miércoles, 18 de mayo de 2011

Jornada histórica: miles de personas piden otra democracia

Jornada histórica: miles de personas piden otra democracia

News imageFueron muchos meses donde la pregunta era, cómo es posible que con la que está cayendo no haya una respuesta social masiva. Sin embargo, la idea de la necesidad de “hacer algo” recorría el país. Era previsible que algo ocurriría, y lo que fuera iba a ser un movimiento alejado de las organizaciones políticas tradicionales de la izquierda, porque la desafección con la clase política toda, era uno de los nexos comunes de la disidencia y que por tanto no iba a respetar a nadie.
A mucha gente, educada en la militancia clásica de la izquierda, le puede chirriar que sea una respuesta al establishment sin un concepto de clase perfectamente definido, a otros que no se enarbolen banderas rojas y se hable con claridad de república socialista le puede traer sospechas, pero lo cierto es que vías redes sociales se ha convocado a romper con el desencanto y el desaliento, pero sobre todo con unos valores hasta ahora intocables en el capitalismo, y eso, a la izquierda que sabe lo que cuesta movilizar al prójimo para cualquier causa justa, le obliga a tener que digerirlo con rapidez y sumarse con entusiasmo. No por consideraciones tácticas sino de un modo honesto.
Mientras, el régimen y sus hacedores (en cualquiera de sus logotipos partidarios) enseña lo que son, es como si se hubiera corrido la cortina y los viéramos en su estado natural: en sus mítines, con sus encuestas y con sus calculadoras para ver si alcanzan los votos para sacar otro concejal y poder llegar a acuerdos; por eso suspiran por cada uno de los votos de las personas que han llenado plazas en esta jornada ya histórca. Ellos, los cuentavotos, son de otra época.


[Seguimiento] Se extienden por toda España las acampadas permanentes tras las manifestaciones 15M, exigiendo una salida social a la crisis capitalista Kaos. Solidaridad y Laboral y economía
Emisión en directo desde SOL:

Cobertura minuto a minuto de Diagonal:

No hay comentarios:

Publicar un comentario