, pues no había fuerzas de seguridad en aquel momento. Nuestro único propósito era solo destruir. 
(De: Escuchando a los rebeldes en Siria
El uso de armas de fuego por parte de los "manifestantes" fue también desde el comienzo
 
Solíamos ponernos ropas civiles, esconder nuestras armas debajo de nuestra ropa y tomar parte en las manifestaciones. Solíamos disparar a las fuerzas de seguridad en el momento en que aparecían. Muchos civiles que no tenían nada que ver con ello eran muertos. Solíamos pedir a la gente que no se retirase ni se asustase durante los choques con las fuerzas de seguridad y nosotros solíamos dispararles a ellos también, pero ellos no nos escuchaban. 
 
Los vehículos de las fuerzas de seguridad solían pasar junto a los manifestantes sin incluso molestarlos. Pero los manifestantes solían disparar deliberadamente al vehículo. Tendían a entrar en conflicto con las fuerzas de seguridad, así iría a peor. 
"Abu Iskandar" me dijo que una manifestación se dirigiría al pueblo de "al-Nashabiya", dándome un rifle de corredera y ordenándome esconderme, disparar a los manifestantes  y más tarde acusar a las fuerzas de seguridad.6 
Los medios de comunicación y las organizaciones humanitarias entrarían en acción tras las algaradas y el terrorismo de estos mercenarios, pero no acusando a estos, a sus verdaderos autores, sino culpando al gobierno que trataba de controlar esta violencia.
Aquí tienen el papel de Amnistía Internacional: 
El papel de Amnistía Internacional en la guerra contra Siria
Amnistía Internacional: su actuación en la guerra de agresión sobre Libia 
Los medios de comunicación mentían sin rubor:
El papel de estos, de los medios de comunicación, fue también demencial: 
Los medios de comunicación corporativos y la guerra contra Siria
Los medios de comunicación y la guerra en Libia 
Ante las atrocidades de los escuadrones de la muerte se extendía el silencio, tantos en los medios corporativos como en las organizaciones "humanitarias". 
Sheikhs  de "Duma" vino con ocho personas y me ordenó matarlos a  todos después de emitir una fatwa. Llevé a los ocho a la zona de "al-Ib"  y les disparé matándolos a todos. No sabía nada sobre ellos. Pusimos los ocho cuerpos en un agujero que era 5 m de largo, 5 m de ancho y 4 m de profundo, donde los enterramos y cubrimos el agujero con tierra.  
Robamos un jeep de la zona de "Al-Medan" y condujimos armados hasta la plaza del pueblo de "Nashabiya" para elegir entre las chicas  que estaban allí de edad de 25. Elegimos algunas de ellas a punta de pistola y nos las llevamos a una granja a lo largo de la carretera de "al-Marj". Las violamos, permanecieron secuestradas durante 6 horas. Más tarde las dejamos a los largo de la carretera de "Nashabiya".   
Los coches bomba eran preparados en las zonas de "M´adamiya" y "Jdeida", para ser detonados más tarde dentro de Damasco. Los perpetradores solían entrar en Damasco por las circunvalaciones, sin pasar por los puntos de control, además de preparar otros coches bomba en Damasco.   
Vean la respuesta de los medios occidentales y de estas organizaciones "humanitarias" ante, por ejemplo, los crueles atentados terroristas con coches bomba en las ciudades contra civiles:
La falta de rigor y de ética de los medios corporativos: atentados terroristas en Damasco
Las organizaciones "humanitarias" ante los atentados terroristas en Damasco
Los medios de comunicación distorsionaban e inventaban por completo la realidad:
No más que 60 solían salir a las calles, pero cuando volvíamos a casa y veíamos los canales de televisión al-Jazeera o Wisal, quedábamos asombrados al ver que 1.500 salieron a las calles en la ciudad de Duma. No obstante, solíamos decir que eso era para nuestro propio beneficio. 
Artículo: Venezuela, Ucrania, Siria, Libia...: la misma estrategia de subversión violenta.
En Venezuela ya ha habido intentos de subversión violenta de este tipo, ya conocen el golpe de Estado de 2002, como ocurren ahora en Ucrania, y volverán a repetirlos, aunque en estos casos son más cautos porque la información que llega de estos países es mayor que en el caso de Siria y Libia, donde la marea de desinformación arrasó con todo lo que pudo, y pudo con bastante.

 Una vez visto todo esto, es fácil entender que para saber si un país va a ser atacado, si es objetivo del poder económico occidental, no tienen más que mirar a la "información" de los medios de comunicación, o a los "informes" de Amnistía Internacional o de otra ONG al respecto. Cuando se ceban con alguien están intentando envenenar a la opinión pública para que odie a alguien que no deberían ni tenían por qué odiar. Porque no hay que odiar a un líder que quiere la independencia económica de su país y no someterse  a la dictadura de los tiranos de las corporaciones occidentales. Odien si quieren a quien tienen motivos para odiar, a estos tiranos que son la causa de su mala situación social y económica y no a demonios creados artificialmente y falsamente. Los tienen aquí, no hay que ir a países lejanos a buscarlos.
Como ven, he entrecomillado el título guerra "no convencional", guerra "blanda" o guerra "suave", porque en realidad esta guerra, aunque reciba este tipo de calificativos y nombres, sí ha sido y es algo convencional, algo tradicional, el mismo presidente de los Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy nos lo recordaba:
Hay otro tipo de guerra -nueva en su intensidad, antigua en su origen-, guerra de guerrillas, subversivos, insurgentes, asesinos; guerra por emboscada en vez de por combate, por infiltración en vez de agresión, buscando la victoria erosionando y cansando al enemigo, en vez de enfrentarse con él. Se aprovecha de los disturbios. 6
Estas guerras, pese a que aparentemente son menos bruscas, no son menos crueles, no son menos mortíferas, tal vez incluso lo son más. Y sobre aquellos que de un modo u otro las han apoyado descansa una terrible responsabilidad, responsabilidad que no borrará las toneladas de propaganda y mentiras que han reproducido y que ni siquiera borrará el paso de los años.

Por supuesto, este artículo, como la mayor parte de mi obra,  ambos van dedicados a las víctimas inocentes de la venalidad y codicia de unos pocos, así como a aquellos que se alzaron firmes y lucharon contra esta tiranía que se extiende por el mundo envuelta en un falso halo de democracia, libertad y de derechos humanos. Por ellos escribo.

Notas:
1. Special Forces Unconventional Warfare. Headquartes Department of the US Army. TC 18-01. November 2010.
2. Siria pide sugerencias en internet para completar la Ley de Partidos. ABC. 22.6.2011.
3. Siria: Público intenta hacer pasar manifestaciones pro-gubernamentales como protestas de signo contrario OTRA VEZ. LibreeXpresion.org. 1.8.2011.
4. Maximilian Forte. Slouching towards Sirte. NATO´s war on Libya and Africa. Baraka books, 2012, p.285.
5. Tony Cartalucci. US Libyan policy: zero legitimacy. Land Destroyer.
6. Tony Cartalucci & Nile Bowie. Subverting Syria: How CIA, contra gangs and NGOs manufacture, mislabel and market mass murder. Progressive. 2012, p.8.

 

La tragedia de la izquierda


LA CULTURA DE LA QUEJA Y LA IRRESPONSABILIDAD DE LA IZQUIERDA

CUANDO LA IZQUIERDA SE DEJA ARRASTRAR POR LA INFLUENCIA DEL PODER ECONÓMICO 

LA IZQUIERDA, LA CRISIS Y LA JUSTIFICACIÓN DEL COLONIALISMO POR MOTIVOS HUMANITARIOS


EL MAL EJEMPLO DE DEMOCRACY NOW! Y DE LA IZQUIERDA


¿POR QUE LA IZQUIERDA APOYA EL ATAQUE A SIRIA? 

 LA IZQUIERDA EN ESTADOS UNIDOS Y EN EUROPA Y LA GUERRA DE AGRESIÓN A SIRIA 

 
EL ´DÉJÀ VU ´DE PASCUAL SERRANO


LA DEMONIZACIÓN DE UN LÍDER O DE UN GOBIERNO 

POR UN PUÑADO DE DÓLARES

LAS REVUELTAS EN SIRIA NO SON NI FUERON UNA REBELIÓN POPULAR NI PACÍFICA 

JUAN MANUEL DE PRADA DA UNA LECCIÓN A LA IZQUIERDA 

Mikel Itulain
Mi fotoEscritor nacido en el País Vasco español. Los textos que se exponen en los blogs son obra de este autor, salvo indicación expresa. Se permite su reproducción siempre que se cite la fuente y al autor. A basque writer from the Spanish Basque Country, interested in cultural, political, economical, historical, scientific, religious and other kind of affairs that happen around the world.


No dejes de visitar el blog de  Mikel Itulain

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario