jueves, 20 de marzo de 2014

Los trabajadores de Panrico ocupan la sede de CC.OO en Barcelona tras la traición del sindicato

"Cuando no faltan ni 24 horas para la celebración del juicio sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Panrico en la Audiencia Nacional, la empresa ha convocado esta mañana a una reunión informal a los representantes de los sindicatos CC OO y CGT, que impugnaron el procedimiento de despido colectivo que supone 745 despidos en seis fábricas,
para plantearles un aplazamiento. El argumento expuesto por la dirección de la compañía para solicitarlo es que en Cataluña, donde la planta de Santa Perpètua de Mogoda que es la más perjudicada por el ERE y está en huelga desde hace cinco meses, hay un proceso de mediación abierto con la Generalitat. Ayer, con todo, la asamblea de trabajadores de la planta catalana rechazó la última propuesta del Gobierno catalán, que rebajaba de 154 a 103 los despidos.

Ante la solicitud de Panrico, CGT se ha negado a aceptar el aplazamiento pero no ha sido así en el caso de CC OO, que a nivel confederal mantiene una dura pugna con la federación catalana. José Tomé, responsable de empresas del sector en el sindicato CC OO, ha matizado que aceptan "el aplazamiento pero en ningún caso se retira la demanda contra el ERE". Fuentes jurídicas de la CGT argumentan su negativa a suspender el proceso "porque ayer [martes] los trabajadores de Santa Perpètua rechazaron en asamblea la última propuesta de la Generalitat". Lo que ocurrirá mañana, pues, es que se celebrará una vista en la que el tribunal decidirá si aplaza o no el juicio. La posición de UGT, que también estaba hoy en la reunión, era hoy de menor trascendencia, porque no es parte demandante en el proceso.

La decisión de los representantes de CC OO a nivel estatal ha provocado indignación entre los huelguistas de Santa Perpètua, que se han desplazado a la sede del sindicato en la Via Laietana de Barcleona. Allí se han enfrentado --incluso con algunos golpes-- con el secretario general, Joan Carles Gallego, y también con el secretario general de la federación de agroalimentaria, Miguel Ángel Domínguez.

Los trabajadores de Panrico de Santa Perpètua esperan el juicio previsto para mañana como agua de mayo, porque de él dependerá en buena parte el desenlace del conflicto. Si la justicia cuestionara el ERE, saldrían reforzados, mientras que si lo declarara legal, su futuro estaría en peligro, porque el director general de Panrico, Carlos Gila, lleva meses amenazando con el cierre de la planta próxima a Barcelona. El de la Audiencia no es el único proceso judicial abierto en este conflicto: también está pendiente en los juzgados de Sabadell la sentencia sobre la legalidad o ilegalidad de la huelga que los trabajadores mantienen desde el pasado 13 de octubre."


elpais

No hay comentarios:

Publicar un comentario