jueves, 7 de agosto de 2014

El agradecimiento como principal recompensa. Lisanka González Suárez

Únicamente quien ha estado lejos de su tierra puede comprender la soledad que se llega a sentir aún rodeado de amigos; cuánto pesan la separación de la familia, de los vecinos; añoranza por las seguras calles cubanas... 

Hasta pronto. Foto: Folhapress



Para quienes vimos partir los primeros 1 214 médicos cubanos en agosto-septiembre de 2013 con destino a Brasil para integrar el núcleo inicial de la misión cubana de colaboración en el programa Más Médicos junto con los más de 10 000 que fueron llegando posteriormente, nos parece que el tiempo ha transcurrido volando. Esa sensación tuvimos este verano cuando comenzaron a regresar a la Isla para unas bien ganadas vacaciones.

Enrique Capote La O opina que se puede afirmar que “Más Médicos es un éxito, porque con nuestra presencia hemos revertido la situación en materia de salud en los lugares más remotos y desatendidos.” Foto: Guerrero Ocaña, Maylin
Algunos no contuvieron su emoción al pisar el suelo cubano y así lo expresaron a su arribo: “...Sentir que la distancia es demasiada, que ha pasado mucho tiempo de la última vez que viste a tus seres queridos, que necesitas tocar tu tierra, y abrazar las costumbres de tu patria..”
Muchas veces el trabajo cubre como un escudo los vacíos que la ausencia deja y que a veces minimiza hasta el momento de la partida. Algunos logran retenerlo justo hasta que se aproxima el aterrizaje y desde la altura ya se definen las palmas reales, que parecen más esbeltas.
Únicamente quien ha estado lejos de su tierra puede comprender la soledad que se llega a sentir aún rodeado de amigos; cuánto pesan la separación de la familia, de los vecinos; la añoranza por las seguras calles cubanas, las discusiones fraternales en lengua natal sobre el último partido de béisbol; en las noches calurosas sentarse en el malecón y esperar el tradicional cañonazo de las 9 de la noche, o en el parque principal de cualquier pueblo cubano. Todos esos grandes y pequeños vacíos son compensados sin embargo con la sagrada misión de curar, proteger y salvar a las personas más pobres dondequiera que se encuentren, en los sitios más difíciles o inhóspitos, en cualquier parte del mundo.
De la forma más sucinta posible se desprende de lo que expresó a Granma la doctora Iraide Ivette Lozano Hildago, médico general integral de la provincia de Holguín: “Nos hemos tenido que enfrentar, además de la nostalgia por nuestros seres queridos, a un nuevo idioma, una nueva situación alimentaria y costumbres, a enfermedades que en Cuba ya no existen y aquí tienen una incidencia preponderante; pero realmente la satisfacción de contribuir a sanar a una persona que nunca ha sido visitada por un profesional de la salud, simplemente por la lejanía de su comunidad, es inmensa”.

Doctora Ivia Ávila Aguilera: Lo que nos sostiene son sus actitudes, su agradecimiento, y su solidaridad, a pesar de su pobreza. Foto: Jose M. Correa
Y es que desde su arribo a tierras brasileñas, los galenos cubanos han dado atención a un gran número de personas con padecimientos crónicos en estadios avanzados que ni siquiera habían sido diagnosticados.
Otro sensible tema, reflejado hasta por algunos medios de prensa brasileños, es el impacto causado por los galenos de la mayor de las Antillas en su atención a sus pacientes.
A eso se refirió la doctora Ivia Ávila Aguilera, también holguinera, ubicada en el Estado de Ciará, integrada a un equipo que atiende siete puestos de salud con una población de alrededor de 1 350 pacientes que habitan zonas agrestes. “En estas condiciones hay muchísimos médicos. Pero lo que nos sostiene son sus actitudes, su agradecimiento y su solidaridad a pesar de su pobreza. Esa es su forma de agradecer, compartiendo con nosotros lo poco que tienen y haciéndonos sentir más cómodos a diario”.
Para la doctora Yasmit Aday, que labora en el municipio Joinville (estado de Santa Catarina), ha sido .una gran experiencia ejercer la profesión en ese país, donde existe tanta competencia entre el sector privado de salud y el público, que en ocasiones incide negativamente en la atención que recibe el pueblo.
“Pero en esta parte que quedaba desposeída, el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ha logrado llevar la salud, a través del proyecto con nuestros médicos y con médicos de otros lugares como España, Portugal y México”, comenta Aday.
Una de las cosas que más impresionan a la mayoría de los doctores entrevistados, fue la disparidad social que existe en ese país sudamericano. “Hay muchas diferencias, personas con mucho dinero y otras sin nada, que son aisladas y discriminadas. La población está muy agradecida y satisfecha con nuestro esfuerzo, atendemos sin distinción a cualquier tipo de personas, desde las más humildes hasta las de clase más acomodada. Al comienzo fue difícil, encontramos cierta resistencia de algunos sectores, pero poco a poco logramos integrarnos”, indica Yamila Valdés, doctora que colabora también en el estado de Santa Catarina, pero en el municipio de Jaragua.

Doctora Wilma Zamora. La doctora artemiseña, con misiones anteriores en Guatemala y Bolivia, sufrió a su llegada un gran impacto con la región indígena del Amazonia. Foto: Guerrero Ocaña, Maylin
Mientras circula esta edición el doctor Enrique Capote La O, de Santiago de Cuba, debe estar contando los días que le quedan en su ciudad natal junto a los suyos, a donde llegó luego de un año de duro trabajo en Macapá, ciudad capital del estado de Amapá, en la región de la Amazonia, pero a la vez ansioso por darles seguimiento a sus pacientes.
A su arribo, reflexiona sobre la esencia que distingue a los profesionales cubanos de la salud: su entrega diaria. De ahí que en su opinión se puede afirmar que Más Médicos es un éxito, “porque con nuestra presencia hemos revertido la situación en materia de salud en los lugares más remotos y desatendidos. A nuestra llegada determinados grupos de poder desplegaron una guerra mediática enorme en contra de nuestra presencia y del programa implementado por el gobierno de Dilma Rousseff. Pero la calidad de nuestros médicos y la naturaleza del trabajo que desarrollamos han echado por tierra toda esa campaña; la realidad ha demostrado la pertinencia de Más Médicos, y los millones de personas atendidas son la prueba más sólida de esa realidad”.
Las opiniones que los recién llegados han expresado a la prensa nacional reafirma que los médicos cubanos gozan del reconocimiento mundial en todo el mundo no sólo por su preparación profesional sino por su calidad humana y la disposición de acudir a dondequiera que se encuentren quienes los necesiten.
http://www.granma.cu/cuba/2014-07-21/el-agradecimiento-como-principal-recompensa


Descargar en pdf picando sobre la imagen o AQUÍ


DEL ARCHIVO
Frank significa libertad
Al conmemorarse hoy, 30 de julio, el Día de los Mártires de la Revolución, Bohemia comparte, de su archivo, este artículo sobre Frank País publicado siete años atrás, cuando se cumplía el aniversario 50 de su muerte

No hay comentarios:

Publicar un comentario