jueves, 3 de abril de 2014

"Pal cerrejero de los desahucios". Kalvellido ... y mucho mas de de Kalve... sus libros...


-¿Qué edad tiene usted? -¿Yo?... Tengo cincuenta y seis… -Igual que mi padre. Yo tengo treinta y siete, pero eso qué más dará ¿verdad?
 -Sí… -¿Tiene usted hijos? -Sí, tengo dos, un niño y una niña, pero… -Yo no tengo, creo que ya no tendré. Y más como está el patio… mantener un hijo… No todos podemos hacer como usted. -¿Cómo… yo…?


-Sí hombre, como usted. Abrir puertas de casas ajenas, ver qué y quiénes hay dentro, sus miserias, sus comodidades, apariencias… vamos, puede ver usted la vida de la gente, ya que para usted no hay puertas, no hay vidas, es sólo trabajo. Quizá ni se fija ya de tantas que ha abierto, o tal vez busque con la mirada disimulada señales que le digan algo de la personalidad de los inquilinos. Aunque también podría ser usted un morboso, y sueñe con abrir cualquier puerta con la herramienta que usen ustedes… eh… ganzúas… No, supongo que eso está muy pasado, sólo para películas y series malas ¿verdad? Lo que le decía. Encontrar a una mujer semidesnuda en su sofá de terciopelo mirándolo con deseo y usted satisfaciendo todo su cuerpo. ¿Quién se iba a enterar no? -Estoy casado y tengo dos hijos. -Sí, sí, eso ya me lo ha dicho, un niño y una niña. ¿Pequeños? -El niño tiene doce y la pequeña seis. -Es la mejor edad, supongo, cuando aún son niños y no tienen que ver en la mierda que se ha convertido este país, o bueno, este puto mundo.

 -Quiero volver… -En fin… La gente está desesperada por esta situación. Sin trabajo, sin casa, sin futuro… No me extraña que haya gente que lo mande todo a paseo. -Sí… -Pues yo me voy a ir de otra manera ¿sabe usted? Le voy a pegar dos tiros en la cabeza. ¿Y ve a la señora que está muerta detrás suyo? Es la funcionaria que vino a comunicar el desahucio. Al policía lo maté nada más entrar por la puerta. -Te… tengo dos hijos… por fa… -Ya sé que tiene dos hijos, no sea usted machacón, que ya me he enterado. 

¿Pero sabe qué? Que me importa tres putas mierdas lo que tenga usted, la tipa muerta esa y el poli de ahí. A nadie le importó dejar a mi padre en la calle estando enfermo de Alzhéimer. Y a mí también me tiran a las calles, aunque por mí no se preocupen… -Le puedo ayudar… Puedo darle una casa a usted y a su padre… Por favor… no haga… no lo haga… -Si me lo hubiera dicho antes de abrir mi puerta quizá no habríamos llegado a esto. Ahora ya es tarde. -¡No es tarde! ¡No es tarde! ¡Créame, podemos solucionar esto! -He matado a dos personas, no creo que pueda coger la casa que me ofrece a estas alturas. Bueno... ¿Quiere llamar a su casa para despedirse? -¿Qué…? -Que si quiere hacer una llamada. -¿Ma… María? -Sí dime. -Te quiero, dile a los niños que les quiero. Os quiero… -¿Qué…? -Os quiero tanto… no… no… sé… ¡Os quiero! -¡¿Qué te pasa?!¡¿Qué pasa?! -Adiós…
 http://www.sanlucardebarrameda.tv/node/13763

Ke miedo más grande es ese…

Perdido por perdido

Pedidos

Tag: admin @ 17:12
Lo suyo es ke antes me eskribas y hablemos de kómo hacerlo¿? ké kieres ¿?o
kómo es el libro y to éso, no? Así ke eskribe a: jkalvellido@wanadoo.es
Y te mando un nº de kuenta donde ingresar el dinero.
Yo lo recibo, y te preparo un paketito apañao, lleno de revistas, fanzines , pegatas y de tó! Aparte de lo ke hayas pedido ( ke irá dedikado para kien tú kieras, por supuesto)
Y en unos días lo disfrutas en tu kasa.
Más sencillo imposible, no?


LIBROS DE KALVELLIDO




KOLABORACIONES DE KALVELLIDO
Kompartir  .... difundir !!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario