jueves, 14 de agosto de 2014

La iglesia catolica que se lleva 11 mil millones de € al año, que defiende la impunidad del fraquismo al que saco bajo palio, que tiene infinidad de casos de pederastia en sus filas tiene la desfachatez intentar imponer su falsa moral

"Unos pocos que intentan imponer su visión particular", dice ( Ya no recuerda que son ellos, la jeraquia vaticana los que a lo largo de la historia, ya sea con la inquisicion,  con la falange, aliados a terratenientes, banqueros, reyes, ejercitos mercenarios han impuesto su religion, siempre al servicio de la clase dominante).

OBISPO DE MÁLAGA COMPARA "MATRIMONOS HOMOSEXUALES CON LOS DE PERSONAS Y PERROS" 

El obispo de la diócesis de Málaga,  Esteban Catalá, se considera injustamente perseguido por haber equiparado los matrimonios entre personas de un mismo sexo, con los que tienen lugar entre  personas y perros.

        El obispo de Málaga realizó estas declaraciones en el marco de una conferencia en el Colegio San Estanislao de Kotska de Málaga, impartida a alumnos adolecentes de ese centro educativo privado.

         Catalá criticó también, con toda acritud, el hecho de que los homosexuales pudieran adoptar niños. El prelado declaró que jamás se le ocurriría confiar  la educación de un niño a una pareja del mismo sexo.

       Tales declaraciones dieron lugar a que  el obispo fuera denunciado por el abogado murciano José Luis Mazón. Sin embargo, la querella fue archivada por el juez argumentando  que el prelado se había limitado a expresar "su criterio acorde con la doctrina de la Iglesia, y que se encontraba amparado por la libertad de expresión y libertad religiosa".

        El obispo de Málaga, por su parte,  alega que sus declaraciones forman parte de lo que él estima la libertad de expresión que tienen todos los ciudadanos, aunque reconoce que pueden no ser compartidas: "La libertad de todos y no, desde luego, de unos pocos que intentan imponer su visión particular e individual, como revestida de supuestos valores superiores, a la mayoría", dijo el obispo.

         El fiscal, no obstante, manifestó en su alegato que el denunciado realizó unas reflexiones relacionadas con el matrimonio homosexual en las que, "fuera de falta de sensibilidad o de desconocimiento de la realidad social, no puede entenderse que se quiera crear clima de odio u hostilidad alguno hacia el colectivo".

      El representante del Ministerio Público estima que el obispo no comete el delito que se le imputa, pues sus palabras era "comentarios informales en el seno de una charla a adolescentes, sin pretensión de certeza científica y dentro del magisterio de la Iglesia".

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario