martes, 28 de junio de 2016

"Las contradicciones se exacerban. La lucha de clases se agudiza" EDITORIAL + revista ESPINETA AMB CARAGOLINS-26 ...y mas

"...La crisis del capitalismo pone de manifiesto que hasta la socialdemocracia se ve incapacitada de dar concesiones económicas a las clases más desfavorecidas. La centralización y concentración de capitales borra las diferencias entre los diferentes gobiernos que obedecen de una u otra manera al capital financiero. No olvidemos que la fase imperialista no acabó. Las contradicciones se exacerban. La lucha de clases se agudiza. Se caen las máscaras..."

EDITORIAL DE ESPINETA AMB CARAGOLINS / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-
En junio de 1916, Lenin terminó de escribir el folleto conocido por el título "El Imperialismo, fase superior del capitalismo". El post modernismo, con Hart y Negri, y posteriormente con John Holloway, pretendió dar por terminada esta fase. Desde este espacio venimos sosteniendo en reiteradas editoriales que esta fase no concluyó. Al contrario: la globalización es un salto cualitativo. Para dar cuenta de la vigencia de las palabras del Pelado, lo citamos textualmente:


http://issuu.com/espineta/docs/espineta26?e=0/36710256    "Por eso, sin olvidar la significación condicional y relativa de todas las definiciones en general, las cuales no pueden nunca abarcar en todos sus aspectos las relaciones del fenómeno en su desarrollo completo, conviene dar una definición del imperialismo que contenga sus cinco rasgos fundamentales siguientes, a saber: 


1) la concentración de la producción y del capital llegada hasta un grado tan elevado de desarrollo que ha creado los monopolios, que desempeñan un papel decisivo en la vida económica;



2) la fusión del capital bancario con el industrial y la creación, sobre la base de este "capital financiero", de la oligarquía financiera;



3) la exportación de capital, a diferencia de la exportación de mercancías, adquiere una importancia particular;



4) la formación de asociaciones internacionales monopolistas de capitalistas, las cuales se reparten el mundo,



y 5) la terminación del reparto territorial del mundo entre las potencias capitalistas más importantes. El imperialismo es el capitalismo en la fase de desarrollo en la cual ha tomado cuerpo la dominación de los monopolios y del capital financiero, ha adquirido una importancia de primer orden la exportación de capital, ha empezado el reparto del mundo por los trusts internacionales y ha terminado el reparto de todo el territorio del mismo entre los países capitalistas más importantes". 



   A nuestro entender, todos estos rasgos descritos hace 100 años no solo continúan vigentes sino que se han exacerbado. Basta observar el globo terráqueo para dar cuenta de las disputas imperialistas: Irak, Siria, Libia, Venezuela, Ucrania son escenarios donde se dirime el pulso de las diferentes potencias imperialistas. Y los pueblos de Europa quedamos a la espera de conocer qué profundidad alcanzará esta guerra interimperialista cuando concluyan las maniobras militares "Anakonda"  que la OTAN, dirigidas por el Estado mayor yanqui y que tiene por centro de un escenario geográfico muy amplio el territorio polaco pues es la escenificación de un sueño, cercar a la Rusia de Putin.



   El Estado español pretende no quedarse fuera del tablero de ajedrez. Tendencialmente incapacitado de convertirse una potencia imperialista, busca no perder posición en el mercado: visitas diplomáticas a Cuba, Venezuela, la visita de Obama programada para el 9 de julio al Estado y de paso hacia Polonia donde sus generales dirigen los ejercicios militares "Anakonda-16" y la formación de un gobierno que transmita "estabilidad" a los mercados son movimientos encaminados a no perder protagonismo en esta nueva reorganización mundial. Y para poder mirar hacia el exterior no le queda más remedio que mirar al interior del Estado.  


      El poder oligárquico, acostumbrado a gobernar el Estado como si se tratara de una finca feudal, al ver lo que ve: ausencia de un líder carismático que sea indiscutido para la burguesía, el fraccionamiento político en que ha ingresado la clase dominante y la amenaza de desguace de la España atada y bien atada, por ahora sólo declamativa (¿sólo por ahora?), que a diario salen de bocas soberanistas, conflictos sociales de toda índole y de vieja data a los que hay que darle solución cuando no se cuenta con los fondos necesarios y mucho menos contar con la voluntad política de repartir la riqueza, cae en la perturbación (no llega a temor, todavía).  


    En Catalunya el Proces, o mejor dicho, el pacto de estabilidad de gobierno acordado entre Junts pel Sí y la CUP ha "mutado", según palabras de una diputada de la organización anticapitalista, en un instante. Y por lo tanto el Proces se ha de "reconducir".


    "¿Qué es un "instante"? Una situación, cuya duración temporal puede ser más corta o más larga, pero que se destaca del proceso que conduce hacia ella por el hecho de que en ella se concentran las tendencias esenciales del proceso, de modo que en tal instante ha de tomarse una decisión respecto de la dirección futura del proceso. Esto quiere decir: las tendencias alcanzan una suerte de punto culminante, y según cómo se actúe en la situación dada, el proceso asume una nueva dirección, después del "instante" .


    Las condiciones subjetivas, aspecto pasado por alto en corrientes "marxistas" que sólo hacían, y hacen, hincapié en las condiciones objetivas -perdiendo de vista que las condiciones objetivas son resultado del factor subjetivo- modificaron el transcurso rectilíneo de la legislatura.



    Es pronto para evaluar las consecuencias. Las repercusiones provenientes de la derecha catalana y españolas eran previsibles y no cesarán en el corto y mediano plazo. Resta esperar cuanto músculo le queda a la CUP para sostener la pulseada. La moción de confianza a la que apela el President Puigdemont redobla la apuesta que, sin disimulo alguno por parte del españolismo, le ofrece total apoyo.



     Hace un mes invitamos a leer y discutir colectivamente dos obras de Lenin. Una de ellas "El Estado y la Revolución". No era en vano. La crisis del capitalismo pone de manifiesto que hasta la socialdemocracia se ve incapacitada de dar concesiones económicas a las clases más desfavorecidas. La centralización y concentración de capitales borra las diferencias entre los diferentes gobiernos que obedecen de una u otra manera al capital financiero. No olvidemos que la fase imperialista no acabó. Las contradicciones se exacerban. La lucha de clases se agudiza. Se caen las máscaras. El Estado muestra su rostro. Es un proceso. Preparémonos para el instante.



Revista



***************

 ULTIMAS PUBLICACIONES  EN EL BLOG

Completando la “experiencia asistiendo a algunas sociedades en transición” de la Fundación Fiedrich Ebert... Iroel Sánchez Y...

La información publicada por los organizadores permite conocer que el primer panel del evento sobre “Cuba y sus desafíos actuales” realizado por Cuba Posible en  la sede neoyorkina de la Open Society Foundation del multimillonario Gorge Soros estuvo moderado por el Señor Uwe Optenhogel, director de la Oficina de la Fundación Friedrich Ebert en Bruselas, quien hizo las preguntas a los panelistas, otorgó la palabra y también opinó, destacando, y ofreciendo para Cuba, su “experiencia asistiendo a algunas sociedades en transición”  según su propia expresión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario