martes, 17 de junio de 2014

El «fuego amigo» del bombardero nuclear por Manlio Dinucci

El error que acaba de costar la vida a 5 militares estadounidenses en Afganistán reveló a la opinión pública internacional que Estados Unidos está utilizando bombarderos nucleares con fines convencionales… y también pone de relieve los peligros que ello implica. Manlio Dinucci aborda el tema.
Red Voltaire


La noticia de que 5 militares estadounidenses murieron bajo «fuego amigo» en Afganistán es mucho más importante de lo que han dado a entender los medios de prensa. De hecho, esos medios evitaron mencionar el hecho que los 5 militares –que no eran simple soldados sino miembros de las fuerzas especiales (las que están participando activamente en la guerra secreta que actualmente se desarrolla en Afganistán)– murieron como resultado de un error cometido por un bombardero estadounidense B-1 que ellos mismos habían solicitado para destruir una posición enemiga.

El B-1 Lancer, del que se produjeron 100 ejemplares durante los años 1980, es un bombardero furtivo de ataque nuclear capaz de volar 12 000 kilómetros sin reabastecerse. Al terminar la guerra fría, 68 de esos aparatos fueron adaptados al uso de diferentes tipos de armamento no nuclear, fundamentalmente bombas de fragmentación, bombas teledirigidas a través de sistemas de localización GPS y misiles de crucero. Después de haber sido utilizado para bombardear Irak en 1998 y Yugoslavia en 1999, el B-1 fue utilizado masivamente en Afganistán a partir de 2001 y en Irak desde 2003. En este video puede verse un B-1 mientras bombardea una localidad afgana con bombas de fragmentación.


Como los bombarderos B-1 Lancer pueden también transportar bombas y misiles nucleares su uso en una acción de guerra real deja abierta la puerta a una rápida mejoría cualitativa del dispositivo militar gracias al uso eventual de dichos bombarderos en un ataque nuclear. Lo mismo sucede con los bombarderos estratégicos estadounidenses B-2 Spirit, concebidos para su uso en ataques nucleares y que también fueron utilizados con armas no nucleares en las guerras contra Yugoslavia, Irak y Libia. Dos B-2 Spirit llegaron el domingo de Estados Unidos a la base inglesa de Fairford, donde se integran a un grupo de 3 fortalezas volantes B-52. «El posicionamiento en Europa de bombarderos estratégicos estadounidenses reforzará la interoperabilidad con nuestros aliados», declaró el almirante Haney, jefe del Mando Estratégico de Estados Unidos. Por supuesto, eso incluye a Italia, diligente guardiana de las bombas nucleares estadounidenses. 
 
Fuente
Il Manifesto
 
Traducido al español por la Red Voltaire a partir de la versión al francés de Marie-Ange Patrizio
 
Manlio Dinucci

Geógrafo y politólogo. Últimas obras publicadas: Geocommunity Ed. Zanichelli 2013 ; Geografia del ventunesimo secolo, Zanichelli 2010 ; Escalation. Anatomia della guerra infinita, Ed. DeriveApprodi 2005.

Sabotaje al gasoducto South Stream
Unión Europea, órgano de dominación al servicio de Estados Unidos

Lo que no dice Federica Mogherini
«El arte de la guerra»

  La globalización de las Fuerzas Especiales
«El arte de la guerra»

La OTAN empuja la Unión Europea a una nueva guerra fría


 Contraofensiva rusa en el frente del este
«El arte de la guerra»

  Los artículos de esta autora o autor

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario