jueves, 19 de mayo de 2011

¡Hasta los güebos!

¡Hasta los güebos!

Cuando el martes pasado me acerqué a la concentración del grupo “Democracia Real” en la plaza mayor del ayuntamiento de Gijón comenzó mi sorpresa. Acostumbrado como estaba a ver las caras de siempre, las caras del rojerío habitual que militen en un partido o sindicato, (el que sea), siempre están ahí repartiendo sus octavillas, sus pegatinas, sus publicaciones, sus banderas…..descubrí que NO CONOCIA A CASI NADIE DE LOS QUE ESTABAN ALLI. Y aunque no había una multitud, tampoco era un grupo tan pequeño, (yo he asistido a convocatorias de organizaciones MUY asentadas en la ciudad, que movilizaron a mucha menos gente).
Aquello me intrigo e impresionó…..favorablemente, pero aun no sabía como digerirlo.
Lo mismo les pasaba a amigos que tengo en partidos y sindicatos, que no sabían como reaccionar. Ellos encontraban motivos para el estupor, para el recelo, para el enfado incluso….formulando críticas, sin duda con algún fundamento, del estilo de:
-Que son unos de aburguesados que solo se movilizan cuando peligra la parte del estado del bienestar en el que viven. (Puede ser).
-Que no tienen un discurso político. (Casi del todo cierto).
-Que llaman a la abstención contra todos los partidos. (Eso no es cierto).
-Que son una panda de frikis. (Unos cuantos hay, pero también los tenemos en los partidos y sindicatos de toda la vida, ¿no?)
-Que no son solidarios por que solo se movilizan ahora cuando yo llevo ventipico años haciéndolo. (Ok…pero eso no llega a ser una verdadera crítica)
-Que son pacifistas buenrrollistas y lo que hay que hacer es MAS acción directa. (Bueno, un paso después del otro, ¿no?)
La lista podría seguir, pero a grandes rasgos por ahí discurrían sus recelos. Yo estuve ahí por la tarde y un poco por la noche.
Al día siguiente, el miércoles, la situación para mi se hizo del todo clara. A las 8 de la tarde, la plaza mayor estaba ATESTADA de gente, en el centro, con un megáfono y gritando consignas, (algunas muy románticas e inocentes tal vez), estaba ese grupo de chavales y no tan chavales desconocidos, haciendo justo lo que muchos de nosotros esperábamos que hicieran cuando se convocaba una manifestación o se llamaba a una huelga…….pero lo estaban haciendo SIN nosotros.
Si esa era la escena en el centro de la plaza, lo que no tenía desperdicio era lo que se podía ver en los alrededores del gentío. Eran esas caras que me resultaban tan familiares, las del rojerío de siempre, los lideres y veteranos acostumbrados a encabezar manifestaciones, a sostener megáfonos y leer discursos, a posar para la foto…..miraban desde las esquinas……y en sus caras se reflejaba una mezcla de curiosidad y estupor, (incluso había alguna cara desencajada), que no era capaz de comprender y asimilar “aquello” que aparecía ante sus ojos.
“Aquello”, era la juventud, la sociedad normal, la gente que incluso hasta el mismo sábado pasado, el día 14, habían estado intentado movilizar, (con escaso éxito), para “salir a la calle antes de que les dejaran en ella”.
Estaban allí y era por voluntad propia, por azar, por moda, por haberlo visto en la tele, por la razón que se quiera, pero estaban allí y no estaban por que los partidos y sindicatos les hubieran convocado, de hecho se RECHAZABA TAJANTEMENTE la presencia de cualquier bandera o distintivo relacionado con ellos..……y ese rechazo para quienes sienten las siglas y los colores de sus organizaciones, duele y es jodido de superar.
¿Qué hacer a partir de ahora? ¿Cómo volver a convocar una movilización después de esto cuando sabes que la gente a la que intentas atraer, en realidad, espera algo distinto a lo que tu puedes ofrecerles?

Sustraído de WWW.GLAYIU.ORG

No hay comentarios:

Publicar un comentario