jueves, 13 de marzo de 2014

El petróleo de Soria y Repsol una amenaza mortal para las Islas Canarias. por Francisco González Tejera

Si miramos al horizonte en cualquier lugar de las Islas Canarias, vemos como sombras de la muerte numerosas plataformas petrolíferas, que ya forman parte del paisaje, como agoreras de sangre y dolor en un archipiélago destruido, donde su pueblo bate tristes records en las estadísticas de un estado criminal: desempleo, hambre infantil, desahucios ejecutados por la bofia, suicidios por razones económicas, fracaso escolar, corrupción político-empresarial generalizada, junto a otras lacras construidas paso a paso, robo a robo, pelotazo a pelotazo, por una casta política vergonzosa, la que ocupa coches oficiales, privatiza, saquea el patrimonio público, destruye el medio natural y gana millones a costa de la miseria y la identidad cultural de todo un pueblo.

El millonario ministro Soria, mal canario y traidor a su
gente, es uno de los culpables directos del inminente expolio de los mares isleños. Junto a la empresa multinacional Repsol, promueve que se desarrollen prospecciones a pocos km de las islas, donde de descubrirse petróleo estaríamos condenados/as a unos más que posibles desastres naturales, que acabarían de un plumazo con el turismo y destruirían una biodiversidad marina única en el planeta, donde, entre otras riquezas, conviven más de 45 especies de cetáceos, algunos en grave peligro de extinción.

Este paraíso marino no supone nada para estos especuladores y destructores de la vida natural, nos venden falsamente desde sus comprados voceros mediáticos, trabajo y progreso, para toda la gente de las islas. Lo mismo que hicieron hace 40 años cuando prometieron que la riqueza del turismo se quedaría en Canarias, destruyendo barrancos mágicos, playas vírgenes, montañas sagradas para el antiguo pueblo canario, que habitó libre estas tierras antes de la esclavitud y el genocidio castellano. Todo era mentira y enseguida llegaron las grandes empresas alemanas, holandesas, noruegas…, que compinchadas con empresarios y políticos cipayos han destruido gran parte de nuestra tierra, dejando los trabajos más humillantes, donde menos se cobra, para los/as habitantes de un archipiélago actualmente al borde de la quiebra social y económica.

Ahora de nuevo nos hablan de trabajo para todos/as, de “dolces vitas” maravillosas, de millones de euros y dólares, de riquezas ilimitadas, de una especie de nueva Arabia Saudita isleña, con jeques cañís, limusinas, Eurovegas, putas de lujo, casinos y bases militares de la Alianza Terrorista OTAN, encargada de guardarles los sucios culos y las inmensas riquezas a los ladrones y criminales imperialistas.

Esta es la imposición que nos llega desde el colonial gobierno español: más sangre, más miseria, más desolación, más aculturización, más hambre infantil, la destrucción inminente de la biodiversidad marina. Un nuevo paso hacia la conversión de Canarias en la casa de putas de Europa, del imperio gringo.

Ese viejo proyecto que paramos un 12 de marzo histórico, en el triunfante referéndum donde arrasó masivamente el NO o a la OTAN en Euskal Herria, Catalunya y Canarias. Hace tantos años, tanta lucha y unidad de nuestra gente contra la mafia criminal de la guerra, del petróleo, del genocidio de los pueblos africanos, que se hace ahora de nuevo realidad y viene disfrazado de democracia, de troikas asesinas, de una Unión Europea integrada por gobernantes sin escrúpulos, dispuestos a todo para seguir saqueando y asesinando con sus políticas a pueblos enteros.

El petróleo es otra excusa, una más, para terminar con nuestras vidas, con la madre naturaleza, con unos mares, una tierra canaria que debe ser patrimonio de la humanidad, lugar de encuentro de los pueblos del planeta, aquellos que sigan creyendo firmemente en la esperanza de un futuro de paz, respeto, tolerancia, amor y ternura solidaria.

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario