sábado, 23 de agosto de 2014

MUJERES KURDAS, DEL PKK, FORMAN MILICIAS CONTRA LOS TERRORISTAS DEL EI, ORGANIZADOS POR LA OTAN Y SUS ALIADOS DEL GOLFO.

Formidables combatientes contra los terroristas "islamicos" (organizadosy financiados por la OTAN, los Emiratos Arabes, Arabia Saudi, Israel), por que son formidables revolucionarias que llevan defendiendo sus vidas, su pueblo, su soberania... frente a al imperialismo turko, yanqui... desde tiempo inmemorial.

La presa de Mosul ha sido recuperada gracias a la participación de las milicias del Partido de los Trabajadores de Kurdistán, una organización que resiste desde hace décadas, defiende sus vidas, su pueblo... frente a los
ataques y la represión del imperialismo turco, y como no, es  considerada por EE.UU y la OTAN como una organización terrorista, como todas las organizaciones populares que defienden con firmeza  su soberania y la construcción de ka sociedad que ellxs decidan.  Estas milicias resultaron formidables combatientes en la batalla contra el EI....


Todos han notado la contradicción de los que hasta hace poco calificaban el Emirato Islámico de «combatientes de la libertad», cuando esa organización operaba en Siria, y ahora se indignan ante sus fechorías en Irak. Pero ese discurso –de por sí incoherente– resulta perfectamente lógico en el plano estratégico: los mismos individuos debían ser presentados como aliados ayer y hoy como enemigos, aunque siempre estuvieron –y siguen estando– a las órdenes de Washington.


PARTE 1 Democracy Now! celebrando la victoria de los “rebeldes” (Al Qaeda) en Libia. Para más información sobre esta organización “progresista”, que recibe financiación de las corporaciones y a las que ayuda en su estrategia de colonialismo, tienen este informe:

HOLLANDE ADMITE QUE FRANCIA ESTÁ ARMANDO A LOS TERRORISTAS EN SIRIA

 
*******************
BREVE HISTORIA DEL PARTIDO DE LOS TRABAJADORES DEL KURDISTÁN (PKK)
Tras el colapso del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial, una gran parte de su territorio fue ocupado por las potencias aliadas. Después del armisticio de 1918, la disputa sobre el status futuro del Kurdistán se dirimió entre las potencias aliadas y los turcos. La burguesía turca, habiendo asegurado el control del aparato estatal que dejaron sus predecesores otomanos, tomó el control de una gran parte del Kurdistán. Los ingleses ocuparon y controlaron el total del sur de Kurdistán, incluyendo la rica zona petrolífera de Mosul y Kirkuk. Antep, Urfa y Maras fue ocupado por los franceses. El Tratado de Sevres en 1920 previó la creación de un Estado Kurdo, pero Mustafá Kemal Ataturk, el dirigente turco, rehusó ratificarlo. El segundo tratado, el de Lausana, se firmó en 1923, cuyos dignatarios fueron Turquía, Inglaterra, Francia, Italia, Japón, Grecia, Rumanía y Yugoslavia, que en conjunto omitieron la Cuestión Kurda. De acuerdo con el Tratado de Lausana, se repartió el Kurdistán en cuatro partes. El Kurdistán oriental para Irán, el sur de Kurdistán para Irak, la parte sudoccidental para Siria, y el medio y noroeste del Kurdistán, la mayor parte que cubre 250,000 km2, para Turquía. El Estado kemalista desarrolló una nueva política para tomar el control de la región y exterminar a los kurdos. La negación de la nación kurda estuvo ligada a la política panturiana y al par-turquismo, sustentados en el principio de un pueblo un mercado. El Estado kemalista destruyó todos los marcos de referencia kurdos y prohibió el uso del vocablo Kurdistán, así como su idioma. Por la misma razón, la nación kurda está físicamente dispersa por toda Turquía, y su tierra fue expropiada mediante el "Acta de Residencia Forzada" de 1930. Esta situación fue agravada posteriormente por las "Tesis Históricas Turcas", de Ataturk, que atribuyen a la raza turca el origen de todas las civilizaciones, relegando al pueblo kurdo al status de "turcos montañeses" cuya etnicidad turca ha sido deformada, supuestamente por su hábitat montañoso. La ocupación del Kurdistán se realizó de manera salvaje. Las masacres y expulsiones se convirtieron en parte de la vida cotidiana. Hubo múltiples revueltas e intentos de resistencia contra los ataques turcos: 27 entre 1920 y 1940. Inicialmente fueron exitosos pero evidentemente Turquía los derrotó con el uso de tácticas especiales de la guerra de guerrillas. Evidentemente hay diferentes razones que provocaron la derrota de las revueltas kurdas, a las que el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) da una interpretación a la luz de su visión moderna de su lucha y ha llegado a algunas conclusiones. La primera de ellas es que el carácter regional de las insurrecciones motivó su aislamiento y derrota final. En segundo lugar, el liderazgo con que se contaba era inadecuado y atrasado. En tercer término, las insurrecciones fracasaron por las dilaciones internas. El Estado turco las infiltró con un número de "revolucionarios" y los utilizó en su contra. Justamente como lo hace en la actualidad, al ejercer la política de "dejar a los kurdos destruirse entre ellos mismos". Con la derrota de la última insurrección de Dersim en 1938 se completó la ocupación de Kurdistán. A partir de entonces, Turquía introdujo un periodo de asimilación y conformismo. Las escuelas turcas se convirtieron en fuentes de asimilación. El idioma turco fue impuesto sutilmente y sin violencia, mientras se prohibía el kurdo. El mercado kurdo subdesarrollado ofreció una oportunidad única a la clase dominante turca para expandir su economía. La construcción de carreteras en los rincones más alejados del Kurdistán permitieron obtener a los turcos las ventajas de los minerales y la agricultura kurdas. Así se inició un periodo de complicidad silenciosa en el Kurdistán, en el que el Estado turco consolidaba sus afanes para enterrar la Cuestión Kurda y darla por concluida. Sin embargo, en 1973 la complacencia que adormilaba a los turcos fue interrumpida por el núcleo fundador del PKK que anunciaba una nueva etapa para el Kurdistán al enarbolar la reivindicación de su propia entidad. Turquía amanecía con el alumbramiento de un nuevo movimiento nacional.





1973-1976: EL PKK COMO GRUPO IDEOLÓGICO

La fundación del PKK se remonta a 1973. En el proceso de formación del núcleo inicial, el liderazgo del Presidente actual, Abdullah Ocalan, fue decisivo. Fue él quien formuló y desarrolló las líneas principales dando vida al grupo original. En ese tiempo, Ocalan estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Ankara, investigaba intensamente la situación kurda y el desarrollo de los acontecimientos mundiales. Otros jóvenes también de origen kurdo estudiaban los mismos temas. Algunos de ellos militaban en partidos políticos turcos, otros se conocieron en asociaciones del este. Su denominador común era que coincidían en que la Cuestión Kurda podía resolverse a través de reformas, así que sus esfuerzos se mantenían limitados a actividades culturales. En contraste, Ocalan examinaba la Cuestión Kurda desde su perspectiva histórica y política, planteándose la necesidad de encontrar una solución moderna y civilizada. A principios de 1972 ya había abordado la Cuestión Kurda en una conferencia sobre los problemas de la constitución, con la que inició una ofensiva política. En el momento en que había un gran silencio sobre la cuestión kurda, Ocalan abre la ofensiva ante una amplia audiencia universitaria dando por título a su ponencia "En Turquía no hay una sola nación, existe también la nación kurda". Ante la prohibición de pronunciar la palabra Kurdistán y el delito de hablar el idioma kurdo, la exposición de Ocalan significó un acto de valentía. El grupo adoptó una clara política antifascista y su activa militancia les permitió ganar muchos adeptos entre la comunidad universitaria. Para entonces, Abdullah Ocalan conoció a Ali Haydar Kaytan, Cemil Bayik, Hakki Karer y Kemal Pir. El grupo prosiguió con sus actividades en la Unión de Estudiantes de Ankara "Ayod", que se convirtió en un centro de reunión de estudiantes antifascistas. La izquierda turca trató de detener esta ofensiva kurda dando comienzo a una batalla ideológica masiva. El PKK luchaba por la emancipación de Kurdistán rechazando el chovinismo y el racismo. Fue precisamente esta política lo que convenció a Hakki Karer y a Kemal Pir, ambos turcos de la región del Mar Negro, a unirse a Abdullah Ocalan. Estos valiosos y ejemplares hombres más tarde dieron sus vidas a la causa kurda porque tenían la convicción de que las políticas de Ocalan eran las correctas. Al reunirse en Dikmen, un famoso distrito de la capital turca al que asistieron 25 personas, tomaron la decisión de iniciar el trabajo político en Kurdistán. Allí se propusieron organizar actividades en los poblados kurdos. Cemil Bayek se fue a Urfa, Kemal Pir a Mus, Hakki Karer a Batman y Ali Haydar a Dersim. Las primeras actividades fueron organizadas entre jóvenes de las escuelas. Como contaban con muy poca propaganda y materiales escritos, las ideas políticas se difundieron boca a boca. El trabajo entre los jóvenes estudiantes tuvo un impacto importante entre los trabajadores y campesinos, ya que la mayor parte provenía de los poblados más pobres o de las clases más desprotegidas, ese trabajo influenció también a sus familias. En 1977, en el local de la Unión de Arquitectos e Ingenieros, se llevó a cabo una reunión general para evaluar el trabajo realizado, que había dado modestos resultados: 100 representantes de diversas profesiones, otros representantes de las organizaciones de izquierda asistieron como observadores. De este modo se demostraba cómo el grupo se perfilaba como una organización política cuya confianza descansaba en el crecimiento de su apoyo político. Después de esta reunión los cuadros dirigentes fueron enviados a otros pueblos de Kurdistán. En la primavera de 1977, Ocalan viajó por todo Kurdistán teniendo una exitosa e invaluable experiencia en la que aprendió muchas lecciones políticas. Posteriormente, se llevó a cabo la primera reunión en el Monte Ararat, bajo una gran discreción, que tuvo una gran asistencia. Más adelante se llevaron a cabo reuniones similares en Erzurum, Dersism, Elazig y Antep, donde asistieron representantes de las regiones vecinas. Ocalan regresó a Ankara. El gobierno turco y su servicio secreto veían sus actividades con una gran preocupación. Con el fin de acabar con el grupo, el piloto Necati, que venía de Agri, fue infiltrado y en 1977 trató de provocar un incidente en Ankara, pero los miembros del núcleo fueron alertados y pudieron escapar del arresto. Necati desapareció a partir de entonces. En el Kurdistán, la policía secreta (MIT) pretendía liquidar a los líderes del grupo. Hakki Karer fue la primera víctima de un despreciable acto de delación el 18 de marzo de 1977. Fue ultimado en Antep por un integrante de la policía secreta. La muerte de Hakki Karer tuvo un profundo efecto en el núcleo. Su asesinato político mostró que la política de aniquilación del gobierno turco no permitiría ninguna reforma constitucional o legislativa en relación a los derechos de la población del Kurdistán. Esta política que empezó con ese asesinato demuestra cómo el gobierno turco inicia la guerra. Abdullah Ocalan analizó estos hechos con una gran objetividad y comenzó a trabajar para fundar una organización política. En el otoño de 1977 se publicó el manifiesto "El camino para la emancipación kurda", que fue el marco ideológico del PKK y las bases para construir un movimiento nacional.
1978-1980: LA DECLARACIÓN OFICIAL DEL PKK Y EL GOLPE MILITAR
El trabajo realizado bajo el nombre de "Revolucionarios del Kurdistán" tuvo una gran influencia en el pueblo kurdo a partir de los ataques del gobierno turco y de la participación del Partido Turco Fascista (MHP). Al mismo tiempo, los terratenientes cuyo poder se había reducido con el crecimiento de la organización trataron de destruirla con brutales actos de violencia. El 19 de mayo de 1978, Halil Cavus, un líder ampliamente conocido y querido entre los kurdos, fue asesinado por una banda de asesinos controlada por los terratenientes. Esto provocó una guerra intensa contra los terratenientes locales, que obtuvo un gran apoyo. Se organizaron reuniones que tuvieron una gran audiencia en Erzurum, Dersim, Elazig y Antep, en las que participaron representantes de las regiones y poblados circundantes. El 27 de noviembre de 1978 el Congreso Constitutivo del PKK se llevó a cabo en condiciones extremadamente difíciles en Fis, un pueblo en la devastada área de la provincia de Diyarbakir, con una asistencia de 25 miembros. En este histórico congreso se discutió y aprobó el programa y mandato del PKK. Se establecieron las estructuras central y orgánica del Partido. La fundación del PKK fue el inicio de una esperanza para el Kurdistán, que no tenía representantes organizados para enfrentar la represión. Es por ello que el pueblo kurdo se aglutinó alrededor del PKK y sus organizaciones en tan corto tiempo, y participó en sus actividades, aportando todo lo que podía. El PKK creció como movimiento rápidamente, conformando una base social masiva. El gobierno turco continuó incesantemente con sus ataques militares. Particularmente los órganos del gobierno junto con los terratenientes lanzaron brutales actos de violencia reiterando a la población kurda LA IMPOSIBILIDAD DE VIVIR SIN LUCHAR. El gobierno forzaba al pueblo a capitular y morir. Tenían que luchar por su propia existencia. Para protegerse y defender a la población de la brutalidad y el terror del Estado, el PKK fue obligado a tomar las armas al cerrarse todas las vías legales que le permitieran reivindicar sus inalienables derechos para defender su identidad cultural y su lengua. A comienzos de los años 80 Turquía enfrentó una seria recesión económica y una crisis política. Los recursos financieros y crediticios se acababan, la pobreza de la mayoría del pueblo aumentaba. Políticamente el país se encontraba incapaz de elegir a un presidente y el parlamento era inmanejable. Estas condiciones llevaron inevitablemente a un golpe de Estado. En enero de 1980 el ejército dio a conocer su acción militar en un comunicado. En Turquía, donde existe una larga historia de golpes militares, éste se llevó a cabo el 12 de septiembre de 1980, cuando el ejército turco dirigido por cinco generales tomó el poder. Hubo diversas razones para efectuar el golpe. En primer lugar, la creciente lucha de liberación que se llevaba a cabo en el Kurdistán, razón de importante peso que fue confirmada por el jefe de la junta militar. En segundo lugar, el movimiento democrático de Turquía se había desarrollado hasta convertirse en una seria amenaza para el Estado. En tercer lugar, Turquía atravesaba una profunda crisis económica y política, y en cuarto lugar, la revolución iraní frenó el status quo norteamericano en la zona del Medio Oriente, en el que veían peligrar sus intereses, por lo tanto había que mantener el control de Turquía. Por este motivo, los Estados Unidos tomaron parte activa en el golpe para instaurar la junta militar.
1980-984: ACONTECIMIENTOS A PARTIR DE LA JUNTA MILITAR
El crecimiento masivo del partido por una parte, y el incremento del número de ataques, puso a la dirección del PKK bajo presión. Las organizaciones partidarias tenían dificultades para responder a los nuevos acontecimientos. Había problemas en la educación de los cuadros. Más tarde, un grupo integrado por Kemal Pir, Mahsum Lorkmaz y Delil Dogan comenzaron a organizarse en Líbano. A partir de la instauración de la Junta Militar, se incrementó la ola represiva en la que miles de kurdos fueron encarcelados, mientras otros miles eran torturados y ejecutados en las prisiones turcas. El PKK retiró a parte de sus cuadros. Esta medida temporal facilitaría la preparación de otro tipo de acciones. Mientras la militancia del PKK se replegaba en Turquía, los grupos izquierdistas turcos y otros grupos kurdos se instalaron principalmente en Europa. Por su parte el PKK llevaba a cabo su preparación en el marco de una guerra exacerbada en el Medio Oriente. Del 15 al 26 de julio de 1981, se llevó a cabo el Primer Congreso del PKK. A partir de entonces se inició una extensa educación integral de sus cuadros. Paralelamente, el Partido estrechó sus relaciones políticas locales. Durante ese periodo el partido continuaba desarrollando su trabajo de elaboración política, publicando diversos libros e informes sobre distintos problemas de la situación en Kurdistán. Mientras se llevaba a cabo ese trabajo fuera de Kurdistán, en el interior el desarrollo del partido crecía. Durante ese tiempo la prisión de Diyarbakir se convirtió en el centro de resistencia en el que los presos del PKK, lejos de capitular, comenzaron a organizarse. A pesar del asesinato en prisión de 31 de sus compañeros, el resto de militantes organizaban acciones de protesta dirigidos por los fundadores del partido, Mazlum Dogan, Hayri Durmus, Kemal Pir, que fueron asesinados en sus celdas en marzo y septiembre de 1982. El Segundo Congreso del PKK se realizó del 20 al 25 de agosto de 1982. En él se comprobó el avance en la preparación política y organizativa del partido, y se planteó la necesidad de reincorporar a los cuadros, e inmediatamente empezaron a regresar pequeñas unidades al Kurdistán. Algunas se ubicaron en el sur, mientras que la región de Botan serviría como base central de la lucha para expandirse a otras regiones. En el periodo inicial se estableció contacto con la población local. Las primeras acciones se realizaron el 15 de agosto de 1984. Ese día las unidades de Liberación de Kurdistán ocuparon las zonas de Eruh y Semdinli. Con estas acciones se dio comienzo a la acción beligerante en el Kurdistán, al cerrarse todas las vías legales que garantizaran el respeto a su identidad cultural

No hay comentarios:

Publicar un comentario