jueves, 29 de diciembre de 2011

Efemérides: Asalto al tren blindado en Santa Clara (Cuba)

Efemérides:  Asalto al tren blindado en Santa Clara (Cuba)

Domingo 28 de diciembre de 1958   
Enviado por V. Antonio Lopez

Entre los meses de octubre y primeros días de diciembre de 1958, la tiranía preparó un tren blindado cuyo objetivo sería su traslado hacia la parte oriental de Cuba, para reforzar militarmente el Ejército Batistiano en esa zona.

El tren integrado por miembros del cuerpo de Ingeniería del Ejército de Fulgencio Batista, llegó a Santa Clara el 24 de diciembre de 1958 y su composición era la siguiente: 2 locomotoras, 22 vagones y un coche motor-explorador, así como 408 efectivos entre oficiales, soldados e ingenieros militares y una gran cantidad de armamentos.

Como parte del aseguramiento defensivo de Santa Clara, ante el inminente ataque rebelde, el tren blindado fue ubicado hacia el este de la ciudad, en las faldas de la Loma del Capiro, cuya cima también fue reforzada con soldados del convoy militar.

El 28 de diciembre de l958 comenzó la Batalla de Santa Clara por las tropas rebeldes que, comandadas por Ernesto Che Guevara avanzaron por la Carretera de Camajuaní hacia la ciudad. Los primeros encuentros se desarrollaron en esa vía, iniciándose posteriormente el combate contra los defensores de la Loma del Capiro, el que se mantuvo durante ese día y parte del próximo.

En la noche del 28, el pelotón dirigido por el Capitán Ramón Pardo Guerra (Guile), llevó a cabo su objetivo, consistente en destruir la línea férrea para facilitar el descarrilamiento del tren, si éste retrocedía para refugiarse en la ciudad, e impedir el cruce de refuerzos desde el Regimiento "Leoncio Vidal" hacia los lugares de combate.


El pelotón de Ramón Pardo Guerra compuesto por 23 hombres con un bull-dózer levantó el tramo de la línea del ferrocarril sobre la carretera y atravesó una motoniveladora en la vía férrea. A las 5 de la madrugada del 29, estaban posesionados del lugar y listos para combatir.

En horas del mediodía del 29 al ser desalojados los defensores de la Loma del Capiro, éstos se refugiaron en el Tren Blindado, que avanzó rápido hacia la ciudad, hostigados por los combatientes rebeldes, y al tratar de fugarse, caen en la línea férrea destruida, descarrilándose el coche motor-explorador, lo que ocasionó el desplazamiento de los primeros vagones, por lo que el tren quedó inmovilizado.

De inmediato comenzó el ataque dirigido por el teniente Roberto Espinosa Puig, estableciéndose un combate desigual en el que tres vagones con 41 prisioneros estaban en manos rebeldes. Cerca de las 5 de la tarde el Capitán Ramón Pardo Guerra propuso una tregua al Comandante del tren, la cual fue aceptada. Las conversaciones comenzaron. El militar de la tiranía batistiana pidió hablar con Ernesto Che Guevara y durante la misma, este último lo conminó a rendirse en un término de 15 minutos. Antes del plazo fijado aceptaron la rendición.

Las armas ocupadas fueron de inmediato puestas en acción y, en manos de los combatientes rebeldes, contribuyeron a la liberación definitiva de Santa Clara. Además se envió parte del armamento al Comandante Camilo Cienfuegos para la toma de Yaguajay.



Con la caída del tren blindado, la tiranía sufría un duro golpe material y moral en Santa Clara. Lo que ellos consideraban un baluarte para la defensa de la ciudad y para futuras operaciones combativas, era liquidado en apenas hora y media de acción. Con esta acción se puso de manifiesto la maestría combativa y estrategia utilizada por Ernesto Che Guevara, así como la cooperación del pueblo y la desmoralización del ejército batistiano.

Tras la toma del Tren fueron cayendo los distintos puntos atacados en la ciudad, hasta que el día 1ro de enero de 1959, se produce la rendición incondicional del regimiento No 3 “Leoncio Vidal” con lo que queda definitivamente liberada Santa Clara. La toma de la capital villareña formaba parte importante de la estrategia general del Ejército Rebelde; con dicha acción terminará en Las Villas la orden trazada por el Comandante Fidel Castro.

La acción de descarrilamiento, asalto y toma del Tren Blindado de la tiranía batistiana por las tropas rebeldes de la columna # 8 “Ciro Redondo comandadas por Ernesto Che Guevara el 29 de diciembre de 1958, fue uno de los hechos más relevantes durante la última etapa de nuestra gesta insurreccional, por lo que el 29 de diciembre de 1971 se erige un monumento a dicha acción en su propio escenario histórico. Años más tarde, el 13 de julio de 1986 adoptaría una nueva concepción artística, siendo su autor el escultor cubano José Delarra.

El monumento esta situado en un área de 50 m de ancho por 200 m de fondo, limitado por la vía férrea y el río Cubanicay en Santa Clara, Villa Clara. Fue este lugar el escenario de descarrilamiento, asalto y toma del Tren Blindado de la tiranía batistiana.
El complejo lo conforman cinco elementos escultóricos que representan las acciones realizadas por los rebeldes, así como cuatro vagones originales, el bull-dózer utilizado para levantar la línea férrea y un coche plancha.
Loma del Capiro.


Los vagones ambientados en su interior muestran fotos de los acontecimientos, así como pertenencias de las fuerzas que participaron en la contienda y armas similares a las capturadas al enemigo. Fue declarado Monumento Nacional de la República de Cuba el 30 de enero de 1990 junto a la Loma del Capiro, elevación situada en el extremo de la ciudad, hacía el límite con la circunvalación, entre la Carretera Central y la Carretera a Camajuaní.

Este conjunto se encuentra constituido por tres elevaciones. La más pequeña y occidental con 176.5 m de altura y las dos cimas restantes casi gemelas, conocida como Dos Hermanas con cotas de 185.9 m y 188.4 m respectivamente. La loma del Capiro es un símbolo de la ciudad, suministro de frutas, plantas medicinales y otros bienes, fue escenario de combates durante la Batalla de Santa Clara en la guerra liberadora de 1959.

Posee además una ubicación estratégica, valor paisajístico y magníficas condiciones visuales sobre la ciudad. En ella se emplazó un monumento realizado por José Delarra en el año 1988 que representa la unión de diferentes calibres de armas de fuego proyectados hacia el cielo unidas por un aro. La escultura representa la defensa del cielo de la Patria y reposa sobre una base de mármol. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada