miércoles, 22 de febrero de 2012

EL PREMEDITADO SENTIDO DE LA BRUTALIDAD [Vídeo-homenaje a los valientes estudiantes valencianos]

A propósito de los acontecimientos valencianos

EL PREMEDITADO SENTIDO DE LA BRUTALIDAD [Vídeo-homenaje a los valientes estudiantes valencianos]

Por Eugenio Fernández - Canarias Semanal
[Img #4789] La brutalidad desplegada por las llamadas "fuerzas de orden público" en el curso de los pasados cinco últimos días en Valencia - escribe nuestro colaborador Eugenio Fernandez - no es ni una casualidad, ni el resultado de la impericia de un comisario jefe. El poder raramente improvisa. Las clases hegemónicas y sus representantes en las instituciones del Estado son conscientes de los riesgos que corren con su ofensiva contra los derechos de los asalariados. Y se preparan para hacerles frente.

       La brutalidad desplegada por las llamadas "fuerzas de orden público" en el curso de los pasados cinco últimos días en Valencia no es ni  una casualidad, ni el resultado de la impericia de un comisario jefe. Tampoco fue una expresión de la torpeza de los mandos policiales la violentísima represión  de  las primeras protestas en Madrid por la reforma laboral, como no lo fue antes el vandalismo policial  contra los manifestantes del 15 M en Cataluña, o la ferocidad de las cargas de la Policía Nacional contra el movimiento "yo no pago", hace tan sólo 15 días.

        El poder raramente improvisa. Sus acciones suelen estar concertadas, sopesadas y meditadas. La oportunidad de la aplicación de la violencia  está determinada por las circunstancias políticas y sociales del momento. La organización que ha podido observarse en los operativos de las fuerzas de  "seguridad" del Estado en la Comunidad Valenciana parece obedecer a un programa previamente organizado y, posiblemente, de aplicación general  en cualquier punto de la geografía del Estado.

          Los representantes de las clases socialmente hegemónicas que controlan las instituciones del Estado son plenamente conscientes de la gravedad del momento que se está viviendo. No podía ser de otro modo. Ellos, en coordinación con las clases sociales a las que representan, son quienes han puesto en marcha la impresionante ofensiva económico para la preservación de sus intereses cuyas secuelas está sufriendo la mayor parte de nuestra sociedad. Y cuando una clase social, particularmente si ocupa el poder, decide embarcarse en operaciones del  calado de la que hoy se está desarrollando es siempre después de haber tenido en cuenta la correlación de fuerzas existente.

[Img #4801]Es cierto que  nuestra clase dominante cuentan con la certeza de que tanto las fuerzas sindicales mayoritarias como los partidos comprometidos con la institucionalidad constitucional no constituyen en estos momentos un factor de inestabilidad que pueda cuestionar las bases del sistema, de su sistema. Es consciente, asimismo, de que actualmente en España no existen fuerzas sociales  o políticas que supongan un contrapeso a su hegemonía. Esa seguridad le ha permitido emprender la ejecución del complejo proyecto de las privatizaciones masivas, el abaratamiento de la mano de obra y la liquidación de los derechos laborales y sociales de la clase trabajadora en el que hoy se encuentra comprometida.

          Pero la burguesía, como clase que ejerce la hegemonía económica, politica y social,   tiene una experiencia centenaria. Precisamente por ello es más consciente que el resto de los sectores sociales de que la presión a la que está siendo sometida una buena parte de la población como efecto de la ofensiva combinada entre el poder del Estado y la patronal  tiene consecuencias incluso dándose las condiciones más favorables para imponerla. 

           La sociedad nunca permanece estática. Tanto las presiones como los estímulos cambian las conductas de los sectores sociales que la componen. Aun cuando en el curso de los últimos decenios en la mayor parte del Estado español se ha vivido un drástico proceso de desmovilización política y desarticulación social, la crisis económica y la ofensiva del capital están generando una rápida elevación de la conciencia política, particularmente en las generaciones más jóvenes.

          Desde el poder, esta percepción resulta más clara que desde ningún otro lugar. Ello explica  la intensificación de la represión policial que se ha percibido en los últimos meses, que es el resultado de una premeditada programación y no de "errores policiales" como tratan de transmitir los medios de comunicación.
     
      Los valientes estudiantes valencianos no han sido más que víctimas propiciatorias de ese "programa". Vaya desde aquí nuestro modesto homenaje, expresado a través de este vídeo, a esos/as  jóvenes sobre cuyos cuerpos el sistema entrenó a sus perros guardianes para futuras acciones represivas.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario